Posts etiquetados como ‘dias’

Renuncias

Una daga con aroma a rosas,
rosas rojas bañadas por un frío crepúsculo…

De esos días
en que solo el viento
sabe a donde va.

Una púrpura lengua que borra el suelo,
suelo emparchado con tergopol en migas…

De esas tardes
en donde el vacío
reinará en una vasta alma.

Relámpagos de voz,
dinamismo de árbol.

Noches sin noches.

 

Safe Creative #1007216886120

asp hit counter

hidden hit counter

  • Comentarios
  • 5 votos

Tren invisible

Mantel floreado repleto de hormigas rojas,
tesoros en trozos de panes pellizcados.

Vías estáticas tensionadas de silencios,
deambulantes ratas de pulpas en papel,
mansalva a semillas con alas de polillas,
cuando en sus flores medran diluvios.

Ventana transpirada de amarillo rocío,
chispa de mesetas recortadas con ácido.

Días segmentados en pólipos azurados,
somnolientas hienas de babas en cobre,
enrabian conductos con aleros de paciencias,
donde en sus pistas se cubren de aserrín.

Puerta craquelada de repetidos rincones,
racimos de cáscaras cristalizadas con desvenidas.

Mirilla empañada de malentendidos,
vaciamientos pegajosos de besos en almíbar,
catapultan zigzags con luces de abismo,
como un micelio debajo de mi espíritu.

  • Comentarios
  • 9 votos

Borde

Besos de alud color bronce,
helados médanos encrespados
espejeando un tumultuoso espíritu
que se resquebraja al tiempo.

Sueños empedrados que tiemblan,
el surco tatuado en la tierra.

Un hueco en la inconsciencia,
un mazo de mariposas tiesas,
un rayo de tormenta bajo mi cama,
una lágrima colgada al borde de la ventana.

El filo de un fuego gris,
un extraño extrañar…
Desangrante

Verdugo de promesas rodantes,
el cortejo de una bruma incandescente,
túnica plateada que todo lo llena,
menos una hambruna de carne nerviótica.

Sobre un manto de estrellas oscuras,
cazando pelusas con formas de lagartijas,
pliego mis dedos de ceniza caucásica
y traigo una nevada montaña de ruido.

Cabalga sobre un globo de cristal,
sodomiza su escuálida cordura,
aprieta el polvo de su piel
y lo arrulla como a un bastardo sin techo.

Afuera…
se descascaran los corazones
en el frío interior.

Suspiros desgajados,
son caños acariciados por el viento,
son recuerdos que se amotinan en el cerebro,
son días grises que se hacen chicle.

  • Sin Comentarios
  • 1 voto

Mi yo y tu vos

Mi ghetto de estrellas desamparadas.
Tu asedio de espina infestadas.
Mi ilusión de rayos tapizados.
Tu inundación de mariposas apuñaladas.
Mi extravío de nubes agónicas.
Tu sabor de pesadillas rebeldes.
Mi aire de ruedas neuróticas.
Tu atropello de teñido de caprichos
Mi derrumbe de cascada irreversible.
Tu dulzura de días suicidas.
Mi fantasma de delirios sucios.
Tu mirada de árbol degollado.
Mi indagación de luces crudas.
Tu pared de concretas ignorancias.
Mi pesadez de seda maldirigido.
Tu vestido de alambre de púas.
Mi deformidad de espejo simple.
Tu ola de herrumbre eslabonada.
Mi máscara de silencio enarbolada.
Tu párpado hundido de lobreguez.
Mi desvelo de caricias ausentes.
Tu tempestad de gritos redimidos.
Mi cruz de desierto excomulgado.
Tu genio de polvo de zozobra.
Mi deseo de que me entiendas.
Tu deseo de que te entienda…

Sucumbimos en los egos.

  • Comentarios
  • 2 votos

Momentos

Solo dame momentos,
sin horas, ni días.

En la angustia
de toda soledad,
en el desamparo
de un mundo hostil.

Las espinas de la tormenta,
el resplandor de la falsedades,
la ególatra comprensión,
el pájaro arrastrado por el viento.

Puedes encontrarme,
en ojos desiertos, perdidos.

En la penumbra
de poca pluralidad,
en el séquito
de las obsesiones.

Las flores decapitadas,
el eclipse cerebral,
la pasión agitaga,
el pez sin respiración.

Solo dame momentos,
asimétricos a este mundo.

  • Comentarios
  • 1 voto

Achaque

Caridades sucias
para ofrecer
en estos
días huecos.

Su trastorno
es mi trastorno.

Cielo delirante
para hablar
a los ignotos
sabor amargo.

Su soledad
es mi soledad.

Lagrimas violentas
para manosear
los espíritus
siempre incautos.

  • Comentarios
  • 1 voto

El arte de la manipulación

El alma clavada a la deriva,
escupe esas mariposas
que nacieron en estos días tristes…
expande tu misterio.

El cuerpo imposible,
la arena en las manos
ejemplifican el tiempo…
arranca tus visceras.

En tu boca
hongos podridos,
los percibo,
me canso de oírtelos.

Infección que se propaga
ferozmente,
que devora los razonamientos…
altamente contagiable.

  • Comentarios
  • 2 votos

Los aguijones de la ira

Lagrimas errantes
tomando decisiones
en formas coléricas,
en giros perpetuos.

Furiosas…
embestidas por la confusión.

Compadecido por tanta lastima
penas que engendran
dolor en mas dolor,
jauría de remordimientos.

Lagrimas sofocantes
sobornando pensamientos
que yacían enterrados
en días vividos.

Furiosas…
desvestidas por la resignación.

Compadecido por tanto descenso
penas que no esperan
sabor sin mas sabor,
bandada de suplicios.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Fue sin fin

I

Intenté venderle la historia de mi corazón,
ese tan esquivo, que nunca conoció el amor.
Armonicé sus oídos y le ofrecí mi reflexión
eso que estaba ido, deshidratado de humor

Ahora se fue

Cuidé así mis líneas, de los miedos y el error,
contra esos fantasmas, abrigo días sin sol.
Velé por sus mentiras, sin verdadera razón
eso que estaba ciego, contrariado y sin color.

Ahora me fui

Hice de sus palabras, doblegadas de intención,
esas que enciendo cuando todo es confusión.
Enumeré mis motivos, los convertí en fusión
eso que estaba roto y ausente de solución.

Ahora me fue.

II

No fue lo mejor que me paso en la vida,
aún así conservo sus escarabajos,
en mi mente, en mi retina.
Quizás algo desconocido
se apoderó de ella,
arrancando mis deseos
y conservando mis impurezas.

Es triste no saber.

  • 1 Comentario
  • Sin votos

La naturaleza de los hechos

Nubes negras, atentando contra los intentos,
desmesurando las aflicciones interiores.
Implosiones concurrentes.
Todo lo que fui quedo atrás

Las mascaras cambian,
mas, menos no es la cuestión.
Angustias enredadas,
culpas inocentes.

Impresiones inesperadas.
Los indicios externos
están y siempre estarán
contra el maldito.

La naturaleza de los hechos.
Las conjeturas son mi enfermedad.

Parábolas con moralejas perdidas
en esos días de penumbra pesadumbre,
haciéndonos insignificantes.
Rociándolo todo lo visto y desisto.

Por momentos desbalanceado, tan febril
Arraigado en azotes internos,
hasta la saturación prima,
ingenuinos pasos al mostrador.

  • 1 Comentario
  • 1 voto