Posts etiquetados como ‘paciencia’

Solo

Con un picahielos quebré su límite
mutilé la frazada de su paciencia
y me dejé estar en mi espesa nube
que nunca supe disipar.

Ahora estoy solo…

Rasgó mi alma y me bañó de luz
sus espasmos irreversibles
movieron mis cimientos mas grises,
una catapulta nos incineró.

La dejé sola…

Molí a palos su confianza
con mi sólido ego.

Safe Creative #1008187079979

free counters

Mordiendo la sórdida sed

(La noche
me balbucéa
que tus labios
son racimos
de gatas siamesas
que sangran
gemidos trepidantes…)

 

Florecen negras olas machacadas
en el corazón de mi torax,
ásperas y gigantes, salpican,
como una llamarada chupando mis pies.

Tengo una pálida fiebre,
una tormenta de abismos
quemándome con radiaciones
hasta descascarar mis nudillos.

Tu sol tiene silueta de víbora,
mi esperanza es un mar de piojos,
cruje tu paciencia como un ombú
atacado por las sombras de los cuervos.

Hielo era tu cuerpo degradado
como los cisnes de mi tren,
blanco sobre blanco y alcanzamos,
para revertir el canto de los órganos.

Enjambre de palabras descompuestas,
sueños de estambre que cubren
con arañas de azúcar negra,
torbellino de ciénagas apremiadas.

Degollado emplumado invisible,
mastica el ruido de la ansiedad
que pinta con estrellas apuñaladas
las grietas de tu hoguera mental.

Quiebra tus manos de agua,
mete la lengua en mi exhalar
la empuñada muerte que sortéa
a esas hienas con aletas en la cabeza.

 

Safe Creative #1006256673974

myspace  web counter

web counter code

A la ave

Ave que quiere doblegar sus barrotes,
deja que la luz nocturna la inflame,
parásito de tela, propulsión y desconfianza,
apala con sus alas sedimentos de plantas grises.

Cristales de estrellas pulverizadas,
sucio hocico que devora paciencia,
un remo diminuto entre los dedos
es el malabarismo de estos ventosos días.

Ave que se pasea, que ama al gusano,
amena dulzura en granitos de arena,
pegada en los abdómenes dorados
que murmuran desgraciadas frecuencias.

Angosta actitud de desenfreno,
difuminados dibujos con plumas,
trazan modestos animales de humo,
se estampan en las frentes grasientas.

Romance necrófilo

La paciencia me arranca la piel
con la espátula oxidada del tiempo
son esas sanguijuelas grisáceas
que me explotan en la cara.

Poso mi pie frío en su caliente vientre,
un enjambre de polillas color ocre,
alimentándose de sus húmedos ojos
que vociferan por lo trémulo y la coalición.

Su sombra se hace cascadas
inundan los parásitos de mi cuerpo
que violan mis memorias polvorientas,
profanando mis cenizas ácidas.

Estallante y nauseabundo olor,
atascado espíritu que no riega,
mas que el amarillento bilis hepático
que lo junta con su lengua.

Una oscura nube parió gotas de sal,
desmembrando mi helado corazón.

Entregado

Como el silencio infestado
en un bosque nocturno,
la plaga del tiempo
carcomiendo las cutículas sucias.

El vómito de la tempestad
opaca el agujero en la boca del estómago,
debería nutrirme de angustia
para atragantar el sólido vacío.

Arena en las manos
se escurre al cerrar los puños,
mordiendo las vísceras
regadas de sangre coagulada.

Dividir la crudeza,
títere sucio y arrastrado,
un río surca mis labios
elidiendo en bloque la paciencia.

Se sacude la piedra
con forma de corazón,
un pájaro en llamas
se estrella en el vidrio.

Amordazado
con las manos derruidas,
invadido por la humedad
proyectada con cúmulos de vapor.

Esperar la venida de los ríos
o la devastadora sequía,
los bucles impredecibles
y los asaltos asilvestrados.

Palabras desnudas,
eco sincero estrangulado,
derretido en lava,
escupido por los vientos.

Paradigma del simio aturdido

Ido en el día en que iba
la presa no pesca perdiz
faltaba frío en el lío alzado
mas juglar encendió celos.

Arribo al castigo del testigo
que ofrece con creces los peces
aireados mareados de montos
sucios besugos corruptos.

Agarra la manga desnuda
que chorrea sin correa desierta
de fulgor ardor y comezón
al son del timón sin brillo.

Intro designio estático
sirenas marchitas estrangulan
paciencia demencia interior
con arraigo sobresalto tos.

Daño contrajo el temor
medida sin prisa al abismo
cuando arden tuercen y escupen
pañuelos limpios granizados.

Mal trago para el vago
que sordo de igual canción
perece de insomnio y felicidad
sin cuartos techos ni opiniones

Capa se agita de susurros
en los murmullos del mangrullo
pisa la ventana arrastrada
que en paz de faz dibujé

Era sin pena que enajena
al mentón recto directriz
para la rana comensal funesta
que supo en gris creer.

Lugar de errar

Es la oscuridad resonante en tus venas,
cae la noche a tu merced
Es tu tacitud; tu estilo moribundo.
sobre tus ojos dorados, los lagos giran.

Es el espesor de tu paciencia,
acaricias con tus garras.
Es tu magnitud; un salvaje lamento,
te tiñes de dolor, envolviéndote,

Es tu lluvia salpicada de codicia,
sobre el frío de las sombras.
Es tu desgarro en forma de llama,
roes el silencio, fragmentándote.

Es en donde los espíritus se estrellan,
donde falsificamos nuestras caras,
donde olvidamos la naturaleza
donde nos degradamos en desprovistos.

Es el lugar que supimos errar.
lugar intangible, pero profundo.

Vertida.
Vertidos.
Vertido.
Vertiente.

Encrucijada

¿Pregonar la paciencia
o matar una parte de mi?
Se alza las voces
y arrancan las apuestas.

Estrella lunática
deformada por la soledad,
es que esas luces
llevan el éxtasis necesario.

Negrura del infortunio,
de las lujurias, del cimarrón.
Los bloques contrapuestos
aroman el agrio paisaje.

Tácitas conclusiones,
adornadas de supuestos.
¿Pregonar la paciencia
o matar una parte de mi?

Sueño con vivir (confesión a mente abierta)

Se hace lo que uno puede, en verdad se busca ver lo positivo, hay garra y algo de disponibilidad.
Mi cumpa asiente (no es una queja).
En lo remoto de la bestia, crece una gran decepción a la ida, pero…
¿Qué hice? Hay rastros de culpa en nuestras manos chuecas.
Se exige y lo exigen a uno, al límite de la compasión.
Las esculturas se derriten a las brasas como mi paciencia al frontón.
En tierra de caprichosos, pienso en comprar un par de hectáreas ¿es la solución? Seguro que no, pero en verdad existe. Solo hay que acomodarse, porque en este tren con viaje largo y directo al a perdición buscaré sacar asientos con gran comfort y servicio disponible.