Posts etiquetados como ‘obsesion’

Desalma mi sangre

Me ví
en la
cacería.

Hazlo pasar por la aguja

introduciéndolo en el ojo.

Biónica obsesión

de los mutilantes

Los ví
en la
pedrería.

Hazlo pasar por la frazada

abrigado en el cactus

simbiótico lamento

de los juglares

Enmarañado
en el
tejido
de la
selva

Ensartado
en las
entrañas
de los
mares de ruido.

Safe Creative #1007056741009

frontpage hit counter

asp hit counter

Mi fetiche

Ponételo,
y no digas nada,
ese, mi preferido,
satisface mi pensamiento abstracto.

Ponételo,
quedate ante mis ojos,
y no preguntes por qué,
reluce mi costado mas perverso.

¿Puedes creer que algo
tan simple, tan banal
pueda encender mi deseo?
Decime que creés.

Te vistes para ser tomada con dureza,
para ser destrozada por el placer,
así explotas mi debilidad,
llevándome hasta el límite.

Este juego morboso,
que nos gusta,
es una obsesión
peligrosamente adictiva.

Encaramada en tus tacos,
enaltecida por la imponencia,
brillando en las luces negras,
confundiéndote en el humo.

Déjatelos,
puedo sentir tanto,
no necesito tocarte
para envolverme de pasión.

No te lo saques,
aquí ante mis ojos,
complace mi inspiración,
crée en eso tan insignificante.

Esta parafilia,
que nos gusta,
es una obsesión
peligrosamente adictiva.

Y aún tras tu ausencia,
podré saborear la esencia
que viciaste
en el aire y en mis cosas.

Insensible para sentir

Con el abrigo de la oscuridad,
transita los sueños carnales,
fantasmas de tu desnudez tundida…

La obsesión te denuncia.

Con la noche en las venas,
fuerza la sonrisa ávida,
concilias el tedio…

La vehemencia aflora.

Con el hambre de cuerpos,
potencia la morisqueta intensa,
monstruo de mórbida figura…

La tristeza te motiva.

Con el artificio afilado,
engendra la tormenta de espinas,
paraíso de llamas plateadas…

La envidia te hunde.

Con el destilo de las nubes
atesora la podredumbre local,
indigencia de tus labios de sangre…

La miseria te evidencia.

Con el alud de palabrerías,
serpentea hasta la delicia,
licenciosa ilimitada…

La divergencia te estalla.

En tanto tacto

Encadenado en su pelo,
el fulgor de esa fiera enjaulada.

Sus besos mordaces corroen mis labios
revelando al salvaje dentro mío,

Tanta voluptuosidad ante mi
imposible no rendirse.

El roce de nuestros cuerpos,
mezclando una corriente de sudor
efecto de tanta hoguera.

Vertido en su piel interminable,
escondiéndonos en los suspiros,
en tanto deleite, en tanto regocijo.

Extasiado en tus ojos,
distrayendo nuestra soledad a cuestas.