La Gloriosa Escuela Industrial

Son las 10:00 de la noche, es sabado y los estuve esperando.

Pense, rearme, escribi y borre muchas veces esto que estan leyendo. En mi estaba, esta, una fuerza enorme, la del amor hacia esos años vividos en una escuela, que parecian querer impedir que lo haga.

Si se acuerdan alguna vez escribi algo sobre puntos suspensivos. Esa vez, entendi que debia parar por un rato porque, por un hecho personal, estaba tiñendo demasiado de mi presente ese momento y no sentia, que mi mensaje, el de la union de muchos, pudiera tener eco.

Hoy he entendido que debo cerrar este capitulo. Los recuerdos que perduran en mi todavia podrian aletargar una decisión, mas no encuentro mejor opcion que regalarle a ustedes esto que ha sido un sol para mi vida en estos meses.

Les estoy diciendo un poco como un hasta luego. Perdon, es por que no queria hacer de esto algo personal, queria algo que fuera la fiesta de muchos y de a poco vi que se habia transformado en un espacio para recordar solamente yo.

Cuesta, si cuesta. Despedirse, aunque sea por un rato, sabe a dolor, a tristeza, a descubrir que hacer con nuestra propia existencia y con nuestro recuerdos.

Y no sé como como continuar, como hacer que pronto lleguen las ideas a mi mente, si mi alma esta media obnubilada, para que entiendan que no los estoy abandonando. Mis manos lucen mas torpes de lo que normalmente son y mis dedos lucen la inercia de cuando ya no quieren escribir una letra que suene a adios.

En todo este tiempo di forma a recuerdos y vivencias que hacian a mi esencia. Añore todas esas pequeñas alegrias como esperando una gran felicidad, esa que seria volver a estar junto a muchas personas.

Ojala que hayan percibido mis sentimientos, independientemente de las formas que utilice para hacerlo. Pude intentarlo porque ustedes, en mis recuerdos, me hablaron de vuelta, escuche sus voces, rieron de nuevo junto a mi, y algunas, solo algunas personas, marcaron de vuelta con sello de su hoy, mi presente.

Dijo alguien que el tiempo es muy lento para lo que esperan, muy rapido para los que temen, muy corto para los que festejan pero es una eternidad para los que aman. Yo espere, yo temi no poder, no pude todavia festejar pero amo un tiempo de mi vida.

Muchos diran que el tiempo es tirano, que lo vive persiguiendo a uno y uno vive escapando de el para que no lo alcance. No, ya he dejado de pelearme con el , total siendo asi me deja vivir con mi pasado, con mi presente y que vendra un futuro, el del segundo final, donde se arracime lo que intente recordar.

Sé que, enmarcado en un espacio de vida, supuse que escribiendo iba conseguir muchas cosas. Fantasias locas mias de ver una escuela llena de jovenes con cara de viejos.

Hay, habia, habra. No ,ya no habra mas que un deseo latente, ese que decia de reunir en un espacio, en lugar comun a una escuela.

Admito mi incapacidad para ello. No me puedo escudar en el por lo menos lo intente.

Habia pensado tanta cosas para pedirles. Recorri, en mis fantasias, lugares donde podia ser, horas y días donde concretarlo, como hacerlo, el antes y el despues de ello, tantas cosas que se me nublaba la mente y no me dejaba ver la realidad.

Los iba a invitar a muchos, tal vez a cientos de personas. Los iba a esperar en el lugar, iba a ilusionarme y intentar reconocerlos cuando fueran llegando, iba a reir con cosas que ustedes contaran, anotar direcciones y mails imnumerables, iba a prometerles repetir el año que viene o para tal aniversario, que pronto les iba a escribir, iba a pedir que nos encontremos un día cualquiera a tomar un cafe, tantas cosas como dije antes que se me nublaba el cielo de la realidad.

Pero sé que esto fue, el escribir sobre nuestra escuela, una forma de concretar una utopia. En la metafora de mi vida, reunir, por lo menos a algunos en este espacio, fue una forma de concretar todo lo que desee porque volvieron a vivir en mi, aun sin haber conseguido todas las metas.

La vida se renueva a cada minuto que pasa. No somos el mismo dentro de un segundo, porque habra muchas cosas que habran sido convertidas en algo mejor y es asi que debo, quiero seguir buscando, de distinta manera, rearmar mis deseos, tener la forma de volver atras sin modificar nada.

Tal vez, haya alguien que un dia invente una maquina del tiempo. Se podra, entonces, volver a ver sucesos que han pasado pero, seguro, nunca se podra vivir de vuelta lo que ya paso porque seria modificar historias muy hermosas.

Quise tener una maquina del tiempo, cual cientifico loco. Solo pude recordar el pasado, ese del cual alimentara siempre mi futuro.

Les pido perdon a todos, he sido fiel a lo que senti que se debia hacer, mas fui un inutil para concretar algo que es hermos de pensarlo.

Sin embargo, seguire esperandolos a todos en el lugar que imagine, a la hora y el día que soñe. Hablaremos, entonces, de esas anedoctas de tiempos que ya no están, de tiempos que han pasado.

Y eternamente, seremos aquellos que alguna vez, pasamos por la Gloriosa Escuela Industrial de Lujan.

PD: Agradezco a quienes hayan leido este blogs. Todo en la vida tiene un final, mas aquellas cosas que hacen los hombres.

Pero un libro, algo escrito, si se lo cuida, si se lo ama como de verdad se tiene que amar las cosas, nunca se cierra, nunca se acaba de leer. Este blogs quedara bierto para que puedan seguir leyendolo y, si quieren, seguir enriqueciendolo con los comentarios que yo siempre agradecere.

No les digo adios, porque esto que escribi siempre sera abrazo de bienvenida, de querer verlos, de volver a sentirlos.

Si alguno se la da por andar por el sur y pasan por Cipolletti, hay una casa, la mia, donde los estare esperando para compartir mi lugar en el mundo.

Un abrazo a todos. Los llevo en mi alma.

El Sabado a las 22,00 hs

Para aquellos que tuvieron la amabilidad y la paciencia de haber leido lo que escribi en este blogs, les quiero dejar una invitacion.

No, no va haber fiesta, ni cena. No va haber ni un cafe sino solamente algo para leer.

Sera un regalo que tal vez les guste, o quizas no. Solo quiero que lo aprecien porque me duele en el alma, desprenderme de el.

Los espero el sabado a las 22,00 hs.

Desde El Alma

Hace mas de dos semanas, me escribió y hable con un loco lindo, alguien que no se porque siempre le dijeron Goly. Relei un monton de veces sus frases donde recordaba uno a uno a todos aquellos que compartieron las aulas con nosotros.

Pero hay algo que me impacto de sus palabras. Cuando nos estabamos despidiendo despues de hablar por telefono, el me dijo: un abrazo, hermano, te extraño mucho.

Me emocionó, vaya si lo hizo. Fue algo tan desprovisto de algo material, que sus palabras me llegaron al alma.

Y pense muchas cosas. Fue tan lindo que supe que en mis recuerdos no estaba solo, que muchas personas debian haber ahi, leyendo, recordando y sintiendo ganas de decir cuanto te extraño.

Lo curioso fue, tambien, que por primera vez me enfrente a algo diferente de lo que habia sentido cada vez que leia otros comentarios y fue porque hasta ahi lei, escuchaba todavia las voces las palabras de aquellos chicos que habian quedado en mis recuerdos. Goly, ese día, hizo algo maravilloso y fue hacerme ver que personas adultas eran las que escribian, eran las que hablaban con palabras de sentimientos que habian que guardado en el cofre de sus almas.

En todo este tiempo, intente dibujar una epoca. Intente, mas alla de que hubo momento que recree cosas de hoy, plasmar una epoca del ayer.

No me di cuenta que habia un hoy en sus vidas. Y que ese hoy esta alimentado por esa esencia que quedo del ayer, pero han sucedido cosas y vividos momentos que adornado mas todavia esas vidas que han quedado en mi mente con caras de juventud.

Me gustaria saber mas de todos. Solo quiero demostrar mediante palabras , uniendo el ayer y el hoy, las maravillosas personas que se han convertido.

Gracias, Goly. Ese te extraño mucho que dijiste fue algo hermoso y me hizo muy feliz.

A todos yo tambien quiero decirles algo. Simplemente que los extraño mucho

Amar A Una Escuela

Lei un comentario y no me gusto lo que lei. Mi escuela, la de mi juventud, decia que no estaba bien en cuanto a su edificio.

Creo que ese comentario quiso con palabras y alguna excusa, como que concurren 1200 alumnos, disfrazar una realidad que es la de muchas escuelas. Y me quede pensando que podia hacer.

Yo sé que es dificil a la distancia pretender cambiar una realidad. Lamentablemente, el control remoto no funciona para las sanas intenciones.

Podria haberme quedado con mis recuerdos, mas teniendo en cuenta que, ni siquiera, las aulas que hoy transitan muchos chicos son las mismas que yo estuve. Esas aulas han quedado en el ostracismo de los recuerdos y las actuales albergan seres que algun día añoraran, como yo, esos días.

Pero la esencia de algo no esta marcada por un tiempo, por un simple lugar fisico. Mi escuela, la industrial de Lujan, es la misma que transitó por muchos lados antes de tener su lugar en el mundo en la calle España.

Y sea donde sea que este, yo la quiero ver digna, hermosa. No importa si esta pintada con la mejores pinturas o con simplemente cal, pero tiene que estar limpia, con paredes inmaculadas, con bancos sin escrituras y con todos los tornillos ajustados, con pizarrones bien colgados, con pisos sin papeles, con baños sin canillas que goteen, con los pocos o muchos aparatos que tenga funcionando.

De esa escuela egresan técnicos y la esencia de alguien con ese titulo es construir, arreglar, diseñar, aplicar lo aprendido en los diferentes procesos de la industria para hacer un mundo mejor. Pero tambien egresan personas, que deben necesariamente saber respetar y amar los lugares que se contribuye a progresar.

Para que asi sea se deberia empezar por una semilla, esa misma que germirara cuando, despues del ultimo día en la escuela, se enfrenten con la vida adulta. Esa semilla es amar a una escuela.

Eso es responsabilidad de todos. Es muy hermoso reunirse, despues de muchos años, a contar anédoctas de todas las cosas que hicimos en la escuela pero esas tienen que ser por sucesos personales, no porque por ejemplo recordemos de la pintada que le hicimos en las paredes a la escuela sin que nunca nos descubrieran.

Ello tampoco se crea es dejar de ser joven, de vivir la juventud. Tampoco me puedo obnubilar y decir que eso antes no sucedia.

Pero si habia alguien que hacia algo asi, tambien habia alguien que decia que habia que limpiarlo, habia un día que se dedicaba solo a eso. Era una cosa tonta, era dedicar un par de días a remediar todas las macanas,a arreglar los que el uso habia habia deteriorado.

Eran días, que entre mates y charlas, se embellecia, con los medios que se contaba a una escuela. Tal vez, por ello, quedaron grabadas muchas cosas lindas de la escuela porque recibimos cosas pero siempre hubo alguien que dijo y que nos enseño a darle un marco digno a esos recuerdos.

Puede haber muchas ideas. Propongan, charlen, discutan, hagan lo necesario y llamen a quien sea, inclusive a aquellos que ya no somos alumnos, para que hacer un hermoso lugar de donde se estudia.

Esto puede servir no solamente a una escuela, sino a todas. Mañana nuestros hijos o nietos, tal vez, sean los que entren todos los días por las mismas puerta a aprender lo mismo que ayer u hoy aprendimos nosotros y seria lindo ver que ellos reciben un lugar adecuado para ello.

Como dije de todos es la responsabilidad. Eso, me parece, es lo menos que podemos hacer si se aprende a amar y a respetar a una escuela.

Que tiempo Tan Feliz

Cada vez que escribi, se venia a mi memoria una vieja cancion de Matt Monro que, quizas, muchos recordaran. Una parte de la canción decia:: Que tiempo tan feliz, vivimos tú y yo! en nuestros años de loca juventud, seguros de triunfar tan llenos de inquietud que fácil fue tener felicidad.

Quizas, si recuerdan esa canción, y mas alla de los gustos personales de cada uno, veran parte de su vida. Porque despues hablaba de sueños que se esfumaron, de que la vida seguiria dando lecciones, y que, a pesar de los años pasen, seguiriamos teniendo los sueños de esa alegre juventud.

Hoy hemos llegado, muchos, a una edad en que bien podriamos decir que hemos cambiado y que la vida nos ha cambiado. Si, quizas, casi todos no seamos ni siquiera minimamente lo que alguna vez nos habiamos planteado ser.

Ni siquiera yo. Yo, quizas para bien mio, no logre ser ese que veia en mi futuro de delantal blanco y rodeado de tubos de ensayo.

La vida me dio lecciones y yo aprendi, no se si bien, el camino que ella me señalaba. Transforme esos tubos de ensayos en mil números que gobiernan mi trabajo, aprendi a hacer de aquellos experimentos de probetas, mil y una planillas en una computadora y deje, solo un poco, que el señor dinero dirigiera mis pasos hacia tareas que quizas no eran lo que soñaba para mi.

La pregunta seria que quedo de mi de aquel chiquillo. La respuesta podria ser nada, porque mi elección de hacer cosas en la vida no fue de la mano de mis sueños, sino de la oportunidades que me dieron, de las que busque y, tambien, de las cosas que pasaron a mi lado sin poder o atreverme a tomarlas para mi vida.

Quizas quede nada, quizas quede todo de aquel soñador, de aquel que vivió su juventud entre muchos que formaron la escuela industrial. Solo es cuestión de ver que parte importante es la gobierna mis días.

La eleccion de que hacer en una vida a veces pasa por lo material. Puedo, debo, hice todo lo posible para hacer de ello, el vehiculo del bienestar de quienes eran mi responsabilidad.

Pero, dentro de mi estaba el chiquilin que soñaba. Sigo buscando lo material, pero para que no me tiña mi alma el signo de lo superfluo, recuerdo tiempos donde solo tenia sueños.

Y mis amores de hoy y de siempre saben que quien le lleva el dinero, es el hombre de hoy. Pero el que los ama, es el mismo que iba a Lujan a aprender a soñar en una escuela. .

Y añoro esos tiempos tan felices, esos de loca juventud. Añoro encontrar, por los menos, alguien mas que me diga yo tambien soñe como vos.

¿Podre alguna vez, tan solo un rato, juntar a la escuela de mi juventud?

Yo no tengo la respuesta. Aunque, muy dentro de mi sé que hay como yo, gente que sonrien cuando escuchan una vieja canción.

Amar A Mi Escuela

Ayer estaba leyendo un articulo de un diario. Decia que era creciente el deterioro de los edificios de las escuelas.

No explicaba, o por lo menos no quise entenderlo, cual era la razon. Simplemente decia que en una recorrida por distintos establecimientos se observaba desde problemas netamente achacables a las estructuras de los edificios pero, tambien, paredes, bancos, puertas con grandes garabatos o frases escritas o sin pintura y, pese a la labor diaria, se observa un nivel, y me cuesta decir esta palabra, de suciedad por la presencia de papeles u otros objetos tirados.

Me quede pensado en como debia estar mi escuela. No crea, aquel que me lee, que voy a empezar a decir que antes eran escuelas limpias, pintadas porque seria eso comparar realidades muy distintas.

En mis pensamientos surgieron dos posibilidades: una es que estuviera bien, pintada, con bancos o paredes limpias, con techos, baños aseados y con todos los elementos para que fuera un lugar digno para recibir enzeñanzas.

La otra posibilidad, la que no me gustaria que fuera asi, era que no escapara a la realidad observada y que hubiera todos las cosas que se decia en ese articulo.

¿Cual de las dos sera?. No lo sé, estoy a muchos kilometros de donde esta y solo si alguien me contara podria saber.

Ahora todo ello no deja de ser un alerta. Podria hacer caso omiso a una realidad actual y seguir escribiendo sobre la escuela industrial ideal que quedo en mi mente, pero ello seria describir y amar un pasado pero no amar a una escuela.

Recorde algo que me paso cuando fui a visitar, hace mucho tiempo, a un familiar que vivia en el campo y en una casa muy humilde a la cual ni siquiera le habia puesto pisos de material.

El piso, de tierra, si uno lo observaba bien siempre se lo veia sin una suciedad, y entiendase que por ello algun objetos de los que usamos, y en cierto sectores hasta parecian haber como si fuera un pozo. Los días pasaron y vi que ello era porque dos o tres veces por día, mi tia barria y regaba la tierra del piso como si fuera de mosaicos.

Miraba las paredes y se veian blancas, a pesar de que usaban cocina de leña. Mi tio me dijo que cada dos o tres meses, con cal comun y no pintura de esas que cuestan caras, blanqueaba esas paredes para que quedara mas digno ese lugar.

Aprendi de ese ejemplo. Por que esta en cada uno mantener limpio ordenado donde se vive, donde se trabaja, donde se estudia, donde uno transcurre muchas horas de su vida.

Como dije no sé la realidad de mi escuela. Pero puede que alguien tenga esa posibilidad todos los días de saberlo, puede alguien detenerse por un minuto a mirar las paredes, a mirar de como se comportan quienes pasan por las aulas, a mirar de como se puede embellecer todo aquellos que ya el tiempo y el uso ha deteriorado.

Y mas alla de que se pueda achacar alguna responsabilidad por algo malo que se observa a alguien, a la situación economica, a la cantidad de alumnos o cualquier otra razon tambien esta en ellos mismos cambiar la realidad.

Mas alla de que pueda parecer una tarea que no es nuestra, podemos ayudar. Si no escribimos una pared, si tiramos los papeles donde corresponden, si destinamos solo 5 minutos por dia a pasar un trapo en un banco o un escritorio que usemos, si cuidamos lo que tenemos bien haremos un ejemplo de nuestra escuela industrial.

Y a aquellos que tiene la responsabilidad de enseñar, les digo que esa es una forma tambien de que todo lo que trasmitan sera mejor entendido si ven que quieren, que incitan a que el lugar donde lo hacen es limpio y ordenado. Cualquier materia nos prepara para un trabajo futuro pero solo los ejemplos sirven para hacernos buenas personas.

Tal vez, mi escuela este limpia y ordenada. Entonces esto que escribo puede quedar en un alerta, en algo que puede suceder y sera como un mensaje para que nunca suceda.

Pero si no lo esta, avisenme. Estare ahi para poder ayudar a hacer de mi escuela un paraiso, tanto como para agarrar un balde y un pincel para pintar con cal, para barrer o para explicar el porque de mis palabras.

Perdon a aquel que pueda enojarse, porque siempre hay alguien que no es abierto a cosas como lo que digo. Mis palabras solo tiene una razon.

Escribo, hago algo porque alguna vez aprendi a amar mi Gloriosa Escuela Industrial.

Hola Mamá

Hola, hacia tiempo que no hablaba con vos. Perdoname, a veces uno pierde el tiempo en cosas inutiles y se olvida de dar el tiempo necesario a otras mas importantes.

Si ya sé, no seas ansiosa, ya te voy a contar lo que paso despues que decidiste no estar mas conmigo. Se me agolpan en mi los recuerdos y me cuesta mucho traducirlos en palabras, mas si ellas no tienen sonido.

Estoy bien, no te preocupes todavia no tengo grandes nanas, ya vendran con el futuro. Creo, aunque con mis imperfecciones, ser el hombre que vos soñaste y solo algunas cosas, que no tienen mucha importancia, se han agregado en los años que han pasado sin vernos.

¿Puedo empezar a contarte al reves?. Me cuesta mucho empezar como deberia, porque odio el momento en que nos separamos y no puedo situarlo en mi vida como un punto de partida de nada y, menos, como el comienzo de algun relato.

Ya no vivo donde vos sabias que vivia. He contruido una casa hermosa, con jardin y un parquecito llenos de plantas y flores, en un lugar muy lejos de hoy pasas tus días eternos.

Te quiero mucho, te extraño mucho, sabes. No, no me digas pesado, si vos eras o sos tan igual para esas cosas.

Te cuento que hay una nena hermosa que anda haciendo lio a cada rato. Si, es mi hijita Florencia que es un regalo que me dió la vida, que me dió Dios cuando creia ya que estaba para otra cosa.

Hay otra nena que se me esta haciendo señorita y a cada mes hay que andarle comprando ropa nueva porque las mangas o los pantalones le van quedando cortos por los estirones que pega su cuerpo. Antonella es otra flor hermosa del jardin de mi vida y, aunque no lo creas, tiene muchas cosas que me recuerdan a vos.

Perdon, sé que sos mujer y que queres historias de amor. No, no tuve muchas y encontre a una persona que seguramente si la conocieras, te sentarias a tomar mate con ella y entre las dos hablarian muchas cosas de este pobre ser que te esta escribiendo.

¿Te acordas de Mariana y Mauro?. Ellos ya estan grandes, hechos ya una mujer y un hombre hermosos, buenas personas, honestos, sinceros y que me quieren como si yo nunca hubiera tenido un error, como si yo hubiera sido el mejor padre.

Esta Martina, una niña hermosa, mi nieta, la continuación de mi vida aun despues que yo me haya ido. La amo tanto como amo el recuerdo de alguien como ella que no pude tener en mis brazos.

Podria contarte de cosas materiales. Pero para que, ya eso es superfluo entre tu y yo, ya que hemos alcanzado, creo, un estadio en que solo el tiempo nos acercara mas todavia, y para ello no hay lujo o vehiculo de los que usamos por estos lados que no sirvan para ese momento.

¿Puedo ser pesado de vuelta?. Te quiero, nunca lo olvides, te necesito aun cuando no puedo estar vos y cuando no sé si alguna vez podre estar.

Perdon, voy a hacer un salto en el tiempo porque sino seguro que voy a llorar. No quiero, no puedo recordar cuando nos despedimos la ultima vez y es porque te amo demasiado para darle importancia a un adios entre nosotros.

Te estaras preguntando porque elegi este espacio para hablar con vos, porque desnudo ante todos lo que yo siento, senti, sentire por la maravillosa persona que sos. Simplemente porque este espacio me llevo a recordar y vos fuiste un puntal de muchas cosas que pase en mi juventud.

Si hasta viene a mi memoria, ese primer día que conoci la escuela industrial. Me quisiste agarrar de la mano, mas yo me solte por que me queria hacer el grande.

Estuviste ahi, hasta que de pronto comprendiste que debias empezar a dejar volar a tu pichon. Te vi irte con la cara entre triste y alegre, quizas pensando que si estabas haciendo bien en dejarme entre esas personas y chicos que no conocias.

Y estuviste 6 años a mi lado apoyandome hasta lo indecible para que yo pudiera estudiar. Igual, siempre como lo estuviste en cada minuto de los cincuenta y pico que hace que estoy en este mundo, apoyandome con las cosas que recibi de vos, con el ejemplo de persona que dejaste en mi ser.

Muchas cosas, seguro, me olvido pero tambien no seas tan curiosa, lo que yo diga no va a cambiar nada de lo que ya sabes. Si sé que todos los días estas mirando, junto a mi papá, por un agujerito que hay entre las nubes y sé que que solo necesitas estas palabras para saber lo que siente mi alma.

Siempre te extraño, siempre te recuerdo. Amar tu recuerdo es como amar mi propia vida y me dignifica haber tenido alguien como vos de guia, de que hayas sido mi Mamá.

¿Podremos alguna vez estar juntos de vuelta?. Solo vos lo sabes, a mi me falta un tiempo para poder sacarme la duda.

Perdon, Mamá, ya no puedo mas hablarte. Voy a buscar algo con que secarme los ojos.

Ojala que estas palabras, aun desteñidas por mis lagrimas puedan hacerte feliz. Te amare siempre.

Para Quien Quiera Ayudarme

Hace unos cuantos meses, cuando empece a escribir pretendia ser una especie de revivir un tiempo, independientemente de la epoca en que cada quien hubiera estado en la Escuela Industrial de Lujan. La vida, bien decia alguien muy docto, es una suma de interrogantes y siempre me preguntare si he logrado algo de ello.

No se trataba de hacer una cirugia estetica a los recuerdos, remozandolo de manera de que quien no habia olvidado esa epoca pudiera sentirse joven. Solo se trataba de que quien lo hiciese, pudiera recordar esos tiempos de juventud y llevarlo hacia su hoy.

Detras de todas mis palabras, me decia e intentaba decir participen, hagan suyo este espacio. Yo se que no hay escuela que le enseñe a uno a ser feliz y menos, hay quien pueda tener una verdad acabada de todo, pero el recuerdo de esos tiempos puede hacer por lo menos hacer que una sonrisa surque la caras de quien lee.

Participar es una palabra hermosa y ha sido un norte de todo lo que escribi. Hacer suyo este espacio es mi anhelo.

Espero su ayuda para seguir. Espero sus anecdoctas.

La Escuela De La Vida

Alguien habia escrito que la etapa de la juventud habia sido la mejor de su vida. Tambien, en una conversación, me dijeron que no hay escuela que enseñe a vivir.

Muchas veces, casi siempre, se podria tomar las dos afirmaciones como una verdad absoluta porque la comparamos con otras etapas y ,a veces, nos encontramos huerfanos de saber que hacer cuando nos suceden cosas. Pero resuena, muy dentro mio, algo que me dice que no es asi.

Mi paso por la Escuela Industrial fue una etapa hermosa de mi vida. Recibi enseñanzas que forjaron mi futuro, conoci personas que marcaron mi vida pero la mejor etapa de mi vida, es mi vida misma.

Aun cuando hubo momentos de desesperanza y otros de exitos no puedo mas que decir que he vivido una vida digna. Poner solamente una etapa de mi vida como la mejor seria hasta desmerecer lo hermoso de un tiempo .

Y es entonces que me pregunto, porque yo, porque otras personas creen ver esa etapa de ir a una escuela como la mejor de su vida. Creo, simplemente, porque estabamos aprendiendo a vivir.

Muchas veces cuando uno asume cosas que no corresponde a edad que tiene, se dice que no se vivió tal o cual cosa. El proceso de maduración, a veces, en una persona no lleva la marca de un almanaque y, como le decia a un amigo, bendigo no haber vivido cosas si eso fue por tener a mi primera hija a los 21 años y sé que pude vivirlo asi porque hubo un antes de eso, com fue mi años antes de ser padre.

Ir a la Escuela industrial de Lujan, me enfrento con muchas cosas que no habia vivido en mi infancia. Aprendi a no tener que ir con mis viejos a todos lados, a no gastar el pesito que necesitaba para el viaje en caramelos, a tomar decisiones, a enfrentarme un monton de cosas que no sabia como eran y que las fue descubriendo despacito. No solo aprendi lo que se enseñaba en sus aulas, tambien empece a aprender las cosas del mundo que nos rodeaban.

Quizas, por vivir en un tiempo distinto, fue la cuna aun hasta de cosas como hablar de sexo, hablar de cosas prohibidas. Deje en las calles o esquinas de Lujan mucho de la cuota de inocencia que Dios nos da cuando nacemos.

Y conoci personas distintas a las que me rodeaban. Forme amigos, amigos de esos que se le dice compañeros y tuve a mas padres, a los que llamabamos profesores, que pintaron mis colores en mi rumbo hacia a la adultez.

Fue hermosa esa etapa, nunca podre decir lo contrario. En ella se cimentaron y aprendi a convivir con hasta las carencias, aprendi a dirigirme hacia un estadio que despues fue mi vida.

La recuerdo pero solo fue eso, una etapa. La vivire con mis recuerdos, con la eterna ansiedad de reencontrarme con todas las personas que aprecie y que son de ese tiempo porque en definitiva, y aunque me salga las palabras compañeros y profesores, hoy los considero mis amigos.

Pero tambien, siempre tuve algo cierto durante lo que que he vivido. Por mas que quiera negarlo, hay en mi vida una escuela donde aprendi los palotes de vivir intensamente.

La Gloriosa Escuela Industrial fue y sera para mi la escuela de mi vida, esa vida aprendemos fuera de casa.

Una Caricia Para El Alma

He esperado que alguien me contara algo. Solo vi una frase, un mimo para el alma, que me hizo pensar que habia estado muy lindo, que la habian pasado bien.

Queria saber como habia sido esa caricia. Mas despues me dije para que, si yo podia imaginarlo ese mimo y todo lo que se hizo para recibirlo.

Tambien, recorde algo que alguien habia escrito. Algo que decia mas o menos que hacer amigos es una gracia, tener amigos un don, conservarlos es una virtud y ser amigo de alguien es un honor que nos da Dios a los seres humanos.

El 25 a las 20:30 decia la cita, esa reunion de viejos amigos. Pero, seguro, todo habia empezado mucho antes.

Habia empezado en una peluqueria donde algunas de las niñas habran ido a retocar sus tinturas, en una tienda con alguna prenda nueva, con los dedos manchados de pomadas por los zapatos bien lustrados, con colectivos tomados desde muy lejos, con repetidas miradas al reloj, con llamadas de ultima hora.

Habia empezado dejando en el ropero de todos los días los pesares y muchas triztezas,habra habido muchas miradas al espejo para ver si se podia hacer desaparecer esa pancita, para arreglar eso que los años habian hecho aparecer.

Habra habido, a eso de las seis y media, una ducha intensa, un lapiz de labios y rimmel en los ojos a las siete, el pantalon bien planchado a las 7 y cuarto, la camisa impecable a las y media, un empezar a peinarse a las menos cuarto, el estar listo a las 8:00. Perfumes a ultimo momento, caminar una o 10 cuadras, un auto que no se apuraba, llegar a aquella esquina y mirar a la mitad de cuadra.

Un darse una vuelta mas o quedarse estacionado, decirse aquel o aquella me parece que es, bajarse despacito bien erguido y metiendo panza, mirar como para otro lado, esbozar una sonrisa, apurar el paso y fundirse en un abrazo de alguien que hacia mucho no veia.

Y despues vino lo otro. Desandar en unas pocas horas, con unos platos de por medio, con palabras todos los años vividos, escuchar musica de ese ayer y hasta animarse a bailar, algun discurso preparado contando lo que habia pasado en esos dias, un aplauso y muchas gracias a quien los habia reunidos.

Un vamos a tal o cual lugar, un cafe en un bar de una esquina, mas recuerdos, mas apodos, mas proyectos para el futuro, intercambio de telefonos y direcciones, algún que otro recuerdo descolgado de alguien muy memorioso, un chau nos vemos cuando el sol queria asomar por el horizonte.

Despues, vino el despues. Vino el desandar el camino que los habia llevado a ese encuentro, a contar en cuentagotas lo vivido esa noche, a escribir mail o cartas a alguien reencontrado, a prometerse no cometer de vuelta el mismo pecado de no verse durante tantos años.

Puede ser que sea solamente asi en mi imaginación y aunque sea parecido, puede parecer distinto porque hay algo de ganas de decirle a quienes vivieron eso que deberian haber contado con sus palabras lo que yo imagino en lo que escribo.

Podrian haber hecho imaginar y decirles a otros que no estuvieron en ese encuentro, como puede ser la caricia, el mimo que los espera si alguna vez se reunen con quienes alguna vez fueron tan importante en su vida. Esa hubiera sido una virtud que acariciara otras almas.

No sé, a esta altura de mi vida si tengo las formas de hacer, tener nuevos amigos. Si sé conservar y ser amigo.

Un mimo para el alma fue esa noche. Unas palabras de quienes lo recibieron podrian ser las caricias de aquellos que no estuvieron.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog