Posts etiquetados como ‘arte’

No pongo las manos en el fuego


Quema, no?

Esta frase la usamos bastante a menudo: PONGO LAS MANOS EN EL FUEGO ó NO PONGO LAS MANOS EN EL FUEGO por algo, por alguien…

De donde viene la frase? No es una expresión masoquista, sino que tiene su historia.

Dicen que en la época en que se practicaba el llamado “Juicio de Dios” u “Ordalía”, el acusado de un delito debia demostrar su inocencia a través de alguna prueba de valor.

Tomado de una costumbre pagana practicada por pueblos antiguos (algunas tribus germánicas), algunas formas de ejecución de esta “justicia” consistía en el combate y en el fuego, específicamente tomar hierros candentes o poner las manos u otra parte del cuerpo en el fuego. Si la persona salía ilesa o con poco daño se la consideraba inocente.

Los tribunales de la Inquisición también tomaron este sistema, y para demostrar si una persona acusada de brujería era culpable o inocente se la sometía también a poner la mano en el fuego.

Esta expresión ha llegado hasta nuestros días y se aplica en sentido figurado para manifestar el respaldo total por algo o alguien, que le tenemos una confianza ciega, y que estaríamos dispuestos a poner las manos en el fuego si fuera necesario como prueba testimonial de su inocencia.

La expresión es bastante antigua… hoy en día, creo, podemos decir que confiamos en alguien o que creemos que alguien es inocente, pero sin necesidad de flagelarnos, también en sentido figurado, claro.

No deberíamos lastimarnos por alguien. No deberíamos descuidar nuestra salud o a veces nuestra vida por alguien (y si es por “algo”, mucho menos…). Es una expresión que demuestra un grado de fanatismo un poco irracional.

En los extremos tendríamos a un kamikaze, perdiendo la vida por un ideal; a una “mujer que ama demasiado”, que se anula y desdibuja su individualidad en pos de su amante. O alguien que se enferma por exceso de ansiedad, o de tristeza.

Si dijera NO PONGO LAS MANOS EN EL FUEGO POR NADIE, entenderán que no confío en nadie… pero qué clase de sacrificio genuino puedo hacer por los demás si no soy capaz de cuidarme a mí misma? Cómo puedo creer en otro si no me creo a mí misma?

Y con esto no estoy negando los actos altruístas, los actos por amor. Estos existen y sí son genuinos. La clave está en poder diferenciarlos.

Y hablando de manos… con las manos el hombre ha podido hacer cosas maravillosas… tan importantes son las manos.

Aunque si faltan las manos también se pueden hacer cosas bellas, como lo que hacen
Pintores Sin Manos.

Algo de magia?

Y acá un niño de 6 años que.. bueno, no solo es habilidoso con las manos, hay un cerebro que respalda.

Habría palabras finales? Bueno… sería “confiemos, actuemos por amor, pero saquemos las manos del fuego para poder abrazar y que no nos duela”.