Posts etiquetados como ‘enfermeria’

Ley de Enfermería 24004
(Territorio Nacional Argentino)

Capitulo I   Conceptos y alcance
Capítulo II   De las personas comprendida
Capitulo III   De los derecho y obligaciones
Capitulo IV   Del registro y matriculación
Capítulo V   De la autoridad de aplicación
Capitulo VI   Régimen disciplinario
Capitulo VII   Disposiciones transitoria
Capitulo VIII   Disposiciones varias
  Reglamento de la ley – Anexo I

 

 Capitulo  1

  CONCEPTOS Y ALCANCES

           Articulo 1° : En la capital federal y en el ámbito sometido a la jurisdicción nacional el ejercicio de la enfermería, libre o en relación de dependencia, queda sujeto a las disposiciones de la presente ley y de la reglamentación que en su consecuencia se dicte.

            Articulo 2°   :  El ejercicio de la enfermería comprende las funciones de promoción, recuperación y rehabilitación de la salud, así como de la prevención de enfermedades, realizadas en forma autónoma dentro de los limites de competencia que deriva de las incumbencias de los respectivos títulos abirritantes.

            Así mismo será considerado ejercicio de la enfermería la docencia, investigación y asesoramiento sobre temas de su incumbencia de los respectivos títulos habilitantes.

              Articulo 3°  :    Reconócense dos niveles para el ejercicio de la enfermería:

A)       Profesional  :  consiste en la aplicación de un cuerpo sistemático de conocimientos  para la identificación y resolución de las situaciones de salud-enfermedad sometidas  al ámbito de su competencia.

B)   Auxiliar:    consiste en la practica de técnicas y conocimientos que contribuye al cuidado de enfermería planificados y dispuestos por el nivel profesional y ejecutados bajo su supervisión.

Por la vía reglamentaria se determinara la competencia especifica de cada uno de los dos niveles, sin perjuicio de la que se comparta con otros profesionales del ámbito de la salud. A estos efectos la autoridad de aplicación tendrá en cuenta que corresponde al profesional el ejercicio de funciones jerárquicas y de dirección, asesoramiento, docencia e investigación. Asimismo  corresponden al nivel profesional presidir o integrar  tribunales que entiendan en concurso para la cobertura de cargos del personal de enfermería.

        Articulo 4°   :   Queda prohibido a toda persona que no este comprendida en la presente ley participar en las actividades o realizar las acciones propias de enfermería. Los que actuaren fuera de cada uno de los niveles a que se refiere el articulo 3° de la presente ley serán pasibles de las sanciones impuestas por esta ley, sin prejuicio de las que correspondieren por aplicación  de las disposiciones del código penal.

       Asimismo las instituciones y los responsables de la dirección, administración, o conducción de los mismas, que contrataren para realizar las tareas propias de enfermería que no reúnan los requisitos exigidos por la presente ley, o que directamente o indirectamente las obligaren a realizar tareas fuera de los limites de cada uno de los niveles antes mencionados, serán pasibles de las sanciones previstas en la ley 17.132, sin perjuicio de la responsabilidad civil, penal o administrativa que pudiere imputarse de las mencionadas instituciones y responsables.

CAPITULO II  

DE LAS PERSONAS COMPRENDIDAS

              Articulo 5°   :     El ejercicio de la enfermería en el nivel profesional esta reservado solo aquellas personas que posean:

A)        Titulo habilitante otorgado por universidades nacionales, provinciales o privadas reconocidas  por autoridad competente.

B)         Titulo de enfermero otorgado por  centros de formación de nivel  terciario no universitario, dependientes de organismos nacionales, provinciales o municipales o instituciones privadas reconocidas por autoridad competente.

C)        Titulo, diploma o certificado equivalente expedido por países  extranjeros, en el que  deberá  ser revalidado de conformidad con la legislación  vigente en la materia o los respectivos convenios de reciprocidad.

  Articulo 6°   :     El ejercicio de la enfermería en el nivel auxiliar, esta reservado a aquellas personas que posean el

Certificado de auxiliar de enfermería otorgado por instituciones nacionales, provinciales, municipales o privadas reconocidas a tal efecto por autoridad competente. Asimismo podrán ejercer como auxiliares de enfermería quines tengan certificado equivalentes otorgado por países extranjeros, en el que deberá ser reconocido o revalidado de conformidad con el que se determine por vía reglamentaria.

            Articulo 7°  :     Para emplear él titulo de especialista o anunciarse como tales, los enfermeros profesionales deberán acreditar capacitación especializada de conformidad con la que se determine por vía reglamentaria.

            Articulo 8°   :     los enfermeros profesionales de transito por el país contratados por instituciones publicas o privadas, con finalidades de investigación, asesoramiento o docencia, durante la vigencia de sus contratos estarán habilitados para el ejercicio de la profesión a tales fines, sin necesidad de realizar la inscripción a que se refiere el articulo 12 de la presente.

Capitulo III

DE LOS DERECHOS Y OBLIGACIONES

              Articulo 9°    :     Son derechos de los profesionales  y auxiliares de la enfermería:

A)    Ejercer su profesión o actividades de conformidad con lo establecido por la presente ley y su reglamentación.

B)     Asumir responsabilidades acordes con la capacitación recibida, en las condiciones que determine la reglamentación.

C)     Negarse a realizar o colaborar en la ejecución de practicas que entren en conflicto con sus convicciones religiosas, morales o éticas, siempre que de ello no resulte un daño inmediato o mediato en el paciente sometido a esta practica.

D)    Contar, cuando ejerzan su profesión bajo relación de dependencia laboral o de función publica, con adecuadas garantías que aseguren y faciliten el cabal cumplimiento de la obligación de actualización permanente a que se refiere el inciso e) del articulo siguiente.

Articulo 10° :      Son obligaciones de los profesionales o auxiliares de la enfermería:

A)    Respetar en todas sus acciones de dignidad de la persona humana, sin distinción de ninguna naturaleza.

B)     Respetar en las personas el derecho ala vida y a su integridad desde la concepción hasta la muerte.

C)    Prestar la colaboración que le sea requerida por las autoridades sanitarias en caso de epidemias, desastres u otras emergencias.

D)    Ejercer las actividades de la enfermería dentro de los limites de competencia determinados por esta ley y su reglamentación.

E)     Mantener la idoneidad profesional mediante la actualización permanente, de conformidad con lo que al respecto determine la reglamentación.

F)     Mantener el secreto profesional con sujeción a lo establecido por la legislación vigente en la materia.

Articulo 11° :    les esta prohibido a los profesionales y auxiliares de la enfermería:

A)    Someter a las personas a procedimientos o técnicas que entrañen peligro para la salud.

B)     Realizar, propiciar, inducir o colaborar directa o indirectamente en practica que signifiquen menoscabo de la dignidad humana.

C)    Delegar en personal no habilitado facultades, funciones o atribuciones privativas de su profesión o actividad.

D)    Ejerces su profesión o actividad mientras padezcan enfermedades infectocontagiosas o cualquier otra enfermedad inhabilitante, de conformidad con la legislación vigente, situación que deberá ser fehacientemente comprobada por la autoridad sanitaria.

E)     Publicar anuncios que induzcan  a engaño del  publico.

Particularmente les esta prohibido a los profesionales enfermeros actuar bajo relación de dependencia  técnica o profesional de quienes  solo estén habilitados para ejercer la enfermería en el nivel auxiliar.

 

CAPITULO IV

DEL REGISTRO Y MATRICULACION 

Articulo 12° : Para el ejercicio de la enfermería, tanto en el nivel profesional como auxiliar, sé deberán inscribir previamente los títulos, diplomas o certificados habilitantes en la Subsecretaria de Salud del Ministerio de Salud y Acción Social, la que autorizara el ejercicio de la respectiva actividad, otorgando la matricula y extendiendo la correspondiente credencial.

Articulo 13° : La matriculación en la subsecretaria de salud implicara para la misma el ejercicio del poder disciplinario sobre el matriculado y el acatamiento de este al cumplimiento de los deberes y obligaciones fijados por esta ley.

Articulo 14° : Son causa de la suspensión de la matricula:

A)    Petición del interesado.

B)     Sanción de la Subsecretaria de Salud  que implique inhabilitación transitoria.

Articulo 15° : Es causa de la cancelación de matricula:

A)    Petición del interesado.

B)     Anulación del titulo, diploma o certificado habilitante.

C)    Sanción de la Subsecretaria de Salud que inhabilite definitivamente para el ejercicio de la profesión o actividad.

D)    Fallecimiento.

CAPITULO V

DE LA AUTORIDAD DE APLICACIÓN

Articulo 16° : La Subsecretaria de Salud, será la autoridad de aplicación de la presente ley, y en tal carácter deberá:

A)    Llevar la matricula de los profesionales y auxiliares de la enfermería comprendidas en la presente ley.

B)     Ejercer el poder disciplinario sobre los matriculados.

C)    Vigilar y controlar que la enfermería, tanto en su nivel profesional como en el auxiliar no sea ejercida por personas carentes de títulos, diplomas certificados habilitantes, o no se encuentren matriculadas.

D)    Ejercer todas las demás funciones y atribuciones que la presente ley le otorga.

Articulo 17°  : La Subsecretaria de Salud, en su calidad de autoridad de la aplicación de la presente, podrá ser asistida por una comisión permanente de asesoramiento y colaboración sobre el ejercicio de la enfermería, de carácter honorario, la que se integrara con los matriculados que designen los centros de formación y las asociaciones gremiales y profesionales que los representan, de conformidad con lo que se establezca por vía reglamentaria.

CAPITULO VI

REGIMEN DISCIPLINARIO

        Articulo 18°   : La Subsecretaria de Salud ejercerá el poder disciplinario al que se refiere en el inciso B) del articulo 16   con independencia de la responsabilidad civil, penal o administrativa que pueda imputarse a los matriculados.

   Articulo 19° : las sanciones serán:

A)    Llamado de atención.

B)     Apercibimiento.

C)    Suspensión de la matricula.

D)    Cancelación de la matricula.

    Articulo 20°  : Los profesionales y auxiliares de enfermería quedaran sujetos a las sanciones disciplinarias previstas en   esta ley por las siguientes causas:

A)    Condena judicial que comporte la inhabilitación profesional.

B)     Contravención de las disposiciones de esta ley y su reglamentación.

C)    Negligencia frecuente, o inaptitud manifiesta, u omisiones graves en el cumplimiento de sus deberes profesionales.

Articulo 21°  : Las medidas disciplinarias contempladas en la presente ley se aplicaran graduándolas en proporción a la     gravedad de la falta o incumplimiento en que hubiere incurrido el matriculado. El procedimiento aplicable será el establecido en el titulo X ( artículos 131 y siguientes) de la ley 17.132.

Articulo 22°  : En ningún caso será imputable al profesional o auxiliar de enfermería que trabaje en relación de  dependencia el daño o perjuicio que pudieren provocar los accidentes o prestaciones insuficientes que reconozcan  como causa la falta de elementos indispensables para la atención de pacientes, o la falta de personal adecuado en  cantidad o calidad o inadecuadas condiciones de los establecimientos.

CAPITULO VII

DISPOSICIONES TRANSITORIAS 

Articulo 23°  : las personas que, a la fecha de entrada en vigencia de la presente, estuvieren ejerciendo funciones propias de la enfermería, tanto en el nivel profesional como auxiliar, contratadas o designadas en  instituciones publicas o privadas, sin poseer el titulo, diploma o certificado habilitante en cada caso corresponda, de conformidad con lo establecido en los artículos 5 y 6, podrán continuar con el ejercicio de esas funciones con sujeción a las siguientes disposiciones:

A)    Deberán inscribirse dentro de los  90 días de la entrada  en vigencia de la presente en un registro especial que, a tal efecto, abrirá la Subsecretaria de Salud.

B)     Tendrán un plazo de hasta 2 años para obtener el certificado de auxiliar de enfermería, y de hasta 6 años para el titulo profesional habilitante, según sea el caso. Para la realización de los estudios respectivos tendrán derecho al uso de licencias y franquicias horarias con un régimen  similar al que,  por razones de estudio o para rendir exámenes, prevé el decreto 3413/79,salvo que otras por normas estatutarias o convencionales aplicables a cada ámbito fueren más favorables.

C)    Estarán sometidas a especial supervisión y control de la Subsecretaria de Salud, la que estará facultada, en cada caso para limitar y reglamentar sus funciones, si fuere necesario, en resguardo de la salud de los pacientes.

D)    Estarán sujetas a las demás obligaciones y régimen disciplinario de la presente.

E)     Se les respetaran sus remuneraciones y situaciones de revista y escalafonaria, aun cuando la autoridad de aplicación les limitare sus funciones de conformidad con lo establecido en el inciso C.

CAPITULO VIII

DISPOSICIONES  VARIAS

Articulo 24°  : A los efectos de la aplicación de normas vigentes que, para resguardo de la salud física o psíquica, establecen especiales regímenes de reducción horaria, licencias, jubilación, condiciones de trabajo y provisión de elementos de protección, considérense insalubres las siguientes tareas de enfermería:

A)    Las que se realizan  en unidades de cuidados intensivos.

B)     Las que se realizan en unidades neurosiquiátricas.

C)    Las que conllevan riesgo de contraer enfermedades infectocontagiosas.

D)    Las que se realizan en áreas afectadas pro radiaciones, sean estas ionizantes o no.

E)     La atención de paciente oncológicos.

F)     Las que se realizan en servicios de emergencia.

La autoridad de aplicación queda facultada para solicitar, de oficio o a pedido de parte interesada, ante el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, la ampliación de este listado.

Articulo 25° : La autoridad de aplicación, al determinar la competencia especifica de cada uno de los  niveles a que se refiere el articulo 3° , podrá también autorizar para el nivel profesional la ejecución excepcional de determinadas practicas, cuando especiales condiciones de trabajo o de emergencia así lo hagan aconsejable, estableciendo al mismo tiempo las correspondientes condiciones de habilitación especial

Articulo 26°  : El Poder Ejecutivo reglamentara la presente ley en un plazo 180 días corridos, contados a partir de su promulgación.

Articulo 27°  : Derogase el capitulo IV, del titulo VIII, artículos 58 al 61 de la ley 17.132. y su reglamentación, así como otra norma legal, reglamentaria o dispositiva que  se oponga a la presente.

Articulo  28° :  Invitase a las provincias  que lo estimen adecuado a adherir al régimen establecido por la presente.

Articulo 29° : Comuníquese al Poder Ejecutivo: Alberto. Pierri, Eduardo Menen, Esther.H. Pereyra Arandia de Pérez        Pardo, Hugo R. Flombaum.

Dada en la sala de sesiones del Congreso Argentino, en Buenos Aires el 26/9/91.

Decreto 2230/91. Buenos Aires, Octubre 23 de 1991.

Por tanto, téngase por ley de la Nación N° 24.004, cúmplase, comuníquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese, MENEN, Avelino J. Porto.

ANEXO I

REGLAMENTO DE LA LEY N° 24.004 

Articulo 1°  : El ejercicio libre y autónomo de la enfermería queda reservado al nivel profesional establecido en el articulo 3, inciso A) pudiendo desarrollarse en gabinetes privados, en el domicilio de las personas, en  locales, instituciones o establecimientos públicos o privados, y en todos aquellos ámbitos donde se autorice el desempeño de sus competencias, exigiéndose en todos los casos habilitación de los lugares y la pertinente autorización para ejercer.

Los locales o establecimientos dedicados a las actividades de enfermería, deberán contar con un enfermero/a profesional a cargo, debidamente matriculado, cuyo diploma o certificado será exhibido convenientemente.

Son deberes de dicho personal, los siguientes:

A)    Controlar que los que se desempeñen como profesionales o auxiliares, estén matriculados, autorizados para ejercer por la autoridad sanitaria de aplicación y que realicen sus actividades dentro de los limites de su autorización.

B)     Velar por que los pacientes reciban el más correcto, adecuado y eficaz tratamiento, garantizando por parte del personal, actitudes de respeto y consideración hacia la personalidad del paciente y sus creencias.

C)    Adoptar las medidas necesarias a fin que el establecimiento reúna los requisitos exigidos por las autoridades, controlando las condiciones de higiene y limpieza de cada dependencia.

D)    Adoptar los recaudos necesarios para que se confeccionen los registros adecuados para la documentación de las prestaciones.

E)     Denunciar hechos que pudiesen tener carácter delictuoso, accidentes de trabajo, enfermedades o cualquier circunstancia que, según las normas vigentes, pudieren comprometer la salud de la población, adoptando las medidas necesarias para evitar su propagación.

La responsabilidad profesional a cargo de los locales o establecimientos no excluye la de los demás profesionales o auxiliares  ni la de las personas físicas o ideales propietarias de los mismos.

La habilitación de los locales o establecimientos y la aprobación de su denominación deberá estar sujeta a: condiciones de planta física, higiénico sanitarias y de seguridad, contar con equipos, materiales y sistema de registro, adecuados a las prestaciones que se realicen y en general se ajustara alas normas mínimas del organismo de aplicación.

Articulo 2°  : La docencia, la investigación, el asesoramiento y la administración de servicios estarán a cargo de los profesionales incluidos en el nivel establecido en el inciso A) del articulo 3 de la ley reglamentada.

Articulo 3°  : Es competencia especifica del nivel profesional lo establecido en las incumbencias de los títulos habilitantes  de licenciado/ a enfermería y enfermero/a. A todos ellos les esta permitido lo siguiente:

1)      Planear, implementar, ejecutar, dirigir, supervisar, y evaluar la atención de enfermería en la prevención,  recuperación y rehabilitación de la salud.

2)      Brindar cuidados de enfermería a las personas  con problemas de salud  de mayor complejidad asignando el personal a su cargo acciones de enfermería de acuerdo a la situación de las  personas y al nivel de preparación y experiencia del personal.

3)      Realizar la consulta de enfermería ya la prescripción de la atención de enfermería.

4)      Administrar servicios de enfermería en los diferentes niveles  del sistema del servicio de salud utilizando criterios  tendientes a garantizar una atención de enfermería personalizada y libre de riesgos.

5)      Organizar y controlar el sistema de informes y registros pertinentes a enfermería.

6)      Establecer normas de prevención y control de materiales y equipos para la atención de enfermería.

7)      Planificar, implementar, y evaluar programas de salud juntamente con el equipo interdisciplinario y en los niveles nacional y local.

8)      Participar de la programación de actividades  de educación sanitaria  tendientes a mantener  y mejorara la salud del individuo, familia y comunidad.

9)      Participar en los programas de higiene y seguridad en el trabajo,  en la prevención de accidentes laborales, enfermedades profesionales y del trabajo.

10)  Participar en el desarrollo de la tecnología apropiada para la atención de la salud.

11)   Planificar, organizar, coordinar, desarrollar y evaluar los programas, educaciones de formación de enfermería en sus distintos niveles y modalidades.

12)  Participar de la formación y actualización de otros profesionales de la salud en las áreas de su competencia.

13)  Realizar y participar  de investigaciones sobre temas de enfermería y de salud.

14)  Asesorar sobre aspectos de su competencia en el área de la asistencia, docencia, administración e investigación de enfermería.

15)  Participar en comisiones  examinadoras  en materias especificas de enfermería, en concursos para la cobertura de puestos a nivel profesional y auxiliar.

16)  Elaborar las normas de funcionamiento de los servicios de enfermería en sus distintas modalidades de atención y auditar su cumplimiento.

17)  Integrar los organismos competentes de los Ministerios de Salud y Acción Social y de Cultura y de Educación, relacionados con la formación y utilización del Recurso Humano de Enfermería  y de los organismos técnicos administrativos del sector.

18)  Realizar todos los cuidados de enfermería encaminados a satisfacer las necesidades de las personas en las distintas etapas del ciclo vital según lo siguiente:

        A) Valorar el estado de salud del individuo sano o enfermo y diagnosticar sus necesidades o problemas en el área de su competencia e implementar acciones tendientes a satisfacer las mismas.

        B) Participar de la supervisión de las condiciones del medio ambiente que requieren los pacientes de acuerdo a su condición.

        C) Controlar las condiciones  de uso de los recursos materiales y equipos para la presentación de cuidados de enfermería.

        D)    Supervisar y realizar las acciones que favorezcan el bienestar de los pacientes.

        E)  Colocar sondas y controlar su funcionamiento.

        F)  Control de drenajes.

        G)    Realizar control de signos vitales.

        H)    Observar, evaluar y registrar signos y síntomas que presentan los pacientes, decidiendo las acciones de enfermería a seguir.

        I)       Colaborar en los procedimientos especiales de diagnósticos y tratamientos.

        J)       Planificar, preparar, administrar, y registrar la administración de medicamentos por vía, parenteral, enteral, mucosa, cutánea y respiratoria, natural y artificial, de acuerdo con la orden medica escrita, completa, firmada y actualizada.

K)    Realizar curaciones simples y complejas, que no demanden tratamiento quirúrgico.

L)     Realizar punciones venosas periféricas.

M)   Controlar a los pacientes con respiración y alimentación asistida y catéteres centrales y otros.

N)    Participar en los tratamientos quimioterápicos, en diálisis peritoneal y hemodiálisis.

O)    Brindar cuidados de enfermería a pacientes críticos con  o sin aislamiento.

P)     Realizar y participar en actividades  relacionadas con el control de infecciones.

Q)    Realizar el control y registro de ingresos y egresos del paciente.

R)     Realizar el control de pacientes conectados a equipos mecánicos o electrónicos.

S)     Participar en la planificación, organización y ejecución de acciones de enfermería en situaciones de emergencia y catástrofe.

T)     Participar en el traslado de pacientes por vía aérea, terrestres, fluvial y marítima.

U)    Realizar el registro de evolución de pacientes y de prestaciones de enfermería del individuo y de la familia, consignando, fecha, firma y numero de matricula.

Es de competencia el nivel de auxiliar de enfermería, de acuerdo a lo dispuesto en el inciso B):

1)      Realizar procedimientos básicos en la internación y egresos de los pacientes en las instituciones de salud.

2)      Preparar y acondicionar los materiales y equipos de uso actual para la atención de los pacientes.

3)      Ejecutar medidas de higiene y bienestar del paciente.

4)      Apoyar las actividades de nutrición de las personas.

5)      Aplicar las acciones que favorezcan la eliminación vesical e intestinal espontánea en los pacientes.

6)      Administrar enemas evacuantes, según prescripción medica.

7)      Realizar los controles y llevar el registro de pulso, respiración, tensión arterial, peso talla, temperatura.

8)      Informar a la enfermera/o y/o medico acerca de las condiciones de los pacientes.

9)      Aplicar inmunizaciones previa capacitación.

10)  Preparar al paciente para exámenes  de diagnostico y tratamiento.

11)  Colaborar con rehabilitación del paciente.

12)  Participar en programas de salud comunitaria.

13)  Realizar curaciones simples.

14)  Colaborar con la enfermera en procedimientos especiales.

15)  Participar en los procedimientos postmortem de acondicionamiento del cadáver, dentro de la unidad o sala.

16)  Informar y registrar las actividades realizadas, consignando nombre, apellido, numero de matricula, o registro.

17)  Aplicar procedimientos indicados para el control de infecciones.

Únicamente las personas contempladas en el capitulo VII, articulo 23, inciso A), disposiciones transitorias podrán continuar en el ejercicio de las funciones de enfermería en plazo establecido por el inciso B) del mismo articulo, sin poseer titulo, diploma o certificado habilitante o auxiliares de enfermería que estén ejerciendo actividades fuera de su nivel.

ARTICULO : 4 SIN REGLAMENTACIÓN.

Articulo 5°  :  inciso A): los títulos habilitantes son enfermero/a universitario, licenciado /a  en enfermería y  los que en  el futuro se obtengan a partir del titulo de grado.

Inciso B): la  revalidad de títulos estará a cargo del estado.

1)      Una universidad nacional realizara la revalida para el inciso A.

2)      Los organismos pertinentes establecerán las condiciones de revalida en un plazo no mayor de 180 días a partir de la aprobación de la reglamentación para el inciso C). Dicha revalida deberá ajustarse a las normas, planes y programas vigentes y convenios de reciprocidad.

Articulo 6°  : la revalidad de los certificados auxiliares de enfermería será realizada por el organismo estatal competente, de acuerdo a las condiciones que establezcan en un plazo no mayor de 180 días a partir de la aprobación de la presente reglamentación. La revalida deberá ajustarse a las normas, planes programas y vigentes y convenios de reciprocidad.

Articulo 7° :  Podrán emplear el titulo de especialista o anunciarse como tales aquellos profesionales que acrediten alguna de las siguientes condiciones:

A)    Poseer certificación otorgada por comisiones especiales de evaluación designadas por la autoridad de aplicación, conformada por enfermeros /a  profesionales con funciones de conducción en establecimientos públicos o privados reconocidos, las que tendrán en cuenta:  antigüedad no menor a 5 años de graduación y 3 de ejercicio de especialidad, títulos, trabajos y el resultado de una prueba de evaluación.

B)     Ser profesor universitario de la materia, en actividad obtenido por concurso, en el nivel de titular, asociado adjunto, o denominación  similar.

C)    Poseer certificado de residencia en la especialidad, de una duración no menor de 3 años, reconocida por la autoridad sanitaria nacional.

D)    Poseer titulo de especialidad universitario otorgado o revalidado por universidad nacional o privada reconocida.

E)     Poseer certificado otorgado por entidad científica, asociaciones profesionales, escuelas o instituciones reconocidas para tal fin por la autoridad sanitaria nacional, acumulando no menos de 5 años de graduación como profesional y no menos de 3 años en ejercicio de la especialidad y un curso de no  menos de 800 horas teóricas practicas.

Por única vez y dentro de los 180 días de publicada la presente reglamentación podrán obtener el reconocimiento de la especialidad mediante el sistema de inciso a aquellas  personas que acrediten 5 años como auxiliar de enfermería y 2 años o más como enfermero/a profesional, documentando 5 años de ejercicio de la especialidad.

La autoridad de aplicación, con la colaboración de la comisión del articulo 17,elaborara una nomina de especialidades la que se actualizara periódicamente de la misma forma.

Cada 5 años la autorización para emplear el titulo de especialista será revalidada en las condiciones que establezca la autoridad de aplicación, con la participación de la comisión del articulo 17.

Articulo 8°  :   los profesionales comprendidos en el articulo reglamentado:

A)    Limitaran sus actividades para las que  hayan sido especialmente requeridos, no pudiendo ejercer la profesión libre o en la relación de dependencia en otras funciones.

B)     Los contratos no podrán exceder el termino de 1 año no renovable.

C)    Las instituciones deberán comunicar a la Secretaria de Salud Publica y a la Organización Profesional de Enfermería, la identidad del contratado y acreditar su idoneidad.

D)    Deberán inscribirse en el registro especialmente habilitado para tal fin en la Dirección Nacional de Regulación y Control de la Secretaria de Salud del Ministerio de Salud y Acción Social.

La inscripción caducara automáticamente  con la finalización del contrato.

Articulo 9°  : Para gozar del derecho establecido en el inciso C) del articulo 9 de la ley, el profesional o auxiliar de enfermería deberá justificar su negativa e informar a su superior jerárquico  con la adecuada anticipación para que este adopte las medidas de sustitución para que la asistencia  de enfermería no resulte afectada.

Articulo 10°  : El personal de enfermería deberá realizar periódicamente actividades o cursos de actualización de acuerdo a los avances científicos técnicos de la medicina en general y de su profesión en particular para ello deberán las instituciones garantizar el cumplimiento del articulo 9,inciso D) de la ley de reglamentación.

ARTICULO 11: SIN REGLAMENTACION

Articulo 12°  : Matriculación el personal dependiente de instituciones publicas o privadas tanto en el nivel profesional como auxiliar que a la fecha de entrada en vigencia de la presente reglamentación no hubiera cumplido con el requisito de matriculación, tendrá un plazo improrrogable de 90 días para regularizar su situación.

ARTICULOS  : 13,14,15 y 16 SIN REGLAMENTACIÓN.

Articulo 17°  : La Secretaria de Salud del Ministerio de Salud y Acción  Social, procederá a designar la comisión permanente de asesoramiento y colaboración establecida por el articulo 17 de la ley en un plazo de 30 días, a partir de la publicación en el B.O. de la presente reglamentación, la que tendrá a las siguientes funciones:

A)    Evaluar periódicamente el cumplimiento de la ley y su reglamentación promoviendo las modificaciones  que considere pertinentes.

B)     Asesorar sobre la interpretación en cuanto a derechos, deberes y obligaciones enunciados y las eventuales  transgresiones  a los mismos.

C)    Promover la  actualización  de las competencias de los niveles del articulo 3 de la ley.

D)    Elaborar estándares y normas sobre el ejercicio individual e institucional de la actividad.

E)     Elaborar sus propias normas de funcionamiento y promover la creación de subcomisiones.

F)     Auditar la aplicación de las disposiciones relativas a la protección de la salud y de la seguridad del personal de enfermería.

ARTICULOS  : 18, 19, 20, 21 SIN REGLAMENTACIÓN.

Articulo 22°  : a los efectos de establecer las condiciones cuyo déficit o cumplimiento haría  aplicable el articulo 22de la ley, la autoridad sanitaria nacional, con la participación de la comisión creada por el articulo 17 de la ley, elaborara las normas correspondientes, en un plazo no mayor de 90 días de publicada la presente reglamentación, como así también el procedimiento para que los profesionales  y / o  auxiliares las denuncien, para la prevención de eventuales daños  a la salud de la población.

Articulo 23°  : para continuar en el ejercicio de sus funciones por los plazos que fija el articulo 23  de la ley el interesado deberá:

A)    Inscribirse por medio de la declaración jurada, que a ese efecto elaborara la Secretaria de Salud del Ministerio de Salud y Acción social.

B)     Adjuntar a la documentación:

 Una fotocopia del titulo o certificado de auxiliar de enfermería.

Fotocopia del DNI.

 A los 4 años de entrada de vigencia de la presente reglamentación el organismo de aplicación, a través de la comisión creada por el articulo 17 de la ley, evaluara el cumplimiento de los plazos a fin de determinar las modificaciones pertinentes.

Los plazos comenzaran atener vigencia a partir del inciso del ciclo lectivo 1994.

ARTICULOS   :  24, 25,26, 27, 28, 29 SIN REGLAMENTACIÓN.

 

 

  Subir

Mal de salud: enfermeros que padecen violencia laboral

Universidad Nacional de Lanús
Departamento de Salud Comunitaria
25 de Junio de 2009

Mal de salud: enfermeros que padecen violencia laboral

Una investigación de la UNLA :aborda el caso del personal de enfermería del sector público, en el que los modos particulares en que se organiza el trabajo parecen funcionar como factores generadores de sufrimiento y violencia. Otra de las problemáticas que advirtieron los investigadores fue la conflictividad que se genera por no contar con personal suficiente.

Si se parte de la idea de que el trabajo es un espacio esencial para el despliegue de la identidad, la creatividad y la autorrealización de los individuos, cabe preguntarse en qué situaciones deja de funcionar de esta manera para transformarse en un generador de sufrimiento y violencia. El trabajo funciona, en determinados contextos, como un dispositivo que en vez de potenciar la autorrealización y la creatividad, la impide, anulando los lazos de cooperación entre los trabajadores y dirigiéndolos a dinámicas de violencia. Así, se transforma en un espacio des-subjetivante, tanto de los pacientes como de los propios trabajadores.

La investigación tuvo entre sus objetivos el de explorar y describir los tipos y modalidades en que se presenta la violencia laboral en el personal de enfermería, así como el significado que adquiere para ese grupo de trabajadores. También se observaron y caracterizaron los factores de generación de violencia laboral tanto en el nivel individual, como grupal y de organización. De este modo se intentó establecer tipologías relativas a los fenómenos de violencia laboral en este sector.

A partir del análisis de entrevistas realizadas con enfermeras/os que vivieron experiencias de violencia laboral y acoso, se indagó en los modos en que surgen las situaciones violentas. Los datos arrojados por estas entrevistas permitieron concluir que la organización del trabajo es uno de los pilares de la generación de violencia laboral, vertical y horizontal.

Entre los factores condicionantes de las situaciones de violencia y acoso se encuentra la imposibilidad de salvar la brecha que existe entre trabajo prescripto y trabajo real. Una de las causas es la falta de personal enfermero necesario y la conflictividad que provoca esta situación. Por otra parte, se advirtió la heterogeneización de la profesión de enfermeros, ya que existen sub-categorías profesionales en las que no se cumplen las normas que refieren a cargos y funciones.

Otro de los factores reside en la instrumentalización del maltrato y la violencia ejercida por las instituciones y los responsables de la gestión. De este modo, también son los propios enfermeros los que contribuyen a instaurar reglas informales del oficio e ideologías colectivas que se emplean como modo de defensa y que conducen a naturalizar ciertas situaciones de maltrato, generando actitudes de tolerancia frente a la violencia y el acoso de sí mismos, de pares y de pacientes.

Guillermo Tangelson
contenidos@unla.edu.ar
Miriam Wlosko
Área de Comunicación Institucional y Prensa
Universidad Nacional de Lanús

Unas 800 enfermeras neonatales enseñan a padres en hospitales a prevenir enfermedades

Unas 800 enfermeras neonatales enseñan a padres en hospitales a prevenir enfermedades
 
Fecha Publicación: 15/08/2010|11:45

 
Unas 800 enfermeras neonatales enseñan a más de dos mil padres por mes en distintos centros de salud públicos y privados del país, a través del dictado de charlas libres y gratuitas enfocadas en la atención integral del recién nacido, prevenir enfermedades y disminuir las internaciones.

 
 
Agrupadas en la Red de Enfermeras por la Prevención, estos profesionales de la salud brinden charlas, principalmente, dirigidas a los padres y cuidadores de los bebés de alto riesgo, aquellos que nacieron con un sistema inmunológico inmaduro: niños prematuros, con cardiopatías o con bajo peso, entre otras afecciones.
 
Son talleres participativos para padres que se dictan en centros de salud públicos y privados, impartidos de manera voluntaria, por enfermeras neonatales.
 
El objetivo principal de los encuentros es disminuir las reinternaciones, las secuelas y la mortalidad que producen las infecciones respiratorias agudas bajas (IRAB), principal causa de internación en menores de dos años.
 
Para ello, los padres reciben la información necesaria para reconocer cómo actúa el virus sincicial respiratorio (VSR), otros patógenos, cuáles son sus formas de contagio y detectar los síntomas de alarma que requieren una consulta médica inmediata.
 
Desde que la red empezó 20.000 padres y cuidadores ya fueron educados para prevenir las infecciones.
 
Asimismo, se abordan temáticas que despiertan el interés de las madres, como la prevención del dengue, la gripe A, la higiene en el hogar y la importancia de lactancia materna.
 
El programa que desarrolla Enfermeras por la Prevención ubica al personal de Enfermería más allá de su tarea asistencial cotidiana y lo reconoce como protagonista de un proceso educativo.
 
En una rueda de prensa que se desarrolló el pasado jueves en un hotel porteño, Patricia Buffoni, coordinadora gral de la Red de Enfermeras por la Prevención; Catalina Leban, enfermera del Hospital Durand; Paola Laverti, enfermera del Hospital Gandulfo; José Ferreyra, enfermero del Hospital Evita Pueblo; e Inés Quinter, enfermeras del Hospital Posadas, dieron a conocer detalles de la propuesta que llevan adelante.
 
El programa de Enfermeras por la Prevención nació en 2006 por iniciativa de Patricia Buffoni, quien en su carácter de Coordinadora de Capacitación de Enfermeras y miembro del área de Neonatología de Abbott Laboratories Argentina S.A., comenzó a capacitar a enfermeras de los principales hospitales de neonatología del país.
 
Este grupo aborda la educación como un proceso dinámico transformador, para adquirir conocimientos que permitan discernir y establecer prioridades para modificar hábitos o mantenerlos saludables para vivir en bienestar.
 
Actualmente, más de dos mil padres por mes son capacitados por este grupo de enfermeras.
 
Los centros de salud donde hasta el momento se realizó la capacitación para el personal de enfermería en la prevención de infecciones respiratorias agudas bajas se encuentra en la Capital Federal y en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Chaco, San Juan, Tucumán y Santa Fe.
 
15 de Agosto de 2010 (Terra – DERF)
Fuente: http://www.derf.com.ar/despachos.asp?cod_des=360160&ID_Seccion=42

Argentina cursos virtuales secretaría de Derechos Humanos de la Nación

La Dirección Nacional de Formación de la Secretaría de Derechos Humanos de
la Nación los y las invita a preinscribirse a sus capacitaciones
desarrolladas en el Campus Virtual:
· Género y derechos humanos, capacitación con tutoras.
· Derechos humanos y resolución alternativa de conflictos en el ámbito
laboral, capacitación con tutores/as.
· Derechos humanos, igualdad y lucha contra la discriminación, capacitación
con tutores/as.
· Salud sexual y procreación responsable, capacitación autoformativa.
· Discapacidad y derechos humanos, capacitación autoformativa.
 
La modalidad de preinscripción es virtual, se deberá ingresar al Campus
Virtual en Inscripción: www.campusdh.gov.ar
Las preinscripciones sólo serán tomadas como válidas en el período de tiempo
que se especifica en cada curso.
Les recordamos a las personas interesadas que integran la Administración
Pública – nacional, provinciales y municipales, tanto en cargos
profesionales, administrativos, técnicos o docentes- que pueden consultar
con sus respectivas áreas de recursos humanos, las condiciones para la
acreditación de los cursos con tutores/as como instancia de capacitación.
Estas capacitaciones se realizan integralmente vía internet y son totalmente
gratuitas.
 
 
“Si no cambias de dirección, acabarás en el lugar exacto al que te diriges”.
Antiguo proverbio chino
http://jjmijana.blogspot.com/
http://www.anenf.com/

Consultar vía correo electrónico a: formacionsdh@derhuman.jus.gov.ar This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it  o telefónicamente al: (00 54 11) 5167 6634 begin_of_the_skype_highlighting              (00 54 11) 5167 6634      end_of_the_skype_highlighting

Enfermeras en riesgo

    Enfermeras en riesgo
Violencia laboral con enfoque de género

Margarita Poblete Troncoso1, Sandra Valenzuela Suazo2

 

 

1Enfermera Docente, Universidad Católica del Maule, Chile. Magíster en Educación, Doctoranda de Enfermería, Universidad Concepción, Chile

2Doctora de Enfermería, Facultad de Medicina, Departamento de Enfermería, Universidad Concepción, Chile

CORRESPONDENCIA
Margarita Poblete Troncoso,
mpoblete@hualo.ucm.cl

Manuscrito recibido el 25. 05. 2005

Manuscrito aceptado el 8.08. 2005

Index Enferm (Gran) 2005;51:40-44

  Resumen Abstract

La violencia en la actualidad es un fenómeno sociocultural que alcanza diversos ámbitos. Uno de ellos es el lugar de trabajo. Aunque este último en general ha sido considerado tradicionalmente como un ambiente relativamente benigno y libre de violencia, nuestra concepción del problema ha evolucionado hacia el concepto de que la violencia laboral no es un problema individual episódico, sino que es un tema estructural estratégico enraizado en factores sociales económicos culturales y organizacionales más amplios, que ha comenzado a preocupar a la sociedad por sus altos costos en salud y en la economía de los países. La mujer, como parte del mundo laboral,  está propensa a sufrir violencia de diversa índole, siendo frecuente por sus características de género el acoso sexual, la inequidad salarial y el “mobbing”, definido como acoso moral. El presente trabajo es una revisión  que  aborda la violencia laboral que sufre la mujer y su implicación para  la enfermería como profesión típicamente femenina.

NURSES IN RISK: VIOLENCE AT WORK FOCUSED ON GENDER

At  present time,  violence is a socio-cultural phenomena that affects  different environments. One of them is the workplace. Although  the latter in general has traditionally been viewed as a relatively benign and violence-free environment,   our understanding has grown that violence at work is not just an episodic, individual problem, but a structural, strategic issue rooted in wider social economic, organizational and cultural factors that worries society because of its high costs in health and in the economy of countries. Women, as part of the working population,  are bound to suffer violence  at workplace of various types, being frequent,  because of their gender characteristics,   salary  inequity, sexual harassment and  ”mobbing”. The present work is a revision that issues violence at workplace and its implications for  nursing, as a  typical  feminine  profession.

 

Introducción

La Enfermería es una profesión que tiene como misión cuidar la vida, es inherente a ella defender el derecho a la vida y respetar  los derechos humanos. El código deontológico del Consejo Internacional de Enfermeras (CIE) en el año 2000 invita a las enfermeras a estar alerta frente a las situaciones de violencia, ya que se considera una de las causas más importantes de morbi-mortalidad en el mundo, incluso superando a las enfermedades infecciosas. Más de dos millones de personas mueren cada año a consecuencia de lesiones causadas por la violencia, es la tercera causa de muerte en la población joven (15-44 años), muchos de ellos sobreviven pero quedan con secuelas1.

La violencia es percibida como un problema de salud pública y es preocupante ya que afecta a todos los individuos, adquiriendo múltiples formas y llegando a diferentes ámbitos como la violencia en la mujer, maltrato infantil, violencia intra familiar, violencia sexual y violencia laboral.

El presente trabajo profundizará su análisis en la violencia laboral, poniendo énfasis en el problema de género, considerando que es de reciente interés para la salud pública y escasamente abordado  pero que tiene importantes repercusiones en la salud laboral de la mujer.

Violencia Laboral

La violencia  es un comportamiento no deseado, pero cualquier individuo puede ser víctima de la violencia en algún momento de su vida, la mayoría de las veces esta violencia es provocada a través de palabras  o acciones. La violencia laboral en estas últimas décadas ha pasado a ser  objeto importante de estudio para las diversas disciplinas por sus  consecuencias en la salud de los  trabajadores, siendo causante de altos costos en salud, de absentismo laboral y descenso de la productividad.

Violencia laboral se considera a “toda acción ejercida en el ámbito del trabajo que manifieste abuso del poder por parte del empleador, del personal jerárquico, de quien tenga la función de mando, de un tercero vinculado directa o indirectamente con él o de quien tenga influencias de cualquier tipo sobre la superioridad”.2 Violencia laboral según Chapell y Di Martino3, “es cualquier incidente en el cual un empleado es abusado, amenazado o tocado por un miembro del público: paciente, cliente y/o compañero de trabajo”.

Las acciones consideradas como violencia laboral serían todas aquellas acciones que atentan contra la dignidad, integridad física, sexual, psicológica o social, mediante amenazas, intimidación, maltrato, persecución, menosprecio, insulto, bromas sarcásticas reiteradas, discriminación negativa, desvalorización de la tarea realizada, imposición, inequidad salarial, traslados compulsivos, acoso moral y acoso sexual.4

El maltrato psíquico y social se manifiesta como la hostilidad continua y repetida como por ejemplo: constante bloqueo de iniciativas de interacción que generan aislamiento del trabajador, cambiarlo de oficina para separarlo de su grupo, prohibirle hablar con sus compañeros, obligarlo a hacer tareas denigrantes, juzgar de manera ofensiva su desempeño, asignarle tareas sin sentido para humillarlo, asignarle trabajos imposibles de cumplir u obstaculizar la tarea para que no pueda ser llevado a cabo, promover un complot sobre el trabajador, amenazarlo con despido.

El daño físico se entiende como “toda conducta que directa o indirectamente esté dirigida a ocasionar un daño o sufrimiento físico sobre el trabajador, desde encierro hasta golpes y el acoso son acciones persistentes y reiteradas con el fin de incomodar con palabras o gestos, bromas o insultos al trabajador en razón de su sexo, nacionalidad, edad, color, origen étnico, religión, capacidades diferentes, aspectos físicos, preferencias o situación familiar entre otros”.4

La inequidad salarial también es considerada como una violencia laboral, existiendo una clara y documentada  discriminación de género.

Chappell y Di Martino5 realizan un estudio de la violencia en el trabajo, examinan la violencia  en varias naciones y precisan que ésta no es un problema simple de resolver, que es complejo, amplio, que está arraigado en lo social, cultural, en lo económico y en las organizaciones.

La complejidad de estas situaciones hace virtualmente imposible diseñar intervenciones para tratar todo, o la mayoría donde se presentan estos actos de violencia, estos autores postulan un modelo interactivo de la violencia en los lugares de trabajo que consideran los factores de riesgo del individuo y del lugar de trabajo que afectan la interacción del perpetrador y la víctima (ver fig.1). Este modelo proporciona un vehículo o un sistema teórico de los cuales se puede desarrollar intervenciones útiles. Los autores, en su libro “Violence at work”, refieren que la violencia en los lugares de trabajo aún no ha sido muy estudiada por las diversas disciplinas, al igual que existe escasa literatura al respecto, pero sí se conocen los factores de riesgo asociados a estos eventos (ver tabla 1).

 

 

 

Estos riesgos se dan con frecuencia en las mujeres dado que se encuentran en ocupaciones más expuestas como la enseñanza, el trabajo social, la enfermería, la banca y el comercio minorista.

Los autores mediante su modelo intentan predecir los incidentes violentos, pero con ello no es suficiente, agregan que es necesario aunar esfuerzos para reducir la violencia en los lugares de trabajo, mediante pautas eficaces de prevención, intervenciones inmediatas y ayuda a largo plazo a las víctimas de la violencia.

Violencia Laboral en la mujer

La violencia hacia la mujer es un fenómeno cultural de profunda raigambre histórica, inserto en una forma de organización social y en un sistema de creencias culturales que determina prácticas, comportamientos y estilos de relación. Estas creencias nacen de la ideología patriarcal expresadas en la subordinación de la mujer al dominio y control masculino.6

De entre todos los actos de violencia laboral se considera que los que afectan a la mujer con mayor frecuencia son: el acoso sexual, la  inequidad salarial y mobbing o acoso moral.

1. Acoso sexual. Es un comportamiento antiguo y frecuente en los centros de trabajo, se considera  a toda acción sexual no recíproca  que produce o amenaza un perjuicio laboral.3 De acuerdo a la  Organización Internacional del Trabajo (OIT), el acoso sexual en el medio laboral es un problema universal, y lo define según recomendación de la Comisión  Europea.7

a) Conducta de naturaleza sexual u otro comportamiento basados en el sexo que afectan a la dignidad de la mujer y del hombre y que resulta “indeseada, irrazonable y ofensiva para la persona que es objeto de la misma”.

b) La negativa de una persona a dicha conducta por parte de empresarios o trabajadores (incluidos los superiores y compañeros), se utiliza en forma explícita o implícita para tener acceso de una persona al empleo.

c) Conducta que crea un entorno laboral intimidatorio, hostil y humillante para la persona que es objeto del acoso.

Algunos autores refieren que el acoso sexual es una forma de violencia de género. De acuerdo a Lubertino8, el acoso sexual fortalece el estereotipo y desequilibrio cultural del hombre productor dominante y de la mujer reproductora sumisa, de esta forma el hombre reduce a la mujer a objeto sexual y le niega el derecho a actuar en los espacios considerados tradicionalmente masculinos y al mismo tiempo absolviendo a los hombres de su responsabilidad en el ámbito de la reproducción.

Para gran parte de los hombres el acoso sexual pasa a formar parte del cortejo, que continua con la seducción y la conquista. Los hombres con su conducta agresiva e irrespetuosa generan una suerte de juego de seducción, el éxito de este juego de seducción son relaciones sexuales con la mujer escogida, no importando la aceptación explícita de ella. Para la mujer en cambio el acoso sexual es una conducta discriminatoria, de abuso de poder por parte de los hombres que alcanza a la violencia. A qué se debe esto, simplemente a la socialización diferente para hombres y mujeres, que se reforzó en la familia, en la escuela y a través de los medios de comunicación.9

Un estudio realizado en Buenos Aires, Argentina, 1997, por la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) a 302 empleadas de este gremio, dio como resultado que el 47,4% habían sufrido acoso sexual.10 De una investigación realizada en Santiago de Chile en 1993 por el Centro de Estudios de la Mujer, en que se entrevistó a 1200 trabajadoras de diversas ramas de actividad y con distintos niveles jerárquicos, de calificación, ingresos, escolaridad y ocupación, resultó que el 84,3% opinó que el acoso sexual es un hecho real, y de éstas el 20% reconoció haberlo sufrido.11

Desglosado por rama de actividad:12 mujeres que trabajan en servicios financieros 22,2%, trabajadoras del rubro de servicio 20,1%, trabajadoras del sector comercio: 21,8%, trabajadoras del sector industrial: 14.1%. De estas mujeres acosadas un 32,3% renunció a su trabajo, un 3,9% fue despedida y un 4,7% fue perseguida.

En Chile, es la Dirección del Trabajo, la que realiza la labor fiscalizadora de pesquisar el acoso sexual, siendo reconocido sólo en el ámbito administrativo, pues la ley de acoso sexual de reciente aprobación aún no entra en vigencia. La Dirección del Trabajo ha realizado un seguimiento y fiscalización a casos de acoso sexual, a partir de una orden del servicio, consignando 100 casos en 2 años, de éstas 80 perdieron su empleo y en la mayoría no se pudo demostrar acoso sexual.13

El acoso sexual es devastador para la mujer trabajadora como es constatado en los estudios anteriores, por lo cual se hace urgente legislar en este aspecto.

2. Inequidad Salarial. Se considera una violencia laboral, tal vez por el solo hecho de ser discriminatorio. De acuerdo a datos de la Confederación Mundial del Trabajador, las mujeres son la mitad de la población del planeta y realizan dos tercios del trabajo, pero sólo obtienen el 10%.4 En Chile las mujeres representan un tercio de la masa laboral (36,2 %), sin embargo reciben menores remuneraciones y calificaciones.14 De acuerdo al INE, sobre diferencias salariales, la brecha salarial entre hombres y mujeres alcanza en promedio un 31%, es decir por $1000 recibidos por un hombre, una mujer recibirá sólo $689. Siendo la mujer un 29% más económica en costos no salariales que el hombre. El ingreso medio de las mujeres representa el 63,4% de los hombres manteniendo la brecha  entre lo que ganan hombres y mujeres, cuando una trabajadora y un trabajador realizan idénticas labores en una empresa con la misma capacitación y antigüedad, la mujer recibe un sueldo inferior al del hombre. Las principales diferencias en salario se encuentran en los servicios financieros, 88,3% y en los servicios comunales con un 60,5%.13

Un estudio realizado en la octava región en los años 90 por la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad de Concepción, reveló que en general la mujeres ganaban menos que los hombres, llegando estas diferenciales salariales a un 49%.15 Los autores del estudio refieren que esta situación es un problema de tipo cultural en Chile, pues no se está acostumbrado a que la mujer trabaje y probablemente los empresarios creen que las mujeres no rinden en el trabajo igual que los hombres.

3. Acoso Moral o Mobbing. El acoso moral en el trabajo siempre ha existido, pero no con la frecuencia y agresividad que actualmente se está produciendo, fenómeno que preocupa especialmente a los países europeos en que se está intentando legislar al respecto. En Australia y Suecia ya constituyen delito penado. El mobbing está asociado también a la economía neoliberal  en que exige a los trabajadores una gran competitividad laboral. Esta violencia psicológica en el trabajo alcanza niveles de epidemias16 donde las mujeres son las víctimas favoritas debido a la cultura patriarcal en la que estamos insertas.

La psiquiatra francesa Marie-France Hirigoyen define acoso moral como “toda conducta abusiva (gesto, palabra, comportamiento, actitud) que atenta por su repetición o sistematización, contra la dignidad o la integridad psíquica o física de una persona, poniendo en peligro su empleo o degradando el ambiente de trabajo”.17 La autora refiere que el acoso no se plantea como un conflicto abierto, confesable, sino que es una relación dominante-dominado, ya sea por diferencias jerárquicas o por dominación psicológica entre pares, en todos los casos existe una desestimación del otro interlocutor válido, destruyendo su identidad. El origen de esta conducta no está claramente explicada en los lugares de trabajo, pero lo sufren individuos con baja autoestima, que no se ajustan a las reglas, de aspecto diferente al resto del grupo, lo que genera envidia, rivalidad, miedo y desconfianza.

Generalmente este maltrato comienza por actos banales del jefe o compañero de trabajo,  generando una cadena de humillaciones, comentarios malintencionados, maltratos y vejaciones cuyo fin es lograr desestabilizar a la víctima.

El acosador es una persona narcisista, perversa, que ha sufrido carencias y abusos, tiene necesidades no satisfechas que le han generado neurosis, vacíos y heridas afectivas, es de mente fría y sin ningún respeto por el otro. Es un “depredador” que inmoviliza a su víctima, seduciéndola, “vampirizándola”, para luego destruirla.17 El acosador es una persona exitosa en su trabajo, pero desarrolla su carrera sin escrúpulos, lo que le facilita el abuso de las personas que le rodean.

Cualquier individuo puede sufrir acoso moral, no existe un perfil determinado de víctima, pero como se ha señalado anteriormente en la mayoría de los casos ésta posee una baja autoestima. La víctima según Hirigoyen se muestra frágil ante el acosador, por lo cual es fácil de humillar y maltratar, ésta recibe acusaciones tales como: “eres una inútil”, “esto está mal hecho”, “otra vez lo has hecho mal”, “no puede hacer nada bien”, con la finalidad de quebrantar a la víctima y acusarla de histérica o mal empleado.

Lugares propicios para este abuso, son aquellos donde se puede obtener poder rápidamente, va desde asociaciones de tipo humanitario, sector privado a sector público, en este último es donde se perpetua el acoso enfermando seriamente al acosado.

Un estudio realizado en Brasil acerca del acoso moral, muestra que este tipo de violencia es usada con mayor frecuencia en los trabajadores que están involucrados directamente en la producción, donde el comportamiento sumiso y las mayores demandas se dan.18 El mismo estudio realizado en 2072 trabajadores de 97 compañías de la cuidad de Sao Paulo, dio como resultado que los trabajadores que habían sufrido acoso moral eran un 42%, de ellos un 57% eran mujeres y un 43% hombres.

Un informe de la OIT, reveló que en Inglaterra el 53% de los empleados ha sufrido acoso moral y un 78% ha sido testigo de ello.16  En Argentina 6,1% de los varones y un 11,8% de las mujeres sufrieron algún tipo de violencia sicológica o física en el trabajo. En Europa se cree que las personas que sufren mobbing en todo el continente alcanzan unos doce millones, lo que representa un 8,1% de la población activa, siendo un 7% en los hombres y un 9% en las mujeres.19

De acuerdo a las estadísticas las mujeres son las más afectadas por el mobbing, la psiquiatra Hirigoyen  refiere que la mayoría  de las víctimas tiene cerca de los 48 años  y en  un 70% serían mujeres. Estos acosos en un comienzo tienen características machistas, los compañeros de trabajo o superiores intentan propasarse con ellas, éstas lo rechazan y de esta forma comienza un acoso moral donde son marginadas, humilladas y maltratadas, en las mujeres el acoso sexual y moral se mezclan fácilmente. Pero también está el caso de que por el solo hecho de ser mujeres éstas son acosadas y marginadas para impedir que alcancen puestos de mayor responsabilidad.

Violencia laboral y Enfermería

De acuerdo al CIE las enfermeras tienen una probabilidad tres veces mayor que los demás profesionales de ser víctimas de la violencia en el lugar de trabajo,1 de acuerdo a una encuesta realizada en el Reino Unido el 97% de las enfermeras conocían a alguna colega que había sido atacada físicamente en el curso del año anterior.

En Chile, un estudio realizado en un Hospital de la octava Región, revela que las profesionales de enfermería en un 73,4% tienen una alta percepción de la violencia hacia su persona, y el 66,3% refiere percibir violencia hacia sus colegas,20 lo que confirma lo que refiere el CIE respecto a que las enfermeras tienen alta posibilidad de sufrir violencia en su lugar de trabajo, es decir violencia laboral.

Estudios de Letelier y Valenzuela acerca de percepción de violencia en los servicios hospitalarios por los alumnos de enfermería, revelan que éstos tienen una alta percepción de violencia en su medio laboral, correspondiendo al 74,3% de los encuestados, de éstos el 11% señaló violencia física, 33,3% acoso sexual y el 94,3% también percibió principalmente violencia psicológica.21 Un estudio piloto realizado en España a 160 personas de diferentes estamentos profesionales y comunidades autónomas, 65 de las cuales son enfermeras con edades comprendidas entre 20 a 48 años, reveló aparición de mobbing en un 10% de la muestra.22 Un estudio realizado en las islas de Baleares, España, revela que dos de cada diez enfermeros y enfermeras se perciben víctimas de hostigamiento laboral y las edades más afectadas fluctúan entre los 42 –51 años,23 lo que coincide con Hirigoyen (2001), en que el predominio del acoso moral se sitúa alrededor de los 50 años.

Paravic, Valenzuela y Burgos, estudian la violencia percibida en la atención primaria encontrando que más del 50% de los funcionarios percibe violencia y es catalogada de baja intensidad, pero cuando la perciben hacia otros, ya sea usuarios o hacia otros trabajadores ésta es mayor y de una intensidad media alta.24 La naturaleza de esta violencia percibida es mayoritariamente de tipo sicológico y corresponde a la aterrorización y degradación. Esta situación de violencia es con mayor intensidad en las mañanas cuando la afluencia de público es mayor y cuando hay exceso de trabajo. Los funcionarios perciben que los motivos que causan esta violencia son: “el tipo de personalidad del agresor”, “el abuso de poder de quienes están en posiciones directivas” y “demora en la atención de usuario”. Entre los hallazgos del estudio se consignó a la enfermera como agente agresor inmediatamente después de los pacientes o usuarios, coincidiendo con estudios de Letelier y Valenzuela,21 en que alumnos de enfermería en prácticas percibieron a la enfermera como violentadora. El CIE en el 2004 manifiesta que existe un pequeño número de enfermeras que ha perpetrado actos de violencia, abusos de pacientes o colegas infringiendo el código de ética.

Conclusiones

La violencia en la mujer es un problema mundial, que atraviesa razas, países y diversas sociedades con bajos y altos niveles socioeconómicos, pues es un fenómeno cultural, arraigado en la sociedad  y predeterminado por la estructura patriarcal.

Las enfermeras han sufrido y reconocido violencia en sus lugares de trabajo, pero no han denunciado lo suficiente. El CIE recomienda estar alerta y denunciar estos actos, más aún si se identifica a enfermería como una profesión feminizada.

La violencia laboral, como se ha mencionado es de reciente estudio en Chile, por lo cual es necesario enfocar estudios en los campos de trabajo por las enfermeras que se han incorporado a la  salud ocupacional.

Las enfermeras debemos cuidar la vida, para ello debemos prepararnos, detectar los actos de violencia en cualquier individuo, no callar, no considerarlo como normal o habituarnos a ello, frecuentemente en los servicios hospitalarios se observa agresiones a los pacientes que se traduce en falta de atención y trato frío como lo señalan algunos estudios en que dichos actos se justifican  por el exceso de trabajo, pero sólo estamos logrando incrementar el círculo de la violencia que se está viviendo.

En el lugar de trabajo muchas enfermeras sufren la violencia que incluso alcanza a los pacientes y estudiantes de enfermería, los cuales sufren maltrato por parte del equipo de salud y de las propias enfermeras docentes y  clínicas, logrando con ello bajar la autoestima en los estudiantes y hacerlos presa fácil  en su vida profesional del mobbing.

Bibliografía

1. Colegio de Enfermeras de Chile A.G. Día internacional de la Enfermera: Profesión y Violencia.  Revista de Enfermería . 2001.Pág. 22-25        [ Links ]

2. Instituto Social y Político de la Mujer Argentina.  Violencia Laboral y Acoso sexual. Hechos, 2004. Disponible en htpp://www.ispm.org.ar/violencia/images/hechos/v-laboral.html. [Accesado el 10 de Marzo del 2005].        [ Links ]

3. Chapell D y Di Martino V. Violence at work. Geneva, international Labour Office, 1998. Suiza.         [ Links ]

4. Díaz Mujica M, Fernández Jiménez I, Valdebenito Herrera L. Violencia doméstica y ámbito local: La propuesta de intervención DOMOS. Corporación Centro de la Mujer DOMOS, 2002, Santiago de Chile.        [ Links ]

5. Chappell D y Di Martino V. Violencia en el trabajo. Segunda Edición, Ginebra, internacional de trabajo oficina, 2001.        [ Links ]

6. Rojas X. La violencia en la familia. Más derechos, económicos, sociales y culturales, menos desigualdades de las mujeres en Chile. Segundo informe de derechos económicos y Culturales de las mujeres en Chile 2001. Editorial la Morada. Santiago de Chile. 2001: 75.        [ Links ]

7. Organización Internacional del Trabajo. Desagradable, no deseado y cada vez más ilegal: El acoso sexual  en el lugar de trabajo. Articulo N°19 de Trabajo. Disponible en http://www.ilo.org/public/spanish/bureau/inf/magazine/19/sexhar.htm. [Accesado el 14 de marzo de 2005].        [ Links ]

8. Lubertino M J. Si molesta es Acoso sexual. Instituto Social y Político de la Mujer. Disponible en http://www.ispm.org.ar/documentos/index.htm. [Accesado el 14 de Marzo del 2005].        [ Links ]

9. Núñez  L , Salazar  G, Todaro R, González C  y  Saravia P. Acoso sexual en el trabajo: Cuando se legisla. Revista de Enfermería 2001; 116: 13-15.         [ Links ]

10. Unión del Personal Civil de la NACIÓN(UPCN): Violencia laboral. Estudio sobre acoso Sexual. Buenos aires, Secretaría de la mujer de UPCN, 1997.        [ Links ]

11. Rico MN. Violencia de género: un problema de derechos humanos. Serie mujer y desarrollo N° 16. Consultora de la Unidad Mujer y Desarrollo de la CEPAL. Santiago de Chile, 1996.         [ Links ]

12. Centro de Estudios de la Mujer, Chile. Acoso en Chile. Servicio Nacional de la Mujer, Gobierno de Chile. (SERNAM). Disponible en http:www.sernam.gov.cl/noticias2004/noticias050104.htm. [Accesado el 15 de Marzo del 2005].        [ Links ]

13. Matus A. El derecho al trabajo. Más derechos, económicos, sociales y culturales menos desigualdades de la mujeres en Chile. Segundo informe de derechos económicos y culturales de las mujeres en Chile 2001. Editorial la Morada. Santiago de Chile 2001.         [ Links ]

14. Melgarejo A. Discriminación laboral femenina. Diario el Sur, Concepción, Chile, 12 de Agosto de 2001; N°1398: 1-2.        [ Links ]

15. Gómez MG. Mujeres ganan 49% menos que los hombres en VIII Región. SERNAM-Región Bío-Bío. El Mercurio, 21 de Julio de 1998. pp 8 y 10.         [ Links ]

16. Baéz G. El acoso moral o Mobbing en el trabajo. Cuadernos de Mujer Salud/6. Red de Salud de las mujeres Latinoamericanas y del Caribe, 2001: 79-81.        [ Links ]

17. Hirigoyen MF. El acoso moral en el trabajo. Distinguir lo verdadero de lo falso. Buenos Aires, Argentina. Paidos, 2001.         [ Links ]

18. Barreto M. Asedio moral en el trabajo: un peligro invisible. Cuadernos de Mujer Salud/6. Red de Salud de las mujeres Latinoamericanas y del Caribe, 2001: 82-87.        [ Links ]

19. Blanco J. Las consecuencias del mobbing. Mujer actual.com. Disponible en http://www.mujeractual. com/trabajo/discriminación/mobbing2.html [accesado el 10 de Marzo del 2005].        [ Links ]

20. Sánchez  S, Valenzuela S, Solares JC. Percepción de la violencia que afecta  a las profesionales de enfermería. Revista de Enfermería, Chile 2002. 120: 10-14.        [ Links ]

21. Letelier  P y Valenzuela S. Violencia: Fenómeno relevante de estudio en campos clínicos intra hospitalario de enfermería. Revista Ciencia y Enfermería, 2002. 8(2):21-26.         [ Links ]

22. Fornés J, Reinés J y  Sureda C. Hostigamiento psicológico (mobbing) en enfermería. Revista Rol de enfermería, 2004, 27(9): 9-16.        [ Links ]

23. Fornés J. El hostigamiento psicológico en el personal de enfermería en las Islas Baleares. 2003. Disponible en http://www.uib. es/servei/ comunicacio/sc/projectes/arxiu/nousprojectes/mobbing/ mobbingcast.pdf. [Accesado el 10 de marzo del 2005].        [ Links ]

24. Burgos M y Paravic T. Percepción de violencia de los pacientes hospitalizados en los servicios de medicina y cirugía de un hospital público. Revista Ciencia y Enfermería, 2003. 9(2): 9-14.         [ Links ]

Material extraido de la siguiente pagina

http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1132-12962005000300008&script=sci_arttext

Diferencias entre el mobbing y el acoso sexual

Las mujeres son el colectivo que sufre especialmente el mobbing, fundamentalmente las de mediana edad, con más 40 años y con una antigüedad en la empresa superior a 10 años,  que además están en situaciones de alta vulnerabilidad personal o familiar.

Es unánime la consideración del acoso sexual como una modalidad dentro del campo más amplio del acoso laboral. Frecuentemente el mobbing ejercido sobre una mujer es el resultado de negarse a requerimientos sexuales por parte del instigador del  acoso.

Según estudios el 24% de las mujeres víctimas de ‘mobbing’ psicológico también lo ha estado de acoso sexual. En el caso de los hombres, esta doble victimización ocurre en el 10%. El 8% de las mujeres y el 3% de los hombres que componen la muestra del estudio han sido víctimas de acoso sexual en el trabajo, pero solamente el 2% de las mujeres y el 1% de los hombres reconocen que el acorralamiento revestía una naturaleza grave. Las mujeres son asediadas principalmente por otros hombres, 93% de los casos. Los hombres acorralados sexualmente lo son por miembros de su propio sexo en un 51%.

Se evidencia la relación entre el acoso sexual  y el acoso  moral. En el tema del acoso sexual  a menudo focalizamos el tema en los requerimientos de los jefes pero no podemos obviar el acoso sexual  por parte de un compañero de trabajo, ya que crea,  también, un ambiente de trabajo hostil, que puede tener consecuencias físicas, emocionales y psíquicas tan nocivas como las del acoso sexual  por parte de un superior.

Concepto y definición de acoso sexual

Según la OIT para que haya acoso sexual  han de darse los tres elementos siguientes:

”        un comportamiento de carácter sexual

”        indeseabilidad de la conducta sexual para el afectado

”        que la víctima lo perciba como un condicionante hostil y humillante

La Directiva 2002/73/CE que modifica la Directiva 76/207/CEE relativa a la aplicación del principio de igualdad de trato entre hombres y mujeres en lo referente al acceso al empleo, a la formación y a la promoción profesionales, y a las condiciones de trabajo, establece las siguientes definiciones:

“Es acoso por razón de sexo la situación en que se produce un comportamiento no deseado relacionado con el sexo de una persona con el propósito o el efecto de atentar contra la dignidad de la persona y crear un entorno intimidatorio, hostil degradante, humillante u ofensivo.”

“Es acoso sexual la situación en que se produce cualquier comportamiento verbal, no verbal o físico no deseado de índole sexual con el fin de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante y ofensivo.”

Diferencias entre el Mobbing del Acoso Sexual:

La primera gran diferencia entre ambos conceptos hace referencia a la subjetividad de la víctima, pues así como en el acoso sexual  es la versión de la víctima la que determina si se está frente a un acoso o frente a un galanteo, en cambio en el acoso moral no es la versión de la víctima la que determina la existencia o no de un acoso, sino que éste viene definido por la existencia de unos determinados comportamientos hostigantes, con una periodicidad y una duración determinada. Según autores como Marina Parés la diferencia existente entre el acoso sexual  y el moral va en función de la periodicidad: “Se supone que con sólo una vez ya  es acoso sexual, mientras que el acoso moral es a lo largo del tiempo y varias veces”

En resumen:

”        ambos son acosos laborales.

”        ambos son problemas de relaciones de poder.

”        ambos tienen consecuencias similares

Ya lo apuntaba Hirigoyen cuando afirmaba: “Para mí el acoso sexual  es un paso más allá del acoso  moral. En los dos casos se considera al otro como un objeto…”

 

 

 

 

Articles d’ AVALC sobre el Mobbing

Definición del concepto jurídico del acoso psicologico según los tribunales de justicia

 

Por precursora, al atreverse con una primera definición del término, destaca la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, nº 143/2001 de 30 de abril de 2001, donde una trabajadora reclama que se declare que se encuentra en situación de Incapacidad Temporal por accidente de trabajo a consecuencia de un “Acoso físico y psíquico en el trabajo”.
El Tribunal Superior de Justicia de Navarra considera que el juzgador de instancia acierta al describir el mobbing como una “forma de acoso en el trabajo en el que una persona o un grupo de personas se comportan abusivamente con palabras, gestos o de otro modo, que atentan a los empleados con la consiguiente degradación del clima laboral”.
Más elocuente y completa es la utilizada por los TSJ de Cataluña y Navarra cuando establece como acoso laboral “la creación de un ambiente hostil, hasta hacerlo insoportable para el trabajador…tendentes al menosprecio o desprecio al que el sujeto activo (singular, plural o colectivo) desearía enlazar la pérdida de la autoestima, el derrumbamiento psicológico, la flojedad o debilitamiento espiritual, la humillación o cualquier otra consecuencia negativa, en una extensa manifestación , como sufrimiento o castigo caprichoso y arbitrario para la víctima”.
Mención aparte merece la definición de Mobbing o acoso moral como  la “presión laboral tendenciosa encaminada a la auto-eliminación de la víctima”, acuñada por el juez Gimeno Lahoz y citada en algunas sentencias recientes. Sin lugar a dudas es la definición más novedosa de cuantas se han recogido hasta el momento, pues localiza el mobbing en el ámbito que tiene lugar -en el ámbito laboral- en contraposición a los conceptos acoso moral o psicológico expresiones que han obtenido un refrendo mayor en los medios de comunicación como “identificación colectiva del término”.
El propio juez Gimeno Lahoz explica en su tesis doctoral el porqué defiende este concepto definitorio del mobbing frente otras denominaciones:
“Mobbing es la presión laboral tendente a la autoeliminación de un trabajador mediante su denigración.”
“Considero que tiene mucha importancia, el que la frase “presión laboral tendenciosa” conceptúe el problema desde el punto de vista del sujeto activo. A diferencia de la frase “acoso moral (o psicológico) en el trabajo” que puede entenderse victimizada o protectora de la moral o la psique del acosado, la expresión aquí defendida pone el acento de forma indudable en el culpable, en el único culpable: aquel que tiene un comportamiento tendencioso. Con ello se refuerza la posición de quien sufre esta situación y solicita el amparo de la norma, pero también apunta ya la investigación en una dirección unívoca. No se trata de analizar la moral o la psique acosada de la víctima, se trata de estudiar la tendenciosidad del comportamiento del sujeto activo.”
Finalmente destacar la polémica existente entre los expertos jurídicos que son partidarios de delimitar el concepto jurídico del acoso psicológico por la seguridad jurídica que aporta todo acotamiento terminológico y los que defienden  ” que no exista un concepto jurídico suficientemente objetivo y unitario, por cuanto no será ni fácil, ni quizás conveniente, identificar un concepto jurídico suficientemente objetivo y unitario, ya, sobre todo, a la hora de reconducir la diversificadísima gama de conductas descritas en la sicología del trabajo como expresivas de acoso moral en los preceptos jurídicos hoy existentes, no siempre adaptados -sobre todo no siempre adaptables- a esta nueva fenomenología de conflictos socio-laborales”.
Revista Quincenal de Aranzadi Social nº 18, enero 2002 (pág.56-57).
 


¿Cuál  es la definición de  ACOSO PSICOLÓGICO EN EL TRABAJO?
No existe una única definición de lo que es el mobbing o el acoso psicológico, tampoco existe una definición doctrinal del concepto que sea comúnmente aceptada, ni a nivel nacional ni a nivel internacional. De ello se ha hecho eco el propio Defensor del Pueblo, quien en su informe anual trasladado a las Cortes Generales en 2004, expone: “…esta Institución considera necesario que se regule el acoso moral o mobbing, al no encontrarse delimitados claramente los elementos que configuran el mismo…”
Es, pues, necesario tener un concepto uniformado de qué es el acoso psicológico, para así poderlo deslindar de situaciones próximas pero diferentes, como son el estrés, la presión laboral, la depresión reactiva a conflicto laboral, etc., y también para poder prevenirlo, legislarlo, autocorregirlo y en su caso sancionarlo.
Aunque el Mobbing es un fenómeno antiguo, no fue descrito ni investigado hasta principios de los 80. Fue el investigador y psicólogo alemán afincado en Suecia Heinz Leymann el primero en estudiar el “psicoterror laboral”. Él lo denomino “mobbing”, término que proviene del inglés, del sustantivo “mob” que significa “gentío, vulgo, plebe o populacho” y del verbo “to mob” que significa acción del gentío de agolparse o atestarse en torno a algo o asediar o atacar en masa a alguien.
La definición que diera Leymann es la más compartida por los investigadores europeos. Leymann definió el “psicoterror” como la “situación en la que una persona (o en raras ocasiones un grupo de personas) ejercen una violencia psicológica extrema, de forma sistemática y recurrente (como media unos seis meses) sobre otra persona o personas en el lugar de trabajo con la finalidad de destruir las redes de comunicación de la víctima o víctimas, destruir su reputación, perturbar el ejercicio de sus labores y lograr que finalmente esa persona o personas acaben abandonando el lugar de trabajo”.
 
La mayoría de los autores coinciden con esta definición aunque con matices propios, entre otras definiciones destaca la de Marie-France Hirigoyen, pionera en la divulgación y popularización del término y del tema: “…El acoso moral en el trabajo consiste en cualquier manifestación de una conducta abusiva y, especialmente, los comportamientos, palabras, actos, gestos y escritos que puedan atentar contra la personalidad, la dignidad o la integridad psíquica o física de un individuo, o que puedan poner en peligro su empleo, o degradar el clima de trabajo.”
(cr. Marie-France Hirigoyen, “El acoso moral”. El maltrato psicológico en la vida cotidiana”, Paidós, Bs. As., 200, pág. 48).
Ya en nuestro país, destaca el  trabajo denominado “Violencia en el entorno laboral”, realizado por la Universidad de Alcalá de Henares, en Madrid, y dirigido por el psicólogo Piñuel y Zabala, se define el mobbing como “el continuo y deliberado maltrato verbal y modal que recibe un trabajador por parte de otro u otros, que se comportan con él cruelmente con vistas a lograr su aniquilación o destrucción psicológica y a obtener su salida de la organización a través de diferentes procedimientos”
También Iñaki Piñuel y Zabala en su libro “Mobbing. Cómo sobrevivir al acoso psicológico en el trabajo “, entiende el mobbing como aquel acoso que se produce en el lugar de trabajo, “con el objetivo de intimidar, apocar, reducir, aplanar, amedrentar y consumir emocional e intelectualmente a la víctima, con vistas a eliminarla de la organización o a satisfacer la necesidad insaciable de agredir, controlar y destruir que suele presentar el hostigado, que aprovecha la situación que le brinda la situación organizativa particular (reorganización, reducción de costes, burocratización, cambios vertiginosos,…etc.) para canalizar una serie de impulsos y tendencias psicopáticas”.
Iñaki Piñuel Y Zabala. Mobbing. Cómo sobrevivir al acoso psicológico en el trabajo. Ed. Sal Terrae. Santander, 2001, pág. 55.
Para el Diccionario de la Real Academia Española en su vigésima tercera edición, el acoso es “la acción y efecto de acosar” y en cuanto al acoso moral o psicológico, es “la práctica ejercida en las relaciones personales especialmente en el ámbito laboral, consistente en un trato vejatorio y descalificador hacia una persona, con el fin de desestabilizarla psíquicamente”.
 
Definición del acoso psicológico a través de Iniciativas Legislativas e institucionales
Una primera, la implantada por la Unión Europea en normativa de 1995 que define el acoso laboral como “incidentes de abuso hacia una persona, con amenazas o asalto en circunstancias relacionadas con su trabajo, que implican un desafío implícito o explícito a su seguridad, bienestar o salud”.
En la Comisión Europea, y por el Grupo de Estudio de la Violencia en el Trabajo se conceptuó como: “comportamiento negativo entre compañeros o entre superiores o inferiores jerárquicos, a causa del cual el afectado es objeto de acoso y ataque sistemático durante mucho tiempo, de modo directo o indirecto, por parte de una o más personas, con el objeto y/o efecto de hacerle el vacío”.
También la Unión Europea lo ha definido, en Mayo del 2001, como “acoso moral en el trabajo”, y lo ha descrito como “comportamiento negativo entre compañeros o entre superiores e inferiores jerárquicos, a causa del cual el afectado es objeto de acoso y ataques sistemáticos durante mucho tiempo, de modo directo o indirecto, por parte de una o más personas, con el objetivo y/o el efecto de hacerle el vacío”.
En España, el Partido Socialista Obrero Español presentó en el Congreso de los Diputados, en  noviembre de 2001, dos Proposiciones de Ley sobre el derecho a no sufrir acoso moral en el trabajo (penal y laboral respectivamente) y que no llegaron a buen término, en ellas se definía el mobbing de la manera siguiente:
“El acoso moral es un conjunto de comportamientos o actitudes de una o varias personas contra otras en el ámbito laboral, normalmente situadas en una relación jerárquica asimétrica, dirigidas a causar un profundo malestar psicológico y personal en el trabajador afectado, degradando sus condiciones de trabajo.
También proponía  el PSOE modificar El artículo 3.1.1 de la Ley 30/1984, de 2 de agosto, de Medidas para la Reforma de la Función Pública mediante la inclusión al final de su texto de un nuevo párrafo  con la siguiente redacción:
“La conducta constitutiva de acoso moral. Se entiende por acoso moral toda conducta abusiva o de violencia psicológica que se realice de forma sistemática sobre una persona en el ámbito de la función pública, manifestada especialmente a través de reiterados comportamientos, palabras o actitudes que lesionen la dignidad o integridad psíquica del funcionario y que pongan en peligro o degraden sus condiciones de trabajo.”
Con fecha 24 de diciembre de 2003, el Congreso de los Diputados modificó algunos artículos de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, y con ello paliaron parcialmente los vacíos de la legislación actual, al introducir el concepto de “acoso” y definirlo como “toda conducta no deseada que atente contra la dignidad de una persona y cree un entorno intimidatorio, humillante u ofensivo”.
Por último, es destacable el concepto definido por la nota técnica de prevención NTP 476: El hostigamiento psicológico en el trabajo: mobbing
“…situación en la que una persona o un grupo de personas ejercen una violencia psicológica extrema (en una o más de las 45 formas o comportamientos descritos por el Leymann Inventory of Psychological Terrorization, LIPT), de forma sistemática (al menos, una vez por semana), durante un tiempo prolongado (más de 6 meses), sobre otra persona en el lugar de trabajo, según definición de H. Leymann. En castellano, se podría traducir dicho término como “psicoterror laboral” u “hostigamiento psicológico en el trabajo”.
 
 
 

Cuidado Cultural

CUIDADO CULTURAL

Alejandro trabaja en el servicio de Cuidados Intensivos Pediátricos de una refinada clínica privada de primerísimo nivel, en la Ciudad de Buenos Aires. Allí se encontraba al cuidado de un niño que padecía un cuadro avanzado de Leucemia, por lo que se encontraba internado en uno de los aislamientos del sector.

Al tomar la guardia esa mañana, Alejandro nota que, pegado al marco de la puerta del aislamiento hay una especie de pequeño cilindro, violando lo que el consideraba el estricto estado de asepsia que debía guardarse en ese sitio en particular.

Toma, pues la decisión de despegar el adminículo y arrojarlo al cesto de basura.

Grande fue su sorpresa, cuando a la hora de la visita los padres – pertenecientes a una tradicional familia judía – indignadísimos comenzaron a increpar a todos los presentes por la ausencia del mencionado cilindro. Alejandro, viendo la situación que se tornaba cada vez más tensa, preguntó de qué se trataba, por qué tanto alboroto, a lo que el padre de la criatura refirió:

“Para nuestra cultura, la Mezuzá tiene un valor incalculable, cómo no pueden verlo?”

Una Mezuzá colocada en el marco de la puerta señala al hogar como judío, recordándonos nuestra conexión con Diós y nuestra herencia.

Una Mezuzá no es, contrariamente a la creencia popular, el envase externo. La Mezuzá es realmente el rollo de pergamino que hay dentro, manuscrito por un escriba experto conocido como Sofer. Contiene el “Shemá.” – un pasaje bíblico que declara la unicidad de Diós y la dedicación del pueblo judío al Todopoderoso. La Mezuzá se cubre con un envoltorio o una cajita de cristal, madera, metal o de cualquier otro material y, luego de recitar la bendición, se coloca sobre el marco de la puerta.

Además de su función como manifiesto recordatorio de nuestra fe, la Mezuzá es también un símbolo de la cuidadosa vigilancia de Diós sobre la casa y sus habitantes. La colocación de una Mezuzá en las puertas de un hogar o de una oficina protege a sus habitantes – si están adentro e incluso afuera.

Con la observancia de esta Mitzvá (mandamiento divino) introducimos una medida de espiritualidad y de seguridad en nuestros hogares.

La Torá también promete que cualquier persona que observa cuidadosamente la Mitzvá de Mezuzá vivirá una vida más larga y rica, junto a sus hijos; como indica Deuteronomio 11:21: “De modo que prolonguéis vuestros días y los días de vuestros hijos… ”

El rollo es un pergamino hecho a mano de un animal kasher, está escrito en tinta negra con una pluma de ganso por un escriba especialmente entrenado, religioso devoto, conocido en hebreo como Sofer. El Sofer se concentra intensamente y escribe en caracteres hebreos especiales con una hermosa caligrafía.

La mezuzá tiene 713 letras. Cada letra tiene numerosas leyes referentes a su forma. Para que la mezuzá o los tefillin estén escritos de acuerdo a la ley, deben cumplir con miles de requisitos.

Si siquiera una de las 713 letras falta en una mezuzá o esta dibujada incorrectamente, la mezuzá es invalida, y la mitzvá no se cumple, y la bendición recitada sobre está es inválida.

El crisol de culturas que convergen históricamente en nuestro país nos enfrenta cotidianamente a situaciones como ésta, por lo que es necesario estar informado, saber observar y sobre todo, saber escuchar al otro. A ese otro cultural que es nuestro sujeto de atención y que tiene un mundo y una historia particulares y, muchas veces diferentes a los nuestros.

Por otro lado, este tipo de anécdotas nos muestra la importancia de saber escuchar al otro y, sobre todo a aprender a mirar desde el punto de vista del otro… empatía.

Lic. Santiago Durante

Fuente :

http://www.enfermeriadistancia.com.ar/experiencias.html

Compromiso social de la Enfermería

 

Compromiso Social con la Enfermería

EL COMPROMISO SOCIAL DE LA ENFERMERÍA
Lic. Santiago Durante

La luz sigue encendida, el llamado continúa… incesante. Esa persona sigue esperando la atención de quien no puede atenderla. Al menos no como debe ser atendida. Las razones pueden ser muchas, pero el resultado siempre es el mismo: unos cuidados de baja calidad y una amarga sensación por parte de ambos: del paciente, la de sentirse abandonado… tratado con indiferencia; la de la enfermera, de agobio, del deber no cumplido, de impotencia ante el sistema perverso que la obliga a actuar en forma mecánica, alienante.

Está dicho que la Enfermería está orientada a contribuir en la satisfacción de las necesidades de la persona cuidada. Ahora bien, ¿qué sucede cuando esas necesidades insatisfechas las trasladamos al ámbito de lo social?

Cada día, durante el último año 16.815 personas (¡12 por minuto!) pasaron a formar parte de la franja de nuevos pobres. Un 53% de la población argentina, 19 millones de habitantes vive bajo la línea de pobreza. Entre ellos, 9 millones de indigentes. La situación se agrava en el caso de los niños: siete de cada diez menores de 14 años son pobres. (1)

Muchos colectivos profesionales se han manifestado con respecto a la crisis y han tomado ya cartas en el asunto. Pero la sociedad argentina necesita con urgencia de la Enfermería. La comunidad argentina está enferma, la “paciente Argentina” necesita con urgencia de la atención de una enfermera. A cambio obtiene… el silencio, la indiferencia…

A propósito de libros y cartoneros…

Rodolfo Ramírez, es el responsable del Centro Cultural “Casa Águeda”, una entidad sin fines de lucro en la localidad de San Martín del conurbano bonaerense. Hace un tiempo atrás, Ramírez me comentaba que se acercó un grupo de Boys Scouts de la zona para ofrecer su colaboración. Así, los jóvenes entusiastas comenzaron a recolectar libros para donarlos a la biblioteca popular que funciona en “Casa Águeda”.

Lo llamativo del asunto es lo que sucedió después de la colecta: muchos de los libros provenientes de “limpiezas” de bibliotecas de colegios religiosos, no poseían ningún valor significativo para la biblioteca. Sobre todo por su antigüedad y temática. Don Ramírez, con su buen criterio y apremiado por el reducido espacio de los anaqueles de la biblioteca, tuvo que hacer una selección de los mismos, de la cual quedó un importante remanente para el “descarte”.

Tiempo atrás, este sanjuanino habría hecho un enorme paquete con aquellos volúmenes y los habría embalado hacia su terruño natal para que sean repartidos entre las escuelas rurales de la provincia. Aunque esta vez optó, por otra solución: entregó todos estos libros a un niño cartonero que pasa todos los días por la puerta del Centro Cultural…

Sin duda el destino de esos libros iba a ser el reciclado de papel, uno de los negocios más frecuentes en estos tiempos de crisis.

¿Utilizamos los libros para ser leídos… o para ser “comidos”?

En una lectura rápida de la situación me horroricé por la posibilidad de que un libro, un elemento sacrosanto en nuestra cultura sea mancillado por la miseria y ser canjeado por unas monedas por su peso en papel.

Repensando la situación pude ver que esas monedas darían un plato de comida al niño cartonero y tal vez a sus hermanos… los que, tal vez no puedan leer un libro en medio del trágico torbellino por el que atraviesan sus vidas. No obstante no cabe duda de que sin ese plato de comida perderían toda posibilidad de leer un libro alguna vez. “Sin educación, las personas son más vulnerables porque, como carecen del mundo interior que ella construye, quedan limitadas al espacio enrarecido de su experiencia cotidiana”.(2)

La salud no es un bien que se posee, un estado estable o una ausencia de enfermedad. Formando parte de la dinámica de la experiencia humana, la salud se integra en la vida misma del individuo, la familia y los grupos sociales que evolucionan en un entorno particular.

Fuentes:
1 Datos del diario Clarín del 22/08/02 citados por Pablo Stancanelli en “El mejor alumno bajo la lupa” Forum Social Mundial (FSM) Temático en Argentina, Le Monde diplomatique, Edición Cono Sur. Septiembre 2002.

2 ETCHEVERRY, G. J.: “La tragedia educativa” Fondo de la Cultura Económica de Argentina S.A. 10ª reimpresión Buenos Aires, Argentina 2001. Página 75.

Fuente tomada de la pagina:

http://www.enfermeriadistancia.com.ar/salud_enfermeria.html