El Conventillo de la Paloma Alberto Vacarezza

Haz click aquí

Fragmento

El Conventillo de la Paloma fue escrita por Alberto Vacarezza ,quien nace en Buenos Aires el 1º de abril de 1888 y muere en la misma el 6 de agosto de 1959. Su obra es muy prolífica en el arte del teatro, obras casi todas signadas por el éxito. El grueso de su producción está compuesto por más de 120 sainetes, donde se convierte en el más exitoso de este estilo, por ser el que mejor plasma la vida en los conventillos, donde porteños, inmigrantes y provincianos se fusionaron y dieron como resultante el carácter porteño, con influencia directa sobre el idioma y nuestra música popular, el tango.

EL CONVENTILLO DE LA Paloma constituye la obra más representada de toda nuestra historia teatral, comenzando por las mil representaciones que alcanzó en poco más de un año, en la decada del 30. Es imposible estimar la cantidad de representaciones que ostenta hoy día, ya que ha sido interpretada por innumerables conjuntos de aficionados de todo el país y por compañías circenses, además de los elencos profesionales. De 1936 data una versión cinematográfica, dirigida por Leopoldo Torres Ríos, y en mayo de 1982 se vio por televisión la versión ofrecida por el conjunto del Teatro Nacional Cervantes, dirigida por Rodolfo Graziano. La obra esta dotada de una comicidad inigualable y resuelta en un pintoresco patio de conventillo nos divierte y emociona con sus típicos personajes: El Tano, El Gallego, El Turco y sus esposas, mezclados con los Criollos, Judíos y otros personajes como “El Conejo”.

Los personajes principales son Seriola ( el criollo que habla en lunfardo), Don Miguel , el encargado,( el Italiano) Don Jose,)el gallego) Villa crespo ( el tanguero), la Paloma ( la criolla), Doce pesos (la prostituta), La turca Sofia, El Conejo, el Turco Abraham.

El barrio de Villa Crespo fue un lugar de gran desarrollo económico y gran oferta de mano de obra operaria formada por la gran inmigración internacional, sumada a los porteños e inmigrantes del interior del país que buscaban su inserción en la nueva clase económica en formación.

Se encargó la construcción de una casa para vivienda de sus empleados y sus familias. Así nace el Conventillo de la Paloma, que entonces se llamaba “El Nacional”. Con ingreso por la calle Serrano al100 y también por Thames, a la misma altura, ya que la construcción se extendía a los 100 metros de la manzana. La construcción contaba con un patio lateral y ciento doce habitaciones con una cocina agregada en su frente. Los cuartos estaban ubicados a lo largo de dos pasillos angostos en la planta baja y una planta alta a la que se accedía por escaleras. Tenía también un patio lateral, pero las condiciones sanitarias y de hacinamiento eran graves.
Se cambia el nombre “del Nacional” por el de Conventillo de la Paloma, porque según se cuenta en anecdotario del barrio de Villa Crespo, una inquilina muy bella y con un vestido blanco descendía por las escaleras, significando para aquellos operarios cansados del trabajo diario el mejor espectáculo para su esparcimiento, llamándole la Paloma. Tal mujer y tal vestido hicieron que el lugar se denominara El Conventillo de la Paloma para siempre. Este personaje es el que rescata Don Alberto Vacarezza y recrea en su gran sainete (teatro popular) estrenado en 1929.


Escribí tu comentario