/* TARDE *\

El papel de la guardia decía que era un hombre de 50 años, pero cuando lo llamé y lo ví aparentaba fácil unos 70.

Era extremadamente flaco, sus ojos parecían ser muy grandes, pero en realidad resaltaban porque su cara estaba demasiado flaca. Se le marcaban todos los huesos… la ropa parecía que le sobraba por todos lados. Ese estado extremo de desnutrición es lo que se llama caquexia.

En lo primero que pensé al verlo así fue la posibildiad de que tenga algun tumor. Pero en realidad en mi poca experiencia no imaginé que fuera posible que alguien consulte por guardia en un estado ya terminal.

Estaba con su hija que lo ayudaba a caminar ya que a él le costaba notablemente. Los hice pasar por un box y algo que me llamo la atención instantaneamente fue que sin perder un segundo, sin haberle hecho ni una sola pregunta, el señor apenas se sentó empezó a desabotonarse la camisa muy lentamente con manos temblorosas.

Le fui preguntando por qué venía y me contó que le dolía la espalda y la cadera. Se empezó a sacar la camisa y encima de su clavícula derecha, vi por primera vez, un ganglio supraclavicular bien notorio. Eso ya me indicó que probablemente el señor sí tenía un tumor y ese ganglio ya tenía metástasis, que por decirlo de manera simple, es la diseminación de cáncer desde el tumor principal a otros lados del cuerpo.

Mientras pensaba que quizás no lo hubiese podido ver si el no tomaba la decisión de sacarse la camisa sin que yo le haya dicho nada. El exámen físico muchas veces no necesita que el paciente se desvista completamente, pero él, sin quererlo, me dejó la enseñanza, que quizás ningun doctor me haya dejado antes.

Hablando un poco más me dijo que hace unos días había ido a otra guardia y le habían dado algo para el dolor pero que no le calmó. Eso es algo clave. Un dolor óseo que no cede con analgésicos comunes, acompañado de otros signos y síntomas es muy sugestivo de metástasis en hueso.

Ahora no recuerdo como, pero le ví una masa a nivel de la axila derecha. Le pedí que se ponga la mano de ese lado en la nuca y así esa masa sobresalió por el hueco axilar. Era de unos 7 cm. y no le dolía. Indudablemente era un conglomerado de ganglios linfáticos afectados por el mismo proceso.

Fui a presentarle el caso a una doctora, la cual le dijo que ibamos a hacer unas radiografías y que despues, seguramente iba a tener que volver el lunes para ver a una oncóloga que lo evalue y empiece un tratamiento.

La radiografía de tórax mostraba una imagen redondeada, oscura, sobre el arco posterior de una costilla. Eso junto a la clínica del paciente no confirma, pero sí direcciona el diagnóstico, ya que es compatible con una imagen de metástasis. En la de cadera no se observaba nada.

No recuerdo bien si el señor se quedo internado para que no tenga que ir y volver al hospital en 2 días. Pero a la semana siguiente se le realizó una tomografía y el viernes, cuando volví a la guardia le estaban haciendo una biopsia del ganglio supraclavicular.

Después me enteraría que falleció a los 3 días de realizada la biopsia. Con diagnóstico o sin diagnóstico, aprendí que en ese momento el resultado ya no se podía modificar demasiado, y que los pacientes, sin querer, son el mejor libro de medicina que hay.

/* La GUARDIA del hospital y la GRIPE A *\

Desde que comenzó a dar vueltas la noticia de la gripe porcina hasta comienzos de Julio, en la guardia todavia no se había notado un gran cambio en la atención. Solo se ponían barbijo los doctores y practicantes que atendían un paciente con síntomas de influenza H1N1.

Los primero dias de Julio ya todos teníamos que usar barbijos para atender a cualquier paciente y cambiarnoslo cada 2 horas. Si venía un paciente con síntomas se le colocaba uno tambien.

Se noto un gran cambio en la cantidad de consultas, la guardia explotaba de gente, algunos iban por otras cosas, pero muchos consultaban por síntomas de gripe.

En ese entonces, no se les daba oseltamivir (Tamiflu®), si no que se lo trataba sintomaticamente. Es decir se les daba un medicamento para bajar la fiebre, para el dolor de garganta, el malestar o la tos.

Yo sinceramente no tomaba real conciencia, hasta que una doctora me dijo:

_”El 80% de la gente que está aca tiene gripe A.”

De repente, me agarró un poco de paranoia. Había tanta gente, todos se enojaban porque no los podiamos hacer pasar, me dolía un poco la cabeza, me empezo a agarrar calor. Ya no sabía si era calor o si me estaba agarrando fiebre. En fin, estar rodeada de gente que tiene la famosa gripe, esa que mato a varios jovenes supuestamente sanos, no era muy alentador.

Mis vacaciones empezaban ese mismo día a las 11 de la noche. Cuando me subiría con 2 amigas a un micro para empezar el ansiado viaje al sur. Las 3 habíamos estado en la guardia, asi que teníamos probabilidades de contagiarnos, pero la verdad es que tomamos todas las medidas de precaución habidas y por haber.

La prueba de fuego fue cuando al llegar a Ushuaia al día siguiente, en el mismo aeropuerto nos hicieron pasar por una camara que medía la temperatura corporal y pasamos sin ningun problema.

Al regresar de las vacaciones, dos semanas después, ya se notaban los cambios. Habían puesto consultorios exclusivos de gripe, lejos de la guardia. Si venía alguien con síntomas se lo mandaba directamente allá donde atendían hasta las 12 de la noche. Si no, de 0 a 8 de la mañana los atendíamos por la guardia.

Se le comenzó a dar tamiflú a la gran mayoría de los pacientes que tenían síntomas, y si bien mermo la cantidad de consultas, a principios de Agosto por el temido ‘2do pico de la gripe’ los consultorios seguian vigentes.

En el hospital se habilitó una terapia intensiva exclusiva para los pacientes con gripe A. De esta manera se encontrarían aislados del resto de los pacientes.

Oficialmente el 18 de Agosto se cerraron los consultorios de gripe.


La plata enviada para afrontar los gastos y remunerar a los que trabajaron en esta epidemia fue repartida de manera arbitraria. Las personas que atendieron en terapia intensiva, en el hospital donde estoy yo, no recibieron peso alguno, porque segun superiores ‘no corrian riesgo de contagio’.

Sin palabras.

/* DORMIR en el HOSPITAL *\

Eran aproximadamente las 11 de la noche y en la guardia no había pacientes. Después de un día con poco movimiento tocan la puerta. Me asomo a la secretaría y veo a un señor entrado en años, bien alto y flaco.

-Señorita, ¿podría atenderme?
-Si, digame que le anda pasando.
-Tengo EPOC.
-Bueno… ¿y ahora que siente?
-Estoy así… eh… me cuesta como respirar.

Lo anoto y lo hago pasar.

Al preguntarle como se sentía no me parecía objetivamente que esté con mucha falta de aire. Hablaba bien pero pausado, no porque se agitara como otras personas, si no porque parecía como que no encontraba las palabras para expresarse.

Su ropa y su cuerpo entero emanaban un olor particular. Su pantalón tenía agujeros y las suelas de sus zapatos estaban rotas, despegadas. Parecía que había estado mucho tiempo en la calle.

Le pregunte si se podía sacar la campera y se la empezo a sacar e inmediatamente después comenzó a tirarse sobre la camilla, como si fuese a acostarse.

-Espere, ¿por qué se va a acostar?
-Es que quiero descansar.
-Bueno, espereme un segundo que le voy a escuchar los pulmones.

Realmente no se le auscultaba nada, estaba muy obstruido, pero eso no se condecía con el estado del paciente. Podria llegar a ser que siempre estuvo así y su cuerpo está como ‘acostumbrado’. Igualmente le colocamos una bigotera con oxígeno y lo dejamos un rato en el box.

Despues mi amiga me diría que el señor le había dicho que quería dormir tranquilo.

Ahí no me quedaron dudas: el señor venía a dormir en el hospital. No es la primera vez que vemos algo así… una semana atrás un señor se quedo a dormir sentado en la sala de espera de la guardia.

A eso de la una de la mañana un compañero fue a decirle que ya estaba bien y que si se quería ir podia hacerlo. El señor le pregunto la hora y al escucharla dijo que era muy tarde y no iba a conseguir colectivo a esta hora. Preguntó si se podía quedar afuera a dormir. Pero como no había nadie en la guardia, no había ni un solo paciente, coincidimos en dejarlo dormir en un box hasta la mañana siguiente cuando entreguemos la guardia a las 8.

Le llevaron una frazada y durmio calentito toda la noche, sin falta de aire y en una ‘cama’.

Todavia nos preguntamos si realmente tenía un lugar al que ir si se tomaba el colectivo… no sabemos, pero por lo menos una noche durmió tranquilo.

/* Cuando una mamá NO CONFIA en sus propios HIJOS… *\

Era un lunes por la madrugada… como siempre 2 doctoras se habían ido a dormir y otras 2 se quedaban con nosotros que esta vez eramos varios practicantes.

La verdad que no entendía bien que pasaba, pero de repente empecé a escuchar gritos en la secretaría. Me asomo y estaba un compañero intentando hablar con una señora que estaba a los gritos pelados pidiendo por una ‘rubia’ que había atendido a su hijo.

La rubia escuchaba y se hacía la distraída. Fue la única que no apareció.

Mi compañero, que es lo mas tranquilo que hay, le pedia a la señora que le explique qué había pasado… y ella le decia a los gritos que habían atendido a un hijo suyo y que quería que ahora atiendan al otro.

Fue hace un tiempo y la verdad que no recuerdo bien todos los detalles… pero la cosa es que aparentemente se traspapeló la hoja de uno de sus hijos. Supongo que al tener el mismo apellido alguien se confundio y penso que era la misma persona.

Siguiendo en la secretaría la señora gritaba desesperada que quería que le hagamos un examen para saber si sus hijos tenían alcohol en la sangre porque ella no confiaba en ellos. Al decir esto se le quebró un poco la voz… y la verdad que escuchar eso no fue nada lindos.

Los chicos no tenían mas de 18 años, uno se iba para afuera y otro intentaba tratar de que su mama no grite mas.

Yo intente decirle que acá no se hace ese tipo de examenes. Nosotros podemos atenderlos y darles la medicación que necesiten, pero no podemos hacer un análisis de sangre a pedido de la madre para saber si tienen alcohol en ella o no.

Era tal el griterío que vino una doctora pidiendole que se calme porque si no iba a tener que llamar a la policía. La señora le decía que la llame porque teníamos que atender a su otro hijo porque el otro ya había sido atendido, que eramos unos caraduras, que el otro chico había sido anotado también y no paraba de decir que ella no estaba loca.

Cuestión que la doctora llamaba a la policía y no la atendían… la señora seguía a los gritos por cualquier cosa que le dijeramos. Era insoportable mantener una conversación así. Asi que con los nervios de punta la doctora pidio que hicieramos pasar al otro chico y lo atendireramos rápido.

Mientras lo atendimos contó que habían tomado vino con su hermano y que habian tenido vomitos los dos. Personalmente lo notaba despierto de mas para haber tomado alcohol. Entonces presto atención a los ojos: conjuntivas (la parte blanca del ojo) bien rojas y pupilas midráticas (grandes). Sin dudas este chico tambien se drogo…

Le avisé a la doctora que vino hecha una furia:

-Te drogaste?
-No, doctora.
-No me mientas.
-No, no consumo drogas doctora. – le decía arrastrando la voz y un poco exaltado.
Ella saca una linterna y le mira los ojos.
-A mi no me mientas, tus ojos dicen otra cosa… esas midriasis no vienen solas. – y se va.

Tratamos de convencerlo de que nos diga la verdad porque si le llega a pasar algo tenemos que saber qué tomó porque hay medicamentos que hacen interacciones o que tienen reacciones adversas que se pueden detectar mejor sabiendo qué consumió.
Pero no hubo caso, mantuvo hasta el final que no consumió nada.

Le repetí hasta el cansancio:
Ahora ya está, ya nos mentiste y no lo vas a aceptar, pero para una proxima vez no mientas porque el unico perjudicado sos vos.


De esta situación solo me quedaron dos simples cosas:

1) El cuerpo no miente…
2) Shockeante la actitud desesperada de la madre, que logicamente es producto de que no confiaba en sus propios hijos… y con razón.

/* LAS COSAS COMO SON *\

A ver, voy a tratar de ser lo mas clara posible con este tema, porque algo que vi ayer en mi propia facultad, me sorprendio y me dio mucha bronca.

La gripe porcina (gripe A, incluenza A, gripe 2009 H1N1) es una cepa nueva de un virus que ya existía y ya provocó muchas pandemias en años anteriores.

Lo cierto es que el virus H1N1 ya existía en cerdos, aves y humano. Pero como el virus Influenza tiene la capacidad de tomar pedacitos de un virus, pedacitos de otro y formar uno nuevo, el virus 2009 H1N1 (o tipo A – H1N1) es una recombinación entre el virus de influenza humana, porcina y aviar.

Sería como meter pedacitos de virus en un vaso, mezclarlo y sale uno nuevo mas potente, y desconocido por nuestras defensas.


Cuestión que estamos ante una cepa que NO SE CONOCE BIEN como actúa.

Es sabido que las personas con enfermedades crónicas (diabetes, asma y enfermedades cardíacas) y las inmunodeprimidas (es decir que tienen las defensas bajas) como los portadores de HIV, los que padecen algun tipo de cáncer y los que toman medicamentos inmunosupresores, son mucho mas susceptibles de padecer una forma grave de la enfermedad.

Pero… aparentemente empezo de una manera mas bien benigna, y ahora parece tener una cierta afinidad por personas jovenes que NO TIENEN ENFERMEDAD PREVIA (Ojo acá).

Es decir, ante la duda es preferible que TODOS nos cuidemos.

Pero esto, gente, es en serio. No es para meter miedo ni nada por el estilo. Yo creo que hay una gran psicosis generalizada con este tema… pero igualmente tampoco es para no darle bolilla.

La gripe común es mas grave y por año provoca muchas mas muertes que la gripe porcina. Pero, repito, igualmente no es motivo para no prevenirnos.


Sintomas de alarma:

  • Fiebre ALTA repentina (mayor de 38º, pero especialmente de 39º o 40º)
  • TOS seca y casi continua
  • Malestar GENERAL
  • Dolor de músculos
  • Dolor de cabeza intenso
  • Dolor de garganta leve
  • Cansancio y ganas de quedarte en tu casa
  • Falta de ganas de comer
  • Algunos presentaron moco, diarrea y vómitos

Si tienen ustedes o una persona al lado con un simple resfrio (moco, tos y dolor de garganta sin malestar general ni fiebre) no se vuelvan locos!! Porque parece que ahora toser y tener mocos es motivo de que te miren como si fueras un alien…

Una persona que tiene gripe porcina ni por casualidad va a andar barbaro por la vida, como si nada. NO! La fiebre y el malestar lo hacen quedarse en su casa o que se note que está mal (Salvo el primer día antes que presente los síntomas).

Ahora les digo, SEAMOS CONCIENTES.

Si tienen fiebre y malestar, NO SE QUEDEN a esperar que pase! Vayan al médico o llamenlo a su casa… porque lo mejor es comenzar el tratamiento rapidamente, inclusive AUNQUE NO ESTÉ CONFIRMADO POR EL HISOPADO . Esto es porque se vió que muchos de los chicos que han fallecido no trataron oportunamente la gripe.


Por favor, seamos cuidadosos pero no entremos en paranoia. El problema es real… pero tampoco nos persigamos.

/* El FANATISMO, una ENFERMEDAD *\

La guardia estaba repleta, no había lugar mas que en el quirofanito. Me pidieron que lo atienda para hacerle el ingreso porque iba a quedar internado.

El señor tenía alrededor de 50 años y venía con su madre de 70 y largos. Lo mas lógico sería pensar que él la acompañaba a ella y no ella a él! Pero increíblemente los dos parecían de la misma edad y el que venía con problemas era él.

Tenía antecedentes de hipertensión arterial, diabetes y colesterol un poco alto. Peligrosa triada si las hay.

Venía por falta de aire y dolor de pecho. Los signos físicos demostraban una insuficiencia cardíaca descompensada y el dolor de pecho podría ser por una angina o un pre-infarto como se le dice.

Hablando de sus días anteriores decía mirando al piso y un poco resignado:
Esto es por Talleres!! Talleres me da disgustos y ahora mirá… me pasa esto.’

Le comentaba que yo también era de Talleres y hablamos de que se veía complicado el panorama de ‘la T’. Unos días antes habían jugado Talleres y Belgrano , resultando el encuentro en un empate y Talleres sin poder salir de la zona de descenso.

Nunca sabremos si se descompensó por eso o no, pero de que el fanatismo por el fútbol en este país estresa y predispone a enfermedades cardiovasculares, creo que no hay dudas.


El fútbol puede ser un lindo deporte para mirar, seguir y jugar. Pero el fanatismo excesivo puede ser enfermizo. Literalmente.

/* Cada paciente es un mundo *\

Entré a un box y el paciente ya estaba sentado en la camilla, al lado estaba parado su familiar y en frente dos de mis compañeros.

Cuando entré estaba hablando fluidamente, tendría unos 80 años, era alto, de ojos bien celestes y tez blanca, visiblemente curtida por el sol. Lo saludé a él y al familiar, un chico joven quien después me enteraría que era su sobrino.

Ví en la hoja que tenían mis compañeros que decía como motivo de consulta: dolor de pecho.

Me explicaron rápidamente que el señor venía porque cuando caminaba una o dos cuadras se agitaba mucho y le dolía el pecho. Como vive solo en el campo, su sobrino lo visita los fines de semana y hace 2 meses aproximadamente lo notó que estaba muy decaído y que no podía caminar mas de dos cuadras porque le faltaba el aire y le dolía el pecho, paraba, se recuperaba y después seguía 2 cuadras más y de nuevo lo mismo.

Con saber esa simple parte de la historia me llamó la atención que el sobrino, de unos 30 años, se preocupe por llevar al médico a su tío, quien en un principio pensé que era su abuelo. Bueno… a decir verdad no es que me llamo la atención, si no que me dio mucha ternura.

El sobrino nos contó que lo traía porque si no el señor no iba a ir, y porque le preocupaba el notarlo muy venido a menos comparado con unos meses atras, cuando hasta había viajado al norte del país, caminado todo el día paseando y hasta se había subido a un gomón. (80 años!)

Supuestamente no tenía antecedentes de enfermedades, pero el cuadro clínico que presentaba el paciente hablaba de una insuficiencia cardíaca que quizás nunca le llamo la atención, pero esta vez el dolor asociado, típico de una afección de las arterias del corazón, quizas haya sido el punta pie para descubrirla.

El señor estaba descompensando su insuficiencia cadíaca y presentaba angina de pecho.

Pero el estaba muy lúcido, hablaba de lo que uno le preguntara sin perder el hilo, cuando hablaba de ciertas cosas se le llenaban los ojos de lágrimas, y la ternura de su actitud no era fácil de ignorar.

Su sobrino contaba que lo queríaqueria traer a vivir a la ciudad y yo le decía que quizás sería bueno para que no esté solo y esté mas cuidado.
El paciente decía que ese no era el problema, porque el se siente bien, dice que antes solía caminar muchos kilómetros al día y nunca le paso nada, pero me decía que el problema es que en el campo no se puede estar mas… porque le roban todo.

Me quedé sorprendida. Y me dijo que no sabía quienes, pero que todos los días le faltaba algo, el otro día se levantó y se habían llevado 13 animales de los 27 que tenía. Cuenta que la policía ni va para allá… antes si pasaban, pero ahora ni aunque los llamen van.

Este señor con la edad que tenía se encontraba muy bien, se notaba en sus manos y en su cara todo lo que había trabajado, quizás motor de su larga vida.

Cuando hablabamos de eso el paciente perdía la vista y se quedaba pensando… con una vida entera vivida en el campo me imagino que es muy difícil acostumbrarse a vivir en la ciudad… y mas porque el motivo es evitable. Le roban su trabajo, su vida, justo cuando la naturaleza no ayuda. Y la sociedad tampoco.

/* Mucho más que un dolor de panza… *\

Habrán sido las 8 de la noche de un domingo… retiro un papel de la secretaría para atender al próximo paciente. Según lo que decía era un varón de 20 años que venía por dolor de panza.

Abro la puerta de la guardia y llamo al paciente. Venía un chico, quien asumía que era el paciente e inmediatamente atrás venía una chica y un señor, quien suponía eran la novia y el padre respectivamente.

-Va a pasar el paciente solo, y después si quieren pueden pasar de a uno, ¿si?
-Bueno.

Se quedaron la chica y el señor afuera. Cuando uno dice esto puede resultar chocante para los familiares, pero la guardia suele estar llena y muchas veces para el paciente suele ser intimidante que esté su familiar ahí y puede NO contar TODO lo que debería… o puede exagerarlo completamente. Es decir, nada de eso es lo que buscamos nosotros, porque necesitamos tener una visión lo mas objetiva posible de lo que le pasa al paciente y para eso es necesario que nos diga siempre la verdad.

Cierro la puerta y el chico inmediatamente dice:
-ME SALVO DOCTORA! ME SALVO!
Yo me reía, sorprendida, pensaba que me lo decía porque quizás lo presionaban mucho.
Mientras íbamos caminando por el pasillo hacia el box, seguía:
-En serio, me salvo! Gracias, gracias!
Yo me seguía riendo.
-Vení, sentate por acá.
-Uuuh, como me salvo!!
-¡¿Por qué?!

Se sienta y me mira, entre nervioso y preocupado, me dice:
-Es que… yo salí ayer, ¿vio? – asentí – Bueno… tomé un poco de alcohol… y… consumí drogas. Hoy me dolía mucho la panza, vomité y temblaba… ahora ya no tiemblo, pero hasta hace un rato todavía temblaba.
-Bueno, ¿que tipo de droga consumiste? ¿Marihuana?
-No, así… una línea.
-Ah, cocaína. ¿Cuándo consumiste?
-Esta mañana. Salí anoche, tome alcohol y esta mañana, a eso de las 10 hice eso. Nunca antes lo había hecho… pero por favor doctora, no le cuente a mi papá. Por eso le decía que me salvó…

A lo largo de toda la charla me dijo que lo había hecho porque estaba con sus amigos y que si se iba le iban a decir que era un ‘cagón y esas cosas’. Supuestamente esos ‘amigos’ lo hacían siempre, pero el no se juntaba con ellos. Eso lo agarramos entre pinzas, pero lo que sabía hasta ese momento es que el haber consumido cocaína y alcohol no era una buena mezcla, y que lo que él tenía era miedo y preocupación porque le pase ‘algo más’.

Lo revise y estaba bien, ya no temblaba, solo le quedaban náuseas.

Hablamos de que es mejor perder amigos y no la vida, de que hoy puede discriminar si quiere o no quiere esto, pero si sigue ‘probando’ aunque no quiera, puede llegar un punto en el que no va a poder decidir: lo va a necesitar. Que es muy diferente…
Me contó que quería estudiar en la universidad. Le dije que entre estudiar y la droga no hay mucho para dudar.

El no quería que yo lo tome como un cocainómano, y yo no quería que se convierta en eso.

Se fue prometiendo que nunca mas lo iba a hacer porque se asustó mucho… verdad o no, me quedo la sensación de que una charla en una guardia nunca es suficiente. Que el no decirle o si decirle a los padres puede ser incorrecto segun como se lo mire, pero cualquiera de las cosas cosas sería logicamente pensando en un bien para el paciente.

En este caso yo no dije nada, pero no me quedé completamente convencida de como actuar en ese entonces.

Una doctora me dijo despues que le paso algo similar, pero que ella si le conto a la madre del paciente… los cuales se fueron peleando obviamente.

En mi caso, espero, que el chico se de cuenta que de nada vale que tus amigos te consideren cagon o amargo por no consumir droga… lo triste, es que hoy en día, la moda sea esa… y que si no lo haces estas fuera y sos un amargo.
Los chicos especialmente en la adolescencia, quieren ENCAJAR, y con tal de no ser considerados amargos o cagones, hacen cualquier cosa aunque NO QUIERAN.

Esta vez una historia que me dejo un sabor amargo… y muchas dudas.


Si tenes una adicción o estas consumiendo y tenes miedo a que algún día no puedas parar: pedí ayuda. Un amigo, un familiar, un doctor… todos podemos ayudar a que no lo necesites más.

Si alguien alguna vez te pide ayuda, contactate con el SEDRONAR.

Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha
contra el Narcotráfico:
Línea gratuita para todo el país: 0–800–222–1133 Web:http://www.sedronar.gov.ar/

/* En la GUARDIA del hospital: ATAQUE DE PANICO *\

Era de madrugada, habrán sido las 3 de la mañana. No la vi entrar, pero cuando volvía para la sala de médicos la encontré en un pasillo, acostada en una camilla.

Temblaba como una hoja, estaba completamente mojada por transpiración y lloraba. Aparentaba tener unos 45 años.

A su lado había un hombre que parecía su marido. Le pregunto qué le pasaba y me dice que estaban en su casa y que se acostaron a dormir pero no podía cuando empezó a temblar y llorar.

Una de las doctoras me dijo después que la señora tenía un ataque de nervios porque había fallecido su cuñado.

Con esa información en mente, le fui a hablar, le pregunte algunos datos personales y contestaba bien. Al sentirle el pulso se lo notaba muy acelerado.

-¿Sentis miedo?
Asintió con la cabeza.
-¿Miedo a que?
Lloraba mucho más.
-¿Tenes miedo a que te pase algo? ¿Sentis que te va a pasar algo malo?
Entre llanto dijo que sí.
-¿Sentis que te vas a morir?
Una nueva afirmación, pero esta vez con muchísima mas angustia que el anterior.
-Bueno, quedate tranquila que ya estas en el hospital, no te va a pasar nada. Estamos aca para cuidarte y tu marido esta acá a tu lado.

La verdad es que en ese momento se me hizo un nudo en la garganta, sentía los ojos un poco húmedos. El recuerdo de haber vivido varias veces esa situación con un familiar cercano, no haber sabido y sobretodo no haber ayudado, me cayó como una piedra en la cabeza.

Después de un tiempo en el que ya le habían puesto un tranquilizante, volví para hablar con su marido. Le expliqué que lo que tuvo su mujer es un ataque de pánico. Me dijo que nunca antes le había pasado y que como a ella le faltaba mucho el aire el le tuvo que hacer respiración boca a boca.

Le pregunté si sabia lo que era un ataque de pánico y me dijo que no. Le expliqué que es sentir terror a que pase algo muy malo. Muchas veces se siente miedo a morir, el paciente siente que se muere ya y por eso se aterra, tiembla intensamente, transpira, tiene escalofríos, le falta el aire, llora y tiene palpitaciones.
Es muy difícil de imaginárselo si no se lo ve o no te lo cuenta la persona que lo vivió. Es una situación sumamente angustiante para la persona que lo sufre. Inclusive si le pasa en algun lugar o situacion determinada la proxima vez va a tratar de evitar ir a esos lugares por miedo a sentir esa sensación nuevamente.

Lo bueno es que con tratamiento con un psicoterapeuta los ataques de pánico se tratan muy bien y la paciente puede llevar su vida normal.

Le pedí al marido que por favor la lleve con un profesional, que la trate de convencer a ella porque con ir a charlar y quizas, con alguna medicacion provisional, va a sentirse bien.

Una vez que la medicación que le dieron en la guardia hizo efecto, hablé un poco mas con ella, le dije lo mismo, que vaya a ver a un terapeuta para que la ayude a que no le pase más.

Me dijo que sí. Espero sinceramente que sea verdad.


Si sufriste de estos síntomas una o mas veces, no lo dudes: consulta con un médico, psicólogo o en el mejor de los casos con un psiquiatra.
Inclusive si solo no te animás, pedile ayuda a un familiar, amigo o conocido. Lo importante es que con tratamiento uno se recupera rapidamente.

/* Mensajes PRIVADOS con INTIMIDACIONES… abstenerse. *\

Vamos por partes. En este post no voy a contar nada de la guardia. El tema de hoy es que me llego a mi mail por medio del Contacto un mensaje que decía lo siguiente:

“que triste lo que haces de revelar cuestiones intimas de los pacientes. estop va a ir a conocimiento de tus autoridades. te haces llamar doctora y no lo sos todavia. haces todo esto para llamar la atencion y que te comenten. que actitud tonta. te vales de tus estudios para hacerte famosa.

si queres seguir haciendote la trolita segui con lo del amor y todo eso, asi atraes hombres a tus blogs, porque con lo del hospital estas vulnerando un monton de reglamentos medicos, que oviamente todavia no estudiaste. doctora, “

Bueno, tres cosas nada mas (aparte de lo que ya le conteste a esta persona en los dos posts de mis blogs: Clarin y Blogspot):

-Primero:
Con esto quiero llamar la atención y que me comenten??
Me valgo de mis estudios para hacerme ‘famosa’?????

Jajajaja no, para, esto es poco serio!! Si alguien cree que yo me puedo hacer famosa por medio de un blog estamos todos locos!! En todo caso me gustaría ser famosa por ser buena doctora, no por escribir blogs!!!!

-Segundo:
‘Si queres seguir haciendote la trolita segui con lo del amor y todo eso, asi atraes hombres a tu blog’???
Evidentemente ahí esta la cosa: yo no escribo para buscar hombres!!! Si vos tenes en la mente que en los blogs hay que buscar hombres, y que en la guardia hay que voltearse a los doctores entonces la trolita sera otra… (Y tampoco escribo del amor! Ultimamente escribo solo de política!)

-Y tercero, aclaración para todos:
Yo hago las cosas por placer, escribo porque quiero, me gusta comunicar lo que pienso, siento, y demás. Este espacioespecio me lo permite, a mi y a todo el que quiera escribir algo para que los demas lean.
Si esta persona u otra tiene problemas al leerme… una clase de furia interna, enojo, bronca acumulada por otro motivo, etc. le recomiendo que no lea mas o que empieces a buscar a mis autoridades, que quizas quieran interrumpir sus actividades por venir a ver el blog que le molesta a ‘alguien’.

En fin, como yo, acá también escribe y opina cualquiera. Son las reglas del juego… pero por favor… con ‘intimidaciones’ de este tipo, a otro lado.


Si queres que deje de escribir, no te gastes. Empece y no voy a terminar.