Posts etiquetados como ‘frio’

Eufemismo grueso opaco

Entre los bosques violáceos,
sucumbí con los lobos desmembrados
lamiendo el sudor de los pájaros
en las grises rocas secas.

Un árbol negro partió mi esqueleto
cuando esa noche tiritaba de frío.

Todo el alimento que podía recibir
eran manos cargadas de mentiras.

Safe Creative #1008036971409

hit counter

free web counter

Renuncias

Una daga con aroma a rosas,
rosas rojas bañadas por un frío crepúsculo…

De esos días
en que solo el viento
sabe a donde va.

Una púrpura lengua que borra el suelo,
suelo emparchado con tergopol en migas…

De esas tardes
en donde el vacío
reinará en una vasta alma.

Relámpagos de voz,
dinamismo de árbol.

Noches sin noches.

 

Safe Creative #1007216886120

asp hit counter

hidden hit counter

Borde

Besos de alud color bronce,
helados médanos encrespados
espejeando un tumultuoso espíritu
que se resquebraja al tiempo.

Sueños empedrados que tiemblan,
el surco tatuado en la tierra.

Un hueco en la inconsciencia,
un mazo de mariposas tiesas,
un rayo de tormenta bajo mi cama,
una lágrima colgada al borde de la ventana.

El filo de un fuego gris,
un extraño extrañar…
Desangrante

Verdugo de promesas rodantes,
el cortejo de una bruma incandescente,
túnica plateada que todo lo llena,
menos una hambruna de carne nerviótica.

Sobre un manto de estrellas oscuras,
cazando pelusas con formas de lagartijas,
pliego mis dedos de ceniza caucásica
y traigo una nevada montaña de ruido.

Cabalga sobre un globo de cristal,
sodomiza su escuálida cordura,
aprieta el polvo de su piel
y lo arrulla como a un bastardo sin techo.

Afuera…
se descascaran los corazones
en el frío interior.

Suspiros desgajados,
son caños acariciados por el viento,
son recuerdos que se amotinan en el cerebro,
son días grises que se hacen chicle.

Edifico en la espera

No hay grito ni susurro
dibujados en el aire.
Esferas de abandono
resaltan el frío en las manos.
Espero la llegada
del pájaro de bronce
que con su plúmbeo aleteo
destierre a las bacterias inquietas.
Edifico incertidumbre,
garganta seca de viejos problemas.
Y así divisaré la verruga
del chueco dedo índice del destino.

Paradigma del simio aturdido

Ido en el día en que iba
la presa no pesca perdiz
faltaba frío en el lío alzado
mas juglar encendió celos.

Arribo al castigo del testigo
que ofrece con creces los peces
aireados mareados de montos
sucios besugos corruptos.

Agarra la manga desnuda
que chorrea sin correa desierta
de fulgor ardor y comezón
al son del timón sin brillo.

Intro designio estático
sirenas marchitas estrangulan
paciencia demencia interior
con arraigo sobresalto tos.

Daño contrajo el temor
medida sin prisa al abismo
cuando arden tuercen y escupen
pañuelos limpios granizados.

Mal trago para el vago
que sordo de igual canción
perece de insomnio y felicidad
sin cuartos techos ni opiniones

Capa se agita de susurros
en los murmullos del mangrullo
pisa la ventana arrastrada
que en paz de faz dibujé

Era sin pena que enajena
al mentón recto directriz
para la rana comensal funesta
que supo en gris creer.

Durmiendo rodeado de mortuorios

Es el grito disfrazado
a través de los pasillos,
obnubilados y descendentes,
cerrados, de escasa luz.

Alguien cayendo.

Habitación de paredes apretadas,
rastros de cabellos negros,
en la inmensa nube blanca,
tan suave, tan infame.

Extraños ojos fallecientes.

Dentro de alguien mas,
hay un escueto frío blanco,
corazón de luna, cubierto de nieve,
creyente, imparcial.

Dragaste la sangre, deformándola

Corona de espinas
para el fatigado insaciable,
que escondía los suspiros
y desoía los halagos.

Esfuérzate y respira en mi lugar.

Serán unos eternos años
creciendo para abajo,
mirándola desaparecer,
en forma ordinaria, mundo durmiente.

Irritando profundos espejos.

Succionando las sonrisas,
presionando las horas,
dentro de un nuevo cruel día
en tus inverosímiles ojos lentos.

La noche siempre es terror.

Cuando-Aterrado-Onírico-Subversiono

Destruida así imagen mi,
tomó un voto silencio,
tras su acción
tratando-matando- espejo de pie,
últimas palabras.

Esperanzas agonizan,
parpadeas palabras volcánicas,
quebrando estructuras, deformes
convertido polvoriento,
cuerpo-periférico.

Mentiras – filosas
lastimar podes rasgar tus piernas
largas no llego al tren
súbito, subido a tu incoherencia
llevado-arrastrado.

Ojos anaranjados
danzan al pulso de tu pronóstico,
calma- a veces – tormenta
horizonte ebrio gasto
persignar – sus signos.

Obtengo-nada, reparo-aire
aureola mitad aguahhalcohoL
llora en sus lagrimales
puentes de cartón corrugado
plastico-vacío

Mariposas de cemento
respiran ansiecdad tuya
destruya inocencia rosa
hamacada por la fragilidad
exótica-devota

Es fácil perderte,
es sabor perderte,
agrio helado reflejado
impaciente-chocado
con viento pálido.

Atrás no-guías
orgías de oscuridad,
sobre tus manzanas podridas,
serpiente-ser-eremos
comidos sin freno.

Reinaremos absoluta nada
unas cuantas eternidades
abracemos vestigios
rojos – color-titubeante
Andrajo-de mi-nos.

Furia de piedra
estaca atravesante
contemplo mis extrañas
cuadro-de-honor
y sumo vestigio, mutuo.

Cerebro de caL,
beso la arena
el mar te evoca
blanco-remordimiento
adornas tu frío.

Vomitas plumas
quemadas orgánicas,
sin vuelos póstumos
reencuentro-perdido
un poco mas hondo.

Jugamos perverso
tragamos aireados
platos estallados
cubiertos desafilados
cera de vela-aromática.

Torta de licor
desgaste en hígado
en huracanes filosos
ruinas-fugitivas
bolsillos agujereados

Es difícil alcanzarte,
es difícil controlarme,
arrodillado en la tierra
seca-esteril
lo intentable acaecer

Conectado nube artificial
tus risas me denigran
no sabía esperar siempre
voces-atroces
su salsa de ironía.

Me mantengo al tonto
con fiebres de letanías,
leche esbelta agriedad
mantel-testigo
platónicos estallados.

Atardecer calabaza,
la plaza espanto
fumigamos reunidos
convalecientes-sinlatidos
en los regalos flores

Un cuadro mal puesto
en tus quejas precoces
apagué mi sentido calor
verde-aguamarina
ciego malinterpretaste.

Gran tanque de algodón,
municiones de chinches
traspapelado reciclé
un jubilo-febril
en cajón olvidado

Trigos despides
con cárcel abierta
peces de bronce
esclavo-manía
en llaves marcadas.

Macho fulgo
coco erecto
no siempre me tiro así
novo-cansino
robot imperfecto.

En cama tu huella
temporal devastado
amarillo proyecto
olvido-perdido
local estado de sitio.

Ojos de bisonte,
carnero guerrera
pastizales refractados
principe-ardor
otro supo ganar.

En su mejilla
escupo vino
ardiente y concentrado
dios-destino
atrapas inalcanzable.

Lugar de errar

Es la oscuridad resonante en tus venas,
cae la noche a tu merced
Es tu tacitud; tu estilo moribundo.
sobre tus ojos dorados, los lagos giran.

Es el espesor de tu paciencia,
acaricias con tus garras.
Es tu magnitud; un salvaje lamento,
te tiñes de dolor, envolviéndote,

Es tu lluvia salpicada de codicia,
sobre el frío de las sombras.
Es tu desgarro en forma de llama,
roes el silencio, fragmentándote.

Es en donde los espíritus se estrellan,
donde falsificamos nuestras caras,
donde olvidamos la naturaleza
donde nos degradamos en desprovistos.

Es el lugar que supimos errar.
lugar intangible, pero profundo.

Vertida.
Vertidos.
Vertido.
Vertiente.

El filo de los cambios

El murmullo de su voz
raspa mis rodillas,
todo lo onírico
se toma por insulso.

La sangre se hace humo
y confunde mis fogatas.
Partes el frío,
estrella de la nada.

Tanto suplicio, otra vez,
arrastra a esa alma ingenua.
Generador-renegador
de lastimas bien certeras.

El color de sus pasos
atraviesa mis tormentas,
toma sus designios,
perforando los sueños.