Posts etiquetados como ‘aurora’

En la palidez

Nervios que cortan acero
escupo peces de fuego
arrastrándose por los aires
dibujando esperpentos.

La soledad…
se caerá de madura
es como un fruto agrio
deshaciéndose en mi boca.

Horizonte en sombras,
lacrimoso sueño de avenencia,
empuñando el ego discrepante,
turgente lluvia goteando en mis manos.

Las cenizas…
desentierra la lumbre de mi entraña,
arde y sangra la luna,
deforestando mi corazón.

En la palidez del aliento
y los espíritus sin motores.

Raíz de diecinueve nudos,
culebra que recita un aurora,
con la nariz en la fina vertiente
y un soplido húmedo que roza mi oreja

Lamiendo el barro entre mis dedos,
asmática embeleza atravesante,
nocturno bosque fluorescente,
un relámpago quebró mi cráneo.

  • Comentarios
  • 5 votos

En la pista de disección

Sepulta tus labios de puñal,
junto a la cruz aterciopelada,
con la noche en tu retina,
quemando los suspiros hechizados.

Conozco del ciervo que recorre tus venas,
se parecen a mis escorias estampadas.

Danza en la pista ensangrentada,
no sería la primera, ni la última vez,
para lastimar tus melodiosos pies,
para sudar martirios y amnesias.

Alzo el reclamo de la luna abultada
de ese fuego gris tan confuso.

Inserta en tu pecho la daga,
que despliegue una aurora,
que el azufre domina la atmósfera,
con la alondra picoteando tu corazón.

Rompo el aliento edulcorante
como el cristal de promesas insostenibles.

  • Comentarios
  • 7 votos

Delicado cadáver

Este tiempo respira lagrimas,
corazón extraviado del que sueña,
insertado en el filoso crepúsculo,
la melancolía contaminada de ciudad.

El frescor gatea sigilosamente,
es el delicado cadáver de mi sombra.

Este mundo escupe agobio,
ojos gastados de suma aflicción,
expulsados de la quebrante aurora,
la esperanza espectral de ilusos.

El calor revienta estrepitosamente,
es el delicado cadáver de mi sombra.

Este cuerpo arrastra escepticismo,
mente contrariada de recia convicción,
aquietada en la fulgente noche,
la sorpresa adyacente de esencias.

El temple equilibra las aguas,
es el delicado cadáver de mi sombra.

  • Comentarios
  • Sin votos