LUTO

el centroforward murió al amanecer 1

.

Recojo tus restos

transformados en puñales.

Trepan por mi espalda, por mi muro,

dejando una huella carmín.

Pequeños tentáculos marcan tu agonía.

Y mi razón.

Dejando solo el desconcierto

en mi ser ávido de respuestas

y de olvido.

.

Cla9

17.5.12

.

  • Comentarios
  • 2 votos

Dios me lo debe…

1441

Yo soy esta que se sienta al sol y piensa en moda, en la guerra y la paz, en los delfines. La misma que se mantendrá firme en sus trece y que no pedirá ni perdón, ni permiso.

Nadie podrá decir que me senté en su silla pero, desde ahora, yo ocupo la mía. El cielo es enorme y la tierra también, todos tenemos un sitio.

Algún día moriré, como todos. Pero, hoy, escribiré mi prosa, encenderé mis velas, cortaré mis rosas y dormiré profundamente, abrazada a mis gatos.

Mañana, seguramente  será mejor, Dios me lo debe…

Autor: Gloria Llopiz

  • Comentarios
  • 2 votos

COMPROMETIDA( una historia de amor)

COMPROMETIDA

Si bien era previsible el final del libro, las últimas páginas me atraparon tanto que me quedé hasta las tres de la mañana leyendo hasta terminarlo.

Comprometida es la continuación de Comer, Rezar, Amar. Liz cuenta en este nuevo libro la historia de cómo decidió apostar de nuevo al amor y casarse en segundas nupcias con el brasileño Felipe, que conoció en Bali, Indonesia.

Pero antes de dar el “Sí”. Liz decide investigar  muy seriamente de que se trata el matrimonio. Para esto, habla con su madre, recuerda anécdotas y consejos de su abuela. Y habla con mujeres y hombres que encuentra por el camino en su largo viaje por Asia. Además lee infinidades de libros sobre matrimonio. Entre otras historias y anécdotas que cuenta con la maravillosa simpatía que la caracteriza hay una en particular que me pareció encantadora:

“En el barrio de Trastvere ( Roma), se mantiene la costumbre de que si un chico quiere casarse con una chica, debe cantarle una serenata bajo su ventana.

La canción sirve para pedirla la mano a vista de todos. El llega con su grupo de amigos y varias guitarras y le canta una canción que dice así:

¡ Roma, nun fa´la stupida stasera ! ( ¡ Roma no seas estúpida esta noche!). Resulta que el joven no le canta directamente a su amada, porque no se atreve. Por eso dirige la canción a la ciudad entera de Roma, y lo que pide con todo su corazón es que la ciudad lo ayude a convencer a este mujer de que se case con él.

¡Roma no seas estúpida esta noche, ayúdame! Llévate las nubes para que la luna sólo se vea desde aquí. Haz brillar tus estrellas más relucientes. Sopla maldito viento del oeste. Embriáganos con tu aroma. Haz que parezca primavera…

Cuando comienzan los primeros acordes, los hombres del barrio salen por los balcones y lo “ ayudan” al chico a cantar con todas sus fuerzas!

Entonces la chica, al escuchar el coro que se formó sale por la ventana. A ella le corresponde cantar otra parte de la canción, en la que le ruega a Roma que la ayude. Pero lo que pide es algo completamente distinto: quiere que le de fuerzas para rechazar al hombre que la corteja. Y dice:

¡Roma no seas estúpida esta noche! ¡Cubre la luna con un velo de nubes! ¡ Oculta tus estrellas mas relucientes! ¡ No soples, maldito viento del oeste! ¡ Llévate tu aroma de primavera! ¡ Ayúdame a resistir!

Y Ahí salen las mujeres del barrio a sus balcones y cantan a coro  con la chica ¡ Roma, ayúdala a resistir!

Se crea un duelo tan apasionado de voces masculinas y femeninas que parecen haber olvidado que se trata de un juego. Desde el principio de la serenata todos saben el final de la escena: Si ella se acerca a la ventana y mira al chico de la serenata, se sabe que acepto la propuesta de boda. Ella al asumir su papel en la canción, demuestra también el amor que siente por él, pero debe demostrar que tiene orgullo y  “ hacerse rogar” .

Va a hacer falta toda la pasión del joven enamorado, toda la belleza épica de Roma, todo el brillo de las estrellas, toda la seducción de la luna llena y todo el aroma del viento del oeste para que la chica diga Sí.”

Busqué en Google la ceremonia de la serenata en la calle pero no la conseguí. Pero esta representación teatral es preciosa! Véanla!

Imagen de previsualización de YouTube

  • Comentarios
  • 1 voto

Jorge Amado, algo más que los maridos y doña Flor.

Gabriela, clavo y canela de Jorge Amado:

«El perfume del clavo, / el color de la canela / yo vine de lejos / vine a ver a Gabriela», dice la letra de una tonada de la región cacaotera brasileña. Gabriela, una hermosa mulata analfabeta, huyendo del campo y de la miseria en busca de una vida mejor, se traslada a Ilhéus. Una urbe del Estado brasileño de Bahía, transformada súbitamente por la riqueza del cacao en aquel 1925, «cuando florecían los cultivos en las tierras abonadas con cadáveres y sangre y se multiplicaban las fortunas, cuando el progreso se establecía transformando la fisonomía de la ciudad». Gabriela entabla relación con Nacib, un pintoresco comerciante de origen árabe, soltero empedernido, que guarda los atributos del buen fenicio. El amor desenfrenado entre la sensual Gabriela y el pragmático Nacib se entrelaza con las vivencias de las hermanas Reis y del sempiternamente enamorado profesor Josué. Un cúmulo de pasiones humanas en un abigarrado marco rebosante de sensualidad y colorido, que tiene por trasfondo la lucha encarnizada entre el «coronel» Raimundo Bastos y Mundinho Falçao, la tradición y la modernidad.
Gabriela, clavo y canela, a través del eje central de una sencilla y divertida historia de amor, constituye una crónica del Ilhéus de principios del siglo xx, centro de la zona cacaotera brasileña, en la que se libró una violenta lucha por la conquista de la tierra y la defensa de la dignidad humana entre el campesinado y los «coroneles», los despóticos dueños de las plantaciones, obligados a ceder, no sin resistencia, ante el avance del progreso.
Publicada en 1958, Gabriela, clavo y canela representa el punto de inflexión de Jorge Amado, el paso a una narrativa más ambiciosa y abierta que, sin renunciar al compromiso político de su obra anterior, da entrada al pleno disfrute de un vitalismo y una sensualidad profundamente ligados a la cultura y a las costumbres brasileñas, al vitalismo de su Bahía natal.

Jorge Amado nació el 10 de agosto de 1912 en la hacienda Auricídia lugar en donde se en donde se cultivaba cacao. La hacienda estaba ubicada en Ferradas, municipio de Itabuna, estado de Bahía (Brasil).
En el año 1913 su familia se trasladó a la población de Ilhéus, en donde Jorge comenzó sus estudios. Con posterioridad se mudó a Salvador de Bahía, allí estudió y allí inició sus actividades literarias fundó junto a Pinheiro Viegas la “Academia De Los Rebeldes”, conjunto de jóvenes escritores brasileños.
Colaboró con varios periódicos y revistas, como “A Luva” o “Diario De Bahia”. Sus conexiones con Bahía, con su pueblo y sus costumbres, fueron el cimiento principal de todos sus trabajos literarios.
A finales de los años 20 se trasladó a Río de Janeiro, en donde estudió Derecho y en donde dirigió la revista “Don Casmurro”.
En 1931 publicó su primer libro, al que tituló “El País Del Carnaval” (1931).
Jorge Amado políticamente se ubicó en el comunismo lo que lo llevó en 1935 a estar fue detenido y encarcelado por orden del presidente Getulio Vargas.
Tras vivir exiliado desde 1941 en Argentina y Uruguay, fue elegido diputado por Sao Paulo por el Partido Comunista Brasileño. En 1948 se marchó a Europa, residiendo en la ciudad de París y después en Praga hasta 1952.
A su vuelta en Brasil se encargó de la dirección de la revista “Para Todos”.
Su obra, marcada por la ligazón con su tierra, abarca materias políticas y sociales desde una perspectiva realista y descriptiva del sentir popular de sus gentes.
Algunos de los títulos más importantes de su literatura son “Los Subterráneos De La Libertad” (1935), “Capitanes De Arena” (1937), “Tierras Del Sinfín” (1942), “Mies Roja” (1946), “Gabriela, Clavo y Canela” (1958), “Doña Flor y Sus Dos Maridos” (1966) o “Teresa Batista, Cansada De Guerra” (1973).

La Redacción

  • Comentarios
  • Sin votos

Confesión truncada

revolver-294x300

Araujo no lograba concentrarse en la crónica que debía entregar antes de la segunda edición del día siguiente. Una y otra vez le venían a la cabeza las imágenes del cuchillo ensangrentado en las  manos de  Corti, su amigo y compañero de trabajo desde hacia más de 30 años. Repasó  la escena minuciosamente y no tuvo dudas: él había sido el asesino.

A medida que los redactores  entregaban sus trabajos y  se retiraban agotados de otra larga jornada, el recinto se fue vaciando.  Era casi media noche, sólo quedaban en la sala él  y Corti,  quién no sacaba los ojos de la pantalla. A veces movía la cabeza asintiendo, otras parecía que dudaba, pero luego continuaba escribiendo sin percatarse de que estaba siendo observado.

A Araujo le pareció que era el mejor momento para abordarlo y revelarle que sabía que él era el asesino. Pero, ¿qué le diría? ¿cómo se lo diría? A fin de cuentas, él sólo había visto el cuchillo ensangrentado, las manos, el puño en la camisa, no había visto nada más. Aún así no le quedaban dudas, Corti era el asesino. Y él sin proponérselo se había transformado en su testigo oculto, lo cual lo convertía en cómplice, a no ser que denunciara a su amigo y confesara todo ante la policía. Pensaba hacerlo, pero primero debía hablar con Corti, pues a pesar de que era el homicida habían sido muchos los años de amistad y compañerismo.

Estaba a punto de levantarse de la silla cuando Corti se le adelantó y lo invitó a tomar un café en el bar de la esquina para despejarse un poco. Salieron por la puerta de servicio. El guardia los vio irse. Araujo creía ver cierta tensión en el rostro de su amigo. Fueron caminando sin hablar. Llegaron al bar y pidieron una copa. Luego conversaron distendidos. Pasaron casi dos horas hasta que Corti dijo que debía volver y terminar el informe. Araujo asintió y volvieron charlando, sin darse cuenta que el guardia que los había despedido no era el mismo. Se sentaron y siguieron trabajando, cada uno en su escritorio.

Corti terminó, se despidió y se retiro cargando su bolso de mano. Bolso donde probablemente estaría oculto el cuchillo, pensó Araujo quien también se retiro detrás de él.

Esa madrugada sonó su celular y alguien  le dio  la trágica noticia de que Corti había sido asesinado. Colgó el teléfono y se sentó en la cama. Repasó una vez más las imágenes en su mente, las manos, la sangre en el cuchillo, la sombra, el puño de la camisa cuadrillé. Sí, había sido Corti el asesino. No le quedaban dudas.

Ahora Araujo se sabía cómplice del asesinato de la víctima de Corti y se sentía culpable  de no haber hablado con su amigo la noche anterior. Tal vez, si le hubiera confesado que lo vio con el cuchillo las cosas hubiesen sido distintas. ¿Y si se había equivocado?  ¿Cómo saberlo?

Compungido, se preparó café y se dispuso a vestirse para ir al velatorio. Antes recordó que debía pasar por la redacción, pues tenía que entregar su informe para que sea publicado en la segunda edición del día.

twitty

  • Comentarios
  • 2 votos

Confesiones superpuestas por Ricardo desde Brasil

Son en realidad dos confesiones superpuestas…una de un momento burgués en el que pretendí ganar dinero fácil en una máquina da caza – dólares en Las Vegas…y la otra recordando amores sinceros del pasado.

Una vez ,  en un casino de  Las Vegas , pagué la entrada  y entré  en una cabina ,
donde al cerrar la puerta , se producía una fuerte corriente de aire ,
y comenzaban a volar ,
billetes de dólar , de diferentes valores.
Los billetes volaban a mí alrededor, giraban… y también subían y bajaban.
Daba la impresión de ser fácil capturar algunos, mas en realidad no lo era…
y yo daba manotazos en el aire,
intentando alcanzar  ese avergonzante sueño burgués, oportunista  y hedónico,
de querer ” enricar ” sin trabajo.
Después de uno o dos minutos, el aire paraba de circular,
los billetes caían a un subsuelo y la puerta se abría.
Después que salí, me encontré confuso e irritado…me sentía innoble,
avaro,  ganancioso, y tristemente burlado por los ingenieros inventores de esta trampa.
Recuperé a duras penas jirones de dignidad y me dirigí a mi cuarto de hotel
para reflexionar sobre lo ocurrido.
Pensé en la Vida, en las oportunidades, en las ilusiones desmedidas,
en los recuerdos juveniles donde el Tiempo era un barril lleno de agua fresca,
en los besos perdidos e irrecuperables.
Entré en un estado melancólico que me dio como premio consuelo…
el poema que aquí les muestro.

TUNEL DE VIENTO

En el túnel de viento de la Vida
podremos encontrar  perdido…

algún sombrero ;
o una chica – taxi que nos lleve

solo porque está sin pasajero…

pero eso de ir contando corazones
como si fueran medallas o trofeos

no me gusta …

Yo  desearía …ser como  leones :
salvaje , retador, noble y sincero
Hubo  muchas… jóvenes amores…

que se acercaron  cual  flores de deseo

algunas  , tristonas y serenas …

otras , saltarinas y coquetas

las hubo alegres , -  corazón sincero -

y aquellas solicitas y  buenas
que  nunca  capturé usando el anzuelo.

El tiempo que es maligno

obró sus artes,

y  algunos rostros
ya se derritieron ;

mas hubo  tres , que me marcaron ,

la piel ardiente
con caliente fierro…
me dejaron la inicial de cada  nombre…

que fue  un rojo manantial

como recuerdo

y a una de ellas,
la llevo para siempre…

solo aparece
cuando llueve …
o cuando sube

la redonda luna ,

sobre la fuga

de mi río desierto …
También cuando dormido
evoco y sueño ,
o cuando rezo…
que ella vuelva ,

como pido…

- hecha toda de cristal y de silencio…-

Así viene , cuando llega …

- mariposa

de pasado y ensueño -
y me besa la boca , cariñosa …

delicada, me besa,
mientras rezo.

Ricardo

  • Comentarios
  • 2 votos

Una pequeña confesión 2

La mayor satisfacción que tiene un artista, sin duda es contemplar su obra terminada. Y la satisfacción se hace mucho mayor cuando es difundida y conocida por la gente, entre más gente mejor. Pero hay algo que nadie dice, y que le da un “plus extra” de satisfacción a todo esto.

Les voy a contar algo. En lo que va de mi vida me he encontrado con gente de todo tipo, y no he podido evitar cruzarme con gente que en su paso por mi vida me ha dejado malos recuerdos, simplemente por haberse tomado la molestia de subestimarme y de hasta lastimarme. Esa gente ha quedado en el camino, pero tengo que confesarles que ese “plus extra” del que les hablo ha sido el hecho de que esa gente sea conocedora de cada logro que obtengo en mi carrera. Yo suelo difundir mis presentaciones, tanto de libros como de películas, con mucha publicidad en vía pública y mucha publicidad en Internet. Estos son lugares que le llegan a mucha gente, inclusive a dicho grupo. El mismo abarca todas las épocas y aspectos de mi vida: compañeros de la secundaria, compañeros de la facultad, ex novias, ex compañeros de trabajo, hasta vínculos familiares que quedaron en el camino, y sencillamente toda aquella persona que pasó por mi vida y se tomó la molestia de subestimarme. Tengo que confesarles que esto funciona como un gran motor en mi vida. Pero ¿por qué?

He visto que hay muchísima gente que va por la vida sin hacer nada consigo mismo, y que se dedica a señalar con el dedo y decir: “Este es vivo, este es un boludo, este es vivo, este es un boludo”. Siempre tuve la necesidad de creer en un parámetro objetivo que estuviera por encima de las opiniones de la gente. Tenía que haber algo que les cerrara la boca. Necesitaba creer que esa gente no termina llegando a nada en la vida. En definitiva, necesitaba algo que me hiciera poder decir: “OK, vos decís que soy un boludo, yo logré esto y esto, ahora decime que tan lejos en la vida te ha llevado tu viveza”.

Cuando era chico pensaba en el parámetro económico, pero después empecé a ver que muchísimos artistas talentosos vivían en la pobreza mientras que un estafador o un mafioso se daba la gran vida, o una mina con pechos prominentes, que no sabía articular una frase, se acostaba con un productor y era la figura del momento. Poco después me di cuenta que los únicos logros que te hacen dejar una huella en el planeta distan mucho del beneficio económico. Por eso los artistas independientes suelen conseguir trascendencia mientras que los comerciales pasan de moda.

En el fondo siempre lo supe, pero tengo que experimentarlo. Y más en el fondo creo que la gente también lo sabe, eso es lo que me ha hecho agregar ese “plus extra” a mi carrera.

Nada se compara a la satisfacción de hacer lo que uno ama, pero no me van a negar que es muy agradable que la gente que alguna vez nos subestimó o nos lastimó se entere de nuestros logros ¿o no?

  • Comentarios
  • 1 voto

CONFESIONES (partida limitada)

 

foto trabajo

El trabajo es salud.

A pesar de la resistencia a la veracidad del epígrafe, y más allá de su cualidad de frase hecha, confieso que empiezo a entenderla. Lo cual automáticamente le quita el calibre de hecha, de frase, de una.

En esta vida hay de todo. Gente que trabaja mucho, poco, gente que no necesita, que no puede. Otros que no quieren o que preferirían no hacerlo.

Qué es el trabajo? Ganarse la vida? Ganarse una buena vida? Ganarse sobrevivir?

Hay ganas de ganarse todo eso? O es inevitablemente lo que nos toca?

El emblema de esta vida es el trabajo.

Hay que trabajar para comer, para amar, para ser amados, para entendernos.

Cuesta trabajo armonizar, limpiar, crear una obra de arte o un ambiente habitable.

Trabajoso es levantarse con buen talante y demostrarlo.

Trabajoso es pensar en el sentido de la vida. Ordenar un placard, limpiar un baño.

Mucho trabajo da cerrar un negocio, vender unos zapatos, confiar en alguien.

Hay trabajos recompensados con dinero y trabajos recompensados con gratitud. También hay de los ignorados, de los devaluados, de los criticados y de los innombrables.

Y miles más (Una lista interminable…)

Y la mayoría nos quitan salud.

Nos llevan años. Se llevan nuestra inocencia y nuestra calma, aunque nunca la hayamos tenido.

Por lo tanto, más que salud, el trabajo primordial es la vida.

Y el que se siga resistiendo, se resiste a vivir.

Y, en definitiva, si se vive, es porque algo de salud hay…

 

3

.

Cla9

11.4.12

.

  • Comentarios
  • Sin votos

Confesiones de invierno.

Pedro:
te escribo desde el tren, con algo de prisa, se cierran mis ojos de cansancio y de pena. Ya sé que hubiera sido oportuno ese café que intentaste y esquivé antes de partir. Los tiempos que corrían no eran tiempos para detener mi andar, tú sabrás entender. Sólo te diré que seré tan fuerte como pueda pero fuerte de verdad.

Mi viaje es mucho más que un recorrido entre Bruselas y Rotterdam, es la continuación de un periplo que aún no tiene destino final. Estoy viajando por rincones encantados y descubro que hoy la guerra está en todos lados.

Debí abrazarte en la Gare de Bruxelles, pues siento que esta ha sido nuestra última vez pero guardo tanto pesar en mis huesos y en la calle hacía tanto frío que me impedía llorar. Quise decirte que mi partida era lo correcto, tú lo podrás entender, yo sé, un día de estos.

Debiste darte cuenta que esta mujer con quien te despertabas era otra, muy distinta, desde hace meses. Yo he intentado controlarme, pero de la naturaleza, del instinto y de la puta suerte, uno no puede escapar. Rara vez se zafa, ellos siempre te “pillan”. Poco a poco creció una mujer dentro de mi, que se fue quedando con mis ganas y mi voluntad.

Hice cosas, Pedro, cosas que tú odiarías…cosas que… por ello es que es mejor decir chau, te aseguro que es la mejor decisión. Tú, ve y busca ese sol del que te jactas y busca y lucha por esos sueños tuyos, los tendrás, todo será tuyo, cariño. Lucha entre esa maraña de edificios y ponle garra en el directorio, tú sabes que eres el mejor, el más listo, tú ya lo tienes ahí, a pasitos.

Debo confesarte que si “ella” no me hubiese “invadido”, yo te hubiera dado la vida entera y, hasta, un hijo. Debo confesarte que eres el único hombre a quien amé sin tener miedo de quedarme sola y desnuda.

Tengo ganas de estar libre de mi, de mis miedos tan dormidos y de mis ojos sorprendidos. De mi cuerpo quieto y vestido. Podría haberme quedado inmóvil hasta enloquecer o “volar” así, sintiendo este dolor perfecto. Es mejor así.

Pues, es todo, mi querido.

Carmen


  • Comentarios
  • Sin votos

“No se nace mujer, se llega a serlo” Simone de Beauvoir

(París, 1908-1986) Pensadora y novelista francesa, representante del movimiento existencialista ateo y figura importante en la reivindicación de los derechos de la mujer. Originaria de una familia burguesa, destacó desde temprana edad como una alumna brillante. Estudió en la Sorbona y en 1929 conoció a Jean-Paul Sartre, que se convirtió en su compañero durante el resto de su vida.

Se graduó en filosofía y hasta 1943 se dedicó a la docencia en los liceos de Marsella, Ruan y París. Su primera obra fue la novela La invitada (1943), a la que siguió La sangre de los otros (1944) y el ensayoPyrrhus y Cineas (1944). Participó intensamente en los debates ideológicos de la época, atacó con dureza a la derecha francesa, y asumió el papel de intelectual comprometida. En sus textos literarios revisó los conceptos de “historia” y “personaje” e incorporó, desde la óptica existencialista, los temas de “libertad”, “situación” y “compromiso”.

Fue fundadora junto a Sartre, A. Camus, y M. Merleau-Ponty, entre otros, de la revista Tiempos Modernos, cuyo primer número salió a la calle el 15 de octubre de 1945 y se transformó en un referente político y cultural del pensamiento francés de mitad del siglo XX. Posteriormente publicó la novela Todos los hombres son mortales (1946), y los ensayos Para una moral de la ambigüedad (1947) y América al día(1948).

Su libro El segundo sexo (1949) significó un punto de partida teórico para distintos grupos feministas, y se convirtió en una obra clásica del pensamiento contemporáneo. En él elaboró una historia sobre la condición social de la mujer y analizó las distintas características de la opresión masculina. Afirmó que al ser excluida de los procesos de producción y confinada al hogar y a las funciones reproductivas, la mujer perdía todos los vínculos sociales y con ellos la posibilidad de ser libre. Analizó la situación de género desde la visión de la biología, el psicoanálisis y el marxismo; destruyó los mitos femeninos, e incitó a buscar una auténtica liberación. Sostuvo que la lucha para la emancipación de la mujer era distinta y paralela a la lucha de clases, y que el principal problema que debía afrontar el “sexo débil” no era ideológico sino económico.

fuente: biografiasyvidas.com

Imagen de previsualización de YouTube
  • Comentarios
  • 1 voto