Parto sin temor

A partir de la semana 35 de embarazo, el Hospital Universitario Austral les brinda a las futuras mamás un curso sobre “Parto sin temor”. En él se ofrecen, a lo largo de cuatro semanas, distintas charlas sobre temas variados para preparar a las mujeres y transitar con ellas los últimos momentos del embarazo.

El curso está a cargo de la Lic. Ana Ballicora, coordinadora de obstétricas, y se dicta una vez por semana a lo largo de un mes. Entre los temas que se trabajan durante el seminario, se destaca el módulo que hace referencia a la importancia de la lactancia materna.

Gimnasia y embarazo

Una de las actividades físicas más completas y placenteras para las futuras mamás es la natación. De acuerdo con la Lic. Carmen Martínez, Coordinadora de Enfermería de Maternidad, esta actividad relaja la parte muscular y favorece la articulación de la pelvis y de la cadera, importante para el momento del parto.

El verano y el embarazo

Es necesario que la mujer embarazada dedique tiempo al cuidado de la piel de su panza durante el verano, ya que la misma se encuentra más debilitada que el resto de la piel del cuerpo. Además, si se encuentra en la playa, se recomienda evitar los golpes bruscos de las olas contra la panza.

El momento de la lactancia

La leche materna continúa siendo, para los bebés, el alimento por excelencia. Promueve el vínculo madre e hijo, previene al lactante de enfermedades, se encuentra siempre al alcance, satisface las necesidades del bebé y, además, es económico.

Para que un bebé se desarrolle fuerte, lo mejor que se le puede brindar es la leche materna, que cuenta con un sin fin de beneficios que muchos desconocen. Éstos se le atribuyen, no sólo por las propiedades intrínsecas del alimento sino también, por el vínculo afectivo que genera el momento de la lactancia. El contacto con la piel, las miradas y las caricias, indefectiblemente, fortalecen el vínculo madre-hijo.

Alimentación y lactancia

No existe un tipo de alimentación que se recomiende, exclusivamente, para las madres que están dando de mamar. Simplemente, se hace énfasis en que la misma sea sana, variada y abundante en líquidos, en  especial, agua mineral y jugo de frutas. La mujer debe intentar consumir entre dos y tres litros por día, aproximadamente. Esto no debiera resultarle inalcanzable debido a que, por lo general, mientras dura la lactancia las mujeres sienten más sed.

Es importante evitar el alcohol y la cafeína. Cuanto más líquido beba la madre, más leche producirá, acompañado del estímulo que reciba del bebé que, al succionar, hace que las glándulas de la mama secretan más leche.

Medicamentos, embarazo y lactancia

Los medicamentos que llegara a necesitar madre, ante alguna eventualidad, no deberían causarle daño al bebé -tanto en la embarazada como en la que se encuentre dando de mamar-, siempre y cuando éstos se encuentren recetados bajo prescripción médica. Son raras las ocasiones en que, debido a un medicamento, la madre deba suspender la lactancia.

“Es importante entender que el embarazo no es una enfermedad. Es el momento donde la mamá se prepara con alegría para recibir al bebé”, concluyó la Lic. Martínez.


Los comentarios están cerrados.

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog