Posts etiquetados como ‘angustias’

Atmósfera nocturna

La noche tiene ojos de pupilas dilatadas y largas garras que acarician. Se percibe un bramido de resquemor, un estrépito interior confabulado por aureolas fogosas. Estrellas de color sazón, ineludibles de movimientos infalibles insertándose en las sombras que vadean por la atención de los buitres galanteados, agazapados, armados filosamente preparados para los descuidos y las caídas.
Crecen los cementerios a raíz de los desencantos. Los halagos son la moneda corriente que gira con una eternidad brillante. Pero las mentiras están hechas de mentiras y nada mas.
Evolucionan las horas dentro de la música de fondo que puede perturbar, angustias que bailan con hondos espasmos.
La noche impregnada en el cuero, siempre con una actitud amenazante que parece tambalear en el abismo.
Son las féminas, los seres mas bellos que creó este mundo, reinas sin coronas que no se cansan de transgredir con ese sepulcroso silencio falseado de necesidad.
Somos los perpetuos obnubilados que yacen en la tormenta de luces artificiales, la dicha de una muerte salvaje y digna. Cuerpos magnetizados por la furia y el descontrol, que la vida se encarga de reprimirnos, desinhibidos por las tinieblas, es la sed ardiente en la que los corazones desgarrados ahogan como rebeliones de mil gritos de dolores acumulados.

  • Comentarios
  • 2 votos

La naturaleza de los hechos

Nubes negras, atentando contra los intentos,
desmesurando las aflicciones interiores.
Implosiones concurrentes.
Todo lo que fui quedo atrás

Las mascaras cambian,
mas, menos no es la cuestión.
Angustias enredadas,
culpas inocentes.

Impresiones inesperadas.
Los indicios externos
están y siempre estarán
contra el maldito.

La naturaleza de los hechos.
Las conjeturas son mi enfermedad.

Parábolas con moralejas perdidas
en esos días de penumbra pesadumbre,
haciéndonos insignificantes.
Rociándolo todo lo visto y desisto.

Por momentos desbalanceado, tan febril
Arraigado en azotes internos,
hasta la saturación prima,
ingenuinos pasos al mostrador.

  • 1 Comentario
  • 1 voto

Mi pobreza

Prisionero que vuela con el tiempo en pensamientos.
Intento dejar por los caminos angustias y lamentos.
Ensueño de primavera que nunca llega,
tomo los días y no vuelve mi actitud por dónde se fue.

La esencia en la ventana,
la magia en las palabras,
costumbres perdidas.
Olvidado en una triste canción

Vagando por mí desolada nostalgia,
buscando un refugio en una esperanza,
moriré en recuerdos
y en mis tristes versos.

  • Comentarios
  • Sin votos