Posts etiquetados como ‘ansiedad’

Si hubo moros, ansiedad queda

Hay una expresión que usamos habitualmente y es “hay moros en la costa” ó “no hay moros en la costa”.

En nuestro país no hemos tenido esa preocupación (de llegada de moros a nuestra costa), pero digamos que “importamos” una ansiedad de otros tiempos y de otro país.

Fijarnos si hay moros en nuestra costa nos hace estar en estado de alerta… estar hipervigilantes, y eso nos añade un plus bastante “molesto” de ansiedad (anticipatoria).

De donde sale esta expresión?

España. Zona mediterránea que abarca Valencia y Murcia. Antiguamente llamada zona de “El Levante”. (Luego habría que investigar porque aquí también tenemos zonas “de levante” )



Esta zona era objeto de frecuentes invasiones por parte de los piratas berberiscos (habitantes de la región noroeste de África, entre el Mediterráneo y el Sahara).

Entonces los pueblos de esta zona ribereña española estaban en una constante alerta y para prevenir el peligro levantaron numerosas torres, atalayas de mampostería ciega a las que se ascendía por medio de escalas de cuerda y luego eran retiradas.

Desde lo alto de las torres se vigilaba el horizonte, y apenas veían las velas de las naves berberiscas, los centinelas gritaban “Hay moros en la costa!!”. Sonaba la campana, se encendían hogueras a modo de señal y la gente se preparaba para la defensa.

Con los años se firmó la paz con los reyes de Berbería, pero el grito de alarma perduró, y familiarmente lo usamos como advertencia de la presencia de peligro (hay moros…) o que podemos relajarnos y hablar (no hay moros…)


El problema es que SI HUBO MOROS, ANSIEDAD QUEDA.

Cuando la persona revive el hecho traumático, y la emoción adjunta es de tal intensidad que interfiere en la vida de la persona, estaríamos en presencia de un TRASTORNO POR ESTRES POST TRAUMATICO. (TEPT). El diagnóstico siempre lo hará un profesional.
(Para leer más: AATA (Asociación Argentina de Trastornos de Ansiedad www.aata.org.ar)

Entonces… estemos ATENTOS, NO ALERTAS.
PRECAVIDOS, NO PARANOICOS.

Con esto quiero decir que no podemos ir despreocupados por la vida como si los peligros no existieran, pero tampoco podemos vivir en estado hipervigilante observando con ansiedad si aparece el peligro tan temido porque así no se puede vivir.

Como el otro día, que me paré a mirar una vidriera concurrida. Algo voló en el aire que me hizo picar la nariz y por lo tanto estornudé.

Con mi predisposición alérgica, nunca me sentí tan observada por haber estornudado!!!!

El que mucho aprieta poco abarca

Alguno dirá que éste título ya lo leyó en algún lado esta semana … http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1136535&high=grondona

Bueno, no te pongas nerviosho Clarín , sé que estoy publicitando a la competencia, pero es que el título era JUSTO para este blog!!! Me copiaron esto de dar vuelta las frases!! jajaaj

Perdonado Grondona, perdonado… porque voy a sumarme a algunos de sus conceptos. No haré referencia a lo político, ésa es SU especialidad y no es el objetivo de este blog, pero sí lo referido a la psicología.

La frase al derecho es : EL QUE MUCHO ABARCA POCO APRIETA.
No encontré el origen de este dicho popular, pero sabemos que se refiere a que si alguien quiere abarcar muchas cosas al mismo tiempo, es posible que no se pueda dedicar bien a ninguna. O aquel que siempre quiere ir por más y más, pero no logrará tener nada en su totalidad. Para eso vendría a refutarlo el refrán que dice: Mas vale pájaro en mano que cien volando.

Aquí vemos a alguien que se entusiasmó y quiso abarcar más de lo que podía… y así le fue!

Pero volvemos para dar vuelta la frase: QUIEN MUCHO APRIETA POCO ABARCA.
La nota del renombrado abogado/periodista/escritor hace referencia a aquellas personas que quieren tener todo bajo control. Que quieren “apretar” por todos lados con esa intención, que nada se les escape.

El control absoluto es una ilusión, que no deja de traernos preciosos trastornos.
Los 3 disparadores de ansiedad según la Psicología Cognitiva son:

1. Aceptación/No aceptación
2. Competencia/ Incompetencia
3. Control/ Descontrol

Cualquier situación que INTERPRETEMOS que amenaza algunas de estas 3 áreas: la aceptación, la competencia o el control, nos traerá como consecuencia una ansiedad, generalmente exagerada, irracional, pero no por eso menos “real” para la persona.

El miedo a perder el control, es tanto el control del poder, el control de la autoridad, el control de los sentimientos de otras personas, el control de nuestra mente, el control de nuestros actos, etc.

El miedo a perder el control nos trae esas conductas “paranoides” (paraoide= de tipo paranoico), regresivas, en las cuales el mundo se convierte en peligroso.

Siempre asemejo a la ansiedad exagerada con un sistema de alarma defectuoso. Las alarmas deben “saltar” cuando alguien rompe alguna abertura. Pero la ansiedad disparada, descontrolada porque se tiene miedo de perder el control (así de paradójico), es una alarma que se dispara cuando pasa una hormiga.

Entonces la frase dada vuelta viene como anillo al dedo: el que mucho aprieta (el que mucho intenta controlar), poco abarca (poco puede controlar).

En estos casos sería cuestión de no ajustar tanto, no exigir tanto, no pretender tanto… dejar de culpar al resto si las cosas no salen como queremos y ocuparnos de mejorar lo nuestro, sin prisas y sin pausas.

Y por último pero no menos importante, hay algunos que quieren tener el control del amor!! Y el pensar en perderlo les genera una angustiosa ansiedad anticipatoria. Tal es asi que si el amor se va, su vida pierde el sentido!!

(Hermoso tema de Sin Bandera)