Medidas cautelares en el juicio de alimentos – Generalidades

Medidas cautelares en el juicio de alimentos. Generalidades

En el juicio de alimentos se pueden solicitar las medidas cautelares tradicionales para asegurar la eficacia de la sentencia que se dicte en dicho proceso. Ello obedece a que el derecho puede verse frustrado si obtenida la sentencia, ésta no es cumplida voluntariamente y se ha insolventado el deudor antes o durante la tramitación del juicio.

Por lo que cuando existiera el riesgo de que el deudor alimentario se insolvente, o desaparecieren bienes de su patrimonio que tornen de imposible o difícil cumplimiento la sentencia, se podrán solicitar y conceder distintas medidas cautelares de carácter eminentemente instrumental como el embargo preventivo, la inhibición general de bienes y la intervención judicial, entre otras.

A su vez, se puede solicitar como medida cautelar alimentos provisorios para subvenir las necesidades mínimas de los alimentados, mientras se sustancia el juicio de alimentos, lo que implica un anticipo de jurisdiccional, pues, como sostiene De Lázzari “…la necesidad alimentaria impostergables no admite otra tutela que no sea la efectivización inmediata a través del proceso cautelar…”.

En general, el criterio en materia de adopción de medidas cautelares a fin de asegurar el cumplimiento de las cuotas alimentarias futuras es restrictivo, ya que las mismas no han sido determinadas. Pero el criterio cede y se admite su viabilidad cuando mediare riesgo de que el obligado se insolvente para eludir el pago o cuando hubiere incurrido en reiterados incumplimientos anteriores, máxime teniendo en cuenta que la cuota que se determine en la sentencia definitiva se retrotraerá al momento de iniciación de la demanda en los términos del art. 644 CPCCN. Así lo han reconocido unánimemente la doctrina y la mayoría de los fallos jurisprudenciales.

Al respecto se ha sostenido que “… en el juicio de alimentos las medidas precautorias, en principio, no pueden concederse para cubrir cuotas futuras, salvo cuando existiere el riesgo de que el obligado enajene sus bienes para eludir su pago o cuando ante las reiteradas faltas de cumplimiento del alimentante puede presumirse que el deudor eludirá el pago de la cuota a su cargo…”. También que “…toda vez que resulta imprescindible asegurar la cobertura de las necesidades básicas del alimentado, por el carácter asistencial de la cuota, dado que las prestaciones alimentarias son sucesivas y tiene la misma causa, resulta viable hacer lugar al pedido de embargo u otras medidas cautelares para garantizar el cumplimiento de alimentos futuros, cuando particulares circunstancias permiten inferir que no habrá un cumplimiento voluntario, aunque señalándose el carácter excepcional con que debe adoptarse la medida, ya que se trata de obligaciones aún no vencidas…”.

En esta materia existen infinidad de elementos y circunstancias que determinan que no todos los casos sean iguales y deban ser evaluados a la luz de distintos principios donde la actividad del juzgador será de vital importancia, debiendo analizar las circunstancias fácticas de las distintas situaciones para determinar la justa resolución del conflicto.

Distinta es la solución cuando se trata de medidas cautelares que se solicitan una vez dictada la sentencia de alimentos para asegurar su cumplimiento. En este supuesto se adoptan con un criterio más amplio.

Expertos en Divorcios

www.expertosendivorcios.com.ar


Escribí tu comentario

, , Reportar este Comentario alejandro rodriguez dijo

es procedente garantizar alimentos futuros, si estos no son materia de sentencia, es decir, estan siendo pedidos con posterioridad a la sentencia que determino el pago de alimentos y que a la fecha ha quedado firme.