Posts etiquetados como ‘angustia’

Los ríos de la angustia

De pronto una fuerza oscura y despiadada se instala en el centro de nuestro ser.
Es la angustia. Una opresión sin forma parece que habrá de aniquilarnos.
La angustia es una puñalada en el alma.
La angustia es un fuego que nos carcome.
La angustia es una llaga sangrante que brota sin cesar.
La angustia es una palabra hueca cuyo significado podemos entrever pero no precisar.
La angustia es la expresión de nuestra insuficiencia.
La angustia es la prueba certera de nuestra nada.
La angustia es un silencio brumoso que nos lastima.
La angustia es un desierto árido y sin contorno.
La angustia es el cuerpo atravesado por la pena.
La angustia es el último escalón de la tristeza.
Y es la expresión más contundente de la desesperanza.
La angustia es un enigma que no tiene nombre
Es un sufrimiento atroz que no sabemos dónde mora
Pero que nos va matando de a poco.
Sin que podamos defendernos.
No no sé cuantos rostros tendrá el infierno,
pero sé que la angustia es uno de ellos.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

La noche negra del alma

Hay momentos en que la angustia es tan honda que se siente que el alma va estallar en mil pedazos.
El dolor es parte indisoluble del estar vivo.
La angustia es el certero testimonio de nuestra precariedad.
Ríos de pesares se deslizan por las grietas del alma que sufre.
Hay un centro que nunca termina de encontrarse.
La fuerza de la vida y su eterna batalla contra la noche.
Hay momentos en que sentimos que podríamos caernos.
Sentimos el violento salvajismo del abismo.
Vivir es resistir.
Vivir es la permanente lucha del ser contra la nada.
Vivir puede ser una oscura pesadilla en la que quedamos atrapados.
Quizás nunca encontremos la fórmula.
Quizás los dioses ya nos han sentenciado.
Pero seguimos allí, corazones de niños anonadados frente a lo incomprensible.

  • Comentarios
  • Sin votos

La metamorfosis de Kafka y la aridez del alma

En su diario fechado el 3 de julio, Juan se refirió a un extraño sentimiento que lo invadió aquella tarde:
Súbitamente sintió que su corazón se había secado. Entonces recordó el argumento de la metamorfosis de Kafka. En realidad nunca había leído el original sino un comentario de otro escritor. En esa versión, sólo el personaje percibía que su cuerpo había experimentado una mutación. Pero nadie podía advertirlo. Entonces, luego de una lucha imposible, el personaje se resignaba.
Así se sintió Juan en aquella infausta tarde. Se daba cuenta que ya no podía sentir nada de lo que había alguna vez sentido. Sin embargo, todo se había trasmutado en una angustia hueca. Sintió deseos de llorar, pero no pudo.
Estuvo así varias horas. Su principal problema radicaba en cómo haría para disimular su alteración.
Hacia la noche, Juan volvió a marcharse bajo la intensa llovizna.
Nadie volvió a verlo.

  • 1 Comentario
  • 1 voto

Letanía del tiempo que se está yendo

Mi tiempo se va yendo.
Centro de angustia, relámpago de ansiedad.
Siento el peso de lo que no pudo ser.
Me quedaré sin el anhelado rostro de la belleza dulce.
Porque llega un momento en que vivir, también es capitular
(certeza inquebrantable aguijoneando agazapada tras nuestras fantásticas quimeras)
Destino de poeta triste
Condenado a nunca poder encontrar las palabras.
La palabra es la cifra,
La señal secreta que podría franquear el pasadizo.
Pero no pude encontrar el corazón del laberinto.
Ya el perfume se va evaporando,
Mientras los ecos de tu nombre ausente se tornan inaudibles.
Eterna belleza adolescente hecha para mi tristeza y mi condena.
Luz que se apaga.
Fuego tibio de ardores ya consumidos.
¿Qué me llevaré?
La magia plena del primer beso.
Tu nombre en la arena.
Tu sonrisa limpia.
Y, después, ese abismo del mar que me separa.
Desierto de la dicha que se me fui escurriendo,
Porque sí.
Novia única.
Hechizo luminoso hecho de amor.
Cuando se acerque el final sólo quisiera tenerte en mi mente.
Para sentir los destellos de tu esplenderosa magia.
Y así, despedirme.
Abrazado a tu imagen.
Para siempre.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

La inminencia

Algo que está por suceder.
Un volcán a punto de estallar.
Un silencio que atronará las almas.
Una atmósfera densa carga de angustia los corazones.
Una lluvia que se anuncia pronta
Mientras el agobio inflama las venas.
Un ansia que ya no puede esperar.
Un sopor húmedo presionando la piel.
Algo que está a punto de suceder
Podrá liberar el dique.
Y como un río correntoso
Todo sucumbirá a su paso.
Mientras, estoy aquí,
En esta tensa espera.
Soles que se anuncian plenos
Y que no llegan.
Como el amor.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Los agujeros de la nada

No importa lo que haga.

Como una sombra espesa,

La nada me persigue.

¿Cómo parar sus punzantes aguijones

Cuando están brotando desde mí?

Ese vacío siempre acechante,

Agazapado detrás de la máscara de la acción.

Ir de acá para allá.

Marionetas extraviadas,

Buscando el perfume esplendoroso de la dicha,

O, al menos, el grácil refugio de la tranquilidad.

No importa donde vayas,

Ni donde te escondas.

Los tentáculos voraces de la nada

Te corroerán las entrañas del ser.

Como pústulas venenosas,

Brotan desde dentro de tu corazón de niño.

Como fieras hambrientas, no tienen calma.

Es la nada perpetúa con sus miles de rostros y matices.

Encarnada en el tedio cotidiano,

O como esa leve inquietud que irá en aumento,

Para transformarse en ansiedad que nos expulsa de nosotros.

Disfrazada de angustia existencial,

O como simple y brutal desasosiego.

Con el ropaje del amor que abandona,

En tarde domingo,

O en siesta veraniega y pueblerina.

Ese fin de fiesta que nos vuelve a nuestra cruda desnudez.

Como fuego que brota del agua,

La nada me carcome.

Imposible enfrentarla.

Fantasma informe e inasible

Nacido para mi desgracia.

No sé bien que será el infierno,

Pero quizás la Nada sea su eco degradado.

Para recordarnos siempre que nuestras ilusiones serán vanas.

Espejismos de niños aún no tocados por su daga feroz.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog