Posts etiquetados como ‘final’

Cómo cuidar la piel cuando hace frío

Durante las estaciones frías, la piel pierde humedad, se reseca y por esto requiere mayores cuidados. La humectación es fundamental, aunque también es importante no bañarse con el agua tan caliente, y proteger las manos con guantes tanto al salir a la calle como para realizar actividades domésticas.

En la época de frío todo se vuelve más difícil: desde levantarse de la cama, bañarse, cambiarse y salir a trabajar, hasta cuidar la piel. Es que las temperaturas extremas –tanto para un lado del termómetro como para el otro– hacen que la piel se resienta.

Al igual que en verano cuando por la exposición excesiva a los rayos solares comienzan a aparecer grietas y la piel se va “descascarando”, en invierno el órgano más extenso y más externo del organismo se reseca provocando irritación, picazón y, en las personas que tienen alguna patología como la rosácea, empeoramiento del cuadro.

“El cambio de estación y, concretamente, la disminución de la temperatura y la variación de la humedad del ambiente hacen que la piel requiera cuidados distintos a los que le propiciamos durante el verano. Ocurre que en esta época todas las alergias de la piel se exacerban, debido a que esta se vuelve mucho más sensible y se pone más seca”, explicó la Dra. Ana De Pablo, dermatóloga del Hospital Universitario Austral (HUA).

“De hecho, la piel más seca, así como la aparición de reacciones visibles (alergia, picazón o irritación) son dos de las manifestaciones más frecuentes del invierno, más que nada porque la gente a la mañana se abriga mucho y por la tarde, cuando hace más calor, la piel es incapaz de regular la temperatura y los vasos se dilatan. Por eso, los pacientes con rosácea o tendencia rosaceiforme notan que su piel empeora”, añadió De Pablo.

Sin embargo, aunque no se puede esquivar la exposición al frío, sí se puede hacer algo para evitar que la salud de la piel empeore. “Por un lado, es fundamental humectarla. El uso de cremas, lociones y ungüentos –tanto en la cara, las manos, el cuerpo y los labios– es fundamental. Además, hay que tratar de bañarse con agua tibia o caliente, pero no hirviendo, porque eso tiende a resecar la piel aún más”, comentó.

También, de acuerdo con la especialista, hay que descartar las esponjas abrasivas (para frotar la piel lo menos posible) y elegir jabones cremosos.

“A la hora de secarse hay que dar pequeños golpecitos y sobre la piel todavía húmeda aplicar una crema humectante todos los días. En el caso de los labios, la aplicación de protectores debe repetirse varias veces por día, ya que al hablar, tomar o besar el producto se pierde”, completó la dermatóloga.

Artículo completo
Hospital Universitario Austral

Mejor trabajo de dermatólogos jóvenes

Los dermatólogos jóvenes que integran el Servicio de Dermatología del HUA, obtuvieron un premio en el XX Congreso Argentino de Dermatología, en Córdoba. Presentaron el trabajo “Nuestra experiencia en la utilidad del PET en el seguimiento de pacientes con melanoma estadios III y IV”, que les valió la primera mención al Mejor Trabajo de Dermatólogos Jóvenes.

Los autores fueron L Suar, MC de Diego, F Alsina, J Maqueira, M Centeno, L Eimer. Fue un trabajo interdisciplinario entre las residencias de Dermatología, Diagnóstico por Imágenes y una becaria de Patología.

El objetivo del Congreso, organizado por la Sociedad Argentina de Dermatología, fue desarrollar un Programa Científico de excelencia, para el cual estuvieron presentes prestigiosos especialistas que abordaron los tópicos más importantes a través de distintas modalidades: sesiones plenarias, conferencias, simposios, cursos, talleres y presentación de trabajos y pósters.

Hospital Universitario Austral

Publicación del equipo de Guillermo Mazzolini sobre aplicación de células madre para enfermedades hepáticas

Guillermo Mazzolini y su equipo publicaron un trabajo el mes pasado en la revista Molecular Pharmaceutics. El estudio, Hepatocellular carcinoma cells and its fibrotic microenvironment modulate bone marrow-derived mesenchymal stromal cells migration in vitro and in vivo*, sigue la línea de varios años de trabajo en el uso de células madre adultas de médula ósea, en cirrosis hepática y hepatocarcinoma.

“El objetivo principal es saber cómo aprovechar mejor las stem cells de médula ósea, que tienen la capacidad natural de salirse de la médula, migrar y llegar a tejidos con procesos inflamatorios crónicos, como la cirrosis o el hepatocarcinoma”, explica el Dr. Mazzolini. El equipo está desarrollando mecanismos y procesos para que estas células arriben más rápidamente al “objetivo”: la cirrosis o el tejido tumoral. El fin último será usarlas como “carriers” (portadores) de genes terapéuticos que expresen proteínas antitumorales o anticirróticas. Los tumores “atraen” a las células madre adultas, “estamos indagando en los factores que determinan que lleguen o no al tumor”, puntualiza.

En este último paper, elaboraron un modelo experimental animal, pero con células y tumores humanos, “para simular la manera más aproximada de lo que pasa en las personas. El resultado fue muy bueno, creo que fue un paso importante”, reconoce Mazzolini. El modelo demostró que el hepatocarcinoma atrae de manera eficaz a las células mesenquimales y las incorpora al microambiente tumoral. Resta identificar los factores para saber cómo llegan y poder modificar las células madre para que lleguen con más eficacia al tumor. “Este primer trabajo demuestra cómo llegan, qué cantidad llega y en un modelo lo más real posible. Lo más importante fue establecer el modelo y demostrar que las células llegan al tumor”, resume.

Artículo completo
Autores

Hospital libre de trombosis

Los pacientes del Hospital están en riesgo de tener trombosis venosa profunda (TVP), por el solo hecho de permanecer en reposo durante días. Para evitar el tromboembolismo pulmonar (cuando el coágulo que se forma usualmente en las venas de las piernas se desplaza hacia los pulmones), que es la causa de mortalidad hospitalaria más sencilla de prevenir, se lanzó esta semana la campaña “Hospital libre de trombosis”.

Impulsada por los Servicios de Clínica Médica y Hematología, el programa se propone medir la incidencia de este problema ahora y luego de 6 meses repetir la estadística para comprobar si la campaña fue exitosa. El programa se lleva adelante en varios centros del país. Empezó en la Argentina en el 2009, en cinco instituciones (Alemán,  Británico, CEMIC; Italiano, Santa Isabel); creció y actualmente se desarrolla en 31 instituciones, en 5 provincias, con casi 2.500 pacientes relevados.
“La prevención consiste en evaluar el riesgo e indicar la profilaxis adecuada (que puede consultarse en el Sharepoint, haciendo clic aquí)”, explica la Dra. Magdalena Princz, médica clínica del HUA.
El paciente por lo general no tiene síntomas, con lo cual la evaluación del riesgo es fundamental. Quienes están más propensos a sufrir trombosis son las personas: mayores de 60 años, en reposo por un largo período de tiempo, que heredaron una predisposición a formar coágulos sanguíneos, que tienen sobrepeso u obesidad, o várices, que están embarazadas o acaban de dar a luz, tienen cáncer, insuficiencia cardíaca o enfermedad pulmonar, que han tenido previamente trombosis venosa profunda o tromboembolismo pulmonar, están tomando anticonceptivos o terapia hormonal, o tienen un catéter venoso central.

Hospital Universitario Austral

La primera vez en el ginecólogo: las claves para una consulta exitosa

Exceptuando los casos en que existen antecedentes de riesgo, o salvo que la consulta se haya acordado por alguna derivación específica, el primer encuentro médico-paciente es la mejor oportunidad para realizar un examen físico completo, y sentar las bases de la confianza entre el profesional y la paciente.

“Siempre la primera visita al ginecólogo despierta en la paciente cierto nerviosismo e incomodidad. Por eso es muy importante lograr que se sienta cómoda. Una vez que esto se haya alcanzado, es el momento para que el médico comience a  preguntar sobre los antecedentes personales y familiares. Obviamente algunas preguntas pueden ser íntimas (sobre todo las que tienen que ver con el período menstrual o la actividad sexual), con lo cual es posible que la paciente se intimide”, explicó el Dr. Juan Carlos Balparda, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital Universitario Austral (HUA).

“Además, los médicos solemos aprovechar este momento para introducir algunos conceptos sobre anatomía y fisiología del aparato genital, así como también para fomentar pautas de higiene menstrual o indagar sobre conductas de riesgo”, continuó.

“Por lo general –salvo que la paciente haya llegado a la consulta por algún antecedente en particular, o derivada por otro especialista- en la primera visita no se realiza el examen ginecológico ni uno pelviano completo (tacto o examen con especulo), aunque sí uno físico. Sobre todo, la primera visita es una oportunidad única para que el médico y la paciente entablen una relación duradera, sobre todo si tenemos en cuenta que el ginecólogo es el médico de atención primaria de la mujer”, agregó Balparda.

En caso que la paciente presente alguna patología ginecológica durante la niñez o la adolescencia, debe ser atendida por un ginecólogo infantojuvenil. “En este sentido, las consultas más frecuentes giran en torno al flujo genital, el prurito vulvar, la dismenorrea, las alteraciones del ciclo, la obesidad y el acné”, especificó el especialista.

En cuanto a la edad en la cual hay que realizar la primera consulta, Balparda comentó: “No hay una edad específica para realizar la primera consulta. Si en la infancia o adolescencia, el pediatra detectó alguna anormalidad, debe realizarse una derivación al ginecólogo. En general a esta edad las pacientes prefieren ser atendidas por una ginecóloga. Por eso, en nuestro servicio contamos con ginecólogas dedicadas a  la Ginecología Infanto juvenil”.

Artículo completo
Hospital Universitario Austral

Cuándo y cómo decirle chau a los pañales

Una vez que –alrededor de los 2 años o 2 y medio– los chicos empiezan a mostrar indicios de control de esfínteres y el interés por la pelela o el baño, es importante que los padres realicen un exhaustivo acompañamiento que incluye enseñarles y mostrarles, pero también felicitarlos, alentarlos e incentivarlos. Hay que tener en cuenta que cada niño tiene sus tiempos.

El momento en el cual hay que despedirse del pañal, así como ocurre con el abandono del chupete, supone una suerte de “quiebre” para los niños, pero también para los papás, ya que esta etapa trae aparejada una cierta “independencia” de los bebés.
Si bien existen parámetros de tiempo en los cuales se supone que un chico debe comenzar a valerse por sí mismo para hacer sus necesidades, lo cierto es que según los especialistas,“no hay reglas fijas”, y lo único que vale para todos los casos es la “colaboración de los padres y el trabajo que estos deben realizar para entender que el abandonar el pañal es un hecho complejo que requiere tiempos, y en el marco del cual es importante no presionar a los niños”.

Así lo estableció un informe sobre el tema recientemente publicado en el Canadian Medical Association Journal, en el cual también se estableció que “no hay que forzar a los chicos ni iniciar el aprendizaje, hasta que ellos hayan manifestado cierto interés en aprender a través de acciones directas o signos que indican la capacidad de controlar las evacuaciones”.

El Dr. Adrián Giannotti, pediatra del Hospital Universitario Austral (HUA), coincidió con esta idea: “Es importante que los padres sepan cuál es el momento adecuado para enseñar a los chicos cómo dejar el pañal y de qué manera manejar esta etapa para que los cambios no resulten violentos ni conflictivos”.
“A nivel neurológico –continuó el especialista–, es necesario que el niño haya alcanzado cierta madurez, y que esté listo para controlar su impulso de orinar. Esto habitualmente ocurre entre los 2 años y los 2 años y medio, pero la edad puede variar ya que cada niño tiene sus propias características biológicas y psicológicas”.
No obstante, hay tres etapas claramente “visibles” que atraviesan, en algún u otro momento, todos los niños. En la primera, el chico es capaz de comunicar que está mojado, que ya hizo sus necesidades. En la segunda, en cambio, avisa en el preciso momento en que lo está haciendo; finalmente, en la tercera, habla con sus papás antes de hacer pis o caca.
“En todas ellas es importante que los padres acompañen. Esto implica, por ejemplo, felicitarlos por haberse dado cuenta en el primer caso, por avisar en el segundo y por anunciar en el tercero. A su vez, se les puede empezar a mostrar cómo se tira el pañal, dónde está el baño, cómo funciona, qué es una pelela, etc.”, comentó el Dr. Ginannotti.
La sucesión de las mencionadas etapas se inicia con algunos ‘gestos’ o ‘síntomas’ visibles de los chicos. Puede ser, por ejemplo, que el bebé se dé cuenta de que tiene el pañal mojado o sucio, se lo mire, se lo toque, camine, haga gestos con su cara, muestre interés por familiarizarse con el baño o la pelela, o imite a los adultos. Cuando todo esto empieza a ocurrir, es fundamental que los papás alienten a los chicos, felicitándolos cada vez que dan un paso más. Es bueno abrazarlos, aplaudirlos y decirles que estuvieron ‘muy bien’, más que nada porque si el niño está contento aprenderá con mayor facilidad”, destacó el pediatra del HUA.

Artículo completo
Hospital Universitario Austral

La automedicación, un hábito peligroso

Cada vez son más las personas que recurren, por sus propios medios, a la toma de un medicamento con el objetivo de tratar un dolor o contrarrestar una molestia. Entre los más usados se encuentran los remedios para la acidez o los relajantes musculares.

La publicidad es cada vez mayor y más llamativa. Las farmacias son cada vez más grandes y se parecen más a centros comerciales que a las tradicionales farmacias, en definitiva lugares a los cuales uno recurre en busca de consejo y, sobre todo, con una prescripción médica.

Estos son solo algunos de los factores que influyen en que la automedicación, un hábito peligroso y que puede tener consecuencias sumamente negativas, se arraigue cada vez más en la población. Según datos del Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos, cerca de 1.200 personas mueren anualmente en Argentina por consumo excesivo de analgésicos potentes.
Pero, ¿a qué se le llama automedicación? Tomarse un remedio ante un dolor de panza, para contrarrestar la acidez o para relajar los músculos, ¿es automedicarse? Estas son algunas de las preguntas que responde Ana Fajreldines desde el Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Austral (HUA). “En principio y por definición, el concepto de la automedicación se refiere al uso de medicamentos por iniciativa propia, sin que exista ningún tipo de intervención por parte del médico, ni en el diagnóstico, ni en la prescripción, ni en la supervisión del tratamiento”, comentó la especialista.
No obstante, es posible hacer una salvedad. “La automedicación podría llamarse ‘responsable’ cuando consiste en administrarse, por los propios medios, un fármaco con el único objetivo de tratar síntomas menores como puede ser el dolor o la fiebre, y únicamente por un tiempo muy limitado. También hay que considerar el hecho de contar con antecedentes exitosos respecto a la utilización de la medicación en cuestión, que además no debe haber sido ingerida de manera sistemática sino esporádica”, agregó Fajreldines.
De hecho, hay muchos fármacos que pueden comprarse en las farmacias sin necesidad de presentar ningún tipo de receta. Se trata de los medicamentos de venta libre que, no obstante, no por eso se convierten en seguros o inocuos, dado que como expuso la especialista consultada, “ningún medicamento lo es cuando se lo toma fuera del contexto y del propósito para el que fue fabricado y según el cual fue probado”.
“Creo que, fundamentalmente porque la automedicación es un hábito muy frecuente, y está muy extendido, es importante que la gente entienda e incorpore el riesgo que implica automedicarse. Más aún cuando como consecuencia de la publicidad masiva y del ‘rápido alivio’ se corre el riesgo de caer en la automedicación no responsable”, continuó la farmacéutica. Sostiene que es necesario “revisar el sistema de las grandes farmacias, en las cuales a menudo los medicamentos están expuestos al lado de productos cosméticos, de perfumería o incluso de golosinas”.

Artículo completo
Hospital Universitario Austral

Nuevos consultorios en el Paseo Champagnat

Después de meses de soñar el proyecto, ¡abrieron las puertas los consultorios del HUA en el Paseo Champagnat! Son nueve y estarán disponibles al público entre las 8 y las 20, de lunes a viernes. Para pedir turno, las personas deben llamar al Contact Center del HUA: 02322 48 2000.

“Las especialidades son: pediatría, clínica médica, ginecología, obstetricia, traumatología de columna, traumatología de miembro inferior, traumatología infantil, cardiología, dermatología, psiquiatría, cardiología infantil, otorrinolaringología, hipertensión, gastroenterología, urología y dermatología infantil. Dentro de las próximas tres semanas se habilitará los consultorios de ecografía, ecocardiografía y tomografía. En una segunda etapa, contemplamos la apertura del laboratorio y, en una tercera fase, de 11 consultorios más”, contó el Dr. Julio Otero, director médico de los primeros consultorios externos del HUA.
“Creo que este tipo de iniciativas son importantes porque acercan un poco más el hospital a la gente. Lo bueno del Paseo Champagnat es que está ubicado sobre Panamericana, cerca de Pilar y tiene fácil acceso. Con esta apertura esperamos mejorar un poco los tiempos de demora para conseguir un turno. La idea de tener consultorios externos surge de la necesidad del HUA de brindarle a la gente una mayor disponibilidad de médicos, dado que por el momento, debido a la fuerte demanda en el hospital estamos dando turnos más lejos en el tiempo de lo que querríamos”, agregó el Dr. Otero.
Es que, en promedio y según estadísticas propias, el HUA recibe mensualmente y sin contar las emergencias 30.300 personas en consultorios de atención ambulatoria.

Más información
Hospital Universitario Austral

Claves para alimentarse bien durante el invierno

Cuando hace frío el cuerpo parece “demandar” más energía, calorías y en definitiva, comida. Para evitar que eso se transforme en un problema, hay que encontrar el equilibrio entre lo que se ingiere y lo que se utiliza. Algunas opciones para alimentarse saludablemente.

“En invierno no es necesario comer de más”, comenzó diciendo Silvina Juárez, licenciada en Nutrición y directora de la Unidad de Soporte Nutricional del Hospital Universitario Austral (HUA).

“Lo que hay que hacer es, fundamentalmente, elegir de manera correcta los alimentos y utilizar formas de cocción adecuadas. Por ejemplo, siempre es mejor optar por lo más sencillo y evitar el agregado de cuerpos grasos modificados por el calor”, agregó la Licenciada. En este sentido, una opción son las hortalizas y legumbres de la temporada que pueden consumirse no sólo en ensaladas frías –que tal vez no resultan tentadoras– sino también en preparaciones calientes como cazuelas o woks.

“En estos casos resulta ideal no freír los alimentos ni sumar grasas, para no aumentar las calorías del plato. Las verduras también pueden emplearse en preparaciones calientes. Se puede, por ejemplo, hacer un budín o un soufflé con huevos y queso descremado salseado o gratinado con verduritas cortadas en concassé”, recomendó la especialista.

¿Por qué en invierno “necesitamos” comer más?


Si bien en la actualidad el hecho de engordar durante los meses de frío se ha convertido prácticamente en un mito, del cual incluso se hace eco el marketing dado que por esta época los medios están abarrotados de publicidades de chocolates, lo cierto es que la comida cumple un importante rol cuando se trata de la regulación de la temperatura corporal.

“Cuando el organismo incorpora nutrientes se desencadenan una serie de procesos. Por un lado, la digestión y transformación de lo consumido, que determinan un aumento del llamado metabolismo basal. Esta acción, a su vez, genera una suerte de energía extra que no es otra cosa que el trabajo desarrollado por las células para metabolizar los nutrientes absorbidos mediante la alimentación”, explicó Juárez.  En este sentido el calor producido por la acción dinámica de los alimentos, sobre todo de las proteínas, cumple un rol fundamental en el mantenimiento de la temperatura corporal. Los hidratos de carbono y los lípidos también influyen, aunque en menor medida.

Artículo completo
Hospital Universitario Austral

“Las crisis económicas rompen corazones”

Mientras la economía europea sufre y los Estados Unidos adolece, las preocupaciones financieras y la incertidumbre elevan el riesgo de padecer eventos cardíacos.

La economía europea y la estadounidense están empezando a sentir los coletazos de una importante crisis, tal vez en algún punto similar a que ocurrió en nuestro país hace ya 10 años.
Tanto en ese momento en la Argentina como ahora en otros países del mundo los especialistas empiezan a analizar la relación entre los problemas financieros, el estrés que estos generan y la posibilidad de que –por esa combinación– una persona sufra eventos cardíacos.

“Cuando un evento natural, económico o social genera mucho estrés en una población, el riesgo de ataques cardíacos –infartos y arritmias– se incrementa marcadamente. Concretamente, ‘las crisis económicas rompen corazones’. De hecho, este fenómeno se estudió a través de múltiples estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hallándose un incremento de la mortalidad cardiovascular, especialmente en los países en vías de desarrollo”, comentó el Dr. Horacio Fernández, jefe de la Unidad Coronaria del Hospital Universitario Austral (HUA).

En el caso de la Argentina, el cardiólogo opina que sin dudas la crisis que vivimos en el 2001 marcó un hito en lo referente al estrés que puede sufrir la población. “El ‘corralito’, la devaluación, la pérdida de empleos, los cambios de presidentes ocasionaron más ataques cardíacos que los ocurridos en los años previos, al mismo tiempo que se registró una evolución notablemente peor, con mayor mortalidad”, agregó el especialista.

Incluso la relación entre el estrés y el sufrimiento del corazón se analizó también en relación con las guerras, los terremotos, los ataques terroristas o los partidos definitorios.

“En los cuartos de final del Mundial de Fútbol del 2006, cuando Alemania descalificó a la Argentina por penales, en las guardias de hospitales germanos se registró el mayor número de eventos cardiovasculares, tomando como comparación los 3 años previos, así como también otros partidos jugados por Alemania en ese mismo mundial. Lo que no sabemos, por falta de estadísticas, es qué ocurrió en la Argentina”, ejemplificó Fernández.

Un tema aparte es el de los factores asociados, ya que, siguiendo con el ejemplo anterior, en las personas con problemas cardíacos previos, el riesgo de sufrir un ataque se cuadruplicó.

“Por esto, para prevenir eventos –aun cuando la reacción del organismo frente al estrés en algún punto es imposible de evitar– es muy importante detectar oportunamente los factores de riesgo, y tomar la medicación necesaria, además de por supuesto contar con el asesoramiento y el control de un especialista. Los medicamentos son importantes porque bloquean los efectos del estrés sobre el corazón”, refirió el Dr. Horacio Fernández.

“Por otro lado, si existen reacciones exageradas frente a las emociones es recomendable realizar una consulta con profesionales de la salud mental para utilizar medios farmacológicos (ansiolíticos) y no farmacológicos (yoga, meditación, relajación) que puedan ayudar a reducir el impacto”, añadió.

Artículo completo
Hospital Universitario Austral


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog