Posts etiquetados como ‘Cuaresma’

El desprendimiento: la dicha de andar ligero de equipaje

Virtudes y Valores

El desprendimiento ayuda al ser humano a superar el egoísmo y a salir de la esfera de cristal que ocasiona la indiferencia


Fuente: Varios

El valor del desprendimiento facilita la capacidad de discernir cuándo un bien es necesario o no, de modo que se realicen adquisiciones racionales que tengan de por medio un verdadero requerimiento

El dinero es buen servidor pero mal amo, dice el refrán, pues en ocasiones puede despertar apegos. El desprendimiento es por consiguiente, el antídoto contra la fijación extrema a los bienes, es el camino para librarse de dichas ataduras y vivir de forma plena y libre, además nos aparta de la avaricia.

El valor del desprendimiento consiste en utilizar correctamente los recursos sin apegarse a éstos e invita a poner los bienes propios al servicio de los demás. El desprendimiento ayuda al ser humano a superar el egoísmo y a salir de la esfera de cristal que ocasiona la indiferencia. Es un valor que promete paz interior, lo que hace vivir en un estado apacible sin basar la propia felicidad en lo que se tiene o no se tiene: “el valor del desprendimiento nos enseña a poner el corazón en las personas, y no en las cosas”.

Adicional a esto, el desprendimiento permite ver las penurias de los otros −el apego nubla la realidad− y provee la sensibilidad para reconocer que siempre habrá alguien con más carencias, no necesariamente materiales. “El desprendimiento no se enfoca únicamente en objetos, sino que abarca incluso recursos que no se pueden tocar, como conocimientos, cualidades y habilidades que muchas veces nos cuesta trabajo poner a disposición de las personas, porque toca nuestro descanso, gustos, preferencias y comodidades. Esta actitud de vida nos exige una revisión constante para dejar de ser el centro de nuestras atenciones y poner a los demás en él”[1].

Es aquí donde decimos que este valor se ocupa de demoler el individualismo en la humanidad. Desde luego es necesario el sustento económico para sacar adelante la familia, para trabajar con eficacia, para llevar una vida digna y construir un futuro estable. La dificultad surge cuando se hace del dinero y de las cosas que se poseen, un ídolo a quien adorar.

¿Cuánto se necesita para vivir?

En realidad se necesita de poca cosa para vivir, pero el mundo cada vez nos entrega más y más, instaurando dependencias que subyugan al hombre.

“En ocasiones vivimos y trabajamos sin descanso para poseer aquello que tanto nos ilusiona (autos, joyas, ropa, aparatos, etc.) y nuestra vida se mueve a ese compás, sin embargo, si no tenemos cuidado, puede llegar el momento en que a pesar de la insatisfacción que nos produce llenarnos de cosas, pretendemos que éstas llenen un vacío interior”[2].

Asimismo, el autor citado con anterioridad añade: “Al observar tantas cosas que nos ofrece el mundo, notamos que somos felices sin muchas de ellas. No se trata de despreciar las bondades y maravillas del progreso, sino de ubicarlas en su justo contexto, para no esclavizarse a ellas. Una revisión constante de nuestras prioridades a la luz del valor del desprendimiento, nos regalará una idea de cuán libres somos ante nuestros bienes y recursos evitando los apegos”[3].

El valor del desprendimiento facilita la capacidad de discernir cuándo un bien es necesario o no, de modo que se realicen adquisiciones racionales que tengan de por medio un verdadero requerimiento.

En resumidas cuentas, cuando se pasa por la vida “ligero de equipaje” se disfruta de los pequeños detalles, de la auténtica felicidad, del amor como el sentimiento más puro y bello, de la armonía en las relaciones humanas, de la paz interior y de la fortaleza espiritual que tanto enriquece al hombre.

Cómo vivir el desprendimiento

El desprendimiento −como todos los propósitos en la vida− es una decisión que se origina en el propio ser. Las siguientes son algunas ideas, aunque hay muchas otras que seguramente partirán del ingenio de quien quiera vivir este valor:

La caridad empieza por casa. Alrededor nuestro suelen haber personas que necesitan algo de nosotros (consejo, compañía, protección, afecto, esparcimiento, colaboración, ayuda material, alimento…) y tal vez han pasado desapercibidas a lo largo del tiempo.

No comprar por comprar, ni acumular bienes sin sentido. Un buen ejercicio, es inspeccionar en casa qué no necesitamos y a quién le podrían convenir esos objetos.

La donación de tiempo y esfuerzo es igual o tal vez más valiosa que la monetaria. Ser voluntario en una entidad sin fines de lucro o institución que persiga un propósito social, es una forma estupenda de vivir el desprendimiento.

Brindar una ayuda económica, según las posibilidades de cada uno, es otra opción que siempre caerá bien tanto a quien lo ofrece como a quien lo recibe.

Transmitir a otros nuestro conocimiento, de forma que en un futuro, sean autónomos y puedan realizarlo sin nuestra ayuda.

Regalar o donar un bien al que se sienta que se ha apegado.

Procurar decir más veces “sí” cuando le pidan algo prestado sin poner pretextos de por medio.

“El desprendimiento es una actitud que enriquece, al contrario que apegarse al dinero y a las riquezas, que desola el corazón del hombre”

Recomendamos:

Cómo vivir la virtud del desprendimiento


  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Cómo utilizar el grupo de whatsapp de padres del colegio

El chat puede es un medio muy eficaz para distribuir información, solo hay que saber como usarlo de forma eficiente.

Por: Redacción | Fuente: Religión en Libertad

Es habitual que por cada hijo se formen grupos de wathsapp de clase, de extraescolares, cumpleaños, o festivales de fin de curso con el objeto de disponer de un canal de comunicación ágil que ayude a mantenerse informados sobre novedades e imprevistos. El chat sustituye a los corrillos de la puerta del colegio, y puede ser un medio muy eficaz para distribuir información importante en cuestión de segundos.

Sin embargo, el bombardeo constante de mensajes es motivo de queja para muchos padres. Algunos llegan a tener 200 o 300 mensajes en estos grupos cuyo contenido es totalmente banal.

Uno de los principales peligros consiste en liberar a los hijos de sus responsabilidades preguntando por los deberes en estos grupos. Por ello, a muchos profesores no les gusta el empleo que los padres hacen de los grupos de WhatsApp. “Mi padre no descolgó un teléfono jamás para preguntar cuáles eran mis deberes. Si al niño se le olvida su tarea, es su problema. Estamos eximiendo a los menores de sus responsabilidades”, apunta el docente y autor de numerosos libros de educación Óscar González.

En ocasiones se producen verdaderos linchamientos en los grupos de padres hacia los profesores

Otro problema es la hiperprotección que se produce, que puede llevar a verdaderos linchamientos virtuales. Sean profesores o no, utilizar el chat para atacar, discutir o agredir verbalmente a otro integrante es algo que, a juicio del policía Pere Cervantes, coautor junto con Oliver Tauste del libro «Tranki pap@s», no se debería hacer jamás “primero, porque podría ser constitutivo de delito, y segundo, porque el cara a cara todavía suele funcionar”.

Por ello, ABC publica los 10 consejos de Educalike para mantener estas conversaciones de la forma más efectiva y satisfactoria posible:

1. No debemos añadir participantes a un grupo sin consultarles primero
Hay personas que por distintas motivaciones pueden no querer estar en grupos de WhatsApp sobre este u otros temas.

2. Evitemos juzgar a quien decida salir del grupo
Todo el mundo puede tener motivos para salir de dichos grupos en un momento dado, pero casi nunca su objetivo es molestar u ofender a los demás.

En ocasiones la cantidad de información banal vertida en un grupo de padres nos obliga a salir de él

3. No utilicemos el grupo para cuestiones que no afecten a todos los alumnos
Estos grupos no son creados para tratar cuestiones particulares. Si no podemos evitar hacerlo, mostrémonos humildes. La humildad siempre es una virtud: “Perdonad que utilice el grupo para este tema, pero por error es posible que alguien tenga la bufanda de mi hijo…”.

4. Si se plantea una pregunta al grupo, y la respuesta es solo para nosotros, se soliciten las respuestas por mensaje privado
“En este caso, simplemente sería conveniente añadir al final una frase de este tipo: “para no molestar a todo el grupo, quien quiera puede contestarme por mensaje privado. Gracias”. De esta forma evitamos que por cada pregunta planteada se sucedan 25 respuestas”, apunta Cánovas.

El segundo consejo que ofrece este experto es que, cuando vayamos a pedir algo, no olvidemos comenzar y terminar los mensajes con las palabras mágicas: Por favor y Gracias. “En la comunicación digital no vemos el rostro de quien escribe, ni podemos apreciar su tono de voz. Una petición mal trasladada puede interpretarse como una especie de orden”, aclara.

5. No interpretemos los silencios como un gesto de menosprecio
A veces es cierto que un silencio dice más que muchas palabras, pero en la era de la inmediatez somos demasiado sensibles a la velocidad de respuesta. Hay muchas personas que leen los mensajes una vez al día, o que piensan que la pregunta no es para ellos, o que necesitan tomarse su tiempo…

6. Evitemos las ironías
En las conversaciones que mantenemos por mensajes, al igual que sucede en las tertulias radiofónicas, las ironías no suelen ser bien entendidas.

7. Los emoticonos aportan información no verbal muy importante
Esto es precisamente lo que echamos de menos en la comunicación digital, pero NO hay que abusar si no añaden información.

Debemos de hacer un buen uso de los emoticonos para evitar “sobrecargar” los mensajes de información innecesaria

8. Evitemos escribir mensajes bajo estados emocionales alterados
Si su hijo/a acaba de contarle algo que le ha enfadado, ha tenido un enfrentamiento con un compañero o con un profesor, o cualquier otra situación que a usted le afecte emocionalmente, ese es precisamente el momento para tomarse un tiempo antes de escribir en el chat. Recuerde que será leído, conservado y tal vez difundido por muchas personas.

9. No utilicemos estos grupos para publicar críticas hacia alumnos o profesores
Recordemos que tenemos responsabilidad sobre todo lo que decimos y publicamos, y hemos de ser especialmente respetuosos en todo lo relativo a los menores de edad. Los grupos de WhatsApp de padres y madres no son el canal adecuado para dirigirse al colegio, ni para formular quejas, ni para solucionar un conflicto con otra familia. Para todas esas cuestiones existen otras formas y canales establecidos.

10. No es recomendable enviar fotos de alumnos por este medio
Los padres de un niño pueden difundir y distribuir la imagen de su hijo si lo consideran conveniente, pero no pueden difundir la imagen de los hijos de los demás. Las familias suelen autorizar al colegio a realizar fotografías de sus hijos, y en ocasiones a publicarlas, pero no están autorizando con ello a los demás padres.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

¿Por qué es necesario “cortar el cordón umbilical”?

| Mar 29, 2017

NakoPhotography/Shutterstock

Algunos nunca se independizan, hay quienes lo hacen sólo físicamente…

La madurez es un proceso que, como resultado de una extensa búsqueda tiene que dar lugar al compromiso, es decir, a la elección de un camino en la vida, por ejemplo, para poder elegir una profesión o una pasión, para encontrar un compañero de vida, para fundar una familia. Es por eso que los adolescentes rechazan la casa, necesitan salir y separarse de ella para crear algo suyo, algo nuevo, construir su identidad. Están tratando de asumir la responsabilidad de la apariencia y la forma de su vida.

Todo está bien si quieren y son capaces de hacerlo. Peor es cuando vemos a los adultos que siguen atrapados en este proceso dando vueltas y vueltas sin saber seguir adelante para iniciar una vida independiente.

Tales personas se quejan de la falta de desarrollo y autonomía de pensamiento, de la falta de sentimiento y acción, de la incapacidad para afrontar retos y aprovechar todo su potencial, del sufrimiento, de las dificultades para encontrarse en el mundo, de sentimiento de la inutilidad, de la temporalidad, de sentirse insignificantes, de la dificultad de establecer relaciones duraderas.

La separación proporciona la posibilidad de abandonar el hogar familiar, no sólo físicamente, sino también emocionalmente. Es la capacidad de existir como una persona, de tener una vida mental propia, de tener opiniones propias, sentimientos, deseos, sueños propios. Significa vivir por cuenta propia, en libertad y con el sentido de la responsabilidad. Es la capacidad de reformular la relación con los padres, para que se pueda desarrollar según las normas de apoyo mutuo.

Algunos nunca se van de casa. Hay quienes lo hacen físicamente, pero emocionalmente siguen en el diálogo con los padres. Las razones de esto son variadas, pero a menudo se refieren a la interferencia en la relación entre padres e hijos, por ejemplo:

  1. una relación demasiado cercana, simbiótica con el niño – el hijo puede llegar a sustituir a la pareja de uno de los padres,
  2. falta de atención suficiente, de la aceptación y de la atención cuando el hijo empieza a separarse,
  3. la dificultad por parte de los padres de dejarles a los hijos salir al mundo y reconocer que ya no son pequeños ni torpes, y dejarles hacer las cosas por sí solos,
  4. la falta de límites claros y exigencias por parte de los padres, lo que puede impedirle al hijo la posibilidad de rechazar una actitud inmadura: “estaré haciendo lo que me gusta”, y también puede impedirle tener más fuerza de voluntad para asumir la responsabilidad y el esfuerzo.

Estos trastornos de los lazos, así como la incapacidad para acabar y despedirse del pasado y construir una nueva relación con los padres, pueden dar lugar a diferentes actitudes, no del todo verdaderas.

Algunas personas pueden vivir con un sentido de idealización: “cuán grande fue su infancia y sus padres tan buenos”. Niegan las situaciones reales que sucedieron y la diversidad de sentimientos vividos hacia los padres, especialmente aquellos considerados como ejemplos negativos, por ejemplo: la rabia, la ira, la tristeza.

Estos son a menudo los hijos criados en la lealtad hacia los padres sin derecho a plantear objeciones ni mostrar la insatisfacción. Tienen miedo de irse y sentir las cosas por sí solos porque creen que van a hacer daño a los padres.

Hay también personas que parecen independientes, pero, en realidad, después de rechazar a los padres no son capaces de tener una relación con nadie. Mantienen la apariencia de ser autosuficientes. En su interior sufren mucho, sienten la soledad, pero tienen miedo a la intimidad, y asumir que necesitan a otra persona es humillante para ellos.

Hay personas que viven con un sentimiento de injusticia, quejándose de forma indirecta o manifiesta. Sintiendo que si no consiguieron ciertas cosas de sus padres o del mundo esto es una excusa para la inacción o la impotencia. Las fuentes de la maldad las suelen ver en el exterior, estando constantemente a la espera de algo.

A veces la ira hacia uno de los padres, quien claramente le habría herido, es tan grande que la inacción en la vida o la destrucción se convierten en una forma de represalia y de venganza. Si se piensa que “para llevarle la contraria a mi madre (no me pondré la gorra y) me congelaré los oídos”. Se pierde entonces de vista la realidad y el hecho de que uno se destruye su propia vida y no la vida de los padres.

El proceso de separación es a menudo un reto difícil, pero muy importante en el proceso de maduración. Es necesario abandonar las pretensiones y los juicios, para tratar de entender por qué nuestros padres fueron de una manera y no de otra. Tal vez ellos tampoco estaban equipados emocionalmente por sus padres.

Y no se trata de suavizar ni borrar las injusticias vividas. La idea es equilibrar la manera de percibirles y reconocer que eran sólo humanos y que dieron lo que pudieron. Se trata de ser conscientes de que podemos tener sentimientos diferentes a los suyos, tanto los buenos, como los malos.

Hay que llorar y dejar lo que era molesto y devastador para que no nos siga envenenando. Y hay que darse cuenta de que, aunque no todo puede ser recuperado y reparado, quedan espacios que pueden ser abordados y atendidos.

¿Esto puede hacerlo uno mismo? Es posible con el apoyo de los seres queridos, quienes nos aceptan, nos quieren, pero al mismo tiempo saben exigir y poner límites. Reconocer que nada viene sin esfuerzo y sin compromiso es a menudo un trabajo laborioso.

Puede resultar útil hacer terapia, para en compañía de un profesional poner nombre, experimentar, reformular y cambiar lo que no nos deja avanzar en la vida. A veces el proceso de curarse de una lesión tarda mucho tiempo y requiere paciencia y perseverancia, pero conduce a una situación de reclamar el propio “yo”, y por lo tanto la propia vida.

Temas de este artículo:

crecimientofamiliahijospadres

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

5 maneras de ayudar a mejorar la autoestima

| Mar 27, 2017

¿Te quieres poco y te criticas continuamente?

Nuestra autoestima es inestable: puede fluctuar y pasar de un extremo a otro en el arco del mismo día o incluso de pocas horas. Por este motivo, el psicólogo Guy Winch, con veinte años de experiencia a las espaldas, en un blog aparecido en el TED, explica cómo mantener el nivel del amor hacia nosotros mismos a un nivel aceptable, ofreciendo cinco consejos.

Si el trabajo, las relaciones sociales, los problemas pueden tener una fuerte influencia y “cambiarnos”, lo que no debería cambiar es la concepción de nuestro valor: “Aumentando la autoestima – afirma el psicólogo – se encontrarán construyendo costumbres nuevas y sanas, y superando con agilidad los obstáculos del futuro” (L’Huffington Post, 10 marzo 2017).

1. Las afirmaciones positivas

Utilizar las afirmaciones positivas de forma correcta. No basta el optimismo, porque podría generar el efecto contrario. Quien dice frases del tipo: “Soy guapísimo”, “Tendré éxito”, etc, a menudo es lo contrario de lo que piensa o siente. Mejor cambiar la afirmación “tendré éxito” por algo más gestionable, como: “Perseveraré hasta que obtenga lo que quiero”.

2. Buscar algo en lo que de verdad se es bueno

Según el psicólogo, la autoestima crece cuando demostramos tener habilidades reales en algunas áreas de nuestra vida, que asumen un significado para nosotros. La clave para conquistar la seguridad en uno mismo es precisamente mostrar el propio talento, enfatizando las propias capacidades.

3. Aceptar los cumplidos

A quien tiene baja autoestima a menudo le cuesta aceptar los cumplidos, se esconde, siente vergüenza, niega. Para cambiar de marcha es fundamental preparar una serie de respuestas automáticas, como “gracias” o “eres muy amable”. Aprendiendo a acoger las palabras bonitas de los demás, acabaremos a nuestra vez por creer en ellas.

4. No criticarse a uno mismo

Winch aconseja combatir esta tendencia a arrastrarse, a no tener estima de uno mismo, usando el arma de la autocompasión. Cuando sentimos que nos sale una autocrítica, deberíamos preguntarnos qué le diríamos a un amigo. Seguramente no usaríamos palabras negativas. Con los demás existe una tendencia a la comprensión: según el psicólogo, ha llegado el momento de tenerla también con nosotros mismos.

5. El propio valor

Incluso en el rechazo, en la derrota, es bueno recordar lo que uno vale, las propias cualidades. Winch aconseja escribir dos líneas o una lista de cosas sobre nosotros que nos gustan, en las que somos buenos, rasgos que nos caracterizan. Habría que escribir también el motivo por el que los demás deberían apreciarnos, casi como si nos estuviéramos “haciendo publicidad”.

Temas de este artículo:

autoestimabienestar

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Decálogo para la empresa

Consejos que evitan ajustes drásticos en las épocas de crisis

El empresario es un creador de riqueza que la administra temporalmente

Por: Carlos Slim Helú | Fuente: www.economia.com.mx

1. Estructuras simples, Organizaciones con mínimos niveles jerárquicos. Desarrollo Humano y formación interna de los funcionarios, flexibilidad y rapidez en las decisiones. Operar con las ventajas de la empresa pequeña que son las que hacen grandes a las grandes empresas.

2. Mantener la austeridad en tiempos de vacas gordas fortalece, capitaliza y acelera el desarrollo de la empresa así mismo evita los amargos ajustes drásticos en las épocas de crisis.

3. Siempre estar activo en la modernización crecimiento, capacitación, calidad, simplificación y mejora incansable de los procesos productivos. Incrementar la Competitividad y Productividad. Reducir gastos y costos guiados siempre por las más altas referencias Mundiales. Compararse con los mejores siempre como si fuéramos atletas.

4. La empresa nunca debe limitarse a la medida del propietario ni del administrador. No sentirnos grandes en nuestros pequeños corralitos y hacer la mínima inversión en activos no productivos.

5. No hay reto que no podamos alcanzar trabajando unidos, con claridad de objetivos y reconociendo los instrumentos.

6. El dinero que sale de la empresa se evapora por eso hay que reinvertir las utilidades.

7. La creatividad empresarial no solo es aplicable a los negocios si no también la solución a muchos de los problemas de nuestros países.

8. El optimismo firme y paciente siempre rinde sus frutos, no euforia ni un optimismo fantasioso.

9. Todos los tiempos son buenos para quienes saben trabajar y tienen con que hacerlo.

10. Nuestra premisa es siempre el tener presente que nos vamos sin nada que sólo podemos hacer las cosa en vida y que el empresario es un creador de riqueza que la administra temporalmente.

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Los peligros emocionales de las enfermedades de transmisión sexual

| Mar 25, 2017

Alessandro Saponi-cc

La falta de salud sexual tiene graves consecuencias para el bienestar emocional

El cuidado de tu salud ginecológica y reproductiva es un poderoso paso hacia una buena salud mental y emocional. ¡Mente y cuerpo están unidos!

Cuando hablamos de infecciones por transmisión sexual conocemos sus signos físicos: desde verrugas genitales que pueden formar lesiones que si no se tratan llegan a ser muy molestas, hasta un cáncer donde no hay cura sino solamente tratamientos en los que las heridas suelen regresar. Pero estas enfermedades, ¿cómo afectan nuestra salud emocional?

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se ven como algo común y usualmente desaparecen con el tiempo, pero saberse infectada puede ser devastador. Trauma, cólera y confusión son reacciones naturales. “¿Quién me contagió, y cuándo? ¿Me fue infiel? ¿A quién debo decirle?” Y la más difícil de todas: “¿Ahora quién me va a querer?”

El virus del papiloma humano y sus secuelas emocionales

Dentro de las enfermedades más comunes, las infecciones causadas por el virus del papiloma humano (VPH) son las que afectan a gran parte de la población mundial.

Este virus puede desarrollarse en el primer contacto sexual e incluso permanecer en el aparato genital durante años por lo que en caso de haber tenido varias parejas sexuales, es prácticamente imposible saber en qué encuentro ocurrió el contagio, sumado a que no todos saben que tienen el virus porque los síntomas no siempre son aparentes.

Lo cierto es que saber que una puede tener llagas o ampollas en los genitales es algo que tiene una influencia interior. Es difícil que una pueda sentirse bella o atractiva cuando sabe que está enferma.

La preocupación puede afectar el estado de ánimo, la concentración y el sueño; lastimar seriamente la autoestima y afectar al desarrollo en general llevando incluso al aislamiento, a un miedo a desarrollar un cáncer y dañar seriamente o romper una relación.

Según estudios realizados por la Dra. Grossman, cuya carrera profesional y científica se centra en aconsejar a jóvenes en su desarrollo sexual y afectivo, el 75% de los pacientes experimentan ira y depresión en el diagnóstico inicial del virus del papiloma humano, y un tercio de estos sentimientos duran por años.

¿Cómo evitar enfermarse?

Existe una vacuna contra el VPH pero la protección que ofrece es limitada, ya que la misma no descarta que una sea vulnerable a otras infecciones como el herpes, la clamidia, el VIH, y otros tipos de VPH que la vacuna no protege, además de un corazón destrozado.

Aunque el sexo sea algo consensual, placentero, y se lo tome como seguro y libre, estas reglas no nos ayudan ya que como mujeres tenemos vulnerabilidad con respecto a la conducta sexual y un único encuentro sexual puede cambiar nuestra vida para siempre. Además, aunque se pase por pruebas médicas y se utilice un condón en cada relación, no hay ninguna garantía. ¡No te dejes engañar! Sólo al limitarse las relaciones, se limita el contagio.

Por eso, la mejor decisión es retrasar la actividad sexual y eventualmente comprometerse con alguien que también haya esperado. Mientras una más se acerque a ese ideal, mayores serán las oportunidades de disfrutar una vida libre de este tipo de preocupaciones en un contexto de estabilidad y asegurando una entrega responsable y total cuidando de manera integral nuestra salud.

Temas de este artículo:

enfermedadsalud sexual

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Fe y amor en la carta de Antonio Socci a su hija, que resucitó tras hora y media en parada cardiaca

Fe y amor en la carta de Antonio Socci a su hija, que resucitó tras hora y media en parada cardiaca

Antonio Socci ha consagrado dos libros a su hija Caterina.

A finales de febrero Italia se vio sacudida por una fuerte polémica por la insistencia de Fabio Antoniani, conocido como DJ Fabo, en que se le aplicase la eutanasia. Al final lo consiguió desplazándose hasta Suiza. Tenía 39 años y se encontraba tetrapléjico y ciego tras un accidente de moto en 2014.

Con motivo de este caso, utilizado por el lobby pro-eutanasia en favor de su legalización, el escritor y periodista Antonio Socci escribió en su blog personal una reflexión en forma de carta dirigida a su hija Caterina, quien desde hace ocho años lucha por sobrevivir tras resucitar de una crisis cardiaca y quedar dañados algunos de sus órganos.


Caterina Socci estaba a punto de terminar la carrera cuando tuvo un incidente cardiaco normalmente mortal.

“El poder que dirige los medios hace propaganda de la muerte, no de la vida por la cual tú estás luchando. Pero jamás nos rendiremos”, titulaba Socci su escrito.

El milagro de una resurrección


El 12 de septiembre de 2009, Caterina, que tenía entonces 24 años y se iba a licenciar en Arquitectura doce días después, se desplomó en su piso de estudiante en Florencia poco antes de cenar. El corazón se paró y dejó de respirar. Mientras sus padres, Antonio y Alessandra, llegaban a la carrera desde Siena, los servicios de emergencia intentaron reanimar a la joven. Sin éxito. Posteriormente se descubriría que no padecía malformación congénita alguna, ni medió causa vírica o toxicológica.

Pero el corazón había dejado de latir, y Caterina llevaba hora y media muerta cuando llegó hasta su lado el sacerdote Andrea Bellandi, asistente espiritual de los universitarios de Comunión y Liberación en la capital de la Toscana.

VER COMPLETO:   http://www.religionenlibertad.com/amor-carta-antonio-socci–55286.htm#


  • Sin Comentarios
  • Sin votos

El Papa Francisco pide proteger el agua y su significado religioso

| Mar 22, 2017

© Philippe LISSAC / GODONG

El Pontífice recordó la Jornada Mundial del Agua

El Papa Francisco instó a proteger el agua, que aseguró es ‘un bien para todos’, valorizando también sus “significados culturales y religiosos”. En este sentido, destacó la necesidad de la educación para sensibilizar sobre este bien precioso especialmente a los niños y a los jóvenes. Lo hizo este miércoles 22 de marzo de 2017 después de la audiencia general.

Francisco ha dirigido un saludo a los participantes congregados en Roma alrededor del tema: “Watershed: Replenishing Water Values for Thirsty World, promovido por el Pontificio Consejo para la Cultura y por el Capitulo Argentino del Club de Roma.

Precisamente, el Pontífice rememoró que hoy se celebra la Jornada Mundial del Agua instituida hace 25 años por las Naciones Unidas, mientras apenas ayer se conmemoró la Jornada Internacional de las Forestas.

No es la primera vez que el Papa Francisco habla de la necesidad del cuidado del agua.

Más información:

El Papa Francisco alerta: Vamos camino de la guerra mundial por el agua

Papa Francisco apoya la defensa de la calidad del agua y aire en las ciudades

Papa Francisco en la FAO: “El agua no es gratis, esto nos puede llevar a una guerra”

Temas de este artículo:

aguapapa francisco

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

25 hechos sorprendentes sobre el cuerpo humano que probablemente no conoces

| Mar 21, 2017

vitstudio

¿Cuánto conoces tu cuerpo?

El cuerpo humano es una maravilla de la evolución que encanta a los científicos frecuentemente. ¿Y cómo no ha de hacerlo?

A pesar de ser similares a otras formas de vida en nuestro planeta, el ser humano es único y posee rasgos y capacidades incomparables en el mundo animal. La unicidad de nuestros cuerpos y, a veces, la bizarra fisiología es una prueba de ello.

De ser el único animal con la habilidad de llorar emocionalmente, hasta incluso poseer una fuerza súper humana (incluso lo suficiente para levantar coches), aquí te presentamos 25 datos sorprendentes sobre el cuerpo humano que probablemente no conoces.

***

25. La mayor célula en el cuerpo humano es el óvulo e, irónicamente, la menor célula es el espermatozoide. Un óvulo de una madre es, en realidad, la única célula visible a simple vista en nuestro organismo.

24. Cuando somos bebés, nuestra cabeza mide un cuarto de la longitud total de nuestro cuerpo. Sin embargo, a los 25 años aproximadamente, es sólo un octavo de la longitud total. Eso se debe al hecho que nuestra cabeza crece mucho más despacio en comparación con el resto de nuestro cuerpo.

23. Se estima que el cuerpo humano posee, aproximadamente, 95 mil km de vasos sanguíneos.

22. Los dientes son la única parte del cuerpo humano que no se puede auto regenerar.

21. Tus ojos son siempre del mismo tamaño desde que naciste, sin embargo, tu nariz y orejas nunca dejan de crecer.

VER COMPLETO: http://es.aleteia.org/2017/03/21/25-hechos-sorprendentes-sobre-el-cuerpo-humano-que-probablemente-no-conoces/

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

Liderazgo

¿Qué me falta para ser líder?

Por: Eduardo Martínez Abascal | Fuente: Novedades Fluvium

Si hay una palabra de moda en el mundo de la gestión empresarial es liderazgo. Es lógico: al final, un directivo básicamente dirige personas para conseguir un fin común. Liderazgo es, precisamente, la capacidad del directivo de que otros le sigan en ese objetivo común, es decir, que hagan lo que él quiere.

¿Y qué hace falta para ser un líder? Pues, depende de si uno quiere ser un líder mundial, nacional, municipal… es decir, depende de cuántas personas quieres que te sigan. Yo aquí hablaré de un liderazgo más modesto; el que debo ejercer para que mis colaboradores me sigan. Sobre este tema hay escrito carretas y carretones, probablemente de mucha utilidad. Sin embargo la dificultad que, al menos yo, encuentro es que me dan tantas directrices que, al final, no sé ni por dónde empezar. Para ser líder hay que motivar, comunicar, hay que tener visión, etc., etc. Para mí son muchas variables, no me caben en la cabeza y mucho menos las puedo llevar a cabo. Por esto me he planteado un ejercicio más sencillo para identificar algunos componentes del liderazgo.

Un ejercicio interesante puede ser el pensar en personas a las que a lo largo de nuestra carrera profesional, hemos seguido. Una vez identificadas, podemos pensar qué cualidades tenían esas personas, esos jefes, con los que hemos trabajado muy a gusto y siguiendo lo que nos decían. Yo he hecho este ejercicio y me sale lo siguiente. Uno sigue a aquellas personas que saben mucho de la materia que se trata. Pero no solo saben, sino que saben enseñar y comparten su conocimiento. Es decir, sigo a aquellos de los que he aprendido mucho porque eran grandes profesionales del tema que llevaban entre manos y lo sabían compartir.

Pero no es suficiente. Porque gente que sabe mucho, hay bastante. Hace falta otro componente. Normalmente seguimos a aquellos que, no sólo saben sino que se han preocupado por nosotros, por nuestra carrera profesional, por nuestro futuro. Seguimos a ese ‘jefe’ que nos ha defendido delante de ‘sus’ jefes y que ha puesto el interés de los colaboradores por encima del suyo propio. Seguimos a ese jefe que tienen interés genuino en el desarrollo de los colaboradores y no sólo y exclusivamente en alcanzar los objetivos empresariales previstos, que aparecerán luego en su curriculum de logros personales.

En definitiva, seguimos a aquellos de los que aprendemos y que se preocupan por nosotros. Es una receta sencilla, pero quizá útil para conseguir un ambiente profesional mejor y un equipo de trabajo más eficiente.

Eduardo Martínez Abascal
Profesor del IESE
Universidad de Navarra
Publicado en: Expansión (Madrid)

Preguntas y comentarios al autor de este artículo

  • Sin Comentarios
  • Sin votos

IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog