Posts etiquetados como ‘sed’

Madeja

Relámpagos
llantos de fuego,
amordazados.

A ras de la mutilación
y el desencanto,
de una filosa lengua,
estaco tus ojos rojos.

Abrazado al fuego frío,
sangra mi tesoro,
grano a grano,
en mi garganta de papel.

Mi olvido es el celo
de una amante fantasmal
que se disfraza de necesidad.

El nivel de la inocencia,
vibra y parece inundarse
en su propia saliva.

En mi impronta
silban tus balas plateadas

(descubro que…)

El martillo de tu poesía
se escurre entre mis venas.

Inquieta felpa del sentir
que desconoce esta sed de escape
que tengo atorada
entre mis morados labios.

 

Safe Creative #1005316460486

Fruición

Acaricio su húmeda desgarradura,
solloza una amarilla sed celestial,
retumba mi sombra fulgurante
que pide arrasar con su ser.

Una cabeza cercada de manzanas podridas,
sus labios macerados de hambruna,
rajado panal que sangra mieles dulces,
para luego empalagarme de dolor.

Siembro un árbol de espeso humo negro,
agitando un aceitado pozo de aguas vivas,
entrego mi pescuezo a la navaja,
así, esparzo una aureola en sus miedos.

Una cabeza atorada en el pavimento,
mojado de rocío de fría madrugada,
sus designios quiebran la incauta luna,
sus graves suspiros luxan mi rumiar.

Hasta la luna

Lo que muerdo,
lo mancho con sangre,
será posible que esos barcos de papel
no encuentren sus charcos.

Disfrazado de insomnio,
agitador de deseos,
será que esas mariposas de cristal
no supieron hacer reventar esas mentiras.

Murmullo secreto,
señales de voces silvestres,
serán esos ecos goteantes de ácidos
no templan la sed de piel.

Migajas de luces,
traigo el golpe del silencio,
serán que esas sombras diluidas
no giran en torno a la soberana.

Llegar e irse
por nada
por siempre
y
solo
para ella,
por el.

Haikus lunares

I
Brillos y sombras
de tantas soledades
ella recela.

II
Noche volcada
de fuego plateado,
savia de mi sed.

III
Risas heridas,
lagrimas de diciembre,
gotas de cristal.

IV
Labios de polvo,
crujido de órganos
se manifiestan.

V
Su poseído
amontona las cenizas,
calor que rasga.

VI
Cabalga rayo
el rito de sus brazos,
hoja de cristal.

VII
Lúgubre pasión
sobre las nubes blancas,
miel que gotea.

VIII
Pinta el queso
sangre en las paredes
letras azules.

Cazador de lunas

Tu cintura atrapada
entre mis manos,
observo como
gotéa tu flor.

Fruta viva e insaciable,
voráz crepúsculo,
río sin fin
que aglomera mi sed.

Tu carne atiborrada
entre mis dientes,
escucho como
retumba tu gemido.

Golpéa con fragor
las sienes hinchadas,
emboza la oscura ostra,
magma que arde por dentro.

Quiero

Tus rodillas raspadas de arrastres,
tu dolor en mis manos.
Jarrón de porcelana fría.

Tus dulces lágrimas de súplicas,
tu clemencia en mis oídos.
Esferas de cristal refractante.

La sangre de tus muñecas tajeadas,
tus heridas en mi lengua.
Ostra que abre su portal.

Tus carnosas palabras derramadas,
tu luna en mi miel.
Sombra que vibra en la alcantarilla.

Tus espásmicos movimientos,
tu boca en mi cuerpo.
Serpiente de cascabel hipnótica.

Tu áspera sed lujuriosa,
tu sexo en mi sexo.
Cadenas asfixiando la piel.

Sin máscaras

Pirañas doradas del cerebro,
cuerpo de arena mojada,
enquistada,
en alcohol del dolor,
en humos de burbujas.

La dulce perdición,
besos mentolados,
teñidos de lujuria ocre,
castores en celo,
mar que todo lo brota.

La bravura del temblor,
y los ríos de sed,
unen
tanto a la reina
como al mendigo.

Se devoran
para devorarse.

Dominios y dominados
dulce y sal,
heridas que gritan,
almas magulladas.
cicatrices mudas.

De no soñar

Los puentes se abren,
las flores irrigan colores,
aún en días grises y lluviosos,
en aires pesados y brumosos.

Muñeca frágil de delicado terciopelo,
retumba en el polvo de la sed,
besos voraces se pegan
al olor que destila el vacío.

Frente en alto,
el reflejo que va al choque,
enhebrar la locura con ancha aguja,
hilo de luz refractada.

Franjas de sueños agitados,
dedos que se diluyen en el papel,
carbónicas texturas,
retoña el sudor en la piel.

Las cenizas en las grietas de la mente,
los latigazos de profundas regresiones,
la represión, una guerra interior
de dos bandos que no se ponen de acuerdo.

La noche gravita sobre la pulpa azul,
soltados los oscuros pájaros raquíticos,
se posan en sonrisas melodiosas,
se hunden en relámpagos de medianoche.

La intuición es un siniestro,
el razonamiento son escombros.

Mariposas chuecas bordadas
con súbita desesperación,
para distraer el instinto
y la sed.

No chinescas

Sombra a muerte,
sombra a noche,
luz a mantel,
locura a soledad,
sombra a estiercol,
sombra a pulmón,
plomo de sombra,
sonido de corriente.

Sombra de calor,
frío de sombra,
sombra de lagrima,
llanto de sombra,
sombra tras sombra,
no hay luz instigadora,

Sombra decapitada,
sombra desplomada.
ladrillo de sombra,
sombra de veneno,
convalecencia y sueño.

Rincón de sombra,
sombra de neurona,
cerebro hermético,
tirado,
perseguido,
desestabilizado
por
la anarquía de la sombra.

Sombra de gigante,
tiburón de sombra,
sombra de delfín,
morisqueta de payaso.

Sombra de madera,
agua y sed,
coleccionando sombras,
castidad y rebelión,
maquillando algarabía.

Viento de lluvia,
sombra de nube,
granizo de plomo,
encerado en albergues,
panes de pobres,
sombra de travestis.