Crisis para todos. Oportunidades sólo para algunos.

Un siempre recurrente slogan del management nos dice que en cada crisis hay también una oportunidad, y se busca ratificarlo haciendo referencia a que en la escritura china la palabra “crisis” se escribe igual que “oportunidad”.
Por supuesto, ninguna de las dos cosas son totalmente ciertas.
Hasta en un capítulo de la serie animada norteamericana “Los Simpsons” se hizo referencia a este mito.
En el idioma chino, la palabra “crisis” se compone de dos ideogramas:
• Wēi (危) que se traduce como “peligro”.
• Jī (simplificado: 机, tradicional: 機) que, entre otras, se puede traducir como “chance” u “oportunidad”.
Es decir que, de acuerdo a la escritura china, podemos ver una crisis tanto como un peligro como una oportunidad.
En este sentido, numerosos especialistas han querido mostrar a la reciente crisis económica y financiera internacional como una oportunidad. Pero aquí es donde debemos detenernos y pensar seriamente, para que y para quienes es la oportunidad. Seguramente no es una oportunidad muy positiva para los nuevos millones de pobres y desempleados, o para los que perdieron su vivienda, o para los accionistas de los numerosas empresas quebradas o profundamente devaluadas. Como sí puede haber sido una gran oportunidad para los que especularon con la burbuja o los managers con “paracaídas de oro”.
Claramente si restringimos el término oportunidad a la posibilidad de encarar nuevos negocios o de abarcar nuevos mercados, seguirá habiendo ganadores y perdedores.
El caso de la Gripe A H1N1 es un ejemplo de ello: la excelente oportunidad de los fabricantes de productos de limpieza, alcohol en gel, barbijos, deliverys y alquiler de dvd’s fue la contracara de la profunda crisis del sector turismo, transporte, espectáculos y comercio minorista.
En estos casos la crisis nos llega a todos, pero sólo unos pueden aprovechar la oportunidad.
Pero, asimismo podemos ver otras oportunidades más convenientes, que no salven a unos pocos sobre el fracaso de otros, sino que sirvan a la economía en su conjunto, también para prevenir nuevas crisis.
Así esta crisis es una oportunidad para repensar seriamente el papel regulador de los estados en el mercado financiero, la importancia de la ética y la responsabilidad social en los negocios, la imperiosa necesidad de un desarrollo sustentable, el combate a la burocracia y la búsqueda de la eficiencia en el marco de un nuevo modelo gerencial productivo.


Escribí tu comentario

, , Gonzalo Lopez dijo

Me parece totalmente cierto el articulo, con solo leer como se hizo millonario el celebre Rockefeller, se podran dar cuenta de un ejemplo de esto, lo que hacia era generar corridas bancarias generando crisis en la gente para que los bancos quebraran y asi poder comprarlos mas baratos. En estos casos generaban crisis, para aprovechar la situacion. O como financiaban a ambos bandos de los bandos en la primera guerra mundial aprovechanbo la destruccion y la necesidad de dinero que genera una guerra para asi prestarles dinero y tener ganancias extraordinarias.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog