Posts etiquetados como ‘boca’

Rompecabezas

Cada pedazo de cristal
que cae como plomo
o
me hizo caer.

Cada palabra de verdad
que brotó de su boca
o
me hizo creer.

Cada magnética ilusión
que tejió con hierro
y
me instaló.

Cada una de mis plateadas lágrimas
que no supieron caber
o
hizo que no cabieran.

Cada pieza que forzó a encajar
y
así
despreciar
todo
lo
que
le
di.

Safe Creative #1008257146112

free counters

  • Comentarios
  • 3 votos

Arrebol

La mujer de oscura lluvia,
orea su ardiente vientre,
marcados signos de trepido
y enjuagados frescores.

Su fino hechizo de deleite,
gotea sangre dulce,
destella aureolas de carne
de las sin parsimonias.

Una encrudecida mano
junta el polvo blanco
y la lleva a su boca
como un puñado de cenizas.

(Un delicado cadáver
acicala mis talones,
con un helado roce…)

Débil como un lactante,
aprieto una trémula sonrisa
que vivirá oculta debajo
de una ola de sombra.

 

Safe Creative #1007126805167

hit counter

free web counter

  • Comentarios
  • 3 votos

Aliado o tirano

Me muevo bajo tierra,
mis pezuñas tiñen el barro,
ojos de tormenta azufrada,
tragando luces espirituales.

Su exuberante carne,
yace en el amparo de mis brazos.

Limbos de mohoso tapiz,
enlunado por el pálpito de la brisa,
boca de hiel corrosiva,
deleites de trazos bermejos.

Unos hilos de miedos
se hacen madejas en mi horizonte.

  • Comentarios
  • 11 votos

Copa de cristal

Las chispas de tus flores verdes giratorias,
sacudida por soles de magra campana,
enarbola contusión de palabras,
hemorragia de la inconsciencia,
rojos ríos sin rumbos claros,
azules líquidos mal licuados,
humos grises se confunden,
despide tu magnética boca,
indómita y húmeda
espesa y suave
ilusa y real
única
única
única
única
con tus esquirlas de cristal.

  • Comentarios
  • 3 votos

Leche de luna

Lo saboreas con los labios
el capricho crece en tu hipnótica boca,
me penetras con tus brillantes ojos,
espasma el cuerpo intoxicado de lujuria.

Lo recorres con tu lengua,
algodón violento y expresivo,
alud de fuego y heridas,
tus manos reconstruyen mis esquirlas.

Miedos de abismos esenciales,
canto verdoso de pájaros insolentes,
en el vulturno sofocante se descose
el fragor de las chicharras en celo.

De mis palabras oxidadas,
quiero estacar el valor de tu ser,
gris llovizna intrascendente,
invade mi paralítico sueño.

Empapada…
subida al tobogán.

  • Comentarios
  • 6 votos

Quiero

Tus rodillas raspadas de arrastres,
tu dolor en mis manos.
Jarrón de porcelana fría.

Tus dulces lágrimas de súplicas,
tu clemencia en mis oídos.
Esferas de cristal refractante.

La sangre de tus muñecas tajeadas,
tus heridas en mi lengua.
Ostra que abre su portal.

Tus carnosas palabras derramadas,
tu luna en mi miel.
Sombra que vibra en la alcantarilla.

Tus espásmicos movimientos,
tu boca en mi cuerpo.
Serpiente de cascabel hipnótica.

Tu áspera sed lujuriosa,
tu sexo en mi sexo.
Cadenas asfixiando la piel.

  • Comentarios
  • 5 votos

La sombra del silencio

De forma impía, sepulta mi corazón
con una mano fría como la muerte
clava las falanges, sus uñas preparadas,
escarbando como si fuera pulpa desabrida.

Una noche oscura y fresca
donde escucho la queja de los árboles,
como crujen las ventanas
y como se enciende mi abandono.

Cada palabra que escupe mi boca,
cada adjetivo pincelado por reflejo,
cada verbo estimulado y excitado,
es la densidad de las cadenas que arrastro.

La hemorragia en mi antebrazo, me bendecirá,
consagrará la sombra del silencio,
engarzando con fuego y sal gruesa
toda intuición contaminada.

Se deterioran las capas,
pétreo idioma del cerebro.
¿Por qué te llenas de mierda?
¿Por qué no puedo inyectarte paz?

  • Comentarios
  • 5 votos

En la palidez

Nervios que cortan acero
escupo peces de fuego
arrastrándose por los aires
dibujando esperpentos.

La soledad…
se caerá de madura
es como un fruto agrio
deshaciéndose en mi boca.

Horizonte en sombras,
lacrimoso sueño de avenencia,
empuñando el ego discrepante,
turgente lluvia goteando en mis manos.

Las cenizas…
desentierra la lumbre de mi entraña,
arde y sangra la luna,
deforestando mi corazón.

En la palidez del aliento
y los espíritus sin motores.

Raíz de diecinueve nudos,
culebra que recita un aurora,
con la nariz en la fina vertiente
y un soplido húmedo que roza mi oreja

Lamiendo el barro entre mis dedos,
asmática embeleza atravesante,
nocturno bosque fluorescente,
un relámpago quebró mi cráneo.

  • Comentarios
  • 5 votos