Posts etiquetados como ‘lengua’

¿LENGUA ESPAÑOLA O ARGENTINA? (SEGUNDA PARTE)

Aquí en España, hay malas palabras que no tienen nada en común con las que utilizamos en Argentina. Por ejemplo, la frase “me cago en la hostia” se asocia a la idea de “cagarse en Dios”. Pero… son otras las expresiones que me dejaron más atónito por la confusión. A continuación algunos ejemplos: “Pija/o” que se la vincula al joven afectado y superficial, seguidor de los dictados de la moda, generalmente de clase acomodada, y “correrse” que es el momento de mayor excitación y placer en una relación sexual en el que se provoca la expulsión hacia el exterior del semen en el hombre y del orgasmo en la mujer. Lo curioso es que los argentinos utilizamos los mismos términos con dos connotaciones totalmente diferentes, por un lado, “pija”, es casi una mala palabra, de tipo vulgar, común y propia de los jóvenes, que se refiere al órgano reproductor masculino; por otro lado, “correrse” expresa “hacerse a un lado”. Es decir, nada tiene que ver un término con otro, aún cuando en ambos países se habla el mismo idioma. Lo que en España resulta una palabra cargada de un valor negativo quizás en Argentina es una palabra positiva, o a la inversa.

Luis Buñuel, director de cine español, en su libro “Mi último Suspiro” expresa que “el idioma español es ciertamente, el más blasfematorio del mundo. A diferencia de otros idiomas, la blasfemia española asume fácilmente la forma de un discurso relacionado principalmente con Dios, los santos y el Papa. La blasfemia es un arte español”. El ejemplo más común es “me cago en Dios y en todos los santos”.

En España asombrosamente advertí muchos otros términos o palabras nuevas e inéditas para mí. No son un argot, un invento, ni mucho menos, forman parte del vocabulario común de los españoles. Paradójicamente desconocía por completo, de mi propia lengua, la existencia de expresiones como cutre (pobre, mísero, tacaño), hostia (golpe), metro (subte), tronco (amigo), chaval (pibe, chico, muchacho), yonqui (drogadicto), guiri (extranjero), chulo (lindo), pillar (alcanzar a algo o alguien), garito (boliche o pub), “vamos de juerga” (vamos de fiesta), chungo (algo raro), vale (es el término más utilizado para decir “esta bien”), móvil (celular), ordenador (computadora), plan (se usa para decir que “se está haciendo algo”, “estoy en plan de”), estar de paro (estar desocupado), copa (trago), cartera (billetera), polla (pene), gilipollas (tonto, estúpido), flipar (exaltar, sorprender, agradar, gustar mucho), “como mola” (como gusta o agrada), escayola (yeso), mogollon (mucho), atasco (embotellamiento), etc., o en su defecto conocía la palabra pero con otro significado. Por ejemplo, aquí en España colega o tío reemplazan a la palabra “amigo” que utilizamos comúnmente en Argentina.

El metro casi siempre explota de gente. En efecto se viaja muy apretujado y constreñido. No obstante, la mayoría de los pasajeros -ingenio mediante- despliegan todo tipo de diarios, libros y revistas para entretenerse y no aburrirse. Cualquier viaje ya sea en autobús, avión, taxi o metro es tiempo casi obligado para la lectura. ¡Que vergüenza¡ Solo tenía conmigo un periódico mojado que recibí en las puertas de la misma estación… 20 Minutos, Metro y Que , son algunos de los matutinos más populares que se entregan de forma gratuita a diario en todas las estaciones de metro de Madrid. Una vez dentro, parado a un lado de la puerta, tomado del pasamano, observaba con atención… “mis compañeros de ruta coincidían en su preferencia por los autores españoles. Por lo que pude advertir en las tapas de los libros leían Gustavo Adolfo Becquer, Pedro Calderón de la Barca, Lope de Vega, Miguel Unamuno, José Ortega y Gasset, por citar algunos ejemplos de los más tradicionales, y de los contemporáneos, Fernando Savater, Rosa Montero, entre otros. No obstante, la obra más leída era “El ingenioso hidalgo don Quijote de la mancha” de Miguel de Cervantes. Justamente en el 2005, su obra cumplió cuatrocientos años de vida. Es el libro más traducido después de la Biblia. Madrid lo festejo con bombos y platillos. Las calles se empapelaron con sus frases más célebres. Mi preferida es el clásico del Quijote…“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor”.