EL MACRISMO-ES DECIR MAURICIO MACRI-INSISTE CON EL PEDIDO DE RENUNCIA DE ALFONSÍN Y DUHALDE

.
.
.
El titular del PRO, Mauricio Macri, busca convertirse en el gran elector de octubre y marcarles la cancha a las dos fuerzas que salieron heridas de las primarias. Tiene claro que no disputará votos con el gobernador de Santa Fe.

El macrismo, a pesar de su presunta neutralidad para las próximas presidenciales de octubre, comenzó a limpiar el camino electoral de opositores y competidores que puedan poner en riesgo el perfil “presidenciable” del jefe de gobierno reelecto Mauricio Macri.

Su plan, después de haber cosechado el 65% de los votos en el ballottage francés porteño, está concentrado en consolidarse como el “gran elector” de las próximas presidenciales y evitar la licuación de un caudal de votos que mejoró la performance que tuvo en 2007.

Tal como anticipó Tiempo Argentino en su edición de ayer, la oferta de renuncia para “alguno” de los candidatos presidenciales que quedaron relegados detrás de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, no tuvo tres destinatarios, sino dos.

“A (Hermes) Binner lo votaría encantado si fuera un candidato de consenso”, disparó el vocero temporal que designó el jefe de gobierno porteño para marcarle la cancha a la oposición y definir la futura relación del PRO con el “resto de la oposición”, es decir, con los mejores aliados que tuvo Mauricio Macri hasta las primeras elecciones primarias y obligatorias de la historia política.

Ese proceso inédito, que hasta hoy sólo acumula seis días de registro histórico, definió un horizonte inesperado para todo el arco opositor, pero especialmente para el PRO, que ahora está empeñado en evitar que los desaciertos electorales de sus aliados lo empujen al abismo más temido.

Es decir, evitar la licuación del caudal electoral que concentró el PRO en el 31 de julio y potenciar al alcalde reelecto como el “candidato inmejorable” para 2015.

Para hacerlo, los estrategas del macrismo optaron por aprovechar la debilidad política, electoral y discursiva que afronta el “pelotón de segundos candidatos”.

data