Doble o nada (Continuación)


Doble o nada (1ra parte)

Nuncatenés que abandonar la mesa, fue lo primero que me dijo Ernesto cuandodescubrimos que a los dos nos unía esa relación especial con el juego.Erael primer mandamiento en la biblia del jugador.Nosteníamos que quedar ahí pegados a nuestro pleno y no irnos con cualquiera,dejar la mesa como lo hicimos. Lo pienso y no entra en mi cabeza. Nos dejamoscegar por el éxito.  La certeza de que habíamosganado tanta plata nos nubló la razón.Queyo haya caído en la red de la desesperación era entendible pero Ernesto era untipo con experiencia. Antes de conocernos había ganado mucho dinero. Solo queno supo retirarse a tiempo y así como ganó también lo perdió todo. Muchas vecesme contó sus anécdotas de jugador compulsivo. Mientras a mi me horrorizabaescucharlo a él le apasionaba contarme que pasaba día y noche sentado en algunamesa. Que no comía, que podía estar una semana sin bañarse porque el poco quetiempo que pasaba en su casa lo usaba para dormir y volver a jugar al otro día.Sequedó con lo puesto el día que abandonó esta adicción. Pero como todo enfermo tambiéntenía recaídas y yo lo acompañaba.Siemprefui una jugadora social. Nunca gané grandes cantidades ni tampoco perdí todo.Pero mis visitas al casino eran frecuentes. Allí nos conocimos, una noche en elque me iba con unos buenos pesos y Ernesto se me acercó. A las pocas semanasestaba casi instalado en mi casa. Me gustaba mucho pero era inconstante, nadalo llenaba, no podía asumir compromisos, y ya hacía tiempo que tenía ganas decortar la relación.Lacabeza trabaja a una velocidad única. No van a creerme pero en el momento quela bola se posó en el doble cero supe que era el boleto para alejarme de él.Todo pasó rápido por mi mente. Imaginé que él iba a enloquecer con el premio yla verdad yo no tenía ganas de compartir nada con un tipo así. Los roles secambiaron entonces, y él se dio cuenta. Disfruté la desesperación que sintió enese cuarto en que nos dejaron aquella noche. Y aunque me separé de él llorando,cuando los patovas nos mandaron en dos autos diferentes, yo no quería estar conél ni verlo más.Elviaje fue largo, uno de los tipos me hablaba. Me decía que estaba bonita y mepreguntaba que hacía con ese pelotudo. Cuando me bajaron en el descampado sentíun miedo atroz. Me hicieron caminar varios metros. Yo quería correr pero tenía pánico.Estaba de espaldas y esperaba el sonido de la bala. Desde que me sacaron delcasino tuve la certeza de que me iban a matar.¿Quéraro es sentir que te llega la muerte? Lo único que esperaba es que fuerarápida. No quería sufrir. Si me pensaban matar que lo hicieran. Había muchosilencio y luego un golpe muy fuerte. Eso lo recuerdo bien. No se si fue unpalazo o que pero la sensación que mi cabeza se rompía en mil pedazos fueclara. Un golpe seco y fuerte y el calor de la sangre que brotaba. Caí en elpasto, eso fue lo último que vi.Todavíano puedo abrir los ojos pero escucho el murmullo de los médicos. Hago fuerzaspara mover la mano, o para articular palabra pero no puedo. Solo entendí que dijeronque había una lesión importante y que no sabían todavía como iba a ser mirecuperación. Solo necesito abrir los ojos… abrir los ojos, necesitoconcentración…
-Doctor,mi hija abrió los ojos…

Fotos-de-ojos-6


Escribí tu comentario

, , betina pivovar dijo

diosss que fuerte, este relato, me quede paralizada esperando el final..exelente

, , El del avatar de Apocalipto dijo

Cuántos recuerdos…pasaron más de 4 años…y siguen mis viejas publicaciones colgadas aún en éste sitio web…qué extraña es la sensación …es como volver a un barrio en el que ya nunca estuvimos de nuevo pero en el que aún seguimos viviendo pero en donde la gente no está…épocas en las que estábamos aún libres de visitas de ovnis que algún día pasarían por el patio de casa… y Lauris…ya ni si quiera Lauris está por aquí al parecer…qué extraño que es, sí señor…¿qué dirían los sociólogos o los psicólogos con su falsa pseudo ciencia abstracta acerca de volver a los viejos blogs en donde posteábamos y ya no hay casi nada ni nadie?…qué raras son las sensaciones que producen…que no dejan de ser semejantes y análogas a las añoranzas , a las remembranzas , a las Bonanzas, Sanchos Panzas , etcéteras…todo lo que se fue no volverá por una cuestión lógica y cronológica…en éstos blogs aprendí que publicar cosas en internet e interactuar virtualmente podría ser un arma de doble filo en donde algún imbécil siempre estaría atacando con sus celos o envidias por cosas tan chiquitas como el convivir de todos esos perfiles en aquél momento…Pero veo que Lauris evolucionó y que las cosas que escribió al final fueron muy interesantes…y yo…si , yo…que hace cuatro años tenía 20 años recién cumplidos…hoy , a mis 67 pirulos pirulos recién descubiertos en mi imaginación de 30 añero de más de cuarenta…debo decir : Lauris, discúlpa si alguna vez me enojé contigo sin recordar ya ni si quiera por qué , después de todo, todos nos equivocamos y somos tan humanos que nos mueven las pequeñeces sin pausas ni descontinuidad, pero que si en algún momento coincidimos en un sitio virtual y cronológicamente fue por una sencilla razón de sincronicidad . Un simple beso con cariño te dejo , amiga y los mejores deseos de que la luz te ilumine en todos los caminos que decidas caminar hoy y siempre. Tu amigo: Marcelo.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog