Posts etiquetados como ‘alud’

Anómalos impactos

El perdón cava un estruendo,
en mis ojos,
en los tuyos.

Tus palabras eran un narcótico
que degustaba en silencio,
un pájaro agonizando en las sombras,
un alud aplastando a una cabra.

El aleteo de los instantes,
en mis manos,
en las tuyas.

Tus palabras eran una ventana
que empañabas con tu aliento,
una jauría hinchada de fiebres,
una estatua chorreando alquitrán.

La desnudez de las heridas,
queman en mi piel
y en la tuya.

Tus palabras eran un corazón
que convulsionaba y vomitaba sangre,
un alarido en la oscuridad,
un tañido en la sien.

 

Safe Creative #1006046511448

Nigromancia

Malverso el volcán de los inviernos,
edematoso corazón de pulpa podrida,
se arrastra por los adagios púrpuras,
haciendo bruñir los desparpajos.

Acodillo los negros humos de tu cerebelo,
hincando un cardumen de presagios sensatos
que atrofian mi preeminente quimera
como un murciélago herido por la luz solar.

Ensamblado a una tribulación espiritual,
méntula que hesita los ribetes de algodón,
paronimia de caprichos enjaulados
que desmembran la blanquecina honestidad.

Fatal alud de rocas foráneas,
infectan las luces de mi faro
y me adosan a tu analogía
de que veré la luna sin sentir amor.

Safe Creative #1005256397705

Borde

Besos de alud color bronce,
helados médanos encrespados
espejeando un tumultuoso espíritu
que se resquebraja al tiempo.

Sueños empedrados que tiemblan,
el surco tatuado en la tierra.

Un hueco en la inconsciencia,
un mazo de mariposas tiesas,
un rayo de tormenta bajo mi cama,
una lágrima colgada al borde de la ventana.

El filo de un fuego gris,
un extraño extrañar…
Desangrante

Verdugo de promesas rodantes,
el cortejo de una bruma incandescente,
túnica plateada que todo lo llena,
menos una hambruna de carne nerviótica.

Sobre un manto de estrellas oscuras,
cazando pelusas con formas de lagartijas,
pliego mis dedos de ceniza caucásica
y traigo una nevada montaña de ruido.

Cabalga sobre un globo de cristal,
sodomiza su escuálida cordura,
aprieta el polvo de su piel
y lo arrulla como a un bastardo sin techo.

Afuera…
se descascaran los corazones
en el frío interior.

Suspiros desgajados,
son caños acariciados por el viento,
son recuerdos que se amotinan en el cerebro,
son días grises que se hacen chicle.

Leche de luna

Lo saboreas con los labios
el capricho crece en tu hipnótica boca,
me penetras con tus brillantes ojos,
espasma el cuerpo intoxicado de lujuria.

Lo recorres con tu lengua,
algodón violento y expresivo,
alud de fuego y heridas,
tus manos reconstruyen mis esquirlas.

Miedos de abismos esenciales,
canto verdoso de pájaros insolentes,
en el vulturno sofocante se descose
el fragor de las chicharras en celo.

De mis palabras oxidadas,
quiero estacar el valor de tu ser,
gris llovizna intrascendente,
invade mi paralítico sueño.

Empapada…
subida al tobogán.

Nada y todo

Lobo, cazador
cerca, lejos,
lejos, muy lejos
¿Qué mirás?
sarbalap nos

Mucho gusto de desconocerlo

Cazador, lobo
tibio, frío, muy frío, helado,
otro estadio,
otro juego,
distorsionado.

¿Lo encontraste?
sarbalap nos
y nada mas
¿Te entra?
A mi me sale,
me brota,
mi lagrima de cristal.

Abogo,
deseo
¿Podés ver la nada?
Yo te lo digo,
es nada,
era nada,
soy nada
¿Qué sos vos?

Me cansa ser explícito
mi querido visitante
sarbalap nos,
en cualquier orgía,
en las burbujas de champagne
o en las de tu copa de jabón.

Cazador
¿Cazaste la onda
o la onda te cazó a vos?
Te regalaría mi consciencia
pero tengo que limpiar el piso.

Abogo al lobo
¡achiiiissss!
solec sol a ocigrela
y a todos los paridos
bienvenidos y maldecidos,
epm y modular,
alud de silencio
de sin párroco
a esta enfermedad.

Schedule,
wide,
tired,
out of mind.

No como de esta basura,
solo me revuelco,
te saludo y te despido,
te aprieto la mano,
te toco la cara.

El lobito parece un perro
pero no puede dejar de ser
lo que es.