Posts etiquetados como ‘tiempo’

Silencio y olvido

Que los glaciares del olvido me arrastren y me pierdan, despiadados.
Jorge Luis Borges, “He cometido el peor de los pecados”

Las antiguas luces de los esplendores juveniles ya se van apagando.
Estoy aquí. Presintiendo mi hora.
No hay dolor. No hay remordimiento.
Sólo la inmensa paz de quienes ya no esperan.
El silencio es un suave manto que arrulla el ser.
Quisiera despojarme para siempre de la memoria.
Para ser solo olvido y vacío.
Una pura libertad sin pasado, sin presente, sin futuro.
Ya los vientos azules me cubren de nieves.
Es el tiempo que me envuelve en su inexorable magia.
Adiós a las alegrías infantiles.
Adiós al amor materno que alguna vez fue.
Adiós a los perfumes alados del amor.
Adiós al brillo refulgente de la pasión.
Irme solitario por el viejo camino.
En pura paz.
En puro silencio.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Tiempo, presente dualidad y pluralidad

Vivir el presente. Extraño imperativo de los tiempos modernos y no tan modernos.

Habitar en el presente como si se pudiera entrar y salir de las distintas variedades del tiempo por un acto mágico de libertad y autodeterminación.

Vivir  el hoy para evitar esa temida trampa de hundirnos en un pasado que podría atraparnos cual agujero negro del alma.

Vivir el presente para salvaguardarnos de ser expulsados hacia el futuro por la insistente daga de la ansiedad sin cauce.

Pero quizás en el fondo sospechemos la imposibilidad de vivir realmente en un puro presente.

Esa frenética necesidad de fotografiar los instantes, de guardar los recuerdos, de perdurar en la memoria…

Somos sujetos duales, porque vivimos en el presente pero nos proyectamos como recuerdo.

Somos sujetos plurales, porque no podemos renunciar a ese abismo futuro expresado oscuramente por la palabra “siempre”

Vivir el presente. Realidad de hierro. Extraña quimera.

Filo de navaja de la existencia humana.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Letanía del tiempo que se está yendo

Mi tiempo se va yendo.
Centro de angustia, relámpago de ansiedad.
Siento el peso de lo que no pudo ser.
Me quedaré sin el anhelado rostro de la belleza dulce.
Porque llega un momento en que vivir, también es capitular
(certeza inquebrantable aguijoneando agazapada tras nuestras fantásticas quimeras)
Destino de poeta triste
Condenado a nunca poder encontrar las palabras.
La palabra es la cifra,
La señal secreta que podría franquear el pasadizo.
Pero no pude encontrar el corazón del laberinto.
Ya el perfume se va evaporando,
Mientras los ecos de tu nombre ausente se tornan inaudibles.
Eterna belleza adolescente hecha para mi tristeza y mi condena.
Luz que se apaga.
Fuego tibio de ardores ya consumidos.
¿Qué me llevaré?
La magia plena del primer beso.
Tu nombre en la arena.
Tu sonrisa limpia.
Y, después, ese abismo del mar que me separa.
Desierto de la dicha que se me fui escurriendo,
Porque sí.
Novia única.
Hechizo luminoso hecho de amor.
Cuando se acerque el final sólo quisiera tenerte en mi mente.
Para sentir los destellos de tu esplenderosa magia.
Y así, despedirme.
Abrazado a tu imagen.
Para siempre.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Viaje sin tiempo por autopista, en noche de invierno

Noche de frío

En invierno pleno.

El andar de un auto,

Perdido y anónimo.

Afuera, las gélidas caricias quizás templen el espíritu.

Pero, aquí, adentro, todo es cálido refugio.

Desde el alto puente

Entrever la noche que inunda.

Una calma clara,

Un rayo de dicha.

Pienso en el anverso,

En los gráciles soles,

Pienso en la ansiedad

De la playa joven.

Pero prefiero este anhelo

De viaje sin brújula,

Río sin espera,

En la noche de invierno.

Esta paz frágil y anónima,

Gratuidad sin prisa,

Lento deslizarse por la ruta huérfana.

Nada está predicho.

Estar en esta paz,

De suave descanso,

De puro paisaje.

Mar de soledad.

No añoro veranos,

Quiero este frío seco,

Desde mi refugio,

Este andar sin rumbo.

Bendigo esta dicha,

De viaje sin tiempo.

No quiero partida,

No quiero recuerdo.

No quiero destino,

Quiero sólo estar.

Late mi sentido,

Late el pensamiento

Yo sigo este viaje,

Mi viaje sin tiempo.

Pienso, sólo pienso:

Como un demiurgo que inventa su cosmos,

Beber la maravilla:

Eternidad sin rumbo.

Viaje de regreso,

Noche de autopista,

Yo sigo en camino,

No quiero llegar.

Magia acongojada,

Lentos deslizares (…)

Estoy en tiempo pleno.

Y ya no quiero más.


  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Todo se va yendo – Elogio a “Je t’aime moi non plus”

Todo se va yendo

Elogio a “Je t’aime moi non plus”

Se va yendo todo.

Veo la cara de angelical de Jane Birkin,

Cantando Je t’aime moi non plus,

La imagen de un amor soñado,

Perfecto, inmaculado.

“Te amo, te amo”

Y me pregunto donde se ha ido el amor,

La sonrisa de Jane,

Los ecos de la canción,

Mi joven emoción.

La paloma que dejabas volar hacia la eterna libertad,

¿Dónde estará?

¿Dónde se han ido todas las flores?,

El recuerdo de otra canción.

Y aquí está anocheciendo.

Y siento que todo se va apagando.

Las alegrías del rostro de mi madre,

Que tan sólo son recuerdo desvaneciéndose

Junto a mi corazón de niño maravillado

Ante la inmensidad de lo sín límite.

Y ahora estos barrotes incrustados en el alma que me condenan al lento

Deslizarse de las cosas hacia la nada.

Me perderé algún día.

Moriré con mis fragmentos de la dicha consumida pero nunca revelada.

Me iré, como todo, al océano seco de lo sin tiempo

De la nada cósmica.

Del descanso sin brillo.

Y los ecos de mis amores se consumirán.

Como se consume el rostro de Jane,

Como se marchita esa sonrisa dulce,

Del amor soñado,

Perfecto, inmaculado.

Nunca encontrado.

Se van las cosas, los amores,

Las caricias, las esperanzas.

Y sólo queda ceniza,

Cifra no develada.

El secreto del tiempo,

Nos arrastrará con furia,

En agonía cierta,

Sin piedad de nuestros corazones.

Yo sólo quisiera, un segundo antes del fin,

Escucharte y mirarte, Jane.

Je t’aime moi non plus.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Versos tristes y herméticos

Versos tristes y herméticos

“Hoy empiezo a transitar la larga senda del recuerdo”.

Reminiscencia de tango “Hoy vas a entrar en mi pasado”

Porque el recuerdo es esa inmensidad hecha de tiempo.

En el fondo de esa claridad hecha de espíritu.

Esa flecha cierta hacia un destino incierto.

Esa irrealidad hecha de espuma.

Sustancia de sueño

Plenitud de nada.

Sombra luminosa.

Luz sin sustancia.

Misterios de la memoria.

Vientos de ausencia

Sol apagado.

Luna sin brillo.

El presente es de hierro.

El futuro es quimera

El recuerdo es tu ausencia

Y en el medio tan soólo,

los vestigios del tiempo.


Poema escrito en Twitter bajo la técnica del automatismo psíquico

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Amor y Tiempo (2009)

Belleza que acechas, este infierno en que me pierdo.

Ebrio de vos, no soy yo.

Intemperies de ausencias, pasado abolido.

Sueños azules durmiendo entre cadenas.

Porque el amor es esa hoguera en que elegimos consumirnos,

Esas cadenas inexpugnables hechas de sangre y de nada.

Este oasis que nos preserva por un instante de ese andar vagabundo entre los fantasmas del ayer y del mañana.

Esa vana quimera de detener el tiempo.

Esta insistencia inútil de saborear tu nombre (…)

(… ) y tu olvido.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog