Posts etiquetados como ‘alcohol’

/* Cuando una mamá NO CONFIA en sus propios HIJOS… *\

Era un lunes por la madrugada… como siempre 2 doctoras se habían ido a dormir y otras 2 se quedaban con nosotros que esta vez eramos varios practicantes.

La verdad que no entendía bien que pasaba, pero de repente empecé a escuchar gritos en la secretaría. Me asomo y estaba un compañero intentando hablar con una señora que estaba a los gritos pelados pidiendo por una ‘rubia’ que había atendido a su hijo.

La rubia escuchaba y se hacía la distraída. Fue la única que no apareció.

Mi compañero, que es lo mas tranquilo que hay, le pedia a la señora que le explique qué había pasado… y ella le decia a los gritos que habían atendido a un hijo suyo y que quería que ahora atiendan al otro.

Fue hace un tiempo y la verdad que no recuerdo bien todos los detalles… pero la cosa es que aparentemente se traspapeló la hoja de uno de sus hijos. Supongo que al tener el mismo apellido alguien se confundio y penso que era la misma persona.

Siguiendo en la secretaría la señora gritaba desesperada que quería que le hagamos un examen para saber si sus hijos tenían alcohol en la sangre porque ella no confiaba en ellos. Al decir esto se le quebró un poco la voz… y la verdad que escuchar eso no fue nada lindos.

Los chicos no tenían mas de 18 años, uno se iba para afuera y otro intentaba tratar de que su mama no grite mas.

Yo intente decirle que acá no se hace ese tipo de examenes. Nosotros podemos atenderlos y darles la medicación que necesiten, pero no podemos hacer un análisis de sangre a pedido de la madre para saber si tienen alcohol en ella o no.

Era tal el griterío que vino una doctora pidiendole que se calme porque si no iba a tener que llamar a la policía. La señora le decía que la llame porque teníamos que atender a su otro hijo porque el otro ya había sido atendido, que eramos unos caraduras, que el otro chico había sido anotado también y no paraba de decir que ella no estaba loca.

Cuestión que la doctora llamaba a la policía y no la atendían… la señora seguía a los gritos por cualquier cosa que le dijeramos. Era insoportable mantener una conversación así. Asi que con los nervios de punta la doctora pidio que hicieramos pasar al otro chico y lo atendireramos rápido.

Mientras lo atendimos contó que habían tomado vino con su hermano y que habian tenido vomitos los dos. Personalmente lo notaba despierto de mas para haber tomado alcohol. Entonces presto atención a los ojos: conjuntivas (la parte blanca del ojo) bien rojas y pupilas midráticas (grandes). Sin dudas este chico tambien se drogo…

Le avisé a la doctora que vino hecha una furia:

-Te drogaste?
-No, doctora.
-No me mientas.
-No, no consumo drogas doctora. – le decía arrastrando la voz y un poco exaltado.
Ella saca una linterna y le mira los ojos.
-A mi no me mientas, tus ojos dicen otra cosa… esas midriasis no vienen solas. – y se va.

Tratamos de convencerlo de que nos diga la verdad porque si le llega a pasar algo tenemos que saber qué tomó porque hay medicamentos que hacen interacciones o que tienen reacciones adversas que se pueden detectar mejor sabiendo qué consumió.
Pero no hubo caso, mantuvo hasta el final que no consumió nada.

Le repetí hasta el cansancio:
Ahora ya está, ya nos mentiste y no lo vas a aceptar, pero para una proxima vez no mientas porque el unico perjudicado sos vos.


De esta situación solo me quedaron dos simples cosas:

1) El cuerpo no miente…
2) Shockeante la actitud desesperada de la madre, que logicamente es producto de que no confiaba en sus propios hijos… y con razón.

/* Mucho más que un dolor de panza… *\

Habrán sido las 8 de la noche de un domingo… retiro un papel de la secretaría para atender al próximo paciente. Según lo que decía era un varón de 20 años que venía por dolor de panza.

Abro la puerta de la guardia y llamo al paciente. Venía un chico, quien asumía que era el paciente e inmediatamente atrás venía una chica y un señor, quien suponía eran la novia y el padre respectivamente.

-Va a pasar el paciente solo, y después si quieren pueden pasar de a uno, ¿si?
-Bueno.

Se quedaron la chica y el señor afuera. Cuando uno dice esto puede resultar chocante para los familiares, pero la guardia suele estar llena y muchas veces para el paciente suele ser intimidante que esté su familiar ahí y puede NO contar TODO lo que debería… o puede exagerarlo completamente. Es decir, nada de eso es lo que buscamos nosotros, porque necesitamos tener una visión lo mas objetiva posible de lo que le pasa al paciente y para eso es necesario que nos diga siempre la verdad.

Cierro la puerta y el chico inmediatamente dice:
-ME SALVO DOCTORA! ME SALVO!
Yo me reía, sorprendida, pensaba que me lo decía porque quizás lo presionaban mucho.
Mientras íbamos caminando por el pasillo hacia el box, seguía:
-En serio, me salvo! Gracias, gracias!
Yo me seguía riendo.
-Vení, sentate por acá.
-Uuuh, como me salvo!!
-¡¿Por qué?!

Se sienta y me mira, entre nervioso y preocupado, me dice:
-Es que… yo salí ayer, ¿vio? – asentí – Bueno… tomé un poco de alcohol… y… consumí drogas. Hoy me dolía mucho la panza, vomité y temblaba… ahora ya no tiemblo, pero hasta hace un rato todavía temblaba.
-Bueno, ¿que tipo de droga consumiste? ¿Marihuana?
-No, así… una línea.
-Ah, cocaína. ¿Cuándo consumiste?
-Esta mañana. Salí anoche, tome alcohol y esta mañana, a eso de las 10 hice eso. Nunca antes lo había hecho… pero por favor doctora, no le cuente a mi papá. Por eso le decía que me salvó…

A lo largo de toda la charla me dijo que lo había hecho porque estaba con sus amigos y que si se iba le iban a decir que era un ‘cagón y esas cosas’. Supuestamente esos ‘amigos’ lo hacían siempre, pero el no se juntaba con ellos. Eso lo agarramos entre pinzas, pero lo que sabía hasta ese momento es que el haber consumido cocaína y alcohol no era una buena mezcla, y que lo que él tenía era miedo y preocupación porque le pase ‘algo más’.

Lo revise y estaba bien, ya no temblaba, solo le quedaban náuseas.

Hablamos de que es mejor perder amigos y no la vida, de que hoy puede discriminar si quiere o no quiere esto, pero si sigue ‘probando’ aunque no quiera, puede llegar un punto en el que no va a poder decidir: lo va a necesitar. Que es muy diferente…
Me contó que quería estudiar en la universidad. Le dije que entre estudiar y la droga no hay mucho para dudar.

El no quería que yo lo tome como un cocainómano, y yo no quería que se convierta en eso.

Se fue prometiendo que nunca mas lo iba a hacer porque se asustó mucho… verdad o no, me quedo la sensación de que una charla en una guardia nunca es suficiente. Que el no decirle o si decirle a los padres puede ser incorrecto segun como se lo mire, pero cualquiera de las cosas cosas sería logicamente pensando en un bien para el paciente.

En este caso yo no dije nada, pero no me quedé completamente convencida de como actuar en ese entonces.

Una doctora me dijo despues que le paso algo similar, pero que ella si le conto a la madre del paciente… los cuales se fueron peleando obviamente.

En mi caso, espero, que el chico se de cuenta que de nada vale que tus amigos te consideren cagon o amargo por no consumir droga… lo triste, es que hoy en día, la moda sea esa… y que si no lo haces estas fuera y sos un amargo.
Los chicos especialmente en la adolescencia, quieren ENCAJAR, y con tal de no ser considerados amargos o cagones, hacen cualquier cosa aunque NO QUIERAN.

Esta vez una historia que me dejo un sabor amargo… y muchas dudas.


Si tenes una adicción o estas consumiendo y tenes miedo a que algún día no puedas parar: pedí ayuda. Un amigo, un familiar, un doctor… todos podemos ayudar a que no lo necesites más.

Si alguien alguna vez te pide ayuda, contactate con el SEDRONAR.

Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha
contra el Narcotráfico:
Línea gratuita para todo el país: 0–800–222–1133 Web:http://www.sedronar.gov.ar/

/* VICIOS que atan…. y matan *\

Me tocaba el turno noche. Cuando llegué di una vuelta rápida por la guardia para tener una idea de qué boxes estaban ocupados y si había algo objetivamente importante.

En una esquina había un señor que aparentaba estar inconsciente.
Me acerco y veo que le habían puesto oxígeno con una bigotera, me dió la impresión de que tenía 60 y pico de años. Mientras, cuenta un compañero que le había hecho una paracentesis (para, por decirlo así, sacarle líquido de la panza) y que había salido bastante líquido.

Su turno estaba por terminar asi que ahora le iba a sacar el drenaje y se iba. Él sostenía una gasa sobre el lugar donde se encontraba el tubo de drenaje y yo pegaba cintas lo mas fuerte que podía para que no salga mas líquido. Pero la ascitis que tenía este señor era a tensión asique el líquido ligeramente sanguinolento salía igual. Me llamó la atencion que cuando le pegaba las cintas y hacía fuerza el señor se movía como si le doliera… entonces supuse que estaba en estado soporoso y que quizas, como le dolía la palpación podría haber desarrollado una peritonitis.

Siempre nos dicen que cuando uno ve a un paciente, aunque no hable con el, tiene que darse cuenta de todos los signos, concientes o inconscientes que realiza e ir sacando conlusiones inmediatamente para ir descartando y pensando qué tiene.

Bueno, este paciente daba toda la sensación de que tenía una patologia alcoholica de base, que se le complico con una ascitis y una encefalopatía hepática. Es decir, dicho en palabras simples, seguramente es una persona alcoholica que ha desarrollado cirrosis hasta llegar a un punto en que su hígado no funciona y le produce alteraciones de la consciencia.

Realmente en ese momento, seguro que por total falta de experiencia, no creía que fuera algo inminente…. pero a eso de las 4 y media de la mañana, cuando ya no había mas pacientes y estabamos todos en la sala de médicos, una doctora dice que ella creia que al señor le quedaban 2 horas de vida. Ahí me enteré que el señor ya había estado internado otras veces por problemas similares, y que nunca dejo de tomar. Dice que ella ya había hablado con los familiares y que estaban concientes de que esto iba a pasar algun dia.

Quise ir a ver algo que tenía este paciente en su abdomen que no era muy frecuente de ver. Cuando me acercaba veía que había dos familiares al lado, el olor a orina que había era muy fuerte… el señor agonizaba. Literalmente agonizaba. Nunca antes habia precensiado eso…

Me acerque, solo me limité a decir ‘Hola‘ . Le quise tomar el pulso pero tenía vendas que no me dejaban hacerlo. En su boca tenía bastante saliva y se escuchaba que le costaba respirar, tenía los ojos entreabiertos mirando para arriba…. el olor era muy fuerte…. la respiracion entrecortada… mucha saliva… más olor… su respiración.

No pude ver lo que quería…. Dije ‘bueno‘ y me fui.

Me dieron nauseas… muchas nauseas. Me cuestionaba muchas cosas… ¿que necesidad hay de vivir eso? ¿Por qué no se considera al alcohol una droga siendo que es igual o mas adictiva y destructiva que las demas?
Es facil cuestionar ‘¿por que no deja de tomar?’. Pero el señor esta enfermo… el alcohol genera una adiccion física que destruye familias, alegrías, proyectos, vidas.

Volvi a la sala y le dije a la doctora que el señor tenía mucha saliva en la boca. Me dijo que le pregunte a las enfermeras si lo habían aspirado ya que ella lo habia indicado. Cuando iba a preguntarle, tan solo un minuto despues de ver al paciente, me la cruzo a la enfermera en el pasillo:
-Falleció el paciente – dijo.

Tenía 51 años.

————————————————————————-
Si queres:

dejar de tomar:
http://www.aa.org.ar/
Tel: (011) 4325-1813

dejar el alcohol y otras drogas:
http://www.remarargentina.org/inicio.htm
Tel: (011) 4919-2981 / 4919-1813


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog