El que mucho aprieta poco abarca

Alguno dirá que éste título ya lo leyó en algún lado esta semana … http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1136535&high=grondona

Bueno, no te pongas nerviosho Clarín , sé que estoy publicitando a la competencia, pero es que el título era JUSTO para este blog!!! Me copiaron esto de dar vuelta las frases!! jajaaj

Perdonado Grondona, perdonado… porque voy a sumarme a algunos de sus conceptos. No haré referencia a lo político, ésa es SU especialidad y no es el objetivo de este blog, pero sí lo referido a la psicología.

La frase al derecho es : EL QUE MUCHO ABARCA POCO APRIETA.
No encontré el origen de este dicho popular, pero sabemos que se refiere a que si alguien quiere abarcar muchas cosas al mismo tiempo, es posible que no se pueda dedicar bien a ninguna. O aquel que siempre quiere ir por más y más, pero no logrará tener nada en su totalidad. Para eso vendría a refutarlo el refrán que dice: Mas vale pájaro en mano que cien volando.

Aquí vemos a alguien que se entusiasmó y quiso abarcar más de lo que podía… y así le fue!

Pero volvemos para dar vuelta la frase: QUIEN MUCHO APRIETA POCO ABARCA.
La nota del renombrado abogado/periodista/escritor hace referencia a aquellas personas que quieren tener todo bajo control. Que quieren “apretar” por todos lados con esa intención, que nada se les escape.

El control absoluto es una ilusión, que no deja de traernos preciosos trastornos.
Los 3 disparadores de ansiedad según la Psicología Cognitiva son:

1. Aceptación/No aceptación
2. Competencia/ Incompetencia
3. Control/ Descontrol

Cualquier situación que INTERPRETEMOS que amenaza algunas de estas 3 áreas: la aceptación, la competencia o el control, nos traerá como consecuencia una ansiedad, generalmente exagerada, irracional, pero no por eso menos “real” para la persona.

El miedo a perder el control, es tanto el control del poder, el control de la autoridad, el control de los sentimientos de otras personas, el control de nuestra mente, el control de nuestros actos, etc.

El miedo a perder el control nos trae esas conductas “paranoides” (paraoide= de tipo paranoico), regresivas, en las cuales el mundo se convierte en peligroso.

Siempre asemejo a la ansiedad exagerada con un sistema de alarma defectuoso. Las alarmas deben “saltar” cuando alguien rompe alguna abertura. Pero la ansiedad disparada, descontrolada porque se tiene miedo de perder el control (así de paradójico), es una alarma que se dispara cuando pasa una hormiga.

Entonces la frase dada vuelta viene como anillo al dedo: el que mucho aprieta (el que mucho intenta controlar), poco abarca (poco puede controlar).

En estos casos sería cuestión de no ajustar tanto, no exigir tanto, no pretender tanto… dejar de culpar al resto si las cosas no salen como queremos y ocuparnos de mejorar lo nuestro, sin prisas y sin pausas.

Y por último pero no menos importante, hay algunos que quieren tener el control del amor!! Y el pensar en perderlo les genera una angustiosa ansiedad anticipatoria. Tal es asi que si el amor se va, su vida pierde el sentido!!

(Hermoso tema de Sin Bandera)


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario Olinda dijo

Magui, que entrada genial! Me cayó como guante a la mano….. en fin, muy interesante.

Gracias y besos

, , Reportar este Comentario La Lola dijo

Parece que nos ha tocado reflexión, yo he tenido también hoy un día de esos.
Tienes razón en lo del control, a veces nos pasamos queriendo controlar todo y eso genera mucha ansiedad. Ufff he pasado etapas de esas y no son buenas para la salud, ni física ni mental, hay que aprender a dejer fluir…y a dejar ir.
Me gusto lo del hoyo jajajjaa u agujero.
Besotes guapa

, , Reportar este Comentario magui-bru dijo

Gracias Olita por pasar, me alegro que te haya gustado :) Cómo mantener la ansiedad dentro de parámetros razonables es el desafío de nuestra época.
Besotes!!!

Lola! el exceso de control es como cuando queremos usar unas gafas con un aumento mayor al que necesitamos… al final nos termina doliendo la cabeza!! ;)
Gracias por estar cerquita, besos! :)

, , Reportar este Comentario joss dijo

hola magui, muy interesante entrada, a mi me parece que el exceso de control esta muy relacionado con el miedo, a veces necesitamos de la rutina, que los “tics” se repitan porque nos dan una supuesta seguridad, pero si es cierto que todo fluye, encerrarnos en nuestro caparazon mental es escuchar a un limitado consejero

un beso

, , Reportar este Comentario Alhuerto dijo

Hola magui.
Ya te leia de vez en cuando pero creo que nunca te he puesto comentario. Pues me estreno… jeje.
El control es necesario en algunos quehaceres cuotidianos, sobre todo el control de ti mismo, el problema es cuando esas ganas de controlar interfieren a terceros, o sea que intentamos tener el poder de controlar lo que hacen otras personas.
Eso en parejas es un lastre brutal, y en el amor es un final cantado.

Besos!!

, , Reportar este Comentario magui-bru dijo

Gracias Joss, se te extrañaba! Lo que dices del miedo es correcto, es el transfondo. Las personas hacemos de todo para tratar de controlar las cosas de la vida, porque el gran “descontrol” me parece que es la muerte, y aunque sabemos que no podemos hacer nada para evitarla, a veces nos creamos ilusiones para sobrevivir.

Gracias Alhuerto, un placer que pases por aquí. Lo que dices del amor es muy cierto, creo que es justamente la causa de tantos desacuerdos y rupturas de parejas. A veces cuesta controlarse a uno mismo y se supone que “poseyendo” al otro la vida estará solucionada no? :)

Besos a ambos!