Nada de satélites

Nada de satélites, el cable a tierra se ha perdido en fructuoso descuido de eternos desencuentros.
Parábola de luces instigadoras, lo social es mi contra, aterriza mis deseos. Porque estoy pensando en tu débil voz, parezco atascado en este espejismo cruel.
Ensimismado en mis demencias, perdiendo siempre un poco mas, los hechos son mi fuego, mi ruina y las cenizas. Recitan estas palabras:
“Lamiendo esta soledad
ventanas a ningún lugar,
oscura oportunidad,
en donde sabrás estar.

Retrasarme por mi propia confusión
de nada me sirve proyectar.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos