Posts etiquetados como ‘furia’

Descolocado oscilante

Furia maquinaria,
fantasma del sosiego,
descascara el pétalo
de cartón corrugado.

Los labios llenos de ruidos
secos de mariposas aterradas,
rasgando los latidos
de estupor y sucumbir.

Perfume de sudor obrero,
sombras febriles,
bailan en mi tumba,
bailan en mi tumba.

Huesos vibrantes,
bolsillos escuálidos.

Cometa genocida,
cola de papel glasé,
ojos ardientes,
párpados tumultuosos.

Coraza de cemento corroído,
capullo de cristal rajado,
ladrón del silencio,
descolocado oscilante.

Vividores del país que nunca fue

Beso la miseria,
escapo para lo que soy,
desconozco el límite,
el arma es la armadura.

Fantasma desnudo,
hijo de la simpleza,
vómito onírico,
libertad imaginaria.

Pluma de rabia,
la gente es la lluvia,
las miradas son frías,
aunque nos creíamos diferentes.

Entre la puja,
que no pertenecemos,
son pocos los que ganan,
multitudes las que pierden.

Tristeza inscrita,
tatuada en los calambres,
las penas saben nadar,
ahogándonos en ellas.

Olas de sometimiento,
lagrimas resignadas,
nuca helada,
serenidad arremolinada.

Fiebres surtidas
de contradicciones
con fuegos coronados
y agónicos deseos.

Dolores que ríen,
vivos picados sugestivos,
condenables suplicios,
la muerte del vértigo.

Párpados extenuados,
de tanta injusticia,
de tanta impotencia,
de tanta sangre inocente derramada.

Miserias inmortales,
de tanta corrupción,
de tantos negociados,
de tanta avaricia descontrolada.

Lacras humanas,
gobernantes de un país,
que nunca pudo ser,
sostenido por mitos, fantasmas y mentiras.

Los sindicatos,
llenos de mafia,
alzando la bandera de los muertos,
bailando en sus ataúdes.

Los trabajadores,
excluidos, vomitados.
Arrastrados por una dignidad
tan ingenua, tan luminosa.

Golpeados por el sistema
con la furia de una tormenta,
mucha hambre,
mucha telestupideces.

Parado en ningún lugar,
siendo una sombra, una lápida,
ángel caído sin destino,
demonio pólipo convertido.

Atmósfera nocturna

La noche tiene ojos de pupilas dilatadas y largas garras que acarician. Se percibe un bramido de resquemor, un estrépito interior confabulado por aureolas fogosas. Estrellas de color sazón, ineludibles de movimientos infalibles insertándose en las sombras que vadean por la atención de los buitres galanteados, agazapados, armados filosamente preparados para los descuidos y las caídas.
Crecen los cementerios a raíz de los desencantos. Los halagos son la moneda corriente que gira con una eternidad brillante. Pero las mentiras están hechas de mentiras y nada mas.
Evolucionan las horas dentro de la música de fondo que puede perturbar, angustias que bailan con hondos espasmos.
La noche impregnada en el cuero, siempre con una actitud amenazante que parece tambalear en el abismo.
Son las féminas, los seres mas bellos que creó este mundo, reinas sin coronas que no se cansan de transgredir con ese sepulcroso silencio falseado de necesidad.
Somos los perpetuos obnubilados que yacen en la tormenta de luces artificiales, la dicha de una muerte salvaje y digna. Cuerpos magnetizados por la furia y el descontrol, que la vida se encarga de reprimirnos, desinhibidos por las tinieblas, es la sed ardiente en la que los corazones desgarrados ahogan como rebeliones de mil gritos de dolores acumulados.

Hidráulica estragada

Tengo una jauría de penas,
despedazando mis impulsos.
Cabeza de tormenta,
gritos de pensamientos

El fuego tejido por la furia,
tras tu vestido daltónico,
deshace la apariencia capital,
desaguándola con hartazgos.

Ojos decapitados
de luna avara.

Las tinieblas se aglutinan,
se conforman para dominarte,
disparan un rayo de carne,
enarbolando un estallido

Brillo fluorescente,
destello astilloso coaxial

Los mismos ejes compartidos,
burbujas singulares,
adentrado en la pesadilla dorada
en mil ventanas de etcétera.

Sed irracional,
que nos hunde en la demencia.

Sueños cohibidos

Festivos pájaros sobresaltados,
permanecen en mis manos.
La misma, en la cama,
demasiado rojo y amarillo.

De la mano con desesperación
como un pelaje de tiempo perdido.

La carne se arroja en lagrimas
encontraría de esa manera
mi garganta olvidada,
pájaros descubiertos al final.

Para pelear…
estás equivocado,
de nuevo, esta noche,
despacio, esperando.

Respiro resplandeciente,
tantos oscilantes,
distantes aires,
mira fijamente.

Miraba para descubrir,
que diría…
respirando sin decir palabras,
y morir por dentro.

Lentamente, no cambies
el camino a casa hasta tu cama.
Demostramos cambiar, ayudarte amor,
astutamente como enfurecidos.

Figura de furia,
las texturas,
los oscuros,
y los niños durmiendo.

Susurro apretado
y me apresuré, otra vez,
a oscurecer tu cabeza,
que era tan pura.

Valiente salvaje,
exaltada, señalándome,
a salvo de su misma bestia
y de su propio veneno.

Ojalá
las palabras calladas,
cubran su piel,
hasta desvanecerte.

Beso sombras…
de personas,
de sonidos,
de soledad.

Los luminosos por el piso rabioso,
si tan solo soñaran sobre lo gris.

Te mataré con mucho amor,
aplastándome con abandono,
congelando tus miedos
de un pasado desconocido.

Me chocaría…
con tus uñas,
tus ojos, tu piel,
tu nombre, tu olor.

Interpretabas…
mi historia,
mi cuerpo,
mi cara.

Los dibujos de tu sangre,
mis ojos brillantes,
recuerdos ruidosos,
en sus sueños cohibidos.

Tantas súplicas
se deslizan liberando,
su palidez atascada,
la dejan desgastada.

Silencio violento para pelear,
así de soledad se ha llenado.

Un aliento enfermo detrás tuyo

Sueños de madera y alambre,
un cuerpo se incendia por dentro,
lograste contruir un santuario
en tu cabeza afeitada.

Te encadenaste tontamente
para retener tu sangre rebelde,
para ser aplastado por la mentira,
para materializar tus fábulas.

Y como una polilla
que experimenta entrar al foco brillante
con una tonta furia a la vida
de verle la cara a la muerte.

Cuando-Aterrado-Onírico-Subversiono

Destruida así imagen mi,
tomó un voto silencio,
tras su acción
tratando-matando- espejo de pie,
últimas palabras.

Esperanzas agonizan,
parpadeas palabras volcánicas,
quebrando estructuras, deformes
convertido polvoriento,
cuerpo-periférico.

Mentiras – filosas
lastimar podes rasgar tus piernas
largas no llego al tren
súbito, subido a tu incoherencia
llevado-arrastrado.

Ojos anaranjados
danzan al pulso de tu pronóstico,
calma- a veces – tormenta
horizonte ebrio gasto
persignar – sus signos.

Obtengo-nada, reparo-aire
aureola mitad aguahhalcohoL
llora en sus lagrimales
puentes de cartón corrugado
plastico-vacío

Mariposas de cemento
respiran ansiecdad tuya
destruya inocencia rosa
hamacada por la fragilidad
exótica-devota

Es fácil perderte,
es sabor perderte,
agrio helado reflejado
impaciente-chocado
con viento pálido.

Atrás no-guías
orgías de oscuridad,
sobre tus manzanas podridas,
serpiente-ser-eremos
comidos sin freno.

Reinaremos absoluta nada
unas cuantas eternidades
abracemos vestigios
rojos – color-titubeante
Andrajo-de mi-nos.

Furia de piedra
estaca atravesante
contemplo mis extrañas
cuadro-de-honor
y sumo vestigio, mutuo.

Cerebro de caL,
beso la arena
el mar te evoca
blanco-remordimiento
adornas tu frío.

Vomitas plumas
quemadas orgánicas,
sin vuelos póstumos
reencuentro-perdido
un poco mas hondo.

Jugamos perverso
tragamos aireados
platos estallados
cubiertos desafilados
cera de vela-aromática.

Torta de licor
desgaste en hígado
en huracanes filosos
ruinas-fugitivas
bolsillos agujereados

Es difícil alcanzarte,
es difícil controlarme,
arrodillado en la tierra
seca-esteril
lo intentable acaecer

Conectado nube artificial
tus risas me denigran
no sabía esperar siempre
voces-atroces
su salsa de ironía.

Me mantengo al tonto
con fiebres de letanías,
leche esbelta agriedad
mantel-testigo
platónicos estallados.

Atardecer calabaza,
la plaza espanto
fumigamos reunidos
convalecientes-sinlatidos
en los regalos flores

Un cuadro mal puesto
en tus quejas precoces
apagué mi sentido calor
verde-aguamarina
ciego malinterpretaste.

Gran tanque de algodón,
municiones de chinches
traspapelado reciclé
un jubilo-febril
en cajón olvidado

Trigos despides
con cárcel abierta
peces de bronce
esclavo-manía
en llaves marcadas.

Macho fulgo
coco erecto
no siempre me tiro así
novo-cansino
robot imperfecto.

En cama tu huella
temporal devastado
amarillo proyecto
olvido-perdido
local estado de sitio.

Ojos de bisonte,
carnero guerrera
pastizales refractados
principe-ardor
otro supo ganar.

En su mejilla
escupo vino
ardiente y concentrado
dios-destino
atrapas inalcanzable.

En la noche

Encontrarte en una noche de fuego y ruido
al son de frenéticas sirenas llamando a la furia por su perpetuo nombre,
lo salvaje tatuado en la piel.
Noche interminable salpicada de licor de estrellas ensangrentadas.

El dolor de las pérdidas.
Amontonando los fracasos… aún persisto
solo ante la loca muchedumbre que quiere pasarme por encima,
la que refleja lo pequeño y obsoleto que soy.

Corazón lleno de amor y devoción.
Mente llena de tiranía y terror.
Lo intento y fallo en la costumbre.
Todas las cosas, en su límite se encuentra el fin.

Todo llegará… sin distinciones de más.

El reino de la oscuridad, situada en los confines del saber

El reino de la oscuridad, situada en los confines del saber. Objetos inmediatos meticulosos. Pasantes con miradas de menosprecios. Frenéticas nubes, espíritus de la noche, danzan al compás de los llantos de puro desamor. Despreciando lo inmediato, habitando lo iluminado por la naturaleza. Aprecia la sangre en tus venas cortadas por la furia y el impulso sin control del dolor. Que el veneno del menosprecio nos llega a todos, en algún momento, debilitando todo ese confiar que nos sostiene.

Pedazo roto

Y en pedazo roto, de espejo solo
ver a través de sus ojos
me siento un tirano descreído,
sin sentido, y con mucho humor.

Descubre en mí
lo que ni puedo hacer.

Y crea su propia lluvia
con solo escurrirse,
puede abrirse a más… todo lo demás
no es nada si no lo quiere.

Un golpe de revés
será auto-destrucción
si no lo llegas a ver… no comprender
nada ni nadie sabrá parar su furia irreversible.

Todos podemos contemplarlas
hasta un límite doloroso.
Sabré llenar tu ánimo,
si tienes mi paciencia.