Teorías aplicables al Proceso de Atención de Enfermería en Educación Superior

Lic. Martha Guillén Fonseca1

Descriptores DeCS: CALIDAD DE LA ATENCION DE SALUD; ATENCION DE ENFERMERIA; EDUCACION EN ENFERMERIA; DOCENTE DE ENFERMERIA ENSEÑANZA/educación; APRENDIZAJE.

La educación superior viene enfrentando hace algún tiempo una serie de desafíos difíciles de abordar, por cuanto factores de conocida naturaleza, externos al sistema, como los que se originan en su propio seno, afectan tanto sus resultados como sus procesos.

Quizás uno de los factores externos que aparece con mayor fuerza en esta década es la alta demanda por calidad. El avance vertiginoso del conocimiento y del desarrollo tecnológico hace a los conductores del proceso estar al día en los conocimientos y ofrecer una formación que permita el desarrollo de aprendizaje adecuados a las exigencias y necesidades de los tiempos. La formación está fundamental y sistemáticamente organizada a través del proceso enseñanza-aprendizaje.

Cuando se habla de capacitación de profesores en general entendemos que se trata de un proceso en el cual un agente capacitor que domina su tema, transfiere sus conocimientos a un grupo de profesores que desconoce ese tema. En ese caso la meta del proceso es que los profesores aprendan ciertos contenidos para posteriormente aplicarlos en su práctica pedagógica.1

Otro punto que debemos considerar es la existencia de distintos tipos de conocimientos:

  • El conocimiento común, llamado también empírico, cotidiano u ordinario es toda cantidad de información que el hombre ha ido acumulando y reúne en su experiencia vital o de vida cotidiana.
  • El conocimiento científico, es aquel obtenido mediante la aplicación del método científico, conformado por una serie de reglas desarrolladas y aplicadas por científicos que se consideran útiles para obtener la búsqueda científica. La interpretación de lo que constituye el método científico es discutido según el marco conceptual desde donde se le enfoque, relativo a la naturaleza de la realidad y del conocimiento.2

En la práctica de la enfermería a diario nos encontramos con problemas que debemos resolver, ¿por qué no abordarlos de manera metódica, con fundamento científico? Un ejemplo concreto lo constituye el Proceso de Atención de Enfermería (PAE).

Cada vez más la realidad de nuestra profesión nos desafía y debiéramos estar preparados para dar respuestas acertadas y coherentes a partir de un diagnóstico situacional, de esto depende en gran medida la adaptación de las respuestas a las necesidades concretas en materia de salud en nuestro país.

Sabemos que no es fácil aplicarlo y allí radica el motivo primordial de su rechazo, entonces ¿por qué no reflexionamos sobre la infraestructura necesaria para desarrollarlo?

Desde lo pedagógico, la aplicación del PAE introduce a los estudiantes en la aplicación de la metodología científica (asignatura elemental en nuestra formación), deteniéndose y pormenorizándose las etapas del proceso. Su implementación al nivel de servicio requiere la captación que subraya el abismo existente entre la docencia y servicio. ¿Por qué no hacer del PAE el puente entre el fantasma de la integración docencia-servicio, de lo cual hablamos, pero poco aplicamos? La búsqueda de estos medios será sistemática de aplicar al PAE. Actualmente existen textos que detallan el tema en cuestión y puntuales como los de Rosalinda Alfaro, Leslie Atkinson, Patricia Iyer y Linda Carpenito, entre otros.3

Consideramos oportuno que nuestras profesionales adquieran y trasmitan conocimientos, que se aproximen a las teorías que sean aplicables a las características de nuestro país, que resulten útiles en la actualidad cotidiana en la atención al paciente, permitiendo el quehacer y la verdadera realidad que demanda de las necesidades, problemas, patrones funcionales que pueden identificar las enfermeras para llegar a los diagnósticos de enfermería; detectándolos en los pacientes día a día de forma oportuna.

A nuestro juicio, la falta de motivación en los servicios y la adquisición de conocimientos por los estudiantes constituyen la responsabilidad que asumimos todos los educadores frente a estas problemáticas, pues tenemos que estar provistos de la actualidad de los conocimientos científico-técnicos acerca de las teorías existentes en enfermería. Se debe estimular la actualización, mediante la bibliografía más novedosa, de la enseñanza en los estudiantes, lo cual brindará la adecuada motivación para su autopreparación en sus actividades docentes y técnicas participativas; y les permitirá identificar en la presentación de sus casos si, realmente los alumnos previo a las consultas necesarias con el profesor pudieron adquirir dichos conocimientos, si aprendió lo aplicable de estas teorías o no, qué estudió y no la mera presentación de la situación en cuestión.

En este artículo pretendemos actualizar y profundizar la aplicación de las teorías revisadas aplicables al PAE como herramienta indispensable para los profesores de educación superior. Opinamos que sea de utilidad en alguna medida en la enseñanza-aprendizaje del proceso docente-educativo, la revisión y búsqueda de los conocimientos que expresamos en este artículo.

DESARROLLO

En este artículo monográfico, abordamos teorías estudiadas por prestigiosas personalidades y asociaciones como: Florence Nightingale, Virginia Henderson, Faye Clenn Abdellah, Dorothea E. Orem, Asociación de la Nanda y Mayore Gordon. Cada una de estas teorías dieron fundamentación científica, sobre todo al modo de actuar en la profesión de enfermería y de una utilidad extraordinaria en la aplicación al PAE.

ANTECEDENTES

En Cuba, desde la década del 60, se viene trabajando en la búsqueda de nuevos métodos de trabajo con vistas a elevar la calidad de la atención de enfermería. En esta etapa se implementó el plan de cuidados de enfermería o plan de atención mediante el Kardex para el cumplimiento de indicaciones médicas y órdenes de enfermería.

En el año 1974 se recibió la asesoría de profesionales de enfermería canadienses y se sugirió como estrategia de enseñanza el Método Solución de Problemas. Después quedó establecida la utilización del Proceso de Enfermería a partir de 1976 en la formación de licenciadas en Enfermería.

Con este objetivo se becaron 2 licenciadas de Enfermería cubanas (Silvia Gómez Castro y María Fenton Táit), en la Universidad de Manitoba, Canadá, en la búsqueda de las experiencias prácticas del PAE. Posteriormente la primera tarea fue exponer por las becarias la metodología utilizada en los servicios en la aplicación del PAE y la forma simplificada mediante el uso de la historia clínica del paciente.

A partir de la Comisión conformada se tomó el acuerdo de aplicar el método del PAE acorde con las normas establecidas en el país, sobre el uso de la historia clínica. Así se definió el PAE como método de trabajo en el modo de actuación científica de la enfermera, la metodología para la recolección de datos a partir de la historia clínica, e identificó la enfermera los problemas o necesidades afectadas en el paciente basada en los patrones funcionales de salud.

Durante este período de trabajo se puso en fase de experimentación en el hospital pediátrico “William Soler” y en el hospital clinicoquirúrgico “Hnos. Ameijeiras”, para lo cual se seleccionó el personal y los servicios a los que se les realizó el adiestramiento sobre la metodología de trabajo, para la aplicación en la práctica del PAE. Esta experimentación mostró que los resultados son factibles de aplicar en las condiciones actuales utilizando la historia clínica como modelaje vigente (hoja de evolución).4

Es oportuno considerar cómo surgió en Cuba el PAE y por las etapas que transitó con su correspondiente experimentación, de hecho nos permite ahora reflexionar cómo las teorías estudiadas pueden ser aplicadas en el PAE en la enseñanza superior.

FUENTES TEÓRICAS DEL DESARROLLO DE LA TEORÍA

La figura de Florence Nightingale no sólo ha despertado admiración y respeto en el mundo entero, sino que ha despertado el interés de ciento de miles de enfermeras(o) y les ha incitado a imitar su ejemplo.5

Florence Nightingale fue la primera teórica que describió la Enfermería y su Entorno. Esto dio paso a las posteriores teóricas, que tomaron sus descripciones para formular teorías de las que hoy podemos estudiar.6 Esta teoría abordó muchos aspectos que en el contexto histórico y en la época en que se desarrolló no es tan lejano al conocimiento actual y ha servido de pauta en las actividades que se describen para el modo de actuación de la enfermera.

Una de sus virtudes fue la constante observación que mantuvo sobre diversos problemas que en nuestros días son aplicable en el PAE, pues corresponden a las diversas etapas de éste. Ejemplo: las observaciones con relación al entorno (luz, higiene y otras), que podemos incluir en la 1ra. Etapa de la Valoración. Sus observaciones, que hoy podemos ubicarlas en señales. Cuando se refería al lavado de manos, infecciones, como se aprecia se acercaba a lo que hoy hacemos las enfermeras en la identificación de un patrón funcional afectado para llegar a un diagnóstico de enfermería, ubicando estos datos en la 1ra. Etapa de Valoración, en la 2da. Etapa de Intervención, y en la 3ra. Etapa de Evaluación.

De esta forma se refería a las relaciones verbales y extraverbales y a la educación sanitaria. Como apreciamos, su punto de vista continúa vigente, pues estos aspectos hoy los podemos incluir en la comunicación y en la educación para la salud, acciones independientes que puede realizar la enfermera en la 3ra. Etapa de Intervención.

Esta gran teórica está considerada como la que fue capaz de describir a la Enfermería y la relación del Hombre y el Entorno; catalogada como Naturalista. Atendiendo a lo expuesto en esta teoría y sus fundamentos podemos aplicarla a cualquier enfermedad haciendo énfasis en los aspectos que ella abordó.

CATORCE NECESIDADES BÁSICAS

Virginia Henderson, se apoyó mucho en los postulados de Florence Nightingale e incorporó en su teoría principios fisiológicos y psicológicos a su concepto personal de enfermería. Esta teoría planteó los criterios acerca del entorno, la salud, persona y cuidados. En la teoría de la Henderson no se encuentra ninguna definición específica de necesidades, pero identificó las 14 necesidades básicas del paciente.

En la actualidad algunas de estas necesidades se diferencian en el cambio de su nomenclatura, pero en esencia la acción que se ejecuta para dar satisfacción a esas necesidades afectadas es la misma. Cuando la enfermera(o) identifica la necesidad, problemas, patrones funcionales que están afectados, es para conocer cuál es el diagnóstico de enfermería. Esto se realiza en la 1ra. Etapa de Valoración, en la 2da. Etapa de Intervención según la enfermedad del paciente se realizan acciones dependientes, interdependientes e independientes; para valorar si la respuesta a esas necesidades afectadas fueron satisfechas o no, se ubica en la 3ra. Etapa de Evaluación. Por ejemplo, pacientes con diabetes mellitus, hipertensión arterial, accidente vascular encefálico, ancianos con anemia y otras, son enfermedades que permiten a la enfermera fundamentar con basamentos teóricos, porqué puede utilizar esta teoría u otra o ambas inclusive. De esta forma habrá una utilización consecuente en la aplicación del PAE.

VEINTIÚN PROBLEMAS DE ENFERMERÍA

Faye Glenn Abdellah plantea que uno de los grandes obstáculos para que la Enfermería alcanzase un status profesional era la falta de un cuerpo científico de conocimiento peculiar. Formuló un modelo como remedio a los problemas de Enfermería, laTipología de los 21 Problemas, Método de Solución de Problemas es la base del Modelo de Abdallah. Ella reconoció la influencia de V. Henderson, y su obra está relacionada con las 14 necesidades de Henderson, para establecer clasificación de los problemas de Enfermería.

La Tipología de los 21 problemas de Enfermería de Abdallah, creaba una guía que las enfermeras utilizarían para identificar y resolver problemas del paciente.

Los divide en 3 áreas:

  1. Las necesidades físicas, sociológicas y emocionales del paciente.
  2. Los tipos de solución personal entre la enfermera y el paciente.
  3. Los elementos comunes al cuidado del paciente.6

Todos estos aspectos están muy relacionados con el PAE y este modelo implica que al resolver cada problema o lo que es lo mismo diagnóstico de enfermería, que lo ubicamos en la 1ra. Etapa de la Valoración, la persona retorna a un estado de salud o a un estado en el que está incapacitado para valerse por sí mismo, en cualquiera de las 2 situaciones tenemos que ejecutar acciones de Enfermería que se incluyen en la 2da. Etapa de la Intervención, así como ver las respuestas que se producen, sean positivas o negativas, que se ubican en la 3ra. Etapa de la Evaluación.

Al seleccionar a aquel paciente a quien se le aplicará el PAE se tendrá en cuenta la teoría que se debe utilizar según su enfermedad; podemos apreciar los siguientes ejemplos: hipertensión arterial, quemadura, neumonía, niños con asma. Por eso el profesor debe tener un dominio pleno para que sus estudiantes puedan hacer las relaciones e interrelaciones de una o más teorías en las diversas enfermedades que tenga el paciente asignado.

TEORÍA DEL DÉFICIT DE AUTOCUIDADO

Muchos artículos documentan la utilización de la teoría del Autocuidado como base del ejercicio de la profesión. Dorothea E. Orem aunque considera que no ha habido influencia principal, cita los trabajos de muchas enfermeras por la contribución que han realizado a la Enfermería, entre éstas incluye la de Abdallah, la Henderson, la Johnson, Nightingale y otras.

Orem tuvo una intuición acerca de por qué los individuos necesitan la ayuda de Enfermería y pueden ser ayudados a través de ella. Considera su teoría sobre el déficit de autocuidado como una teoría general, constituida por 3 teorías relacionadas:

  1. La teoría del autocuidado.
  2. La teoría del déficit de autocuidado.
  3. La teoría de los sistemas de enfermería (que tiene distintos tipos de sistemas).

Autocuidado: es una actividad del individuo aprendido por este y orientada hacia un objetivo. Es una conducta que aparece en situaciones concretas de la vida y que el individuo dirige hacia sí mismo o hacia el entorno para regular los factores que afectan a su propio desarrollo y actividad en beneficio de la vida, salud o bienestar.

La teoría del déficit del autocuidado: es una relación entre la demanda de autocuidados terapéuticos y la acción de autocuidado de las propiedades humanas en la que las aptitudes desarrolladas para el autocuidado que constituyen la acción, no son operativas o adecuadas para conocer e identificar algunos o todos los componentes de la demanda de autocuidado terapéutico existente o previsto.6

Esta teoría pone en evidencia, que su teoría del déficit de autocuidado abarca a aquellos pacientes que requieren una total ayuda de la enfermera por su incapacidad total para realizar actividades de autocuidado, ej. cuadripléjico. Pero también valora a aquéllas que pueden ser realizadas en conjunto enfermera-paciente, ej., el baño y aquellas actividades en que el paciente puede realizarlas y debe aprender a realizarlas siempre con alguna ayuda, ej., rehabilitación.

Consideramos que esta teoría tiene mucha utilidad en pacientes con enfermedades como paraplejía, cuadriplejía, accidente vascular encefálico en coma, heridas quirúrgicas, cardiopatías en niños y rehabilitación de fracturas. Estas enfermedades necesitan de la atención de enfermería donde pueden aplicarse en las 3 etapas del PAE una adecuada recolección de los datos, clasificándolos en objetivos y subjetivos, precisando los patrones disfuncionales para llegar al diagnóstico de enfermería, expresar las expectativas y las acciones de enfermerías, sobre todo en la autonomía que debe de seguir en las acciones independientes. Por último, conocer la respuesta del paciente sean positivas o negativas, para tomar de nuevo otras estrategias que modifiquen el PAE propuesto inicialmente.

PATRÓN FUNCIONAL

Tras la aceptación de los estatutos de Nanda Mayore Gordon y la dirección de la junta directiva de comité para la Taxonomía, inició su trabajo de formulación y modificación de la tarea realizada hasta aquel momento que se introdujo el término de Patrón de Respuesta Humana en 1989, y en 1992 se sustituye por el término de patrones del hombre unitario que incluye nueve patrones funcionales.7 No obstante, en la actualidad tienen uso ambos patrones.

Posteriormente en 1994, Mayore Gordon mediante estudios utilizó el término de Patrón Funcional y clasifica 11 patrones funcionales, donde patrón es la configuración de un comportamiento secuencial en el transcurso del tiempo.

El juicio de si un patrón es funcional o disfuncional se realiza comparando los datos de la valoración dada:

  • Situaciones basales del individuo.
  • Normas establecidas para cada edad.
  • Normas culturales, sociales y otras.

Todos estos elementos tienen que ser de conocimiento profundo para los profesores de la educación superior y cómo pueden vincular más de una teoría a las enfermedades que padecen los pacientes los cuales se le asignan a los estudiantes, para la realización del método científico que es el PAE. Se hace oportuno que al concluir este Artículo Monográfico, en Cuba consideramos que hemos avanzado en relación al desarrollo de la aplicación del PAE. No obstante, los profesores de la enseñanza superior y los profesionales de enfermería deben realizar la consecuente reflexión de los resultados logrados mediante investigaciones aplicadas en la práctica de los servicios y en la docencia, así como las perspectivas en el desarrollo de la docencia hace que sus educadores estudien con profundidad la aplicación de las teorías tratadas y las que actualmente surjan. Esto permite elevar la calidad del conocimiento y su fundamentación en el PAE por los estudiantes en el Proceso Docente-Educativo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  1. Astudillo Castro O. Estilo de aprendizaje y quehacer docente. Componente para el desarrollo de una estrategia educacional de docencia. Capacitacitación de profesores. Un objeto de investigación. Bol Invest Educ 1997;12:333-477.
  2. Ardeguet de Ruiz, ML. El conocimiento científico en enfermería. Rev Tema Enferm Actual 1997;26-7.
  3. Mazzei N. Proceso de atención de enfermería. Rev Temas Enferm Actual 1997;13-5.
  4. Departamento Nacional de Enfermería. Eficiencia y Calidad en el Trabajo de Enfermería. Un Nuevo Reto. PP 3-4. Ciudad Habana. Cuba. Año 1994.
  5. Amaro Cano MC, Núñez M. La Florence Nightingale. Rev Cubana Enferm 1996;12(1):41.
  6. Podtler I, Peri F. Fundamentos de enfermería. Teoría Práctica. 3 ed. Barcelona: Mosbi-Doyma, 1996.
  7. Rodríguez Luis MT. Diagnóstico de enfermería de la Nanda. Definiciones y clasificación. Barcelona: Mosbi-Doyma, 1993.

Recibido: 30 de octubre de 1998. Aprobado: 7 de enero de 1999.

Lic. Martha Guillén Fonseca. Ministerio de Salud Pública. Ciudad de La Habana, Cuba.

1 Licenciada en Enfermería. Enfermera del Consultorio Ministerio de Salud Pública.

Fuentes teóricas de la enfermería profesional. Su influencia en la atención al hombre como ser biosicosocial

Lic. Zoila Barroso Romero1 y Lic. Julia Maricela Torres Esperón2

Resumen

Se realizó un estudio de análisis descriptivo con carácter retrospectivo para exponer las clasificaciones en tendencias y modelos a partir del pensamiento filosófico de las enfermeras que nos antecedieron, e interpretar algunos modelos y teorías de enfermería y su influencia en la evolución de la atención al hombre. Se observó que las clasificaciones en tendencias y modelos mostraron la preocupación por buscar un marco teórico conceptual propio de la enfermería como profesión, disminuyendo su dependencia histórica de las otras ciencias de la salud. Se hizo hincapié en el enfoque holístico del hombre como objeto de la atención de enfermería.

Descriptores DeCS: ATENCIÓN DE ENFERMERÍA; EDUCACIÓN EN ENFERMERÍA; TEORÍA DE ENFERMERÍA; FILOSOFÍA EN ENFERMERÍA.

En comparación con otras ciencias en desarrollo, la enfermería se sitúa en las fases iniciales del desarrollo científico. Hasta finales de los años 50 del siglo xx era poco frecuente la utilización en la literatura del término ciencia de la enfermería; este surge a partir de considerarse que la base del conocimiento para el ejercicio de la enfermería es inadecuada e incompleta, y que el desarrollo de una base científica para dicho ejercicio tiene una gran prioridad para la disciplina, la teoría forma parte del desarrollo del personal de enfermería en cuanto a educación, administración y ejercicio de la profesión

Meleis ha clasificado los años de progreso de la enfermería en 4 fases: Ejercicio profesional, Educación y administración, Investigación y Desarrollo de las teorías de Enfermería.1

Hildergarde, Peplau en 1952, desarrolló la primera teoría sobre el ejercicio de la enfermería (reconocida como tal). A partir de entonces, entre los años 50 y 60 se desarrollaron otros planteamientos sobre enfermería y es a finales de 1960 y a lo largo de la década de los 70 que los teóricos de esta profesión analizaron y debatieron multitud de cuestiones teóricas que fueron publicadas. Estas teorías hacían referencia a asuntos relacionados con la filosofía de la enfermería y a lo largo de la década de los años 80 se observa una aceptación de la teoría de la enfermería por su incorporación a la doctrina de la disciplina.

A principios de los años 90 se debatió, desde el punto de vista filosófico, si la enfermería era una ciencia básica, aplicada o práctica. Hubo un grupo de profesionales dedicados al ejercicio de la profesión y otros dedicados a la educación que adoptaron un modelo basado en una teoría única de la enfermería para la formación y el ejercicio profesional, pero la propuesta de la teoría “única” no tuvo consenso. El grupo de expertos proclamó la diversidad teórica de enfermería o sea, la utilización de diversos planteamientos teóricos en la configuración de la práctica profesional.

Actualmente, se refleja en el mundo un interés creciente en el desarrollo del conocimiento de la enfermería aplicado al ejercicio profesional y la educación, así como en descubrir las nuevas tendencias y la importancia de la aplicación adecuada de los modelos y teorías; es por ello que consideramos importante la revisión de algunas de las ya existentes y su aporte a las esferas biológica, psicológica y social del hombre, tributario de los cuidados de enfermería.

Clasificación en tendencias y modelos

La búsqueda de un marco conceptual propio de la enfermería concentra en la actualidad la atención de teóricos de esta profesión; el mayor problema con que se cuenta es la falta de experiencia en el campo de la investigación y la complejidad de la tarea.

El término “profesión” utilizado desde hace más de 4 siglos, significa “vocación” aprendida;2 en el momento actual, los sociólogos diferencian con variados criterios las profesiones de los oficios: la profesión se distingue de un oficio en que aquélla tiene una base científica de donde procede el servicio que ofrece a la sociedad, este fundamento teórico se debe revisar y aumentar a medida que se producen nuevos descubrimientos. Se admite que la enfermería es una profesión, por lo que los teóricos estudian el problema de la elaboración de un marco conceptual, una teoría y una filosofía de los cuidados de enfermería, esto orienta a la búsqueda de modelos expresados en términos lógicos de una tendencia, entendida esta como la estrategia u orientación que caracteriza a la forma de ordenar los conceptos que se usan para llegar a un orden nuevo, es decir, a un nuevo conocimiento.

El modelo se define como una representación conceptual de la realidad, no es la realidad misma, sino una abstracción o una reconstrucción de la realidad, el modelo puede representar las características de una disciplina y dar una cierta dirección a un conjunto de leyes que se seleccionan para formar un sistema teórico. En el campo de la enfermería se han creado un cierto número de modelos con el fin de identificar las teorías y leyes que están más allá de los modelos.

En la actualidad existen diferentes formas para agrupar la atención que brinda el personal de enfermería, entre ellas se pueden distinguir al menos 4 tendencias generales:

  • La tendencia ecologista: Florence Nightingale.
  • La tendencia existencialista: H. Peplau, G. Ujhely, J. King, N. Roper, M. Levine y C. Roy.
  • La tendencia cósmica: M. Rogers.
  • La tendencia sociológica: A. Meleis, D. Orem.

Esta clasificación fue propuesta por Paul Beck, enfermero docente en Lausana.2

Otra forma de agruparlas es en modelos:

Modelos naturalistas: Se incluyen los conceptos formulados por Florence Nightingale y otros, tienen fundamentalmente un enfoque curativo.

Modelos de suplencia o ayuda: Se incluyen los de Virginia Henderson y Dorotea Orem, son de los más desarrollados, están vinculados a la Teoría de la motivación de Henry A. Murray (1938) y de Abrahan H. Maslow (1954-1962).

Modelos de interrelación: Comprenden los de Hildergard Peplau, Callista Roy y Martha Rogers. Son los modelos más recientes y desarrollados teóricamente, aunque menos aplicados. Se apoyan en el concepto de relación del hombre con el hombre y del hombre con el ambiente ecológico.3

El nivel de construcción de una teoría puede derivar de la realidad objetiva de manera deductiva o inductiva, así, una teoría deductiva parte de algunas premisas que conducen a deducciones lógicas, en enfermería algunas teóricas usan esta vía, seleccionando conceptos sacados de otras disciplinas que se emplean como parámetros para los cuidados y la práctica de enfermería. Otros adoptan el enfoque inductivo, analizando las experiencias prácticas en el nivel de los cuidados de enfermería y, a partir de ahí, desarrollan los conceptos. En resumen, una teoría de enfermería puede partir de teorías de otras ciencias que se utilizan en las acciones o a partir de sus propias experiencias prácticas.

Teorías relevantes de la Enfermería

Fue Florence Nightingale (1820-1910) quien dio el primer modelo para la enfermería, en 1859 definió así su meta “situar al paciente en las mejores condiciones posibles para que la naturaleza pueda actuar en él”,4 para ella la enfermería debía principalmente modificar el entorno del paciente con el fin de dejar actuar la naturaleza, así como que consideraba la luz, el aire puro, el calor, la comida, la limpieza y el ruido como aspectos de gran importancia para lograr la salud o la curación de los enfermos, teniendo en cuenta desde entonces, que la falta de control sobre estos factores era, en muchas ocasiones, la causa que daba origen a las enfermedades. Como ejemplo se pueden mencionar entre otros: la falta de luz natural, de limpieza y de aire puro en las viviendas y en centros escolares y laborales podrían ser la causa de proliferación de gérmenes que producen enfermedades, entre ellas las enfermedades respiratorias agudas y crónicas, como la Tuberculosis, analizando esto en individuos sanos: si el análisis lo hacemos con los enfermos por diferentes causas, podemos observar que el no tener en cuenta los aspectos aire, limpieza, luz, calor y comida pueden ser causa de otras enfermedades que se sobreañadirán a las ya existentes y agravarían la situación de los enfermos potenciando o agregando nuevos efectos.

La teoría de F. Nightingale se centró en el medio ambiente, aunque esto no aparece así en sus escritos, la mención y defensa que hace de los factores naturales del medio la ubican en una tendencia ecologista y dentro de los modelos naturalistas.

En la época que le tocó desarrollar su profesión a mediados del siglo xix, no existían aún avances en la ciencia, sin embargo, ella fue capaz de observar los efectos beneficiosos de estos factores naturales sobre la salud del hombre si la enfermera era capaz de controlarlos adecuadamente. Tal vez no pudo llegar a la esencia del surgimiento de las enfermedades cuando estos factores ambientales no estaban controlados, pero pudo observar las manifestaciones que se producían, de ahí su aseveración de que estos factores externos aire, limpieza, luz, ventilación eran una de las principales fuentes de infección.

Florence Nightingale usó el razonamiento inductivo para extraer leyes de salud y de enfermería de sus observaciones y experiencias, por ejemplo, advirtió que la enfermedad prosperaba en espacios limitados, oscuros y húmedos. También derivó de su observación y experiencia práctica que la enfermedad podía prevenirse o acelerar su curación proporcionando un ambiente distinto a aquel donde se había originado. Entre los razonamientos que hizo estaba el de los beneficios de la luz solar directa. Debemos admitir en nuestros días, que la luz solar tiene efectos germicidas y entre otros, permite la fijación de vitaminas necesarias para evitar el raquitismo, claro está en exposiciones dosificadas. También planteó la necesidad de la limpieza extendida al paciente, a la enfermera y al medio, pues estaba convencida que de no tenerse en cuenta se proporcionaban las condiciones para las infecciones: insistió en la necesidad de que las enfermeras se lavaran las manos frecuentemente y mantuvieran muy limpios a los pacientes y al medio que los rodeaba; avizoró que las paredes, los pisos y la ropa sucia contenían materias orgánicas a partir de las cuales se producían infecciones. Hoy sabemos con certeza que de no observarse estas medidas por ella promulgadas, se incurre en la posibilidad de que ocurran las infecciones cruzadas que tienen tanta importancia para los pacientes en el medio hospitalario e incluso familiar, dada la tendencia actual de la atención de algunos enfermos en el hogar incluyendo a los crónicos y a los adultos mayores.

También dirigió su atención al ruido, sin conocer aún desde el punto de vista científico los efectos nocivos que tienen los decibeles por encima de los parámetros normales, en la producción de sordera y el estrés; entre los daños más conocidos, y expresó que la enfermera debía manipular “el ruido innecesario o el ruido que crea expectación en la mente, es lo que daña al paciente” [Enfermería moderna. Folleto de fuentes teóricas de desarrollo de la enfermería. 1996:4.].

Hoy conocemos que esta observación es válida no sólo para el medio hospitalario, sino que se toma en cuenta para la salud ambiental, en escuelas, en industrias y en todos los lugares que puedan contaminar el medio con ruidos por encima de los establecidos como aceptables.

Esta promotora de la enfermería mundial también hizo uso de las estadísticas, las utilizó recogiendo la información para comprobar la eficacia de su sistema de enfermería y organización hospitalaria, durante la guerra de Crimea; en sus datos se refería a las pobres condiciones sanitarias y mostraba que por cada hombre muerto en combate, 7 morían por enfermedades; incluso en tiempos de paz, fue capaz de demostrar que el índice de mortalidad en los barracones de los soldados doblaba al día de la población general. Pálmer, calificó la habilidad investigadora de Florence Nightingale como documentada, comu-nicadora, orientadora, codificadora, conceptualizadora, inferidora, analizadora y sintetizadora, ella consideró la observación y la práctica como actividades concurrentes. A la luz del desarrollo actual es una necesidad el cumplimiento de sus principios en la atención de las personas sanas para prolongar su salud y la de los enfermos para evitar complicaciones y lograr su rehabilitación. Su filosofía sobre la enfermería se dirigió fundamentalmente a los cuidados del hombre enfermo a través de los factores del medio ambiente, no obstante, al analizar sus postulados en la actualidad, podemos ver que de alguna manera y sin ella haberlo declarado, brindaba atención a la esfera psicológica a partir de mejorar el confort, la higiene y la alimentación como factores que actúan sobre el bienestar del hombre.

Los principios promulgados por Florence Nightingale siguen siendo aplicados en la enfermería actual, algunos tienen su vigencia; solo que hoy podemos explicarlos y otros han sido modificados por el desarrollo alcanzado por la ciencia. Esta teoría contiene 3 relaciones, que en nuestro tiempo son fundamentales: ambiente con paciente, enfermera con ambiente y enfermera con paciente; el ambiente definiendo o participando de una u otra forma sobre el hombre enfermo, la enfermera actuando para modificar el ambiente a favor del hombre y la enfermera en su relación comunicación con el hombre enfermo y en nuestro contexto actual también con el hombre sano a través de la familia o de las instituciones comunitarias para promover la salud y prevenir enfermedades. Estas relaciones demuestran la atención al hombre como un ser biosicosocial. Sin tal vez pretender Florence Nightingale ser una teórica, ha llegado hasta nuestros tiempos con una teoría muy amplia, digna de ser analizada y aplicada en sus conceptos generales por todo el personal de enfermería en la prestación de cuidados al hombre enfermo o sano, a la familia y a la comunidad, y casi un siglo después es que las enfermeras aceptan el desafío de definir las leyes que rigen la enfermería.

Virginia Henderson nacida en 1897, tiene en su haber una larga carrera autora e investigadora, entre sus múltiples publicaciones y participaciones en asociaciones y comités a los cuales no vamos a hacer referencias; llegó a definir la enfermería en términos funcionales, lo que apareció publicado en 1959: “La única función de una enfermera es ayudar al individuo, enfermo o sano, en la realización de aquellas actividades que contribuyan a la salud, a su recuperación o a una muerte tranquila y que él realizaría sin ayuda si tuviera fuerza, voluntad o conocimientos necesarios. Y hacer esto de tal forma que le ayude a ser independiente lo antes posible”.5

Esta teórica hace un estudio cuidadoso de las necesidades básicas del paciente e identifica catorce de ellas que constituyen los componentes de la asistencia de enfermería, las cuales son:

  • Respirar.
  • Comer y beber.
  • Eliminar residuos corporales.
  • Movimiento.
  • Descanso y sueño.
  • Elegir las prendas de vestir y desvestirse.
  • Mantener la temperatura corporal mediante la selección de las ropas y la modificación del entorno.
  • Mantener el cuerpo limpio y cuidado y los tegumentos protegidos.
  • Evitar riesgos del entorno y evitar lesionar a otros.
  • Comunicarse con los demás expresando las emociones, necesidades, temores u opiniones.
  • Realizar prácticas religiosas según la fe de cada uno.
  • Trabajar en tal forma que sintamos satisfacción por ello.
  • Participar en las actividades recreativas.
  • Aprender, descubrir o satisfacer la manera que conduzca a un desarrollo y una salud normal y utilizar los recursos sanitarios disponibles.5

En este grupo se observa la inclusión no solo de las necesidades básicas para conservar la vida como ser biológico, sino que incursiona en la satisfacción de necesidades psíquicas, y de la vida social del hombre, a partir de la definición de estas necesidades la enfermera determina los cuidados que deben brindarse a las personas y a su entorno; esto a pesar de no constituir una teoría, fue indiscutiblemente un paso de avance para el desarrollo del pensamiento de las teóricas que le sucedieron.

A partir de las publicaciones hechas por V. Henderson se adoptaron los siguientes supuestos:

- La enfermera tiene la función única de ayudar a los individuos sanos o enfermos.

En este supuesto ella deja bien explícito que la atención no solo es para el enfermo sino que se extiende al sano y, por tanto, se sobreentiende que en función de evitar que enferme, a través de la promoción y la prevención sobre las causas para evitar las enfermedades.

- La enfermera actúa como miembro de un equipo sanitario.

La autora considera a la enfermera como parte integral de un equipo de personas conocedoras que pueden decidir y ayudar a los individuos sanos o enfermos, a su familia y a la propia comunidad a la solución de sus problemas abordando en su actividad no solo en los aspectos biológicos sino atendiendo además, de acuerdo con sus conocimientos, las esferas psicológicas y sociales.

- La enfermera actúa independientemente del médico, pero apoya su plan, la enfermera puede y debe diagnosticar si la situación lo requiere.

El apoyo de la enfermera en la aplicación del plan médico es indiscutible para su éxito, pero cuando reflexionamos en este postulado podemos observar que el concepto de “enfermera como auxiliar del médico” queda totalmente esclarecido, ya ella en estos momentos declara la independencia de actuación de enfermería cuando la situación así lo requiera, y puede agregarse que siempre se requiere, pues el hombre sano o enfermo, la familia y la comunidad que son tributarias de la atención de enfermería siempre va a necesitar cuidados independientes de la enfermera. Este aspecto largamente debatido hasta nuestros días fue proclamado por V. Henderson en la primera mitad del siglo xx.

- La enfermera está formada en ciencias biológicas y sociales

Aquí reafirma la autora la capacidad de enfermería para participar con un equipo de profesionales de la salud y a su vez, con su propia independencia en los cuidados de salud-enfermedad. El potencial de conocimientos que adquiere en su proceso de desarrollo le da a la enfermera la posibilidad de aplicar a la realidad de cada persona o grupo los cuidados necesarios; hasta entonces solo se ocupaba de los aspectos biológicos que afectaban al hombre, su formación en las ciencias sociales le permite explorar un amplio campo, tanto en la psiquis como en el medio social que lo rodea, es decir, ver al hombre como un ser social pudiendo ayudar a la solución de los problemas con un espectro más amplio y no solo del individuo, sino también de la familia y del resto de los grupos que conforman la comunidad.

- La enfermera puede apreciar las necesidades humanas básicas.

Este postulado se confirma con el anterior por su formación en las ciencias biológicas y sociales que le permiten analizar las esferas afectadas y no quedarse solo en la apreciación, sino que este conocimiento posibilita la aplicación de la práctica para ayudar al individuo o familia en la satisfacción de las necesidades humanas afectadas.

Estos postulados fueron un gran paso de avance en el desarrollo de la enfermería profesional. Virginia Henderson dejó un legado teórico de gran valor, su perspectiva ha resultado útil para promover nuevas ideas y para el desarrollo conceptual de las nuevas teorías. Ella no intentó desarrollar una teoría de enfermería, en lugar de esto, desarrolló una concepción personal en un intento de lo que ella consideró la función única de la enfermería; sus postulados están clasificados en los modelos de Suplencia o Ayuda, pues como se puede observar fue la promotora de las catorce necesidades básicas sobre las cuales debe trabajar la enfermera para ayudar al individuo que las tenga afectadas total o parcialmente. Las 2 teóricas escogidas para este trabajo no son las únicas pero sí sus aportes son importantes para el desarrollo de la enfermería en busca de un marco conceptual que le dé identidad propia a la profesión.

Consideraciones finales

Las clasificaciones en tendencias y modelos muestran la preocupación por buscar un marco conceptual propio de la enfermería como profesión, disminuyendo su dependencia histórica de las otras ciencias de la salud.

Florence Nightingale dio el primer modelo para la profesión de enfermería en 1859, definiendo su meta y la acción de los factores ambientales sobre los que debía actuar la enfermera para proteger a los enfermos bajo su cuidado.

El aporte teórico de Virginia Henderson entre los que se cuenta la definición de la enfermería y el enunciado de catorce necesidades básicas, ofrece la posibilidad de explicar toda la conducta de la enfermería presente y futura.

La salud de un individuo debe considerarse en términos de su funcionamiento total. Es decir, el hombre debe reconocerse como un todo; no es posible separar los componentes físico, social y emocional de su salud. Este enfoque holístico está presente en el desarrollo de las teóricas de la enfermería.

Summary

A retrospective descriptive analysis was made to set forth the classifications by tendencies and models based on the phylosophical thinking of the nurses that have preceded us and to construe some nursing models and theories and their influence over the development of care to man. It was observed that classifications by tendencies and models shoved the interest and concern for finding a proper conceptual theoretical framework for nursing as a profession, thus reducing its historical dependence on the other health sciences. Emphasis was made on the hollistic approach to man as the nursing´s object of care.

Subject headings: NURSING CARE; EDUCATION NURSING; NURSING THEORY; PHILOSOPHY; NURSING.

Referencias bibliográficas

  1. Meleis A. Teoría de Enfermería. Desarrollos y progresos. Philadelphia: 1985: 87.
  2. Poletti RA. Cuidados de Enfermería. 1 ed. Colección “Rol de Enfermería”. 1980: 15
  3. Calvache Pérez M. La enfermería sistémica. Madrid: Díaz Santos, 1998:9-10.
  4. Brow IM. Research the development of Nursing Theory. 1964;13:10.
  5. Marriner Tomey A. Modelos y teorías en Enfermería. Madrid: 1997:34.

Recibido: 11 de julio de 2000. Aprobado: 5 de agosto de 2000.
Lic. Zoila Barroso Romero. Escuelas Nacional de Salud Pública “Dr. Carlos J. Finlay”, Ciudad de La Habana, Cuba.

  1. Máster en Atención Primaria de Salud. Profesora Asistente.
  2. Máster en Atención Primaria de Salud. Profesora Instructora.

Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario MONICA VIVEROS dijo

en verdad m dejan sin palabras porque e completa a mi entender la informacion Dios quier continuen cosechando exitos. soy estudiante del 4to semestre de enfermeria Colegio Universitario Los Teques CECILIO ACOSTA. Venezuela

, , Reportar este Comentario Ana dijo

Felicitaciones, “…El término “profesión” utilizado desde hace más de 4 siglos, significa “vocación” aprendida…” Exelente afirmacion! dios quiera que las generaciones de futuros enfermeros la adopten… No todos tienen vocacion ni la aprenden… Exitos.

, , Reportar este Comentario patricia dijo

me parecio fatal la informacuion yo queria la teoria de ujhely ya se que el internet no sirve de nada

, , Reportar este Comentario Carina dijo

El pensamiento crítico en enfermería en escencial sobre todo a nivel profesional y me satisface encontrar estudios cientificos de enfermeros !!!

, , Reportar este Comentario isabel suazo dijo

La enfermera puede apreciar las necesidades humanas básicas. La enfermera acompaña a restablecer la salud de las personas que estan a su cuidado y tambien rezan y tambien lloramos y reimos cuando los que sufren progresan saliendo de sus males , y la vocaciòn se siente puedo asegurarles que se nace para esto , ojala muchos estudiantes puedan leer y opinar y registrar y dejar muchos trabajos mejores que esto que no es menos preciar al contrario , escriban dejen para el futuro muchos mas escritos con fundamentos cientificos