ELLAS SOLAS.

- Mmmm yo quería ir el sábado de mis abuelos, tenía pensado ir a Santa Fe y a la tarde ir a la costanera. Que te parece ?

- Sí, vamos igual, total vengo temprano. -dije.
- Así aprovechamos que ya no hace tanto calor. – dijo Diego.
- Sí! avísales que vamos.
- No, les quiero dar una sorpresa.  Si les aviso que vamos, mi abuela se la pasa cocinado y yo los quiero invitar a almorzar a alguna parrillada.
- Qué  buena idea amor!, se van a poner muy contentos cuando nos vean.
Me quedé pensando en los abuelos de Diego, casi 50 años de matrimonio, no todos llegan a esa etapa.
Ayer fui a la peluquería, hablé por teléfono con Andrea quedé que la paso a buscar a eso de las 21 hs y después busco a Teresita,  para ir de Marisa.
Salí temprano a caminar y después fui a visitar a mi madre, charlamos, tomamos unos mates y miramos  sus plantas.
A la noche reunión de chicas. Con teresita y andrea, fuimos las primeras en llegar. Víctor, el marido de Marisa estaba haciendo asado y cuando terminaba se iba a cenar con sus amigos. De a poco fueron llegando el resto de las invitadas. Clara, Sofía y Daniela.
La casa de Marisa es muy cómoda, es antigua y grande, está restaurada, todas sus habitaciones son amplias, tiene aberturas de madera nuevas y modernas.  El comedor es enorme, junto con la sala de estar hacen un ambiente agradable. Tiene el televisor y unos sillones blancos con almohadones negros y bordó.  A unos metros del tele, tiene dos columnas, como dividiendo el ambiente, hay una mesa para diez personas, cuatro de cada lado y una en cada cabecera, sillas cómodas, paredes con cuadros, un hogar con porta retratos y una escalera para ir a los dormitorios. Todas adoramos  ir de Marisa, juntas parloteamos en cualquier lugar.
Marisa nos contó, como fueron sus vacaciones, su pequeña luna de miel en Mendoza. Visitaron varios viñedos, el zoológico  y algunos lugares turísticos.
Daniela le preguntó a Marisa.
- Como están las cosas entre ustedes ?
_ El viaje nos hizo muy bien. Hacía mucho tiempo que no me sentía así con él. Víctor estaba tan tierno, fue muy compañero. Me dí cuenta que todavía lo amo. Reírnos juntos, caminar abrazados, estar solos nos demostró que tenemos  que hacer todo lo posible para salvar nuestro matrimonio. Los dos estamos de acuerdo en eso, tenemos que tratar de pasar esta crisis … juntos y con paciencia y amor, saldremos adelante.
- Me parece muy bien, el matrimonio ante todo, no solo por vos o por él, sino por tus hijas.- dijo Teresita.
Compartimos una linda noche de de viernes, una noche de chicas, mientras charlamos de todo, de hijos, de maridos, de novios, de amantes, de sexo, de cuñadas, de suegras, de dietas, de enfermedades, de moda, de vecinas, de todo , absolutamente de todo. Entre todas formamos una amistad incondicional, sincera y realmente la pasamos bien estando juntas. Cuando nos juntamos , cada una tiene sus problemas, el humor de cada una no siempre es el mismo, nos damos consejos, nos escuchamos, nos enojamos y después todo pasa.
Clara contó que tiene un pretendiente de 35 años, ella tiene 42 y  se mantiene muy bien. Hace tres años que está divorciada, vive sola y no tiene hijos.
Continuará …..

Flag Counter

ELLAS SOLAS.

- Mmmm yo quería ir el sábado de mis abuelos, tenía pensado ir a Santa Fe y a la tarde ir a la costanera. Que te parece ?

- Sí, vamos igual, total vengo temprano. -dije.
– Así aprovechamos que ya no hace tanto calor. – dijo Diego.
– Sí! avísales que vamos.
– No, les quiero dar una sorpresa.  Si les aviso que vamos, mi abuela se la pasa cocinado y yo los quiero invitar a almorzar a alguna parrillada.
– Qué  buena idea amor!, se van a poner muy contentos cuando nos vean.
Me quedé pensando en los abuelos de Diego, casi 50 años de matrimonio, no todos llegan a esa etapa.
Ayer fui a la peluquería, hablé por teléfono con Andrea quedé que la paso a buscar a eso de las 21 hs y después busco a Teresita,  para ir de Marisa.
Salí temprano a caminar y después fui a visitar a mi madre, charlamos, tomamos unos mates y miramos  sus plantas.
A la noche reunión de chicas. Con teresita y andrea, fuimos las primeras en llegar. Víctor, el marido de Marisa estaba haciendo asado y cuando terminaba se iba a cenar con sus amigos. De a poco fueron llegando el resto de las invitadas. Clara, Sofía y Daniela.
La casa de Marisa es muy cómoda, es antigua y grande, está restaurada, todas sus habitaciones son amplias, tiene aberturas de madera nuevas y modernas.  El comedor es enorme, junto con la sala de estar hacen un ambiente agradable. Tiene el televisor y unos sillones blancos con almohadones negros y bordó.  A unos metros del tele, tiene dos columnas, como dividiendo el ambiente, hay una mesa para diez personas, cuatro de cada lado y una en cada cabecera, sillas cómodas, paredes con cuadros, un hogar con porta retratos y una escalera para ir a los dormitorios. Todas adoramos  ir de Marisa, juntas parloteamos en cualquier lugar.
Marisa nos contó, como fueron sus vacaciones, su pequeña luna de miel en Mendoza. Visitaron varios viñedos, el zoológico  y algunos lugares turísticos.
Daniela le preguntó a Marisa.
– Como están las cosas entre ustedes ?
_ El viaje nos hizo muy bien. Hacía mucho tiempo que no me sentía así con él. Víctor estaba tan tierno, fue muy compañero. Me dí cuenta que todavía lo amo. Reírnos juntos, caminar abrazados, estar solos nos demostró que tenemos  que hacer todo lo posible para salvar nuestro matrimonio. Los dos estamos de acuerdo en eso, tenemos que tratar de pasar esta crisis … juntos y con paciencia y amor, saldremos adelante.
– Me parece muy bien, el matrimonio ante todo, no solo por vos o por él, sino por tus hijas.- dijo Teresita.
Compartimos una linda noche de de viernes, una noche de chicas, mientras charlamos de todo, de hijos, de maridos, de novios, de amantes, de sexo, de cuñadas, de suegras, de dietas, de enfermedades, de moda, de vecinas, de todo , absolutamente de todo. Entre todas formamos una amistad incondicional, sincera y realmente la pasamos bien estando juntas. Cuando nos juntamos , cada una tiene sus problemas, el humor de cada una no siempre es el mismo, nos damos consejos, nos escuchamos, nos enojamos y después todo pasa.
Clara contó que tiene un pretendiente de 35 años, ella tiene 42 y  se mantiene muy bien. Hace tres años que está divorciada, vive sola y no tiene hijos.
Continuará …..

Flag Counter

ELLAS SOLAS.

Esta historia es de mujeres inigualables, amigas incondicionales, hermanas insoportables, cuñadas diferentes. Todas alocadas, divertidas, espontáneas, sinceras, algunas mentirosas, otras histéricas, intratables y exageradas. Cada una de ellas busca su camino, su destino, conseguir lo que desea, lo que quiere. Un grupo logrará formar una amistad verdadera, ellas disfrutan y viven la vida a su manera.
Ellas solas eligen su camino … su destino, por sus decisiones, ambiciones o por sus mentiras y caprichos, solo depende de ellas solas.
Caminaba por la plaza principal de la cuidad donde vivo, buscando un banco para sentarme a terminar el libro, que estoy leyendo.
Una tarde tranquila, agradable, termina marzo y parece que mañana tendremos lluvia. Había gente caminando, paseando perros, niños jugando, mientras leía, observaba la gente que pasaba a mi alrededor.
La plaza es la más grande de la cuidad y la más linda, rodeada de árboles enromes, llena de canteros con flores, estatuas, muchos pájaros y se disfrutaba el día de otoño.
Empecé a caminar hacia la avenida, hacia el centro, miraba vidrieras y el celular empezó a sonar dentro de mi bandolera, lo busqué y atendí.
Era mi amiga Marisa, estaba organizando una reunión en su casa, para el viernes. Hacía tres días que había vuelto de una pequeña luna de miel con su marido, llevan 10 años de casados, los dos son buenas personas, agradables, tienen dos hijas y están pasando un momento complicado. Necesitaban un tiempo solos, tomar un descanso de la rutina y ver que sentían. Los dos trabajan, se ven poco y últimamente discutían mucho. Ellos sentían que no había más nada que hacer, que separarse era lo mejor, pero ninguno de los dos quería dar el primer paso y decidir un divorcio, poniendo en juego todo lo que habían logrado en estos años juntos.
Seguí caminando, mirando vidrieras, entré a un kiosco y compré una botellita de agua y unos chicles, continué caminando hasta el trabajo de Diego, mi marido desde hace 16 años .
Esperando que Diego salga de la oficina, me apoyé al auto y tomé un trago de agua. Se abrió la puerta lateral de vidrio oscuro y salieron Javier y Sergio, al pasar al lado mío, se acercaron y me saludaron. A los pocos segundo apareció Diego, con un traje gris oscuro, camisa celeste, corbata azul con rayas grises y zapatos negros.
Se estaba poniendo los lentes para sol y justo me vio. Lo miré y pensé … “que lindo tipo”.
– Hola amor!- dijo, mientras me daba un beso.
– Hola, que tal?- le dije.
Mientras yo subía al auto, él puso el maletín en el asiento trasero y dijo.
– Bien, tienes que pasar por alguna parte?
– No, vamos a casa.
Él manejaba y yo le acariciaba el pelo, eran casi las seis de la tarde.
– Que sorpresa! que haces por acá ?
-Nada, salí a pasear, miré vidrieras, me comprar un par de botas para todos los días, algo cómodo, pero solo miré precios y diseños.
Convivir es complicado, algunas personas se adaptan más fácil a las situaciones cotidianas de la vida. Nosotros nos fuimos adaptando, acostumbrando al otro, a sus locuras y sus manías , somos diferentes, solamente buscamos o tratamos de buscar un equilibrio entre lo que cada uno quiere, necesita o le gusta.
Diego se terminó de duchar y empezó a preparar una picada. Cuando yo terminé de bañarme él había cortado queso, chorizo, pan, acomodado aceitunas, papitas, mientras comíamos compartimos una cerveza. Sentada en la mesada de la cocina le comenté.
– El viernes nos juntamos de Marisa con las chicas.

Flag Counter


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog