Posts etiquetados como ‘brazos’

Aliado o tirano

Me muevo bajo tierra,
mis pezuñas tiñen el barro,
ojos de tormenta azufrada,
tragando luces espirituales.

Su exuberante carne,
yace en el amparo de mis brazos.

Limbos de mohoso tapiz,
enlunado por el pálpito de la brisa,
boca de hiel corrosiva,
deleites de trazos bermejos.

Unos hilos de miedos
se hacen madejas en mi horizonte.

Seco

Caricias de tedio,
globos en bocas húmedas,
inflados con mentiras
de menesteres reflejos.

Despliega tus alas,
mueve tu carne y tus huesos,
abraza al témpano si puedes,
hazlo todo sin amor.

Péndulo de huellas pesadas,
la mochila del mundo,
en hombros amorotonados,
titila como un fantasma engrosado.

En su taza rajada
llena de garzos multicolores.

(Podría hacerte creer
que evito quererte
solo para arrancarte
tus hermosos ojos)

Rótula,
apego,
amorfo,
piedra.

Dudo seriamente
que estés
de brazos cruzados…
Ahí, a su lado.

En la atmósfera,
no hubo reconocimiento.

Haikus lunares

I
Brillos y sombras
de tantas soledades
ella recela.

II
Noche volcada
de fuego plateado,
savia de mi sed.

III
Risas heridas,
lagrimas de diciembre,
gotas de cristal.

IV
Labios de polvo,
crujido de órganos
se manifiestan.

V
Su poseído
amontona las cenizas,
calor que rasga.

VI
Cabalga rayo
el rito de sus brazos,
hoja de cristal.

VII
Lúgubre pasión
sobre las nubes blancas,
miel que gotea.

VIII
Pinta el queso
sangre en las paredes
letras azules.

Puente

Lengua, carne tuyo,
brota el sabor del deseo,
huelo el calor de tu piel,
suspendo esos ojos penetrantes.

Me muerdo los labios
hasta que destilen sangre,
las lagrimas ruedan en el cuarto,
vibran en el plástico tullido.

Blanca magia en polvo
se embarran en la garganta
que descienda en los poros
y se enajene el espíritu.

Con mis manos construiría un puente
entre tus tímidos senos.

Besos asfixiantes,
nubarrones oscuros forman
un tornado en tu ombligo,
se derrama un mar dulce entre tus piernas.

Madama de un corazón apretado,
de cristal, sucio y dañado.

Pétalos desangrados,
tibio furor de roja noche.
Noche entre mis brazos,
sombras soldadas de espejos ocultos.

Me dejas entrar.

Tensa mariposa retraída
con vuelos retardados.
Retorciendo los recuerdos
en el reptante silencio.

(Lengua, carne, tuyo)

Tan real

Tres manos,
invisible humildad
copla del corazón del huracán gomoso
insomnio de obrero.

Pupila invadida,
mercurio bebido
como agua y alcohol
o speed de sister anger.

Testeando escamas,
guangas llamas verdosas,
vaca de bronce,
lujuria monarca.

Como el frío sudor
de un cocainómano,
se dilata el alma
hasta socavar en el temblor.

Despiste en el desagüe
en los brazos extensos,
en los gentíos movimientos
que sangran en la atmósfera.

Recelo de sortija doblada,
como un avestruz sin piernas,
como un humo grasiento,
como un diciembre sin Navidad.

Ohne deine hilfe verliere
ih mich in diesem ort.

Y así nada mas…
Busco saber de donde caíste.

Fuimos victimarios y víctimas

Sus labios invisibles
dibujaban susurros,
disfrazando lo desbordante
y arrastrándose a la corriente.

Abriendo fuegos nos indagamos
yo en su piel desgastada,
ella en mi débil ser,
fusionándonos con el ambiente.

Apoderada vibración,
respiración acelerada,
la aprisioné en mis brazos,
degustando sus besos sabor a ansia.

Su lengua recorrió mi torso
hasta estremecerme,
lamiéndome, deleitándose,
aplacando mis heridas.

Me aprehendí de su cuerpo
y empecé a acariciar su sexo,
fue una imagen tan dulce como malévola,
su vientre me sugirió entrar.

En los embates de la piel,
ella me apretaba,
pidiéndome mas vértigo,
estallamos de placer.

Todo era rojo ardiente,
los meneos y los gemidos,
todo un torrente impetuoso,
morimos con la noche.

Dejamos secuelas
de temblor y escalofríos,
así nos olvidamos
de nuestra quejosa soledad.

Invertida

Llevas la culpa
encadenada a tus pies
y un sentido invertido.

Tu dolor abierto,
tu ansia de libertad,
tu soberana inquietud.

Trae tus cadenas,
tus labios de tragedia
y cae en mis brazos.

Tu mundo en pedazos,
tus muros derrumbados,
aunque suene ingenuo
sabras aprovechar.

Cae como la noche,
cruda y única,
sabras salvarte.

Lagrimas que evidencian,
lo insoportable y lo irreparable,
existirá una luz de guía

Ojos de diamantes

Eterna inocencia,
su espíritu crece
pero su cuerpo está encaprichado
en no seguir el curso.

Difícil es creer,
tu llegada a mis brazos,
llevas el cielo dentro tuyo,
fundiéndote.

Aire en su sonrisa,
partiendo en esferas mi sentir.
Eléctrica deliberante
con pasos impulsivos

Ella es veloz
cuando llego tarde.

El valor de amar

Sos mi insomnio sin despegar,
no puedo subir
sin antes bajar
te quiero entre mis brazos.

Vagabundeando, merodeando,
accidentes inusuales.
¿Dónde estamos?
te quiero entre mis brazos.

Déjame mostrarte mi soledad
en conspiraciones transversas
de un riesgo sobrenatural
de lo que nadie piensa.

Cuando estoy en vos

Cuando estoy en tus redes
mi oscuridad pierde sentido,
mis heridas parecen salar
y todo se resume en tus caricias

Cuando estoy en tus brazos
puedo sentir un alivio,
mis cargas quedan atrás
al menos lo siento en tus caricias

Cuando estoy en tu boca
despiertas mi instinto bestial,
sacas a relucir al desconocido
y todo cuando me devoras

Cuando estoy en tu piel
descubro todo ese sentir,
me haces anhelar mas
y todo se resume en tu ser.