Posts etiquetados como ‘viento’

Renuncias

Una daga con aroma a rosas,
rosas rojas bañadas por un frío crepúsculo…

De esos días
en que solo el viento
sabe a donde va.

Una púrpura lengua que borra el suelo,
suelo emparchado con tergopol en migas…

De esas tardes
en donde el vacío
reinará en una vasta alma.

Relámpagos de voz,
dinamismo de árbol.

Noches sin noches.

 

Safe Creative #1007216886120

asp hit counter

hidden hit counter

Aí_no_ga

Un espectro de escarcha,
se mueve como bailando un vals,
tiene la sonrisa de la muerte
colgando de un ritmo parpadeante.

Sopla cenizas en cada auspiciosa noche
su plateado susurro se me impregna,
gotea en las ruinas de mi esperanza,
pétalos de sal, espinas de azúcar.

Duermo en la mugre de sus garras
para fundirme en el jardín de la mudez,
encadenando instintos precoces,
arrollando columnas de luces y humo.

Vengo de donde vendieron mi viento
y opacaron mis túneles de luz,
donde cegaron mis eléctricos alaridos
y enterraron mis cristales corrosivos.

Su navaja es un vientre sin luna
que me acaricia fríamente en la nuca,
resucita esas pegajosas moscas
que se arrancan las alas con ansias.

Converjo en un estallido telúrico,
bolsa de precios anudados
a los desgastados cráneos
que profano en colerizados aires.

Se cierra un muro de penumbras,
clavándose un silencio de sepulcro,
roen espasmos de obcecación
para descarnar esas certezas.

 

Safe Creative #1006096555737

myspace web counter

web counter code

El fondo del silencio

Ser apretado cadáver
que expresa aflicción,
chueco árbol de semilla de trueno,
suspira con un atardecer en sus manos.

Múltiples charcos rojizos
que humean vapores en sangre,
tundida anaranjada estrella de celofán
sobre el arroyo, surcan sus pupilas.

Mudas lágrimas congeladas.

Aúlla el tiránico viento
que se hace herida animal,
escudriñada luna de pálida luz,
se engarza en las derramadas sienes.

De mis…

Congeladas lágrimas mudas.

Océano

Un océano vibra entre sus piernas,
se traga los condominios de sus vestigios,
una púrpura aura nos envuelve como telarañas,
su sonido mudo, mi sordo gemido.

Un viento carcome estas paredes
se esconde en el hueco de su espalda,
una verde nube traspasa mis bolsillos,
su famélico defecto, mi suave virtud.

Una montaña parte nuestras cabezas,
se inmola con mi filoso codo,
un amarillento estruendo rompe el borde ,
su pegada ilusión, mi dramático sueño.

El sol y la luna
se encastran con un mar de aire
y busco en su piel
la cresta de esas olas.

Borde

Besos de alud color bronce,
helados médanos encrespados
espejeando un tumultuoso espíritu
que se resquebraja al tiempo.

Sueños empedrados que tiemblan,
el surco tatuado en la tierra.

Un hueco en la inconsciencia,
un mazo de mariposas tiesas,
un rayo de tormenta bajo mi cama,
una lágrima colgada al borde de la ventana.

El filo de un fuego gris,
un extraño extrañar…
Desangrante

Verdugo de promesas rodantes,
el cortejo de una bruma incandescente,
túnica plateada que todo lo llena,
menos una hambruna de carne nerviótica.

Sobre un manto de estrellas oscuras,
cazando pelusas con formas de lagartijas,
pliego mis dedos de ceniza caucásica
y traigo una nevada montaña de ruido.

Cabalga sobre un globo de cristal,
sodomiza su escuálida cordura,
aprieta el polvo de su piel
y lo arrulla como a un bastardo sin techo.

Afuera…
se descascaran los corazones
en el frío interior.

Suspiros desgajados,
son caños acariciados por el viento,
son recuerdos que se amotinan en el cerebro,
son días grises que se hacen chicle.

Piel onírica

Mi sueño es un viento arremolinado
azotando las carcomidas paredes
de mi cerebro desgastado.

Me lleva…
¿Quién sabe dónde?

Mi sueño es la agujero de la humanidad,
es una rosa desangrándose a cuentagotas
hasta quedar solo espeso polvo.

Me dice…
¿Quién sabe que mensaje?

Mi sentir es un opáco espíritu
clavado en tierra infértil.

Pregunta residual

Y los árboles danzaban como torturados
pOr el atroz viento contaminado.

Siempre esos gusanos besando mis pies
cOmo buscadores de pepitas de oro,
haY mas de lo que no saben ver, no entienden.

Nunca llegan, ni los espero en realidad,
mAr adentro, mar afuera, las olas rugen,
maDre de los ruidos, dioses de la parafernalia
mitIgan los aromas, los trazan a gusto y dehonra,
infiErno de este suelo del que no pretenden enterarse.

(¿Y usted?)

A Lilith

Forjada por inmundicia y sedimento,
huíste del paraíso
para no renunciar a la igualdad,
amante de lengua de fuego.

Voluptuosa prostituta,
virgen inviolable e insumisa,
la justicia en tu sangre
y en la dulce leche de tus mamas.

En el lado oscuro de la luna,
agitaré mi cuerpo desnudo
siendo una hoja amarilla
zamarreada por el aullido del viento.

Mujer escarlata,
princesa de los súcubos
te entrego mis sueños húmedos,
mi polución nocturna.

En tus rojizos cabellos
se encuentran enredados
los jóvenes corazones
que sucumbieron a tu hechizo.

Madre…

Tu amor es murciélago rabioso,
tu confianza; una gárgola de granito,
tus palabras son la furia del volcán,
tu nombre; el himno de los desechados.

A la serpiente tentadora,
al inconsciente mas profundo,
a la oscura belleza,
a la luna negra.

En collage de limbos

Garfios por manos,
triste descendiente
de amaneceres chatos,
aúlla un quejoso viento verde.

Trémulos labios carnosos,
escupen abejas paranoicas,
dibujan árboles en el aire,
doman sin anestesia, perlas de plásticos.

Burbuja consagrada de sombra,
ser una obsesión medular…

De las palabras que no se entienden,
de los buitres merodean tes,
de los juegos sin reglas,
de las proporciones perceptibles.

La sal de la trasgresión,
la herida maquillada,
la adrenalina y la vergüenza,
el placer y la inhibición.

Ser nada,
ser demasiado,
ser lo justo,
ser lo injusto.