TRABAJO PRÁCTICO DE SEPARACIÓN DE MEZCLAS


Técnicas de separación de mezclas

1. Introducción

2. Destilación

3. Evaporación

4. Centrifugación

5. Levigación

6. Imantación

7. Decantación

8. Tamizado

9. Filtración

10. Sublimación.

1) INTRODUCCIÓN El trabajo que a continuación se presentará contiene información relacionada con la “separación de mezclas”, lo cual tiene una gran importancia porque se conoce sobre propiedades, sobre los instrumentos y métodos adecuados para elaborar dichas mezclas o bien separarlos.

La correcta separación de mezclas nos ayuda a poner en práctica todos los métodos que se presentarán, para separar mezclas; es importante saber sobre su estado físico, y características lo cual a continuación se presentará…

Métodos físicos: estos métodos son aquellos en los cuales la mano del hombre no interviene para que estos se produzcan, un caso común es el de sedimentación, si tu depositas una piedra en un liquido el sólido rápidamente se sumergiría por el efecto de la gravedad.

Métodos mecánicos: Por ej. Decantación, se aplica para separar una mezcla de líquidos o un sólido insoluble de un liquido, en el caso de un sólido se deja depositado por sedimentación en el fondo del recipiente y luego el liquido es retirado lentamente hacia otro recipiente quedando el sólido depositado en el fondo del recipiente, ahora bien cuando los líquidos no miscibles estos líquidos al mezclarse tienen la propiedad de ir separándose en el recipiente, al comienzo quedan como un sistema homogéneo pero luego al separarse se puede sacar al liquido que quede en la parte superior, quedando el otro en el recipiente de origen.

Métodos Químicos: Los métodos químicos de separación son procesos en los que los compuestos químicos se separan en elementos más sencillos. Estos métodos químicos se caracterizan por la necesidad de efectuar una reacción química previa a la separación.

Hay muchos métodos químicos de separación pero los más importantes y conocidos son por: Electrólisis y Gravimetrías.

Otros métodos son la descomposición térmica donde se somete a un compuesto a una temperatura elevada hasta que se descompone en sus elementos o en otros compuestos más sencillos.

A diferencia de los métodos químicos, en los métodos físicos no se destruyen las sustancias.