Posts etiquetados como ‘murciélago’

Sollozo

Las venas me crujen…

Un verdoso mar que se autocomplota,
un rojo rayo que incinera una choza,
una gris mariposa tuerta con alas de murciélago.

Las saladas lágrimas dejan un surco…

En los fríos azulejos multicolores,
en los trenes descarrilados de ayer,
en la mujer de alma perdida.

Una planta con brotes desparejos,
se asienta en mi corazón,
hace una estalactita de hiel
que se dispersa en el vacío.

Su muerte en una bolsa,
esa bolsa que está en mi cabeza.

Safe Creative #1008167066449

free counters

Nigromancia

Malverso el volcán de los inviernos,
edematoso corazón de pulpa podrida,
se arrastra por los adagios púrpuras,
haciendo bruñir los desparpajos.

Acodillo los negros humos de tu cerebelo,
hincando un cardumen de presagios sensatos
que atrofian mi preeminente quimera
como un murciélago herido por la luz solar.

Ensamblado a una tribulación espiritual,
méntula que hesita los ribetes de algodón,
paronimia de caprichos enjaulados
que desmembran la blanquecina honestidad.

Fatal alud de rocas foráneas,
infectan las luces de mi faro
y me adosan a tu analogía
de que veré la luna sin sentir amor.

Safe Creative #1005256397705

A Lilith

Forjada por inmundicia y sedimento,
huíste del paraíso
para no renunciar a la igualdad,
amante de lengua de fuego.

Voluptuosa prostituta,
virgen inviolable e insumisa,
la justicia en tu sangre
y en la dulce leche de tus mamas.

En el lado oscuro de la luna,
agitaré mi cuerpo desnudo
siendo una hoja amarilla
zamarreada por el aullido del viento.

Mujer escarlata,
princesa de los súcubos
te entrego mis sueños húmedos,
mi polución nocturna.

En tus rojizos cabellos
se encuentran enredados
los jóvenes corazones
que sucumbieron a tu hechizo.

Madre…

Tu amor es murciélago rabioso,
tu confianza; una gárgola de granito,
tus palabras son la furia del volcán,
tu nombre; el himno de los desechados.

A la serpiente tentadora,
al inconsciente mas profundo,
a la oscura belleza,
a la luna negra.

Escurridizo

Lánguida rapsodia parpadeante,
agota las fibras del tacto.
Infiltraremos banderas ocres,
arrastrando el desconsuelo de los aires.

Es cursi escribir en tu corazón de papel
aunque tenga ojos obtusos y contaminados,
que mis rubios dedos carguen un alto capricho
con diluvios de intuición y espasmos de contrAdicción.

Pecho sacrificado por la oscura atmósfera,
las paredes no pueden sostener el globo.
Plañido del mas acá, rostro bipolar,
la trampa del ser, la jaula del espíritu.

Especie reclamada de muda mesura,
gritas con silencios, emparchada con semblantes,
eso desgarra mi cerebro cuadriculado,
rompe mis poros en ansias y vacíos.

Resbala la blasfemia en mi sonrisa,
naufrago como un astro seco,
lamiendo lo que parecen ser semillas
de algún cactus indebido.

La realidad es un murciélago emplumado
infestado de sífilis ultravenal.
No se puede esconder a la muerte
como se puede tensar la carne.

Olvido voraz que eructa fobias,
mis amapolas venenosas tienen gusanos
que no celebran terrones de azúcar
ni nubes estiradas de complacencias.

Te dejaré cuando se marchite mi lengua
y me estallen los oídos,
cuando el terremoto en mis manos
se haga imparable e inevitable.