Candela: Reflexiones en torno a una asesinato salvaje, doloroso y absurdo

El salvaje asesinato de Candela motiva estas breves reflexiones:
La vida es un milagro acechado por un mar de fragilidades.
La impiedad y el mal existen.
Quizás parte de nuestra sociedad ha confundido comprender el mal, con bajar la guardia y tolerarlo.
Quizás hubo un día, luego de muchos días, en que la sociedad comenzó a acostumbrarse a lo que nunca debería haberse acostumbrado.
Hay algo que, profundamente, está mal. Hay algo que, profundamente, parece que no termináramos de comprender.
‎Hay límites que aunque son difícil de transitar, deberíamos adquirir la sabiduría para hacerlo: el límite entre la comprensión de las causas y la determinación para reclamar seguridad y justicia; el límite entre un sutil sentimiento de culpa social y el accionar preventivo contra la delincuencia organizada; el tramposo límite entre intercambiar bienestares económicos tangibles por inseguridades probables, que pensamos que no nos tocarán.
Lo cierto es que una niña inocente ha muerto. Eso es tragedia. Es dolor. Y, sobre todo, es irreparable.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog