Posts etiquetados como ‘presa’

Oportunidad

Me soltó su suave mano
para soltar su oportunidad…

De que las sombras tropiecen con su ser,
de que sus ventanas se empañen de otro aliento,
de que sus barrotes cambien de color,
de que sus palabras azucaradas consigan otra presa,
de que sus negros humos afinen toda su confusión,
de que los árboles pueden ser talados con los dientes,
de que el tiempo y el espacio no significan nada,
de que aún hay manos que anhelan posarse en su cuerpo,
de que hay ojos devorando su vasta inocencia,
de que hay distintas tonalidades de temblores,
de que hay derechos, precios y errores muy caros,
de saber que no se vive de ilusiones y amor,  
de saber que los fantasmas te comen la cabeza,
de saber que su necesidad es una víctima,
de saborear que la lujuria está en cualquier esquina,
de cambiar los matices de los ojos que la contemplan,
de montarse en un remolino que no lleva a ningún lugar,
de degustar lenguas con sabor a vacío, 
de creer que los poetas son decepcionantes,
de confirmar que el amor es un juego manipulador,
de que su confianza es una serpiente danzante,
de que la toga en el alma solo tapa las heridas y no las cura,
de que el ego puede pasar por encima de todos,
de que el dolor no entiende de cuerpos y es ineludible,
de que un abandono no tiene gusto a crimen,
de que todo puede ser nada y nada puede ser todo…

De seguir a las nubes que huyen
en vez de su herido corazón.

Safe Creative #1008287168214

free counters

Rasgando sobre tu ausencia

Se desliza…

fríVolo
prEsa
caRne
panTeón
cenIza
noChe
palAbra
escLava
soMbra
piEdra
eNte
laTido
viEntre

… mi lengua por tus labios.

Ojos embelezados
de líquida miel.

Tu cuerpo desnudo
es un foco
en la oscuridad.

Ruge el aleteo del veneno
en mi mano muerta.

 

Safe Creative #1007176846349

hit counter html code

hit counter javascript

Yugo

El puñal en el amanecer,
baños de mercurio,
panal que no cesa,
luna que descansa.

Flamante balbucéo,
inflable corazón,
succiona un estallido,
papel que arde en fuego azul.

El ruego de la presa,
el cazador de reflejos,
toma los callejones
mas oscuros de tu alma.

El calibre de la piel,
suda correntadas de lujuria,
abastecidos por los fluidos
segregados de las sombras.