Posts etiquetados como ‘blogs’

Hermanos (3º concurso de cuentos cortos)


Julieta se para bien derechita. Lleva sus manos a cada lado de su cintura, y pone su mirada en el horizonte. Leonora mira como si fuera a devorarse al mundo. Cruza su brazo izquierdo sobre el torso, por debajo de sus senos imaginarios. En su mano derecha sostiene, apagado, el cigarrillo que le ha quitado al José, su hermano mayor.
Las nenas ensayan las poses de modelo que han visto demasiadas veces en las revistas. Sueñan con un futuro pletórico de lujos que no comprenden bien, tan ajenos a sus infancias pueblerinas.

Desde que regresó de Buenos Aires (con su esperanza de futbolista arrugada en el alma), al José ya no le interesan las revistas; para él sólo son mercadería que venderá en el kiosco. Las desprecia porque le evocan al despertador cantando antes que los gallos y a sus carreras en bicicleta para ganarle al frío de la madrugada ( ni siquiera les da la oportunidad de que le reflejen sus sueños rotos). El José vive desganado; ve sin mirar, y no ha leído el presagio en el extraño amanecer rojizo. Se estaban gestando las circunstancias que traerían fama y fortuna para Leonora, dejándolo a él sin nada

Gingerale

  • Comentarios
  • 8 votos

Musa encontrada (Podrías estar leyendo a Borges)

Por fin encontré a la musa Arella. Casi tropecé con ella en la puerta del Hospital Tornú. Vestía de rojo de pies a cabeza. Un barbijo le cubría la boca; en una mano llevaba un frasco de insecticida y en la otra, una ristra de ajo.
-Hey Tarúpida- gritó innecesariamente y luego declamó con tono didáctico- La creación es patrimoni
o de la naturaleza y tu cuerpo es tu naturaleza. Él gestará tu potencial creador si pones la mente a su servicio.- su voz abandonó la cadencia pedagógica, para sonar brusca. -Hay llamados que no se posponen, se atienden con devoción o se pierden para siempre.- arrojó un papelito y salió corriendo
-Musa, ¿los llamados del arte?
-Eh… si, si-
improvisó mientras se alejaba.

Sinceramente, dudo si ésta se inspira o inspira algo. Pero, si pretendo publicar algo en el blog, sin la musa Arella estoy en el horno. Levanté del piso el papelito que ella descuidadamente había tirado. Estaba arrugado y olía a ajo. Esto es lo que estaba escrito:

Bajaron de los árboles
Encendieron el fuego
Forjaron lenguajes
Sembraron las artes
Vieron más en las piedras
Erigieron imperios
Percibieron dioses
Endulzaron con mitos
Desmitificaron con ciencia
Desmidieron ambiciones
Entendieron derechos
Abrazaron la Tierra
Pisaron la Luna
Descifraron al hombre
Hechos que debieron ser
para tramar este Hoy
de tujes en la tele

Las talentosas musas extraviadas están en
http://musas-extraviadas.blogspot.com/

La genialidad de Borges, acá

Tarúpida Mamerta
  • Comentarios
  • 10 votos

Culebrón Materno Infantil: lunes

Me cebo un último mate, enciendo la radio para amenizar la tarde y decido planchar aprovechando que no está muy calurosa. Entre la pila de ropa reaparece, después de casi tres meses, el guardapolvo blanco.
Acomodo el guardapolvo sobre la tabla, lo aliso con la mano y le paso la plancha bien calentita. Mientras las arrugas desfallecen, anuncian en la radio que las clases no empiezan; que hay paro docente. Me encuentro con el guardapolvo planchadito como el mar caribe y el corazón agitado como las aguas de Hawaii.

Gingerale

Rosarito Vera, Maestra – Mercedes Sosa

  • Comentarios
  • 4 votos

Poetonta Intitulada I

Prólogo de Gingerale: La Señorita Olga siempre pensó que Tarúpida Mamerta tenía inclinaciones literarias. Aunque las únicas inclinaciones relacionadas con la escritura que yo puedo referir de sus épocas de escolar son las que hacía para levantar el lápiz del suelo. La tenaz maestra le daba ejercicios para estimular la creatividad y aumentar el vocabulario. Por ejemplo, le pedía que hiciera una oración con la palabra ocaso y la pequeña Tarúpida producía “tengo que buscar en el diccionario la palabra ocaso”.
Fue Juan Pablo Feinmann, al decir que “no hay pelotudo que no tenga blog”, quien dió el puntapié fundamental para su obra poética. Tarúpida es ocurrente pero confunde aliteración con cacofonía y cree que la dislalia es un recurso literario.

Intitulado I-

intuirte
inquietante
insinuante
insurgente
imponente

i-encontrarte
impaciente
insolente
insolvente
impotente
Tarúpida Mamerta

  • Comentarios
  • 9 votos

Opciones


Una colilla puede ser
el suspiro enfueguecido
que una mano endragonada
a liberado en vuelo gaviotero
a cocinar medialunas de aire

Tras un cigarrillo seducido
una colilla abandonada
se fumará las poesías
al cumplir su destino
de basura en la vereda

Tarúpida Mamerta




Fumando Espero – Carlos Gardel

  • Comentarios
  • 6 votos

Juan

Mariposas ávidas
mis ojos
beben la luz
que abreva
en el río bravo,
en tus letras.

Tan increíble
Juan
fotones y garabatos
pueden
alimentar un alma

Gingerale
CRUZAGRAMAS: un grupo de escritores en busca de alternativas

  • Comentarios
  • 9 votos