Posts etiquetados como ‘nadie’

Inútil

Su lástima en mi tintero
es un esmalte amarillo
que me apuñala ventanas
en convulsiones de desiertos.

Aplasta,
me pasa por encima
quiere mi última gota
de nada, absoluta.

Libertad que arde
en cada ampolla de mis pies…

Sus ojos son espejismos,
relucientes duraznos de plástico,
un diluvio de sal en cubos
y lágrimas de sol que saben alcohol.

No necesito de tus dedos
en mis llagas sangrantes…

Puesto en cuarentena,
cuento mis plateados pasos,
y nadie entiende
que estoy donde pertenezco.

Soy la enfermedad de lo pábilos,
un juego de llamas frías
que acarician silencios
y que su lengua absorbe como esponja.

Safe Creative #1007236903562

free web counter

web counter

Quién entra…

Quién entra por doquier,
separa lo que piensa de verdad
y lo que dice pasa a transformarse
en una disyuntiva de hechos.

Quién ayuda
no espera nada de nadie,
el que es ayudado
no sabe como agradecer.

Apoyado en muchas cosas,
desiguales casi insulsas,
con convicciones forjadas
en perpetuo descubrimiento.

Lo que viene del corazón
dará luz a la verdad,
desterrará la vil mentira,
y los inmundos prejuicios.

Las estrellas brillarán mas fuerte
y sabremos apreciarlas,
solo debemos tomar
la mano del tiempo.

Magnitud

Es incesante en la manera que despides tanto encanto, bendecida con ese estilo logras inhibirnos de cualquier intento, de cualquier alcance. Nuestras cabezas no para de pensar, de suponer, mayoritariamente tirando a la perdición. La soberbia suavidad de una rosa en tus imperceptibles espinas que escondes tras tu belleza, a la desesperación ahuyentas avivando las brasas del deseo. Pero es cierto que nadie camina sobre el agua, aunque esta distorsión entre los sentidos y lo real se jacten en crearnos un combate interior, no debemos sucumbir ante tanta magnitud, solo disfrutarla

El valor de amar

Sos mi insomnio sin despegar,
no puedo subir
sin antes bajar
te quiero entre mis brazos.

Vagabundeando, merodeando,
accidentes inusuales.
¿Dónde estamos?
te quiero entre mis brazos.

Déjame mostrarte mi soledad
en conspiraciones transversas
de un riesgo sobrenatural
de lo que nadie piensa.

Oculto

Sos un talento oculto,
por todos los pasos quebrados,
por cada sueño convertido
en pesadillas de antaño
por cada juego perdido.

Mira la zona arder en si,
conmuevan las ansias… (sin ganancias)

Por todos y por nadie
saltan inocentes por culpables
en lugares tan brillantes,
los hacen acegables.

El día de la envidia

Todo y nada pasa sin razón.
Piérdete en el olvido como yo,
que nadie podrá alcanzarnos,
y a la vez desmoronarnos con placer.

Lengua de sable,
manos de papel,
furiosa sin contemplación,
sin reacción, a mi visión innata.

Sé el insaciable
que se aprisiona en mí

Encadenados a la sed
y a la desesperación,
voy deseando mas teniendo menos,
cada vez menos moral.

Ingenuo de siempre,
vertido en si,
parado invertebrado,
quebrado de alma.

Veo en los demás, mi soledad.
Ahora extasiado por la calle,
en su momento de estupor
¿quién sabrá salir de si mismo?

Veo en los demás… mi soledad

Pedazo roto

Y en pedazo roto, de espejo solo
ver a través de sus ojos
me siento un tirano descreído,
sin sentido, y con mucho humor.

Descubre en mí
lo que ni puedo hacer.

Y crea su propia lluvia
con solo escurrirse,
puede abrirse a más… todo lo demás
no es nada si no lo quiere.

Un golpe de revés
será auto-destrucción
si no lo llegas a ver… no comprender
nada ni nadie sabrá parar su furia irreversible.

Todos podemos contemplarlas
hasta un límite doloroso.
Sabré llenar tu ánimo,
si tienes mi paciencia.