Carlos de Lanus… cuanta razon…!!

Esto que está sucediendo en estos días es una prueba más de cómo este gobierno contamina todo lo que toca.

Todo ha sido desvirtuado, hasta las causas más nobles, y mucha gente que en el albor del renacimiento democrático se volcaba a las calles masivamente para pedir por Verdad y Justicia, como lo fue mi caso, sin aparato que nos empujara, sin una bandera partidaría que nos parcializara, sin cobrar ningún tipo de ‘viático’ para participar, hoy vemos azorados que aquellas causas que hacían que volviéramos a casa afónicos, cansados y con los zapatos cargados de polvo por los miles y miles que caminábamos raspando las calles, han sido monopolizadas por una militancia oportunista y sectaria dirigida desde un gobierno que se supone ‘dueño’ de las mismas.

Cuando en plena dictadura se comenzó a ver una lucesita al surgir la ‘Multipartidaria’, las marchas eran integradas por columnas con cientos y miles de radicales, peronistas, comunistas, socialistas, demócratas progresistas, etc. Y también había un gran espacio espacio, -y eso era lo valioso-, para aquellos que querían participar sin estar embanderado bajo ningún color partidario. Ciudadnos de a pie, independientes, argentinos que también querían expresarse aún sin tener decidida su inclinación política.

Esas marchas nos ‘mantenían unidos’ bajo alguna consigna, como por ejemplo lo fue la causa de los Derechos Humanos. Y en muchas oportunidades se acompañó a Las Madres en su ronda de los jueves alrededor de la Pirámide.

Hoy, grandilocuentemente desde el gobierno se resalta y se autoadjudica como mérito el haber rescatado la política para los ciudadanos, los que enroncamos la garganta en esas épocas preferimos quedarnos en casa para no tener que participar al lado de tipos que ‘han copado la parada’ autopronunciándose como si fueran los héroes.

¿Para qué voy a ir a una marcha en la que uno de los oradores sea Schocklender?
¿Qué tengo que ver con ese tipo?
¿Qué puedo escuchar de él?
¿Qué tiene para decir él de los DD.HH.?

La Sra. Bonafini lo eligió para ser su ladero, y hoy, debería sentir vergüenza y pedir disculpas públicas por la estafa que ambos cometieron. Ya uno no quiere ser parte de ‘esa’ causa… hoy no me interesa.

Y tan desvirtuado está el tema, que ahora resultaría hasta cómico si es que no fuera tan patético, que los relatores del horror de esa época sean Rial, Ventura, Adriana Aguirre, el ‘facha’ Martel y tanto otro zapallito que ande dando vueltas por los medios poniendo cara de compungidos y haciéndose los escandalizados por el affaire Massera-Alfano.

Todo esto es parte de lo que la Presidenta anunció cuando inició su gestión… tal vez entiendan esto como el ‘mejoramiento de la calidad institucional’ prometida.

Será por eso que, hoy, lo miro por TV.

Carlos de Lanús.