La música folklórica

Panorama musical durante la conquista y colonización

El desarrollo de la música folklórica argentina es fruto de una heterogénea urdimbre cultural donde se combinan el elemento indígena y la cultura de conquista, incorporada gradualmente a lo largo de casi tres siglos en un proceso de aculturación que se realiza desde la elite urbana hacia las clases campesinas y se conforman combinando tres aspectos: la música, la poesía y las danzas.

exterminio de los Pueblos Originarios

exterminio de los Pueblos Originarios

La circulación social

La música culta que llega desde Europa, adaptada por maestros, brillo en salones porteños y provincianos. Las clases populares, que n todo tiempo imitaron a las altas, la hicieron suya adaptándola al nuevo medio de acuerdo con sus preferencias. De este modo recrearon las piezas y le otorgaron funcionalidad, las transmitieron empíricamente y a medida que estas se colectivizaban se fueron haciendo anónimas, es decir que cumplieron un proceso de tradicionalisación, folklorizanse.

Se estableció así un frecuente mecanismo de vaivén, de ascenso y descenso de formas musicales a través de los diferentes estratos sociales. Los sectores populares no tan afectos a cambios, tendieron a mantenerlas  y transmitieron  a sucesivas generaciones, permitiéndoles adquirir el carácter de regionales. Ello no indica carencia de capacidad creadora. Con elementos conocidos, el pueblo combino’, creo’, elaboró nuevas especies sin abandonar las anteriores, lo que explica el elevado numero de danzas de campaña dentro del repertorio.

Todo este intrincado proceso de búsqueda afanosa de una inspiración nacional desembocaría en el aporte de todos los sectores, en la conformación de un patrimonio musical, poético y coreográfico autentico.

minue

minue

Origen de nuestras danzas

Llamamos bailes folklóricos o tradicionales argentinos a todos los que nuestras clases sociales recibieron, adaptaron y transmitieron a generaciones sucesivas. Ellos surgieron a partir de las danzas españolas que llegaron a América con la colonización.

La música y las danzas de clases superiores del Viejo Continente, centralizadas en Paris, su foco, soportan un primer proceso de transformación y adaptación al entrar en España. Luego, al producirse el descubrimiento de América y su posterior colonización, los españoles trajeron al Nuevo Mundo sus bailes de marcado perfil hispanico.

Proceso de creación de las danzas

Con el correr del tiempo, a medida que el elemento social se iba modificando con motivos del aumento

Dibujo

de nativos americanos, las danzas europeas fueron sufriendo un lento proceso de adaptación, acentuando los rasgos en la dirección de sus preferencias espirituales. Así se modificaron hasta tal punto que las danzas  se bailaban en el siglo XVII en la América hispana no eran ni españolas ni indígenas, sino dueñas de una identidad nueva constituida sobre elementos primos.

map

La música de emancipación

Durante el siglo XIX, en tiempos de la Revolución, la Independencia y las guerras civiles, canciones y danzas  eran otras armas en grandes luchas que enardecían a los pueblos americanos. El momento político- social que atraviesa el país naciente era fértil caldo de cultivo para la inspiración popular, que de este modo daba rienda suelta al fervor patriótico.

Los ideales comunes, favoreciendo la transculturación, unificaban los sentimientos  y gustos de las diversas clases sociales: los triunfos, huellas, cielitos, la mediacaña, la refalosa, la condición, se bailaban tanto en salones como en los ranchos, alternando con minués o rigodones. Alguna de estas danzas quedaron asociadas a hombres ilustres  que lucharon por la libertad, como la condición, creada en Catamarca en honor a las tropas del norte y el general Belgrano, o el pericón, la sajuriana, y el cuando que acompañaron a San Martín en su viaje a Chile. el gato correntino marcha con las filas de Lavalle cuando organiza la campaña contra Rosas.

Zonas musicales

En nuestro país el patrimonio musical de origen popular se nutre, en términos generales, de cinco vertientes geográficas que dan lugar a tantos otros estilos distintos y definidos: 1) Zona norteña con dos subzonas: a) extremo norte del Altiplano y b) subnorteña; 2) Zona andina o cuyana; 3) Zona pampeana; 4) Zona del litoral; 5)Zona central.

mapi

Noroeste

1: La producción musical del extremo noroeste se encuentra influida por la música incaica. Se cultiva en Jujuy, especialmente en la Quebrada de Humahuaca, y en pare de Salta. Puede ser muy melancólica y triste, como en el caso de las    bagualas o yaravís, o bien alegre como el carnavalito o el bailecito. Se ejecuta con instrumentos indígenas como la quena, el charango, el sikus y se acompaña con caja y bombo.

inst

Las danzas características de esta zona son el bailecito, el carnavalito, el huayno, el llanto, la cuequita, la danza de las cintas, el pala- pala.

En la zona subnorteña, música y danza son muy alegres. En lo que se refiere a instrumentos se agregan el acordeón la guitarra y el violín.  En cuanto a las danzas, la chacarera, el gato, el tunante, el ecuador, el remedio, el remedio, el sombrerito, la arunguita, el malambo norteño.

Cuyano

2: La zona andina o cuyana tiene un ritmo marcado que le llega desde Chile y las costas peruanas. Transmite una contagiosa alegría, como si estuviera levemente achispada por el generoso vino que en esa región prospera. Es apropiada para ser entonadas con dúos de guitarra o con piano en los salones. No corresponde acompañamiento de bombo, que se reemplaza por golpeteos en la guitarra. Las especies líricas características son la tonada y la canción, mientras que el gato cuyano, el sereno, la cueca cuyana chilena, el gauchito, la refalosa cuyana, la calandria, el pajarillo, la mariquita, el cuando, y el pericón, constituyen las danzas populares propias. Las danzas de salón correspondientes son la sajuriana, el cuando, la mariquita y el cielito.

La música cuyana de raíz folklórica demuestra en la tonada su amor a la tierra y a sus cosas.

Pampeano

3: La música de la zona pampeana refleja el espíritu del gaucho. Apropiada para el canto del hombre solitario, cuyas tareas lo mantenía casi siempre alejado de la familia, no admite más instrumentos que la guitarra y no usaba acompañamiento de percusión. Las piezas dan más importancia al contenido de las letras que a la musica, que permanece invariable en muchos casos. El hombre de la pampa, con la guitarra como única compañera, le canta a sus cosas queridas: al caballo al rancho, a su perro, etc. Las especies líricas características son el triste, la cifra, el cielito y la milonga.

Las danzas populares correspondientes son los aires, el triunfo de la guardia de San Miguel del Monte, la huella, el palito, la firmeza, el prado, los amores, la patria, el gato con relaciones, gato polkeado, el escondido, el pericón, la refalosa federal y pampeana, el caramba, el remedio pampeano, la mediacaña, el pollito, el cielito de la patria, la chacarera y el malambo sureño. En los salones se bailaban el cielito de la patria, el minué federal, el minué montonero, la gavota, la sajuriana, y desde el romanticismo en adelante el shotis criollo.

litoral

4: La música del litoral conserva la influencia de sus orígenes guaraníticos y el atractivo ritmo de resabios afro-brasileños. Antiguamente se tocaba con citara, manola, vihuela, rabel, monocordio, espineta, clave, bajo, arpa, y flauta traversa; en la actualidad se recurre al acordeón, el arpa, la guitarra y el piano en los salones.

Como especie lírica de la zona encontramos el triste y como especies coreográficas la polka, el chamame, el valseado, el rasguito doble, la chamarrita, la palomita y el gato correntino además de las danzas generalizadas. Como especies antiguas en desuso figuran la habanera, el shotis, el vals, la mazurca, y la ranchera.

5: la zona central (Córdoba y parte de Santa Fe) recibe permanentemente la influencia de sus vecinas provincias. Por lo tanto no posee música propia de características definidas. Allí se baila la jota cordobesa, y por cercanía con Santiago del Estero, la chacarera, el escondido, y el gato; también se practican la calandria y el pajarillo, debido a la influencia cuyana.

mapsa


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario Joel El Cantor Del Pueblo dijo

Disculpe las molestias:
Me quíto el sombrero ante el trabajo, la dedicación, el eximio labor constante sobre nuestra esencia y nuestra cultura. Dios quiera que hagan más blogs así. Realmente felicito al productor de éste blog por su gran conocimiento y humidad de compartir con todos nosotros, de ellos.
atte. Joel El Cantor Del Pueblo.