El sueño de Nikimba

Nikimba soñaba con un toro rojo en un campo verde. Sabía Nikimba que no sería un buen presagio. A medida que el toro se desangraba rojamente; con la paciencia que suelen tener los hechos inexorables, tornábanse verde, el animal, y roja, la pradera.


Escribí tu comentario

, , maxymo dijo

Que bueno, muy bueno. Saludos y voto.