El viaje de Colón (anécdota con humor y triste final)

Nadie en la facu la va a ovidar a ella, la extrovertida taiwanesa de los ojos azules.
Vino a la Argentina cuando tenía trece años sin hablar una sola palabra en castellano.
Me contó una vez (entre carcajadas que apenas le dejaban relatar la anécdota) que cursando primer año del secundario y aún sin muchos conocimientos de nuestro idioma, estaba estudiando de memoria la lección porque la profe de historia le había avisado que le iba a tomar oral. Repetía casi como un mantra “Colón viajero, Colón viajero”. Hasta que un compañero macanudo le dijo “viajero no, pajero”. Y eso fue precisamente lo que dijo en el exámen. Colón pajero.

Amiga: vos que en el sentido más cruel decidiste dejar de cumplir años, hoy en el ciberespacio para mí eres inmortal.

  • Comentarios
  • Sin votos

Escribí tu comentario

, , oscar-cani dijo

Una cosa no quita la otra…
Algunas veces las cosas en la historia se distorcionan un poco…
En algun libro de historia, pude leer que a Colon se lo veia mas turbado que nunca… son maneras de interpretar la historia.
Un beso
Oscar

, , gingerale dijo

quise jugar a que, de algún misterioso modo, mi amiga tiene banda ancha y leyó mi post