El Síndrome de Asperger en Parejas Adultas por Maxine Aston

El Síndrome de Asperger en la consulta del consejero

Maxine Aston

¿Cómo puedes saber si uno de los miembros de una pareja que se sienta en frente tuya sufre SA? Maxine Aston habla sobre este complejo y a veces incomprendido trastorno y explica porqué la respuesta de un consejero a una pareja dándoles a conocer por primera vez el SA puede ser crucial.

Para que sea más fácil de leer, me referiré al hombre como el miembro de la pareja con SA (SA) y a la mujer como neurotípica (NT). Puesto que el SA es un trastorno neurológico, neurotípico en este caso implica la ausencia de este trastorno.

Cuando John y Carol vinieron por primera vez a la consulta, el consejero percibió una atmósfera de inseguridad y embarazo en ellos, que sugería que no estaban seguros de si querían o no estar allí.

La pareja se sentó frente al consejero. John le dirigió a éste una mirada que parecía de bienvenida, pero en seguida sus ojos se quedaron fijos en una pequeña mesa que había en la esquina de la sala. Carol se disculpó por haber llegado tarde. El consejero se presentó y les dio la bienvenida, explicándoles en qué consistía la entrevista. John no miró al consejero o a su mujer durante todo este tiempo, estuvo echando una mirada a la sala, entreteniéndose unos segundos en inspeccionar cada objeto, hasta que su mirada volvió a fijarse en la mesa. El consejero se sintió incómodo porque le parecía que no estaba prestando atención a lo que decía.

Mientras tanto Carol permanecía sentada mirando atenta y perpleja. Antes de que el consejero pudiera acabar de invitarles a exponer las razones por las que estaban allí, Carol explicó por qué habían acudido. “Creo que él tiene SA”, dijo mirando a su marido. La mirada no fue recíproca. “Leí un artículo del periódico y ahora he leído un libro sobre ello. Eres la primera persona con la que hablo. Necesitamos ayuda. No puedo más. Estaba a punto de abandonarle, pero entonces leí este artículo… Acabo de darme cuenta de que tiene Asperger”.

El principio o el fin

La escena arriba expuesta, aunque de ficción, es muy típica. Esta revelación en la consulta puede ser el comienzo de un nuevo tipo de relación entre la pareja o el fin de ella. En algunos casos esto puede depender en parte del conocimiento, la comprensión y la respuesta dada por el consejero.

El síndrome de Asperger es un trastorno muy complejo y a menudo incomprendido. Durante una época se creía que los individuos con SA no tenían deseos o capacidad para establecer relaciones íntimas. Ahora se acepta que sí que establecen relaciones de pareja, pueden decidir casarse, tener niños y a menudo llevan lo que puede parecer una vida confortable y socialmente aceptable. A menudo son sólo los más cercanos al individuo con SA, como sus padres o parejas, los realmente conscientes de los problemas que el síndrome puede causar.

El síndrome de Asperger es un trastorno generalizado del desarrollo causado por un defecto neurológico en el funcionamiento del cerebro, que afecta a una de cada 250 personas (Kadesjo, Gillberg y Hagberg, 1999), aunque se piensa que esta proporción es mucho mayor debido a la cantidad de personas con SA sin diagnosticar. Afecta predominantemente a hombres con una proporción de 4 a 1 sobre las mujeres.

El SA causará dificultades en la comunicación, tanto verbal como no verbal, la interacción social y la imaginación. Inhibirá la capacidad del individuo para leer la mente del otro y relacionarse empáticamente con su estado emocional. Puede dar lugar a una necesidad por rutinas estrictas y a una tendencia a preocuparse con un interés absorbente en un determinado campo o interés. No afecta a la inteligencia académica, sólo a la social. Esto puede dar lugar a un individuo que puede tener brillantes resultados académicos, una profesión de responsabilidad y cualificación y sin embargo ser incapaz para la interacción social y la comunicación.

La comunicación y la reciprocidad emocional suelen ser fundamentales para que una relación funcione o no. Son los ingredientes clave para mantener una relación que funcione. Si uno de los miembros de la pareja está afectado por SA y es por tanto incapaz de dar o incluso de comprender la necesidad de estos ingredientes básicos, entonces es casi seguro que la relación va a entrar en dificultades. Esta posibilidad casi inevitable hará que sea muy probable que una pareja en esta situación acabe en algún momento visitando a un consejero.

El estudio de Aston ha mostrado que el 75% de las parejas afectadas por el SA acudieron a un consejero. El estudio también demuestra que la mayoría de ellos estaban insatisfechos con los consejos recibidos y con las consecuencias que estos tuvieron para su relación.

Las parejas decían sentirse incomprendidas, no escuchadas y que sus problemas eran trivializados. A algunas mujeres el consejero les había dicho que el comportamiento de su pareja era simplemente masculino. La diferencia entre un hombre AS y uno NT es la capacidad de elección. El hombre NT puede decidir si desea pasar tiempo en una conversación íntima con su pareja, puede mantener una pequeña charla y socializar si le apetece y puede controlar las rutinas y los intereses rígidos. En la mayoría de los casos, los hombres NT eligen sobre lo que hacen o no respecto a la relación de pareja, mientras que los individuos con SA no tienen elección. No pueden atender las necesidades emocionales de sus parejas ni atender las demandas que les plantea una relación de pareja.

Cuando la pareja acude a la consulta, el NT puede parecer bastante desesperado y frustrado por las dificultades y por el hecho de que el peso de la relación recaiga sobre sus hombros. Suele decir cosas como: “Él es incapaz de hablar de sus sentimientos… Me trata como a un objeto… Está obsesionado por la rutina… Me acusa constantemente de ser crítica con él.” Finalmente, el pensamiento que la mayoría de mujeres NT parecen expresar es “Creo que me voy a volver loca”.

Mientras tanto, su pareja suele decir cosas como “No sé lo que quiere de mí… Me gustaría que me dijera exactamente cómo puedo hacerla feliz… Hago todo lo que físicamente puedo para ayudarles a ella y a los niños, y todo lo que hace reñir y culpabilizarme.” El hombre con AS puede ser muy sensible a cualquier tipo de crítica.

Si hay niños, pueden surgir problemas en la pareja sobre el modo de educarles. Él puede centrarse en sus logros académicos más que en su crecimiento personal. Ella puede acabar diciendo que está criando a sus hijos sola sin ayuda de su padre. Puede pasar que ella asuma toda la responsabilidad en la marcha de la casa, las finanzas y los compromisos sociales. Ella puede decir que esto es porque no puede confiar en que él haga nada por ella.

Esto puede parecerle justo lo contrario de lo que ve frente a él: un hombre muy inteligente con un trabajo de responsabilidad que dice que no comprende por qué ella nunca está contenta.

El SA es un trastorno muy complejo y la persona puede parecer una paradoja. Parece ser inteligente, trabajador, leal y sin embargo incapaz de asumir responsabilidades en las más básicas tareas domésticas que impliquen intuición o previsión. Es improbable que ella le deje la responsabilidad de cuidar de los niños o desenvolverse en tareas que impliquen a otras personas.

Cómo responder

De manera que, cuando al un consejero se le presenta una pareja sobre la que hay una mínima o fuerte sospecha de que pueden estar afectados por el SA, ¿cuál es el modo más apropiado de trabajar con ellos?

Primero es necesario discutir con la pareja si el consejero es la persona más adecuada para ellos y puede darles los consejos apropiados y entender sus necesidades. Si no es así, sería recomendable remitir a la pareja a alguien experto en este terreno. Es fundamental que la necesidad de los clientes sea prioritaria. En segundo lugar es muy útil que el consejero tenga alguna experiencia personal con los trastornos del espectro autista. Es imposible familiarizarse con el SA a través de un libro de texto, la experiencia de primera mano vale su peso en oro.

El consejero necesitará valorar la disposición del paciente con SA para ser aconsejado. El SA es un trastorno con un amplio espectro, lo que quiere decir que puede variar en severidad. Si el cliente parece estar severamente afectado o se niega totalmente a aceptar que tenga problemas y culpa a su pareja o hijos, entonces es poco probable que los consejos tengan éxito.

La pareja puede querer discutir con el consejero si buscar o no un diagnóstico, si es que no se ha obtenido ya previamente. Cuando una persona se ha autodiagnosticado o su pareja está bastante segura de que es SA, es improbable que estén equivocados.

Es importante discutir con la pareja el significado de la etiqueta diagnóstica y la diferencia que les aportará, tanto individualmente como en pareja. Si la decisión es obtener un diagnóstico, es útil contactar primero con la Asociación Nacional de Autismo y obtener una lista de diagnosticadores recomendados.

Muchos profesionales aún no tienen una idea experta sobre qué es el SA. A una pareja un profesional le dijo que el SA no afecta a adultos, sino sólo a niños. A otros les dijeron que las personas con SA no tienen relaciones. Estas opiniones pueden ser contraproducentes para una pareja que ha tenido el coraje de buscar ayuda. Es importante que la pareja sea remitida a alguien que entienda de SA en adultos.

Si la decisión del consejero es trabajar con la pareja, deben negociarse una serie de condiciones. No hay cura para el SA, es un trastorno que dura toda la vida. Algunas parejas pueden agarrarse a la esperanza de que las sesiones “le” curarán, pero esta esperanza es falsa. Es muy difícil que se produzca un cambio en el rígido e inflexible mundo del SA. Los cambios son sin embargo posibles si existe interés, motivación y acuerdo; estos cambios, aunque relevantes, son a menudo bastante pequeños.

El miembro NT de la pareja será quien haga la mayoría de los cambios. Aprenderá un nuevo modo de comunicarse con su pareja. Muchas parejas cuentan que es como si hablaran distinto idioma. Ella necesitará ser directa, clara y precisa, ya que él encontrará la comunicación no verbal casi imposible de interpretar y transmitir. Los dobles sentidos, las ambigüedades y el sarcasmo le son extremadamente difíciles de interpretar.

Como es incapaz de resolver lo que ella está pensando o empatizar con su estado emocional, él se verá obligado a hacer suposiciones sobre sus pensamientos y sentimientos si éstos no se verbalizan de forma correcta y simple. Estas suposiciones suelen estar equivocadas y es posible que él acabe desarrollando el temor de no hacerlo bien. Como consecuencia, puede desarrollar la estrategia defensiva de no contestar para evitar una posible confrontación. Es necesario que las parejas sepan reconocer este tipo de comportamiento para que puedan cambiarlo.

Trabajar con una pareja en la que uno de los miembros tiene AS requiere un modo de asesorar totalmente distinto del que hemos aprendido en la mayoría de los cursos de entrenamiento para consejeros. El consejero debe trabajar con dos modos diferentes de procesar el pensamiento.

Trabajar con un adulto con SA requerirá un acercamiento cognitivo-conductual. El consejero necesitará discernir qué es causado por el SA y qué se debe a los rasgos básicos de la personalidad del individuo. El SA puede exagerar el temperamento de una persona y producir una personalidad muy pasiva o muy controladora o, en ocasiones, agresiva.

Usar listas y escribir las cosas puede ser esencial. La palabra escrita no requiere la misma forma de proceso mental que la comunicación verbal y puede funcionar de modo más exitoso con individuos con SA. También ayudará a la pareja el usar listas y diarios como parte de su vida cotidiana. Es necesario aprender nuevos métodos y estrategias y ponerlas en práctica.

El miembro de la pareja NT puede encontrar que cambiar su modo de comunicarse es agotador y antinatural. El ánimo y la ayuda, así como ofrecer comprensión, será crucial para su bienestar y autoestima, que probablemente ya estará bastante baja.

Dado los límites de este artículo, es imposible incorporar todos los aspectos y temas que pueden presentarse al trabajar con el SA. Este artículo por tanto sólo puede aportar una simple mirada ante los cambios que un consejero debe adoptar cuando trabaja con una pareja afectada por SA. Debe decirse que el SA es, sobre todo, un trastorno en las relaciones y puesto que los problemas en la relación son uno de las principales razones por las que muchas parejas visitan a un consejero, es bastante probable que uno se encuentre con una de ellas en algún momento. El conocimiento puede ser crucial para la pareja o el individuo implicado y, como muestra este estudio, puede marcar la diferencia para que la pareja permanezca junta o se separe.

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo que pertenece al espectro autista.

Si su lista de pacientes es de 5000, espere encontrarse entre 15 y 20 personas con el Síndrome de Asperger (Baird et al, 2000; Kadesjö et al, 1999; Ehlers and Gillberg, 1993)[2].

Las personas con Síndrome de Asperger tienen una inteligencia que va desde límite normal hasta encontrarse por encima de la media (aunque frecuentemente con puntuaciones irregulares) y relativamente bajo rendimiento en las áreas de sociabilidad.

Las personas con el Síndrome de Asperger tienen dificultades para comunicarse con eficacia con los demás. Frecuentemente tienen problemas para conversar, algunas veces parecen pedantes, con poca comprensión del comportamiento no verbal de su interlocutor y en ocasiones también tienen dificultades con la modulación del tono de voz, con la expresión facial y el contacto visual.

Las personas con el Síndrome de Asperger tienen dificultades cuando interaccionan con otras personas, a la hora de tener relaciones más cercanas con sus iguales y en saber como “leer” a los demás. Tienen dificultades en saber como comportarse cuando están en grupo o entender el sentido del humor de los demás.

Muchas personas con el Síndrome de Asperger desean el contacto social pero son menos capaces de entender la naturaleza recíproca de la interacción social. En consecuencia sus intentos de interaccionar pueden, a veces, parecer “extraños”. Esto puede hacer que persona con el Síndrome de Asperger sea propensa a que los demás se rían de él o le aíslen cuando es adulto. Además por este motivo la persona puede parecer socialmente inapropiada.

Las personas con el Síndrome de Asperger tienen necesidad de mantener sus rutinas y puede que tengan intereses muy restringidos. Esto puede ser que no sea obvio a menos que se les pregunte acerca de ello. La persona con Síndrome de Asperger puede que dependa de otros para realizar sus rutinas, de manera no esperada dado su aparente inteligencia.

Tenga en cuenta que personas adultas con el Síndrome de Asperger puede que hayan aprendido a “encubrir” los problemas y signos de su síndrome y por ello encuentren dificultad para encontrar el apoyo y la ayuda necesaria.

Preguntas a tener en cuenta sobre su paciente cuando hablamos con pacientes adultos que pudieran tener el Síndrome de Asperger:

  • ¿Encuentra las situaciones e interacciones difíciles de entender o confusas, especialmente cuando éstas son en grupo, (incluso cuando él o ella se encuentre cómodo/ a en la interacción paciente-médico)?
  • ¿Frecuentemente encuentra difícil adivinar qué es lo que la gente está pensando o sintiendo o porqué se ríe de una broma o chiste?
  • ¿Tiene dificultades en hacer o mantener amistades?
  • ¿Tiene un historial de problemas en el colegio/ universidad: dificultades en la relación con su tutor y con sus compañeros, de haber sido objeto de burla y o abusos?
  • ¿Tiene dificultad en encontrar un trabajo o de permanecer en él?
  • ¿Tiene aficiones o intereses que les ocupa mucho tiempo, especialmente cuándo eran más jóvenes?
  • ¿Se molesta o se irrita cuando hay cambios y especialmente cuando éstos son repentinos?
  • ¿Muestra dificultades en la comunicación y parece faltarle intuición social?.

Si la contestación a la mayoría de estas preguntas es “sí”, y su paciente desea ser asesorado, tal vez valga la pena hablar con los servicios sociales de su zona y el equipo médico responsable de atender a personas con Síndrome de Asperger.

Cinco razones por las que es importante hacer el diagnóstico de Síndrome de Asperger:

  • El Síndrome de Asperger es una condición reconocida y descrita en el sistema de clasificación CIE-103[3] y en el DSM-IV4[4]. Si alguien cumple los criterios tendrá la oportunidad de ser diagnosticado.
  • El diagnóstico permite a la persona entender cuál es la razón de sus problemas pasados, frecuentemente marcados por experiencias de desventaja e incomprensión.
  • El diagnóstico permite a la persona hacer los ajustes necesarios para su futuro.
  • El diagnóstico también puede ayudar a otros —amigos, familiares, cuidadores— a entender mejor y responder adecuadamente a sus necesidades y conductas.
  • El diagnóstico puede ayudar a la persona con el Síndrome de Asperger a localizar ayuda en su zona así como algún grupo que trabaje habilidades sociales y a obtener el adecuado apoyo en los diferentes habientes en los que se mueve.

Muchos adultos con Síndrome de Asperger no han sido diagnosticados

Irene Cullen

Según el psicólogo Tony Attwood, una de cada 250 personas padece el síndrome de Asperger, un desorden neurológico que afecta a la habilidad del individuo para entender los pensamientos y sentimientos de los demás. Debido a que las investigaciones llevadas a cabo por Hans Asperger en 1944 no fueron difundidas suficientemente hasta los años 90, muchos adultos continúan sin haber sido diagnosticados hoy en día.

Aquellos individuos con un Asperger de leve a moderado es probable que tengan pareja y niños, incluso es probable que sean capaces de ocultar los síntomas. Frecuentemente sólo se sienten cómodos en la intimidad de las relaciones familiares, por lo que otras personas no pueden ver los problemas que ellos y sus familias afrontan.

Attwood, co-autor de un libro sobre adultos con Asperger titulado “Haciendo amigos y manejando sentimientos” que saldrá a la venta el próximo año, dijo que “me denomino un traductor entre dos mundos diferentes”. “Explico el mundo de los neurotípicos a los asperger, y el mundo de los asperger a los neurotípicos”.

Éstas relaciones se asemejan a la fusión de dos culturas, dijo Attwood en unas jornadas patrocinadas por FAAAS (Familias de Adultos Afectados por el Síndrome de Asperger) en Centerville.

El próximo libro de Attwood, (escrito junto a Carol Gray, que desarrolló las “historias sociales”, una herramienta clave para educar a niños con Asperger) adopta una actitud positiva en la resolución de los problemas de adultos con Asperger.

El Asperger afecta a cada persona de una manera especial, observó Attwood. Se compone de una serie de categorías, en varios grados. En el congreso, Attwood detalló las características, problemas y estrategias recomendadas.

Un perfil de las aptitudes propias de los Asperger incluiría:

  • Códigos sociales de conducta: “Ellos son miopes mentales”, indicó Attwood. “No pueden saber lo que otra gente está pensando o sintiendo. No son malcriados o están tratando de que te enfades. Simplemente ignoran el código social. Es como si formaran parte de otra cultura, inconscientes de nuestras normas.”
  • Empatía: Attwood señaló que “Cuando hablamos de empatía, se hace muy complicado. En una relación de pareja es crucial el saber cuándo necesitas soporte emocional”. Aquellos individuos con Asperger pueden tener problemas entendiendo los sentimientos de la pareja, y viceversa.
  • Habilidades para hacer amistades: Según Attwood “Puede resultarles duro conocer semejantes a un mismo nivel, pueden no estar interesados en la amistad, o depender de su pareja para que les aconseje sobre conductas en la empresa o sobre cómo trabajar en grupo”.
  • Caracterización de la gente: Attwood señaló que ellos pueden “ver a otros en blanco y negro, bien como simpáticos o bien como antipáticos, o juzgar erróneamente caracteres que abusan de ellos. La pareja debe tomar muy seriamente su papel de cuidador”.
  • Arte de conversar: La gente neurotípica busca estructuras o esquemas cuando se comunica verbalmente para encontrar el significado general, pero “los Asperger crean su propia estructura, y, si no pueden, memorizan todo el mensaje, y pueden omitir lo realmente importante”.

Attwood apuntó que los Asperger pueden caracterizarse por un fuerte deseo de perfección, un interés o talento especial para algo, tendencia a rutinas, coordinación pobre, altas habilidades cognoscitivas, bajas habilidades de organización y un procesamiento desigual de estímulos sensoriales, siendo más o menos sensibles que los demás.

Debido a que los individuos neurotípicos son capaces de entender el punto de vista de los otros, pueden variar de estrategia o transigir para llevarse bien. Con menos intuición social y escasas habilidades para interpretar sus propias sensaciones físicas asociadas con los sentimientos, los Asperger pueden tener problemas para manejar sus emociones. “Tienen menos instrumentos de reparación social en su caja de herramientas, están predispuestos a cambios de humor y ocasionalmente pueden explotar. Si no van con cuidado, la cólera puede ser un gran problema “, comentó Attwood.

“Para aprender habilidades sociales, la gente con Asperger compensa su falta de intuición con su intelecto. Y a veces funciona”

“Si un Asperger quiere que funcione una relación, aprenderá a hacer lo que sea para conseguirlo. Si no quiere, cualquier cosa que se le trate de enseñar no la pondrá en práctica”.

“Los Asperger pueden seguir eficazmente consejos que les ayuden a conocerse más a sí mismos, a transigir, a no tener prejuicios o a cambiar su comportamiento para parecerse más a los demás.”, explicó Attwood.

¿Qué lleva a que se junten una persona neurotípica y un Asperger?. Algunos puntos fuertes de los Asperger incluyen: gran talento en su carrera o tema de interés, detallismo, conversaciones sin doble sentido, vocabulario avanzado o cultura general, perspectiva única en la resolución de problemas, memoria excepcional, sentido de justicia social y practicidad en temas como la muerte o el sufrimiento.

Su pareja puede admirar su intelecto o aptitudes, tener compasión por sus limitadas habilidades sociales, creer que su carácter se debe a circunstancias de la infancia, compartir sus intereses, apreciar su fidelidad o posición en la sociedad, verlos como creativos o como una figura paterna. Para una mujer, un Asperger puede ser un tipo de esos duro, silencioso, dijo Attwood.

Por otra parte, la gente con Asperger puede sentirse atraída por alguien con un perfil o aptitudes similares, una mujer maternal o una cuidadora, o alguien con cualidades totalmente opuestas, como flexibilidad o compasión.

Los hombres pueden contraer un matrimonio tradicional en el que juegan el papel dominante, un matrimonio de conveniencia, o relacionarse con alguien de una cultura diferente. Como en muchas parejas, los niños conllevan complicaciones. Pero, como sucede en muchos padres, ello puede motivar a las personas con Asperger a superar sus limitaciones para que la cosa funcione. Un punto vulnerable es su falta de entendimiento de los estados naturales del desarrollo infantil, ya que su propia experiencia resultó diferente. Pueden pretender que su pareja actúe como mediador o como un diplomático en asuntos relacionados con los niños.

La gente con Asperger también siente rivalidad hacia los niños, debido a que el hecho de sacrificar sus propias necesidades no surge con naturalidad.

Puede que tengan que hacer un esfuerzo para mostrar afecto y soporte emocional, aprender a soportar cierto grado de desorden y ruido, y tratar de no ser crítico, señaló Attwood.

Attwood explicó que en situaciones sociales con amigos y familiares, pueden ocurrir malentendidos en ambos sentidos. Él o ella pueden experimentar lo que Attwood llamó el Fenómeno Casandra. En la mitología griega, Casandra fue agraciada con el don de la profecía, pero condenada a que nadie la creyera.

Según Attwood, “para el Asperger, la vida es un escenario”. El telón se levanta cuando están en público, y se baja cuando están en casa. Debido a que la otra gente no ve el problema, ponen en duda tu salud mental (estás solo). En algunas familias, la negación del hecho a mantenido a la familia unida durante generaciones, y uno quiere destruir el andamiaje”.

En consecuencia, la pareja neurotípica puede que necesite más apoyo que el Asperger. Por lo tanto, el contacto con otros cónyuges a través de hojas informativas, grupos de soporte o un sitio en Internet es vital. “No se puede adquirir ése conocimiento de profesionales”, afirmó Attwood. También recomendó tener una vida social independiente y, ocasionalmente, unas vacaciones por separado.

Fortalecer éstas uniones requiere de vigilancia y trabajo por ambos lados. Estrategias útiles incluirían: aceptar el diagnóstico como una diferencia y no como un defecto, motivación a cambiar, apoyo familiar, asesoramiento en la relación, estrategias de control emocional, orientación en habilidades sociales y una comunicación abierta y efectiva.

Trastorno de De Privación Afectiva de Casandra (CADD)

El Trastorno de Deprivación Afectiva de Casandra (CADD) es un concepto definido por Maxine Aston, consejera y terapeuta de parejas en las que uno de los miembros tiene el síndrome de Asperger o está en el espectro autista. Contrariamente a lo supuesto durante mucho tiempo, las personas que están en el espectro autista están interesadas en mantener relaciones de pareja y, de hecho, dichas parejas existen.

El CADD es el nombre que reciben los síntomas de estrés (baja autoestima, depresión, ansiedad) que frecuentemente se observan en las parejas de personas que presentan unTEA (trastorno del espectro autista). Otros síntomas que pueden presentar son somnolencia, disminución de la libido, alteraciones del estado de ánimo y disminución del sistema inmunitario.

Debido a que los libros y trabajos de Marine Aston no han sido hasta la fecha traducidos al español, a excepción de breves artículos como El síndrome de Asperger en la consulta del consejero, a continuación se resumen algunos conceptos sobre el CADD expuestos en la web de Maxine Aston y en la web de Families of Adults Affected by Asperger’s Syndrome.

Maxine Aston hace una similitud entre el CADD y el Transtorno Afectivo Estacional (SAD). Afirma que los seres humanos son sensibles a la falta de luz solar y su deprivación puede provocar una serie de alteraciones. El SAD se diagnostica después de tres inviernos consecutivos de presentar los siguientes síntomas: alteraciones del sueño, somnolencia, aumento del apetito (en especial deseo de comer hidratos de carbono), depresión, problemas sociales (como irritabilidad y aislamiento), ansiedad, disminución de la libido, alteraciones en el estado de ánimo, periodos de hipomanía ( hiperactividad) en primavera y otoño. Algunas personas afectadas presentan también una disminución de la inmunidad durante el período invernal y son más vulnerables a las infecciones.

Maxine Aston traza una analogía entre los efectos de deprivaciòn de luz solar (SAD) y los efectos de la deprivación emocional (CADD). Los afectados por el CADD experimentan síntomas parecidos a los de los afectados por el SAD, con el agravante de que los afectados por el CADD experimentan unos efectos más dañinos, ya que es otro ser humano al que probablemente aman, y no el Sol, el responsable, aunque sin quererlo, de su deprivación. Esta persona puede ser el compañero o compañera sentimental, o bien el padre o la madre.

El hecho de que este daño se infrinja “sin querer”, de que no sea “a propósito”, sólo se hace evidente cuando se descubre la causa del comportamiento del miembro Asperger de la pareja, ya sea mediante autodiagnóstico o mediante el diagnóstico por un profesional.

Cuando se vive en una relación de pareja en la que el síndrome de Asperger no está diagnosticado o su existencia es negada, se suele culpar al componente de la pareja que no es Asperger de las situaciones disfuncionales que se producen.

El CADD alcanza su máxima expresión cuando el componente de la pareja que no es Asperger (ya sea éste hombre o mujer) no es creído ni por el componente Asperger de la pareja ni por las personas de su entorno. Son estos sentimientos de confusión, soledad y desesperación los que dan lugar al nombre de Casandra para referirnos a este trastorno.

Casandra era hija de Príamo, rey de Troya. Apolo le concedió el don de la profecía para atraerla hacia él. Ella le rechazó y Apolo, en vez de quitarle el don, se vengó haciendo que conservara su don profético, pero que no fuese creída: ella alertó sobre la amenaza que representaba el caballo de Troya pero nadie la creyó.

Las investigaciones de Maxine Aston apuntan claramente a que el CADD puede desarrollarse como consecuencia de mantener una relación íntima con un adulto con síndrome de Asperger o alguna otra afección que curse con niveles bajos de empatía y niveles altos de alexitimia, del griego alex y thymos, literalmente “sin palabras para las emociones”. El 85% de las personas con algún TEA presentan elevados niveles de alexitimia (Hill, Bethoz y Frith, 2004).

Los TEA se deben a diferencias neurológicas y a como está interconectado el cerebro, y no pueden curarse. En cambio el CADD es una afección secundaria, que deriva de la situación de convivencia en la que se halla la persona. Es transitoria y debida a la relación en la que la persona se halla inmersa, no es una afección personal, sino relacional.

Los efectos del CADD pueden eliminarse o reducirse al encontrar la causa, pero sólo será así si ambos componentes de la pareja aceptan dicha causa. La aceptación permite tomar medidas para restituir la falta de atención emocional que la persona con CADD ha estado sufriendo. A partir de ahí, algunas parejas son capaces (siempre y cuando se acepte el diagnóstico) de atribuir los problemas contra los que han estado luchando durante tanto tiempo al síndrome de Asperger y dejar de culparse el uno al otro.

La reciprocidad emocional, el amor y el sentimiento de pertenencia son esenciales para los seres humanos. Si estas necesidades no están siendo atendidas y no se comprende la razón, entonces pueden verse afectadas tanto la salud mental como la física. La toma de conciencia y la comprensión pueden eliminar los síntomas del CADD.

El CADD es una consecuencia de la situación en la que se halla el que la sufre y por lo tanto es posible encontrar caminos para rectificar esa situación. Algunas parejas en las que uno de los componentes es Asperger pueden llegar a funcionar bien si ambos entienden sus diferencias y trabajan para desarrollar una forma de comunicarse diferente y mejor. Pueden llegar a conseguir una relación en la que los dos muestren expresión emocional y amor y que sea satisfactoria para ambos. La consecución de este objetivo dependerá de la relación que tenga la pareja, del nivel de compromiso y de la aceptación total por parte de ambos de la presencia del síndrome de Asperger.

Al igual que el Sol restaura el equilibrio en el SAD, la atención emocional y la comprensión pueden restaurar el equilibrio de la persona con CADD. Pero si la persona con síndrome de Asperger no es consciente o niega el síndrome, lo más probable es que su pareja continúe experimentando los síntomas del CADD.


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario Perro Solitario dijo

Pues yo soy Asperger pero es que ya tengo mas de 40 años PERO ES QUE NUNCA HE TENIDO PAREJA Y NO ME HAGO MUCHAS ILUSIONES .

, , Reportar este Comentario fluckscba dijo

Disculpa que conteste tarde pero se que si te lo propones puedes entablar una relacion, ya que tu madurez te lo debe permitir, solo tienes que intentarlo con Fe en que hay una persona que te puede comprender, amar, contener, etc.
Lo que normalmente se llama nuestra media naranja
Un abrazo

, , Reportar este Comentario neshemet dijo

Me ha sido de gran utilida este texto, mi pareja es aspi y le amo muchísimo, este mes cumpliremos 2 años, he mantenido la comprensión, cariño, paciencia y lo seguiré haciendo, también debo aclarar que ha sido recíproco.

Gracias por copartir el texto.

, , Reportar este Comentario miranda dijo

Gracias por este post, creo que mi exnovio es SA. Es súmamente inteligente, muy encajado en una rutina o se estresa; muy amoroso hacia mí,su familia… y de repente se aleja por días o meses. Después vuelve como si nada. Y si ya me he ido, se desconcierta y entonces me siento culpable. Parece que no quiere compromisos, pero también hace parecer como si fuera incomprendido, pues nunca le pasó por la mente que yo pudiera dejarlo.

, , Reportar este Comentario vero dijo

mi pareja me jura que me ama pero siempre me promete q tendemos nuestra primera ves intima y nunca cumple y cuando menos me imagino desaparece por una semana o casi un mes y aparece como si nada sera un problema emocional o es porque en realidad no le intereso

, , Reportar este Comentario Ari dijo

Soy mujer aspie de 25 años, siempre tengo un patrón de conducta que recientemente detecte en mi, siempre siento mucha confusión cuando mi pareja me dice que nos vemos después o que pospongamos la conversación, para mi es un gran problema, pues a veces peleamos mucho por eso.

He identificado el patrón de reacción en mi, ya que ha sido casi el motivo de ruptura en las relaciones a lo largo de mi vida… las múltiples confusiones, los significados y las interpretaciones en las palabras, las cosas nuevas, y a veces las sorpresas.

como decía ya identifique el detonante, pero no puedo identificar aun que es lo que me molesta de la acción de decirme: luego nos vemos (yo obviamente entiendo que es asi, somos adultos y tenemos responsabilidades…. pero aun no entiendo que es me confunde muchísimo), a mis treinta años eso se toma como inmadurez, sin embargo no lo se.

Si a alguien le pasa algo similar me gustaría lo compartieran, a mi pareja neurotípica lo confundo mucho.

, , Reportar este Comentario MAY dijo

MI EX NOVIO ES ASPERGER Y PROBABLEMENTE VOLVAMOS A INTENTAR ESTAR JUNTOS. ÉSTE TEXTO ME HIZO REFLEXIONAR SOBRE LA IMPORTANCIA DE ASISTIR CON UN CONSEJERO Y DIAGNOSTICAR EL GRADO DE ASPERGER QUE TIENE ÉL. CREO QUE SERÁ MEJOR PRIMERO ASISTIR CON EL CONSEJERO ANTES DE INTENTAR REGRESAR.

, , Reportar este Comentario fluckscba dijo

Hola May y me parece muy acertado tu comentario, los asperger necesitan saber como es este proceso y de que manera el entorno puede ayudarlos, por eso se debe recurrir a profesionales que ayuden, un gran abrazo