Archivo para la categoría ‘Ecología’

El Papa Francisco pide proteger el agua y su significado religioso

| Mar 22, 2017

© Philippe LISSAC / GODONG

El Pontífice recordó la Jornada Mundial del Agua

El Papa Francisco instó a proteger el agua, que aseguró es ‘un bien para todos’, valorizando también sus “significados culturales y religiosos”. En este sentido, destacó la necesidad de la educación para sensibilizar sobre este bien precioso especialmente a los niños y a los jóvenes. Lo hizo este miércoles 22 de marzo de 2017 después de la audiencia general.

Francisco ha dirigido un saludo a los participantes congregados en Roma alrededor del tema: “Watershed: Replenishing Water Values for Thirsty World, promovido por el Pontificio Consejo para la Cultura y por el Capitulo Argentino del Club de Roma.

Precisamente, el Pontífice rememoró que hoy se celebra la Jornada Mundial del Agua instituida hace 25 años por las Naciones Unidas, mientras apenas ayer se conmemoró la Jornada Internacional de las Forestas.

No es la primera vez que el Papa Francisco habla de la necesidad del cuidado del agua.

Más información:

El Papa Francisco alerta: Vamos camino de la guerra mundial por el agua

Papa Francisco apoya la defensa de la calidad del agua y aire en las ciudades

Papa Francisco en la FAO: “El agua no es gratis, esto nos puede llevar a una guerra”

Temas de este artículo:

aguapapa francisco

Liderazgo

¿Qué me falta para ser líder?

Por: Eduardo Martínez Abascal | Fuente: Novedades Fluvium

Si hay una palabra de moda en el mundo de la gestión empresarial es liderazgo. Es lógico: al final, un directivo básicamente dirige personas para conseguir un fin común. Liderazgo es, precisamente, la capacidad del directivo de que otros le sigan en ese objetivo común, es decir, que hagan lo que él quiere.

¿Y qué hace falta para ser un líder? Pues, depende de si uno quiere ser un líder mundial, nacional, municipal… es decir, depende de cuántas personas quieres que te sigan. Yo aquí hablaré de un liderazgo más modesto; el que debo ejercer para que mis colaboradores me sigan. Sobre este tema hay escrito carretas y carretones, probablemente de mucha utilidad. Sin embargo la dificultad que, al menos yo, encuentro es que me dan tantas directrices que, al final, no sé ni por dónde empezar. Para ser líder hay que motivar, comunicar, hay que tener visión, etc., etc. Para mí son muchas variables, no me caben en la cabeza y mucho menos las puedo llevar a cabo. Por esto me he planteado un ejercicio más sencillo para identificar algunos componentes del liderazgo.

Un ejercicio interesante puede ser el pensar en personas a las que a lo largo de nuestra carrera profesional, hemos seguido. Una vez identificadas, podemos pensar qué cualidades tenían esas personas, esos jefes, con los que hemos trabajado muy a gusto y siguiendo lo que nos decían. Yo he hecho este ejercicio y me sale lo siguiente. Uno sigue a aquellas personas que saben mucho de la materia que se trata. Pero no solo saben, sino que saben enseñar y comparten su conocimiento. Es decir, sigo a aquellos de los que he aprendido mucho porque eran grandes profesionales del tema que llevaban entre manos y lo sabían compartir.

Pero no es suficiente. Porque gente que sabe mucho, hay bastante. Hace falta otro componente. Normalmente seguimos a aquellos que, no sólo saben sino que se han preocupado por nosotros, por nuestra carrera profesional, por nuestro futuro. Seguimos a ese ‘jefe’ que nos ha defendido delante de ‘sus’ jefes y que ha puesto el interés de los colaboradores por encima del suyo propio. Seguimos a ese jefe que tienen interés genuino en el desarrollo de los colaboradores y no sólo y exclusivamente en alcanzar los objetivos empresariales previstos, que aparecerán luego en su curriculum de logros personales.

En definitiva, seguimos a aquellos de los que aprendemos y que se preocupan por nosotros. Es una receta sencilla, pero quizá útil para conseguir un ambiente profesional mejor y un equipo de trabajo más eficiente.

Eduardo Martínez Abascal
Profesor del IESE
Universidad de Navarra
Publicado en: Expansión (Madrid)

Preguntas y comentarios al autor de este artículo

La cuarta parte de todas las especies corre peligro de extinguirse.

Seminario “Extinción Biológica, Cómo salvar el mundo natural del que dependemos”, organizado por la Pontificia Academia de Ciencias y de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales.

La economía basada solamente en el beneficio y la utilización de combustibles fósiles generan grandes tensiones a la capacidad de la Tierra para desarrollarse de manera sostenible

Por: Jorge López | Fuente: yoinfluyo.com

Una cuarta parte de todas las especies podrían estar en peligro de extinción y la mitad de éstas podría desaparecer este mismo siglo, es una de las conclusiones incluidas en la Declaración final del Seminario “Extinción Biológica, Cómo salvar el mundo natural del que dependemos”, organizado por la Pontificia Academia de Ciencias y de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales.

Los científicos afirmaron que “la tasa actual de pérdida de especies es mil veces la tasa histórica”, y la pérdida de las especies no son inocuas para el ser humano, ya que depende de éstas en muchos niveles, desde los alimentos y control de desechos hasta el funcionamiento mismo del planeta.

Además, se conocen sólo alrededor de la quinta parte de las especies que al ritmo de extinción actual, muchas especies podrían perderse antes de poder descubrirlas y catalogarlas.

En la Declaración final se destacó que la economía basada solamente en el beneficio y la utilización de combustibles fósiles generan grandes tensiones a la capacidad de la Tierra para desarrollarse de manera sostenible, siendo por ejemplo el cambio climático y el aumento del nivel del mar algunos de los signos más eminentes de tales tensiones.

La población mundial se desenvuelve bajo la desigualdad económica, ya que el 19% de la población más rica consume más de la mitad de los recursos. De esta forma éstos son “sustancialmente responsables del calentamiento global” y por ende de la disminución de la biodiversidad. En tanto, la población más pobre, sin recibir beneficios de los combustibles fósiles, es indirectamente responsable de la deforestación y parte de la pérdida de la diversidad local. En general –explica la Declaración–, los ricos devastan el hábitat global para su ganancia y los pobres, el hábitat local para su supervivencia.

Los científicos afirmaron con fuerza que en vista de que “las actividades humanas son responsables de estos efectos negativos, hoy necesitamos una acción humana positiva para el desarrollo sostenible de la biodiversidad de la Tierra”.

Los expertos señalaron la importancia de la redistribución de la riqueza y aseguraron que erradicar la pobreza extrema costaría 175 mil millones de dólares, menos del 1% del ingreso conjunto de los países más ricos, lo cual significaría una de las herramientas principales para la protección ambiental del planeta.

Asimismo, manifestaron la importancia de rechazar la cultura del descarte, del descuido egoísta, del derecho fundamental al agua y del cuidado de la biodiversidad, y señalaron que en el pasado se ha experimentado un colapso a nivel local, pero ahora la sociedad está amenazada a escala global. “Para resolver nuestro común dilema, debemos aprender a amarnos unos a otros, a colaborar y construir puentes en todo el mundo en un grado que no se había imaginado previamente”, concluye la Declaración.


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog