Posts etiquetados como ‘olas’

El punto

Mi cráneo entre las piedras picudas,
reflejo olas de desesperanza,
azotan mis tejidos humanos
con una oscura bruma automática.

Y las lágrimas que siempre oscilan
sobre las profundas entrañas escarchadas,
riega el mensaje del desvelo
inflama un tumor en nuestras palabras.

Nubarrones de luz
dispara mi linaje de cuero,
desgastándome en su ardid,
es una espada atorada en mi garganta.

Llevo la máscara de una nube roja,
un callejón infestado de moscas verdes,
una criatura espera a ser engendrada,
espera la explosión del momio volcán.

En donde no habrá vuelta atrás…

 

Safe Creative #1007276927740

free counters

  • Comentarios
  • 3 votos

Mordiendo la sórdida sed

(La noche
me balbucéa
que tus labios
son racimos
de gatas siamesas
que sangran
gemidos trepidantes…)

 

Florecen negras olas machacadas
en el corazón de mi torax,
ásperas y gigantes, salpican,
como una llamarada chupando mis pies.

Tengo una pálida fiebre,
una tormenta de abismos
quemándome con radiaciones
hasta descascarar mis nudillos.

Tu sol tiene silueta de víbora,
mi esperanza es un mar de piojos,
cruje tu paciencia como un ombú
atacado por las sombras de los cuervos.

Hielo era tu cuerpo degradado
como los cisnes de mi tren,
blanco sobre blanco y alcanzamos,
para revertir el canto de los órganos.

Enjambre de palabras descompuestas,
sueños de estambre que cubren
con arañas de azúcar negra,
torbellino de ciénagas apremiadas.

Degollado emplumado invisible,
mastica el ruido de la ansiedad
que pinta con estrellas apuñaladas
las grietas de tu hoguera mental.

Quiebra tus manos de agua,
mete la lengua en mi exhalar
la empuñada muerte que sortéa
a esas hienas con aletas en la cabeza.

 

Safe Creative #1006256673974

myspace  web counter

web counter code

  • Comentarios
  • 3 votos

Tómbola

Una mujer con piel de playa,
acicala mi sueño de caucho.

¿Por dónde se arrastran sus hilos de azúcar?

Soy un tuerto insomnio
que se ahoga con maíz de hierro,
lo vomito en nubarrones compactados,
y visto una piel de asidero neumático.

¿Cuándo lloraste una glándula dorada?

Crisis en las olas de septiembre,
deforma el alambre de su voz.

¿Cómo pude amasar vida en toda su muerte?

Soy una mantis religiosa
que nada en un capullo de sangre,
la encajono en un aplauso,
la inflo con zumbido hirviente.

Nada gira.

 

Safe Creative #1006226650486

frontpage hit counter

asp hit counter

  • Comentarios
  • 4 votos

Núbil espíritu

Cortando en derredor de sus palabras,
musgo violáceo forjado de óbitos,
su intuición es un muro de resortes,
su punción desarticulada espinada de beldad.

Garabatos de sombras pisadas,
furia de agujas desincronizadas,
destellos de pájaros verdes,
abertura de jaula invisible.

Caigo en razones dibujadas,
caigo desde edificios de telgopor,
caigo sobre ascuas negras,
caigo hasta tergiversar los sueños.

Piel que se le despega de su nariz,
despertares encapuchados de lluvias,
su consecuencia entretejida en los dedos,
su desgarro a borbollón y mezcolanza.

Salpicados de luces traccionadas,
lenguas de a miles lenguas,
rompiente de relámpagos aceitados,
grieta en donde escarba con candor capricho.

Caigo en vacíos llenos,
caigo desde olas de hiel,
caigo sobre colchones de basura,
caigo hasta tener que aprender.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Pregunta residual

Y los árboles danzaban como torturados
pOr el atroz viento contaminado.

Siempre esos gusanos besando mis pies
cOmo buscadores de pepitas de oro,
haY mas de lo que no saben ver, no entienden.

Nunca llegan, ni los espero en realidad,
mAr adentro, mar afuera, las olas rugen,
maDre de los ruidos, dioses de la parafernalia
mitIgan los aromas, los trazan a gusto y dehonra,
infiErno de este suelo del que no pretenden enterarse.

(¿Y usted?)

  • Comentarios
  • 6 votos

Vividores del país que nunca fue

Beso la miseria,
escapo para lo que soy,
desconozco el límite,
el arma es la armadura.

Fantasma desnudo,
hijo de la simpleza,
vómito onírico,
libertad imaginaria.

Pluma de rabia,
la gente es la lluvia,
las miradas son frías,
aunque nos creíamos diferentes.

Entre la puja,
que no pertenecemos,
son pocos los que ganan,
multitudes las que pierden.

Tristeza inscrita,
tatuada en los calambres,
las penas saben nadar,
ahogándonos en ellas.

Olas de sometimiento,
lagrimas resignadas,
nuca helada,
serenidad arremolinada.

Fiebres surtidas
de contradicciones
con fuegos coronados
y agónicos deseos.

Dolores que ríen,
vivos picados sugestivos,
condenables suplicios,
la muerte del vértigo.

Párpados extenuados,
de tanta injusticia,
de tanta impotencia,
de tanta sangre inocente derramada.

Miserias inmortales,
de tanta corrupción,
de tantos negociados,
de tanta avaricia descontrolada.

Lacras humanas,
gobernantes de un país,
que nunca pudo ser,
sostenido por mitos, fantasmas y mentiras.

Los sindicatos,
llenos de mafia,
alzando la bandera de los muertos,
bailando en sus ataúdes.

Los trabajadores,
excluidos, vomitados.
Arrastrados por una dignidad
tan ingenua, tan luminosa.

Golpeados por el sistema
con la furia de una tormenta,
mucha hambre,
mucha telestupideces.

Parado en ningún lugar,
siendo una sombra, una lápida,
ángel caído sin destino,
demonio pólipo convertido.

  • Comentarios
  • 1 voto