Como atender la diversidad en el nivel inicial:

Trabajar respetando la diversidad implica la valoración y aceptación de todos los alumnos y el reconocimiento de que todos pueden aprender desde sus diferencias y heterogeneidad social. Todas las prácticas áulicas son complejas y cargadas de obstáculos, es preciso superar el paradigma de la simplicidad, es decir superar la tendencia a atender un problema desde el sentido común apuntando sólo a la practicidad, asumiendo el paradigma de la complejidad en el quehacer educativo.
No hay institución ni grupo de alumnos uniformes, y la diversidad implica complejidad. Pero eso no significa la fragmentación del saber. Comprender la diversidad implica buscar, para abordarla, diferentes alternativas que se traduzcan en un esbozo teórico, pero que avancen en actuaciones concretas.
La diversidad no atiende a un sólo aspecto del ser, no considera únicamente los problemas de aprendizaje que se reflejan en el aula. Éstos frecuentemente son síntomas de un problema aún mayor, que podrá manifestarse en una imagen personal desvalorizada , en carencias ambientales o en problemas referidos a la sociabilidad. Por esto es necesario tomar en cuenta las diferencias individuales, ofreciendo oportunidades iguales sobre la base de la atención individual, que no es sólo atender al niño cuando tiene problemas, sino darle a cada uno lo que necesita, para lo cual se deberá buscar estrategias acordes con las necesidades detectadas en el diagnóstico.
La educación sistemática ha cumplido durante mucho tiempo con la tarea de “normatizar y normalizar” a los alumnos a sus normas o criterios preestablecidos. Hoy la demanda hacia la educación es otra, por lo tanto la escuela debe buscar alternativas que se basarán en la convivencia, la vivencia y un modelo educativo que tendrá como punto de partida el respeto a la individualidad y el ritmo de cada uno. Atender a la diversidad implica creer que cada ser es único y singular, es tiempo de comprender que no solo los niños con capacidades especiales son quienes necesitan una educación especial, sino todos aquellos que, a lo largo de un procesos educativo requieren una mayor atención que el conjunto de sus pares, porque presentan de forma temporal o permanente, problemas de aprendizajes.

Desde la institución:

Cuando una institución no esta preparada para la diversidad, pone en evidencia su falta de compromiso con la realidad, ya que hoy en día la realidad implica diversidad. Y la búsqueda de homogeneidad debilita la inserción de cualquier niño en la sociedad. Las instituciones que intenten atender a la diversidad deberían plantear tres situaciones como punto de partida:
- Contar con profesionales especializados que puedan brindar apoyo y seguridad al docente atención a los niños y a sus familias de ser necesario. Es conveniente contar con un equipo estable en el tiempo, aunque la realidad indica la dificultad de disponer de gabinetes especializados.
- Revisar las prácticas docentes, superando los “mitos” educativos y animándose a implementar estrategias metodológicas innovadoras acordes con cada grupo y situación.
- Reconocer y destacar el rol de las familias dentro de la educación.

Desde la sala:

La sala es un ambiente en el que transcurre la vida cotidiana de sus actores y donde se produce sentido a las interacciones en torno al saber. Es necesario comprender la clase o sala en conexión e interacción, con lo que la rodea. Lo social y lo institucional son constituyentes, atraviesan la sala construyendo su trama más allá del aislamiento o integración que en la institución tenga cada clase.
Es importante por lo tanto, incluir la diversidad de componentes, relaciones, dimensiones que atraviesan las salas y permiten pensarlas como campo problemático. Es posible priorizar un ámbito y un nivel para el estudio de la sala o clase: lo grupal. Es en el campo de lo grupal donde se articula lo individual, lo institucional, lo social, lo ideológico, etc. Estas articulaciones dan carácter singular a cada sala y a los sucesos o eventos que en ella se producen.
Por eso la necesidad de investigar para descubrir tanto lo general como las peculiaridades y analizarlas, que se atribuya significado y sentido a la realidad del aula dando lugar a formas de operaciones en la práctica acordes con los significados encontrados. Para esto es necesario utilizar un tipo de pensamiento acorde con la complejidad, no simplificadores ni reductores. Se requieren formas de pensamiento estratégico y comprensivo, esquemas flexibles y reversibles. Trabajar con la incertidumbre, la diversidad, las transformaciones, que busque bifurcaciones más que caminos únicos, diferencias más que uniformidades. Se trata de un pensamiento abierto, crítico y autocrítico

Planificacion:

El hecho de que aparezca por escrito, no garantiza ni la coherencia, ni la viabilidad, por lo tanto, tampoco el cumplimiento de la misma. Para evitar estos riesgos es conveniente que la propuesta que se refleja por escrito deje constancia de:
- Los diferentes modos de desarrollar un contenido, con distintas incentivaciones, recursos y propuestas de actividades según las necesidades de los alumnos y del grupo.
- La forma de organizar el espacio de la clase, teniendo en cuenta que se debe facilitar siempre la interacción.
- La manera en que el adulto “andamia” “guía” u “orienta” los esfuerzos y el aprendizaje de los alumnos.
- La forma en que se va a facilitar la incorporación de la idea de diferencias, el respeto por los otros y el ejercicio de la tolerancia y la solidaridad.
- La propuesta de organización de los tiempos, respetando tiempo personales reales, dentro de un marco de tiempo grupal.