El hombre que fue agosto/Basado en una pintura de Claudia Medina Castro.

El cielo caía plomizo, con algunos destellos de rojo y dorado, claro indicio de día soleado para mañana. Había cerrado la oficina temprano. Diez de la noche. Bah! de la tarde… qué largos eran los días de verano en Tokio!

Lo esperaba su apartamento minúsculo y su potus, único ser vivo que lo acompañaba desde hacía casi un año.

No quería regresar a Argentina, estaba tratando de terminar su tesis, la traducción de ese texto antiguo lo había demorado más de lo planeado. Le quedaban los últimos ideogramas que aparecían borrosos, detrás de esa tela  donde Claudia, su amiga, había pintado ese extraño cuadro.

Eterna disyuntiva entre pintores y escritores… La adoraba, pero… ¡cómo tuvo la extraordinaria idea de pintar un cuadro sobre otro cuadro!

Lo había heredado de su abuelo, un inmigrante nipón, que fue el pilar de las flores en Escobar y luego, retirado ya, decidió regresar a morir en su tierra natal.

Ese apartamento, pequeñísimo, había atesorado las últimas horas del viejo. Cuando él lo visitó por primera vez, entendió por qué venir a morir acá… Una ventana casi tan ancha como el ambiente, le permitía mirar todo el cielo y recortada como en una postal, la cima del Monte Fuji.

La lenta agonía de un viejo sano, empapado en recuerdos se podía respirar en las paredes, cuyas superficies satinadas sólo tenían como adorno un cuadro, ese que su amiga usó como base para pintar el suyo.

Pasaron muchas horas juntos, mientras el apuraba la transcripción del texto en un exquisito papel de arroz, ella agregaba color y textura, hasta que la pintura diáfana del Monte Fuji, fue convirtiéndose lentamente en una caverna oscura, llena de fantasmas y un hombre prisionero.

Ella aguantó pocos meses la convivencia, una vez terminado el cuadro y su tesis viajó para la Argentina. Él decidió quedarse con el pretexto de que no había terminado su tesis, que en realidad era cierto, porque cambió su tema, y prefirió continuar con la traducción del texto hallado detrás del cuadro.

La dificultad residía en las horas destinadas al trabajo, pues al no recibir más la beca, era por seis meses, tuvo que pagar su estadía el semestre siguiente.La política de su gerente lo beneficiaba, puesto que le permitían dormir varias siestas al día. Eso le había cambiado el ritmo del sueño, dormía una hora y trabajaba tres. Cuando llegaba a su casa continuaba con ese ritmo.

Aprovechó entonces tres horas para terminar de traducir el texto: “la luna de agosto, se ocultó en la caverna, los seres de polvo, dejaron sus huellas…” hasta ahí, no pudo continuar. Se dispuso a dormir su hora de siesta.

Lo despertó el silencio de la madrugada. Demasiado silencio. Las luces de los edificios estaban opacadas por una extraña niebla, como cenizas flotando densamente. No se atrevió a abrir la ventana, sentía frío, helaba, los copos de ceniza seguían cayendo, el tiempo estaba detenido. Tenía la rara sensación de estar dentro de un reloj de arena, así de lento…

Miró hacia el escritorio, los papeles flotaban y los ideogramas parecían mariposas negras… “…los seres de polvo, dejaron sus huellas, y el hombre de agosto, amarrado quedó, en las estrellas…” ¡Ahí tenía toda la traducción!  Lo había logrado ¡Por fin! Se dispuso a teclear los últimos párrafos, una inmensa alegría inundaba su ser.

Instintivamente miró hacia la pared donde estuviera el cuadro de su amiga. Sólo vió la silueta de un hombre sentado frente a un ordenador.

Trató de ponerse de pie, no pudo. Siguió escribiendo, hasta que volvió a caer en un profundo sueño…

Amanecía cuando despertó. Fue al baño para afeitarse y en el espejo vio un rostro de un muchacho japonés, vestido con prendas antiguas. Sacudió su cabeza, buscó la afeitadora eléctrica y sólo encontró una pequeña navaja, un pote para jabón y una brocha con base de marfil y pelo de caballo.

Regresó al aposento. Cuando miró hacia la pared vio un cuadro, era la imagen del Monte Fuji recortado en un cielo diáfano. Tomó de la mesa ratona un pincel de tinta china y dibujó las letras como mariposas negras: “La luna de agosto, se ocultó en la caverna, los seres de polvo, dejaron sus huellas. El hombre de agosto, amarrado quedó, en las estrellas…”

En la radio de madera se escuchaban las noticias. Habían bombardeado Hiroshima, Japón se rendiría.

Tomó la pequeña valija de cuero y el boleto de barco hacia la Argentina. Allí lejos, viviría. Sus padres le compraron el pasaje, esa misma semana… El exilio en tierras extrañas había sido una elección familiar. Eran buenas tierras… allí decidió desarrollar sus conocimientos de jardinería…

otro ceremonial

  • Comentarios
  • 9 votos

Escribí tu comentario

, , barbol dijo

“Las luces de los edificios estaban opacadas por una extraña niebla, como cenizas flotando densamente”.
que sensación de quietud, frialdad e inseguridad…
Hermoso cuento, me hiciste sentir parte del protagonista y formar parte de la historia, voto!

, , marcela-segal dijo

Gracias!!! Vos sabes que gran parte de la inspiración fue con nuestras charlas interminables…. Muchisimisimas gracias!!!! :) ))
Marce.-

, , cla9 dijo

y si. lo pinté sobre otro cuadro. mío también. no tenía el fuyi pero sí un cielo diáfano. no tenía mariposas negras pero sí una especie de camino oscuro que cortaba ese cielo. qué impresión…………………………..
y esa frase oculta en ideogramas nipones antiguos.. y la vuelta circular de los genes.. le encontraste un sentido que casi no me acuerdo. impresionante tu relato, marcela.
impresionada, me voy a dormir.

, , marcela-segal dijo

Clauuu!!! Te juro no sabía que lo habías pintado sobre otro cuadro, pero sí sé que es costumbre de artistas… Me da escalosfríos esta conexión marmotil… Un abrazo y… dulces sueños… jajaja :) ))

, , cla9 dijo

y no, casi nadie lo sabía. a mí también me pone piel de pollo. y que lo hayas ligado a lo japonés.. me impresiona también. beso enorme!!!!!!!

, , lauris ʚϊɞ dijo

Guauuuuu
Me re gustó nena… la verdad que hasta me sentí emocionada de tu historia.Jamás se me hubiera ocurrido escribir algo así.
Muy muy bueno.
Un beso grandeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

, , Justiciero dijo

Marcela, que difícil expresar con palabras la satisfacción que me produjo leer tu interpretación. Es exquisito. Perfecto. Deja ver tu conocimiento sobre arte y tu gran capacidad como escritora.

Un abrazo.

, , codigo cero dijo

EL LUGAR ESTA DONDE UNO LO DECIDE, DONDE SE REENCUENTRA A ASÍ MISMO, VOLVER NO ES MIRAR ATRÁS……. PERO TU ESTADIA ES DONDE TU DECIDAS PARAR…. ME ALEGRA QUE TE LLEVES BIEN CON BARBOL EN UN GRAN CHICO……. SALUDOS…..!

, , marcela-segal dijo

Clau!!! Despues me vas a contar porque te impresiona que lo haya ligado a lo japonés… me pica saberlo… Por que en realidad, yo decidí cambiar el lugar y las circunstancias por la fecha que me toco postear…
Ok, luego hablamos, te mando un bso…

, , marcela-segal dijo

Gracias Lauris, se que hablás del corazón… Te cuento un secreto… yo también me emocioné al transcribirlo… si hasta hace pocos días sólo tenía el título… Lo bueno es que todos escribimos distinto y formamos parte de este club maravilloso y desde aquel almohadón de plumas que saltamos en cuanto aparecen las consignas…
Hermosos desafíos, de gente hermosa y valiente…
Un abrazo marmotil…

, , marcela-segal dijo

Justiciero, tus elogios me hacen sentir halagada, y a la vez obligada a seguir perfeccionándome, sé que sos muy exigente con vos mismo y por eso me agrada que te haya gustado…
Un abrazo.
Marce.-

, , marcela-segal dijo

Adrián!!! Qué lindo que lo hayas conocido!!! Jajajaja

, , marcela-segal dijo

Dear Codigo Cero: Decidí elegir ese lugar, como un eterno retorno, a la esencia de un drama, tan tremendo como fue lo de Hiroshima, la guerra, y el renacer de las cenizas, a través de un joven jardinero, que podría habernos llenado de flores nuestro país… que de hecho la comunidad japonesa nos ha brindado tanto, desde su cultura, y vale el homenaje…
Barbol es un ser de luz… Un alma joven que ha venido a iluminarnos…
Hasta Luego…
Marce.-

, , Ebe Cané dijo

Excelente relato!
Beso y voto
Ebe
New York

, , anila dijo

Marcela: me encantó la historia, como la desarrollaste… y relacionaste…
es muy difícil ( para mí) escribir sobre esta pintura en particular, porque dice muchas cosas a las vez ( es una rara pintura como vos decís) pero vos supiste contarnos una buena historia. Felicitaciones.

, , marcela-segal dijo

Gracias Ebe, por estar… y que bueno si te gusto!!!!
Marce.-

, , marcela-segal dijo

Anila, fue dificil, pero a los marmotas nada se nos hace imposible, jajaja, Un besote…
Marce.-

, , codigocero dijo

LA GUERRA CREA SIMIENTOS EN SOLEDAD Y EL AMOR UN JARDIN DE PAZ……
NO HABÍ LEIDO TODO……SOLO TE DEJE UN MENSAJE…. NO ME GUSTA LEER TANTO…JA JA, QUIEN PULA SU ESPADA COMO UN SAMURAI SERÁ DIGNO DE UN ALMA LIMPIA, PURA EN EL ARTE MARCIAL…… QUE NO ES PELEAR , SINO ELEVARSE…… ES OTRO ARTE…….. UNA FILOSOFIA DE ORIENTE…….!” PIENSA COMO TODA LA NATURALEZA EN SUS MOVIMENTOS ENERGÉTICOS NO DESGARRADORES…… (YO NO PRÁCTICO NADA DE ESO PERO LO SÉ JAJA, SALUDOS

, , ali1 dijo

Al terminar de leer tu relato me quedó como un sabor triste por el personaje que no se acobardó para ir a lugares desconocidos. Te felicito, Marce, un beso.

, , marcela-segal dijo

Sisisi CodigoCero, interpretaste muy bien a mi jardinero, es un símbolo de paz… Gracias por tu participación constante!!!
Marce.-

, , marcela-segal dijo

Ali, creo que ese personaje nos representa a todos los que somos mudos testigos de otras guerras, otras desgracias, y permanecemos impotentes frente a tanta furia humana…
Un Abrazo sincero…
Marce.-


IMPORTANTE. Los contenidos y/o comentarios vertidos en este servicio son exclusiva responsabilidad de sus autores así como las consecuencias legales derivadas de su publicación. Los mismos no reflejan las opiniones y/o línea editorial de Blogs de la Gente, quien eliminará los contenidos y/o comentarios que violen sus Términos y condiciones. Denunciar contenido.
AgenciaBlog