Posts etiquetados como ‘desgano’

NO TENGO “PILAS”

Una de las consultas más frecuentes que recibo de los lectores de Viva se origina en la  “sensación de falta de energía” o “de estar con poca pila” para desarrollar las tareas habituales. Efectivamente, ésta es en la actualidad una problemática frecuente e incómoda, que tiende a minimizarse por parte de quienes la padecen y suponen, casi siempre, en una primera instancia, que  con algunas vitaminas o unas vacaciones se resolverá el problema.

  Estas personas refieren que empiezan el día cansadas, a pesar de haber dormido bien por la noche. En los casos más leves, se manifiesta una ausencia de motivación, y el esfuerzo reiterado por sostener el interés o el deseo en las rutinas cotidianas -que habitualmente realizaban antes con ganas o, por lo menos, con regularidad-. En algunos casos, en que el problema adquiere mayor intensidad, se instala el aburrimiento,  la dificultad para tomar decisiones y la falta de concentración. La persona tiende a mortificarse porque percibe que sus sentimientos están como “apagados”, a lo que se suma la escasez de ideas y la falta de creatividad. A nivel físico, siente cansancio, falta de deseo sexual y molestias corporales difusas.

     La falta de deseo sexual (tanto en el hombre como en la mujer) resulta fácil de comprender, ya que la actividad sexual requiere de un condicionamiento energético importante (la libido se define como la energía psíquica inconsciente). La falta de energía generalizada se traduce, en estos casos, en una disminución del nivel de actividad: las que suelen preservarse suelen ser  las obligatorias -como el trabajo o el estudio-.

  El problema se hace más evidente cuando, pudiendo aprovechar el tiempo libre, las salidas sociales o el disfrute de sus hobbies, la persona tiende a preferir recostarse en cama o pasar horas sentada en un sillón, mirando televisión o escuchando radio.

  Las causas de la falta de energía pueden ser muy variadas. Desde ya que cuadros infecciosos, anemias, problemas tiroideos, etc., pueden instalar este trastorno. Pero, en personas “sanas” pueden existir, además de razones psicológicas, ciertos desordenes químicos y hormonales.

  Es importante saber que para poder estar activos durante el día, el sistema hormonal segrega, entre otras, una hormona muy importante, llamada cortisol, que se produce según un determinado ritmo normal diario. Las actividades y funciones humanas, por lo general,  pueden desempeñarse mejor durante la mañana, decaen un poco alrededor del medio día. A partir de la tarde vuelve a aumentar la energía, y por consiguiente la actividad,  hasta alrededor de las 18 horas, cuando decae hasta la hora de dormir.

  En los casos de personas con falta de energía existe una alteración, que en realidad es una inversión del ritmo diario en la producción del cortisol: estos valores muestran su mayor elevación en las últimas horas de la tarde o noche, y las primeras horas de la madrugada, y no durante la primera parte del día (8 a 10 hs.) como debe suceder normalmente. Por esta razón, y paradójicamente, a veces estas personas sienten más energía al anochecer que por la mañana.

……………………………..

E. Norberto Abdala

Para Viva del 1º de marzo del 2009.